Breaking

Post Top Ad

Your Ad Spot

martes, 24 de agosto de 2021

Complicaciones durante el embarazo


Durante el embarazo, ocurren muchos cambios en su cuerpo. Muchos de ellos son molestias menores, pero algunos pueden ser un indicador de una complicación del embarazo. Algunas complicaciones son muy graves y pueden provocar la pérdida del bebé y / o la fertilidad futura, e incluso la muerte de la madre.


Así que tómate los síntomas en serio. Vaya a cada visita prenatal, hágase las pruebas y exámenes de detección que recomiende su proveedor de atención médica y siempre llame a su proveedor si tiene alguna pregunta o inquietud.

Cuándo llamar a su médico
En caso de duda sobre algún síntoma del embarazo, siempre es mejor llamar a su médico o partera para pedirle consejo. Siempre llame para estos síntomas (o vaya a la sala de emergencias si es fuera del horario de atención y no puede comunicarse con su proveedor de atención médica):

  • Sangrado o manchado vaginal
  • Dolor abdominal o pélvico agudo, intenso, que se presenta solo en un lado del cuerpo o que no desaparece con el movimiento.
  • Contracciones con menos de 10 minutos de diferencia, si tiene menos de 37 semanas de duración.
  • Un chorro de líquido (incluso si cree que podría ser orina, hágalo revisar)
  • Disminución marcada de los movimientos del bebé.
  • Dolores de cabeza repentinos o intensos
  • Inflamación que aparece repentinamente o que no desaparece con el descanso.
  • Fiebre de 100 grados F o más
  • Vómitos o diarrea intensos o persistentes.
  • Desmayos o mareos
Embarazo ectópico
En un embarazo ectópico, el óvulo fertilizado se implanta fuera del útero, generalmente en las trompas de Falopio .

Síntomas: sangrado vaginal leve e irregular que a menudo es marrón; dolor en la parte inferior del abdomen, a menudo en un lado (puede ir seguido de dolor pélvico intenso); dolor de hombro; desmayo o mareo; náuseas o vómitos.
Consecuencias: un embrión implantado en una trompa de Falopio puede reventar la trompa y provocar una emergencia de vida o muerte.
Diagnóstico: análisis de sangre; examen de ultrasonido vaginal o abdominal; laparoscopia (cirugía para ver los órganos abdominales directamente con un instrumento de visualización).
Tratamiento: debido a que el embrión de un embarazo ectópico no puede sobrevivir, se extrae quirúrgicamente; o la mujer recibe tratamiento con un medicamento contra el cáncer, metotrexato, que disuelve el embarazo.


Diabetes gestacional
Algunas mujeres embarazadas tienen problemas para procesar la glucosa, lo que resulta en niveles altos de azúcar en sangre.


Síntomas: sed extrema, hambre o fatiga (pero generalmente no hay síntomas). Además, un valor de azúcar en sangre de 140 mg / DL o más en una prueba de diabetes .
Consecuencias: La diabetes gestacional puede provocar un parto prematuro o un bebé con alto peso al nacer, lo que puede complicar el parto. Algunos bebés tienen problemas para respirar al nacer o desarrollan ictericia .
Diagnóstico: todas las mujeres embarazadas se someten a pruebas de detección de diabetes gestacional hacia el final del segundo trimestre mediante un análisis de sangre una hora después de beber una bebida con glucosa. Si los resultados de la prueba de detección indican un riesgo de diabetes gestacional, el siguiente paso es la prueba oral de tolerancia a la glucosa de tres horas .
Tratamiento: la mayoría de las mujeres pueden controlar sus niveles de azúcar en sangre con dieta y ejercicio. El control de la dieta y el azúcar en sangre es el método de tratamiento número uno. Algunas mujeres con diabetes gestacional o mujeres que tenían diabetes antes del embarazo necesitan inyecciones de insulina.

Hepatitis B
Esta infección viral causa inflamación del hígado.

