Breaking

Post Top Ad

Your Ad Spot

viernes, 6 de agosto de 2021

Cómo (y por qué) enseñar a los niños a tener más coraje

 

En los últimos años, "agallas" se ha convertido en una palabra de moda en los círculos de educación y desarrollo infantil . En psicología, la determinación se basa en la pasión, la motivación y la determinación de un individuo para lograr un objetivo determinado. La Asociación Estadounidense de Psicología afirma que la determinación es lo que separa a los mejores de aquellos que son simplemente lo suficientemente buenos.


Angela Duckworth, psicóloga de la Universidad de Pensilvania, reconocida oradora de TED y autora de bestsellers de Grit: The Power of Passion and Perseverance , comenzó a estudiar Grit como profesora de matemáticas de séptimo grado. En 2007, publicó un estudio histórico sobre la arena y ahora se la considera una experta líder en el tema.

La investigación de Duckworth se ha centrado en estudiantes que han mostrado éxito a largo plazo en sus trayectorias académicas y de vida. Descubrió que una combinación de determinación, así como el autocontrol, la confianza y la ambición eran los predictores más fiables de un resultado positivo, en lugar de la inteligencia.  Los niños que ganaron el concurso de ortografía, por ejemplo, no eran necesariamente más inteligentes que sus compañeros; simplemente trabajaron mucho más en estudiar las palabras.

Duckworth descubrió que el valor es más importante para quienes están al alcance de su máximo potencial que la inteligencia, la habilidad o incluso las calificaciones.

A diferencia del coeficiente intelectual, que es relativamente fijo, la determinación es el tipo de habilidad que cualquiera puede desarrollar. Algunos niños pueden tener naturalmente más valor que otros, pero hay muchas cosas que puede hacer para ayudar a su hijo a desarrollar su valor y perseverancia para ayudarlo a tener éxito.

Paul Tough, autor de How Children Succeed , está de acuerdo en que desarrollar habilidades como "coraje, perseverancia, autocontrol, optimismo, gratitud, inteligencia social, entusiasmo y curiosidad" es más importante que el coeficiente intelectual. Tough dice que estos rasgos se pueden mejorar en los niños si sus padres son capaces de proporcionarles suficientes desafíos para el trabajo a través y superar. sostiene que tanto la adversidad y el fracaso, incluso son cruciales para el desarrollo del niño.



Deje que su hijo encuentre una pasión
La mayoría de los niños pequeños no tienen una "pasión", aunque puede ayudarlos a desarrollar sus intereses durante esos primeros años. Y a medida que los niños crecen, permitirles perseguir un interés que ellos mismos han elegido ayudará a motivarlos a participar en el trabajo arduo y la perseverancia necesarios para el éxito. Si un padre elige la actividad, hay menos probabilidades de que el niño se sienta conectado y es posible que no quiera esforzarse tanto para tener éxito.


Una de las características de las personas "valientes" es que están motivadas para buscar la felicidad a través de un compromiso continuo y enfocado y luchan por lograr un significado y un propósito, por lo que dejar que un niño encuentre su propia pasión es necesario a largo plazo.

Coloque a los niños en actividades fuera de su zona de confort
Los padres deben alentar a sus hijos a que intenten continuar con las actividades que puedan resultar desafiantes. Alentar a los niños a probar cosas nuevas les da la oportunidad de demostrar que pueden hacer cualquier cosa.


Muchas personas pueden creer que si son buenas o no en una habilidad, es porque nacieron de esa manera. El problema con esta creencia es que lleva a muchos niños a renunciar fácilmente a las cosas si no tienen éxito de inmediato. Duckworth sugiere que le dé a su hijo la oportunidad de perseguir al menos una cosa difícil; una actividad que requiere disciplina para practicar. La actividad real no importa tanto como el esfuerzo y la experiencia de aprendizaje que la acompaña.


Deje que su hijo se frustre
Los padres odian ver a sus hijos luchar, pero correr riesgos y luchar es una forma importante de que los niños aprendan. Cuando su hijo esté lidiando con una habilidad, actividad o deporte que sea difícil de dominar, resista la tentación de saltar y “salvarlo” y no permita que se rinda al primer signo de incomodidad. Preste atención a sus propios niveles de ansiedad. No tema los sentimientos de tristeza o frustración de su hijo; así es como desarrollan la resiliencia.

Cuando los niños nunca tienen la capacidad de tener éxito en algo difícil, es posible que nunca desarrollen confianza en su capacidad para enfrentar desafíos. No permita que los niños dejen de fumar solo porque están teniendo un mal día.

Permitir que su hijo se dé por vencido en el momento en que las cosas se vuelven frustrantes le enseña que luchar no es parte de trabajar duro. Y si se rinden, es posible que nunca lleguen a presenciar la grandeza que podría haber sucedido si hubieran superado esas luchas.

Entonces, ¿debería hacer que sus hijos realicen todas las actividades, incluso aquellas por las que lloriquean y lloran? Un compromiso podría ser intentar terminar todas las actividades hasta el final de la temporada o sesión. Si su hijo decide no volver a registrarse, permítale hacerlo. Lo importante es que superaron la incomodidad, que es una parte natural del proceso de aprender algo nuevo.