Síntomas: síntomas similares a los de la gripe como fiebre leve, dolor de cabeza, dolores musculares y cansancio; pérdida de apetito, náuseas, vómitos y diarrea; orina de color oscuro y deposiciones pálidas; dolor de estómago; la piel y el blanco de los ojos se ponen amarillos o ictericia; problemas de hígado. Además, a menudo no hay síntomas.
Consecuencias: La hepatitis B puede transmitirse al bebé y tener graves consecuencias para su salud. La infección por hepatitis también puede aumentar el riesgo de parto prematuro.
Diagnóstico: análisis de sangre (realizado como un examen de rutina para todas las mujeres embarazadas).
Tratamiento: Dentro de las 12 horas posteriores al nacimiento, su bebé necesitará una inyección llamada HBIG, junto con la primera vacuna contra la hepatitis B.

VIH u otra ETS
Una infección de transmisión sexual, incluido el VIH, que está presente antes o se adquiere durante el embarazo requiere tratamiento.

Síntomas: A menudo no hay síntomas, pero pueden incluir: pequeñas ampollas o verrugas en el área genital; fiebre; fatiga; achaques; flujo vaginal, especialmente si es amarillento, con sangre, verde, gris o espeso y blanco como el requesón, o con un olor fuerte; ardor o dolor al orinar; picazón alrededor del área genital; picazón o ardor en la vagina; dolor en piernas o glúteos; dolor durante el sexo; frecuentes infecciones por hongos; erupción cutanea
Consecuencias: el VIH u otras enfermedades de transmisión sexual pueden transmitirse al bebé. Existe un mayor riesgo de aborto espontáneo, muerte fetal y parto prematuro para muchas ETS.
Diagnóstico: análisis de sangre. Examen físico para buscar síntomas en la garganta, el ano o el área genital. Examen visual para inspeccionar la piel en busca de erupciones, crecimientos o llagas, especialmente el área alrededor de los genitales. Examen pélvico para observar el interior de la vagina (canal de parto) y el cuello uterino (abertura hacia el útero o matriz) y para palpar los órganos internos en busca de inflamación o crecimiento. Tomar una muestra de líquido o tejido del área vaginal, anal o genital para buscar la presencia del virus.
Tratamiento: medicamentos antivirales; posible parto por cesárea.

Listeriosis
La listeriosis es una infección de la bacteria Listeria monocytogenes , que se puede encontrar en quesos blandos y carnes frías listas para comer.

Síntomas:  Enfermedad similar a la gripe con fiebre, dolores musculares, escalofríos y, a veces, diarrea o náuseas que pueden progresar a dolor de cabeza intenso y rigidez en el cuello.
Consecuencias: cuando una mujer embarazada contrae listeriosis, su bebé corre un mayor riesgo de infección, aborto espontáneo, muerte fetal y parto prematuro.
Diagnóstico: análisis de sangre.
Tratamiento: los antibióticos a menudo pueden prevenir infecciones en el bebé.

Toxoplasmosis
La toxoplasmosis es una infección parasitaria que puede contraerse por las heces o el suelo de los gatos, o por comer carne cruda o poco cocida que contiene el parásito.

Síntomas: síntomas leves parecidos a los de la gripe o posiblemente ningún síntoma.
Consecuencias: la toxoplasmosis se puede transmitir al bebé y, si esto ocurre al principio del embarazo, causa defectos de nacimiento graves. La infección más adelante en el embarazo puede aumentar el riesgo de aborto espontáneo y muerte fetal, así como de que los bebés nazcan con daño cerebral.
Diagnóstico: análisis de sangre. Si la madre está infectada, el feto se puede analizar mediante una amniocentesis (una prueba del líquido que rodea al bebé para diagnosticar ciertos defectos de nacimiento) y una ecografía.
Tratamiento: si un feto aún no está infectado, la madre puede recibir un antibiótico, espiramicina (para ayudar a reducir la gravedad de los síntomas en el recién nacido). Si se sospecha que el feto está infectado, la madre puede recibir dos medicamentos, pirimetamina y sulfadiazina. Los bebés infectados se tratan al nacer y durante el primer año de vida con estos medicamentos.

Infección del tracto urinario
Las infecciones del tracto urinario (ITU) son muy comunes durante el embarazo, pero responden bien al tratamiento.

Síntomas: dolor o ardor al orinar; dolor en la parte inferior de la pelvis, la parte inferior de la espalda, el estómago o el costado; escalofríos; fiebre; sudores náuseas vómitos; necesidad frecuente o incontrolable de orinar; orina de olor fuerte; cambio en la cantidad de orina; sangre o pus en la orina; dolor durante el sexo.
Consecuencias: Si no se trata, una UTI puede viajar a los riñones, lo que puede causar un parto prematuro.
Diagnóstico: análisis de orina.
Tratamiento: antibióticos, generalmente un ciclo de amoxicilina, nitrofurantoína o cefalosporina de 3 a 7 días.

Placenta previa
En la placenta previa, la placenta cubre parte o todo el cuello uterino y puede causar sangrado severo, generalmente hacia el final del segundo trimestre o más tarde.

Síntomas: sangrado vaginal indoloro durante el segundo o tercer trimestre. En muchos casos, no hay síntomas.
Consecuencias: la placenta previa a menudo conduce a un parto prematuro y también puede causar restricción del crecimiento intrauterino .
Diagnóstico: un examen de ultrasonido.
Tratamiento: Si se diagnostica después de la semana 20 de embarazo, pero sin sangrado, reduzca el nivel de actividad y aumente el reposo en cama. Si el sangrado es abundante, requiere hospitalización hasta que la madre y el bebé estén estables. Si el sangrado se detiene o es leve, se requiere reposo continuo en cama hasta que el bebé esté listo para el parto. Si el sangrado no se detiene o si comienza el trabajo de parto prematuro, el bebé nacerá por cesárea.

Desprendimiento de la placenta
El desprendimiento de placenta es una condición en la que la placenta se separa de la pared uterina antes del parto.

Síntomas: sangrado vaginal durante la segunda mitad del embarazo; calambres, contracciones, dolor abdominal y sensibilidad uterina.
Consecuencias: El desprendimiento de placenta priva al feto de oxígeno. Es un factor de riesgo importante para el parto prematuro y la muerte fetal. En casos graves, el desprendimiento de placenta no tratado también puede provocar hemorragia y la muerte de la mujer embarazada.
Diagnóstico: un examen de ultrasonido.
Tratamiento: cuando la separación es menor, el reposo en cama durante unos días suele detener el sangrado. Los casos moderados pueden requerir reposo en cama completo. Los casos graves (cuando se separa más de la mitad de la placenta) pueden requerir atención médica inmediata y el parto del bebé.

Sufrimiento fetal
Un feto puede estar en peligro debido a defectos de nacimiento, problemas con el cordón umbilical, reacciones a los medicamentos o trabajo de parto prematuro.

Síntomas: el feto deja de moverse y patear. Si, después de las 26 semanas de embarazo , cuenta menos de 10 movimientos fetales en un período de dos horas, o si el bebé se mueve mucho menos de lo normal, levántese, camine, coma o beba algo y vea si eso le indica a su bebé. bebé para moverse. Si no es así, comuníquese con su proveedor de atención médica de inmediato.
Consecuencias: Riesgo de muerte fetal.
Diagnóstico: una prueba en reposo (NST) que mide la respuesta de la frecuencia cardíaca del bebé a cada movimiento que hace el bebé según lo informado por la madre o visto por un proveedor de atención médica en una pantalla de ultrasonido; La prueba de esfuerzo de contracción generalmente se solicita si la prueba en reposo muestra un problema. Esta prueba estimula al útero a contraerse con el medicamento Pitocina para observar el efecto de las contracciones en la frecuencia cardíaca del bebé; perfil biofísico (BPP; una combinación del NST y un examen de la respiración, los movimientos corporales, el tono muscular y la cantidad de líquido amniótico del bebé).
Tratamiento: el tratamiento depende de los resultados de las pruebas. Si una prueba sugiere un problema, esto no siempre significa que el bebé tenga problemas. Puede que solo signifique que la madre necesita cuidados especiales hasta que nazca el bebé. Esto puede incluir una amplia variedad de cosas (como reposo en cama y seguimiento adicional) según la condición de la madre.