Modele una mentalidad de crecimiento
En su  charla TED de 2013 , Duckworth dijo que la mejor manera de aumentar la determinación en los niños es enseñar lo que la psicóloga Carol Dweck, profesora de Stanford y autora de  Mindset: The New Psychology of Success , llama una "mentalidad de crecimiento".

Dweck ha descubierto que las personas con mentalidad de crecimiento son más resilientes y tienden a superar las luchas porque creen que el trabajo duro es parte del proceso y no creen que el fracaso sea una condición permanente. 

En una mentalidad de crecimiento, los estudiantes comprenden que sus talentos y habilidades se pueden desarrollar mediante el esfuerzo, la buena enseñanza y la perseverancia. Lo opuesto a una mentalidad de crecimiento es una mentalidad fija. Los niños con una mentalidad fija pueden creer que tienen cierta cantidad de cerebro y talento y nada puede cambiar eso. 

Los adultos moldean una mentalidad de crecimiento a través del lenguaje y el comportamiento que modelamos para los niños. Para fomentar una mentalidad de crecimiento, tenga en cuenta su propio pensamiento y los mensajes que envía a sus hijos a través de sus palabras y acciones. Elogiar a los niños por ser inteligentes sugiere que el talento innato es la razón del éxito, mientras que centrarse en el proceso les ayuda a ver cómo su esfuerzo conduce al éxito. Cuando los padres hablan positivamente sobre cometer errores, los niños comienzan a pensar en los errores como una parte natural del proceso de aprendizaje.

Lluvia de ideas juntos
Si su hijo está luchando, una de las mejores cosas que puede hacer un padre es disuadirlo de dejar de fumar en un punto bajo. En cambio, use la experiencia como una forma de enseñar la resiliencia como una oportunidad para el éxito. 6

Ayúdelos a pensar en estrategias y hacer un plan de qué acciones tomarán y cómo procederán, pero permítales tomar posesión de la solución. Un gran viaje a veces puede tener algunas emociones desagradables, como estar confundido, frustrado o completamente aburrido. Cuando los niños comprenden que se supone que aprender no es fácil todo el tiempo y que tener dificultades con una habilidad no significa que sean estúpidos, aquí es donde se desarrollan la resiliencia y la perseverancia.

Enseñe que fallar está bien 
Hable con sus hijos con regularidad sobre sus propios fracasos y cómo perseveró, o las formas en que podría haber sido más resistente. Los niños aprenden de los adultos que los rodean, por lo que si desea que sus hijos manejen los contratiempos con gracia y calma y se conviertan en un modelo de determinación, debe modelarlo usted mismo.


Hablar con sus hijos sobre sus propias fallas les ayudará a comprender que está bien fallar y verán cómo las personas pueden resolver problemas y recuperarse. Hable de los contratiempos que surjan.

Ayude a los niños a crear planes alternativos y a pensar en diferentes formas de ver las situaciones. Muéstreles que ser flexible y saber cómo resolver problemas es una cualidad útil y madura.

Discutir el esfuerzo y no los logros
El objetivo de una tarea no es la perfección, y si interviene constantemente, su hijo se dará cuenta de que no tiene confianza en sus habilidades. Participe en discusiones familiares sobre cómo probar cosas nuevas y deje que cada miembro de la familia hable sobre las cosas que le resultan difíciles. Discuta cualquier objetivo a largo y corto plazo y cómo planea lograr ambos. Permita que los miembros de la familia compartan abiertamente sus luchas y cómo las superaron. Comparta sus sentimientos sobre los desafíos y celebre cuando los miembros de la familia intenten perseverar en las tareas difíciles. 

Sea un padre valiente
La mejor manera de que los niños aprendan a ser más "valientes" es observando a sus padres. Se puede decir que los niños un montón de cosas que usted quiere que hagan y cómo se quiere que actúen, pero la verdadera lección es en la forma en que actúa. Muestre a los niños que asume tareas que a veces dan miedo, y que a veces tiene dificultades o fracasa y luego se recupera. Modele la resiliencia de sus hijos y demuéstreles que fallar no es nada a lo que temer.

Maneje su propia ansiedad y deje de intentar controlar las acciones de su hijo; en su lugar, enséñeles haciendo actividades con ellos, no para ellos. Anime continuamente a su hijo y enséñele a animarse a sí mismo. La voz de sus padres eventualmente se convierte en la voz en su cabeza, así que recuerde participar en conversaciones positivas tanto como sea posible. Aunque la crítica puede disuadir a su hijo de querer volver a intentarlo, hay ocasiones en las que la crítica constructiva es necesaria para su crecimiento.

Darle a su hijo la oportunidad de fallar y recuperarse es uno de los mejores regalos que puede dar como padre. Permita que sus hijos luchen y se sientan incómodos. Permítales pasar por las emociones de la decepción y la confusión, y ayúdelos a descubrir los siguientes pasos para hacer la situación mejor y más productiva. Es dentro de este proceso de aprendizaje que desarrollarán perseverancia, resiliencia y verdadero valor, lo que los llevará en la dirección del éxito para su futuro.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Post Top Ad

Your Ad Spot

Páginas