Preeclampsia
La preeclampsia (una vez llamada toxemia) es una complicación del embarazo que involucra la presión arterial y otros sistemas de órganos, generalmente el hígado y los riñones.

Síntomas: presión arterial alta, generalmente alrededor de 140/90; proteína en la orina; hinchazón de las manos y la cara; aumento de peso repentino: 1 libra al día o más; visión borrosa; fuertes dolores de cabeza, mareos; intenso dolor de estómago. Por lo general, ocurre después de aproximadamente 30 semanas de embarazo .
Consecuencias: la preeclampsia puede ser muy grave. Las mujeres con preeclampsia tienen un mayor riesgo de convulsiones, desprendimiento de placenta y accidente cerebrovascular. En los casos más graves, la preeclampsia puede ser fatal para la madre y / o el bebé.
Diagnóstico: prueba de presión arterial; examen de orina; evaluación por parte de un proveedor de atención médica.
Tratamiento: La única cura es el parto, que puede no ser lo mejor para el bebé. Es probable que se induzca el trabajo de parto si la afección es leve y la mujer está casi a término (37 a 40 semanas de embarazo ). Si una mujer aún no está lista para el trabajo de parto, su proveedor puede monitorearla a ella y a su bebé de cerca. Puede requerir reposo en cama en casa o en el hospital, hasta que la presión arterial se estabilice o hasta el parto.

Trabajo prematuro
El trabajo de parto temprano o prematuro ocurre después de las 20 semanas pero antes de las 37 semanas de embarazo .

Síntomas: contracciones, ya sean dolorosas o indoloras, que ocurren más de cuatro veces por hora o con menos de 15 minutos de diferencia; calambres parecidos a los de la menstruación que aparecen y desaparecen; calambres abdominales con o sin diarrea; dolor de espalda sordo que puede irradiarse alrededor del abdomen; aumento o cambio de color en el flujo vaginal; presión pélvica constante o intermitente
Consecuencias: si no se puede detener el trabajo de parto, los bebés se enfrentan a muchas complicaciones potenciales, dependiendo de qué tan prematuros nazcan .
Diagnóstico: control de las contracciones uterinas mediante el uso de un cinturón elástico alrededor de la cintura que sujeta un transductor o una pequeña grabadora sensible a la presión. Se puede usar en el consultorio del proveedor de atención médica, el hospital o el hogar.
Tratamiento:  Acuéstese con los pies elevados; beba 2 o 3 vasos de agua o jugo. Si los síntomas no desaparecen en una hora, comuníquese con el proveedor de atención médica. Puede requerir medicamentos llamados tocolíticos o sulfato de magnesio para detener las contracciones.

Depresión post-parto
La depresión posparto (PPD) es un tipo grave de depresión que necesita atención y tratamiento médicos.

Síntomas: sentimientos de extrema tristeza, ansiedad, ira, irritabilidad, inquietud, desesperanza o aislamiento; cambios en el sueño o en los hábitos alimenticios; dificultad para concentrarse
Consecuencias: Algunas mujeres con depresión posparto tienen dificultades para establecer vínculos afectivos o para cuidar de sus bebés y de ellas mismas. La depresión no tratada puede provocar autolesiones.
Diagnóstico:  evaluación por parte de un proveedor de atención médica.
Tratamiento: se  puede tratar con éxito en la mayoría de los casos con medicamentos antidepresivos, psicoterapia, participación en un grupo de apoyo o una combinación de estos tratamientos.


 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Post Top Ad

Your Ad Spot

Páginas