Breaking

Post Top Ad

Your Ad Spot

viernes, 27 de agosto de 2021

Cómo explicar de dónde vienen los bebés

 

"¿De dónde vienen los bebés?" Es una pregunta que muchos padres nunca están completamente listos para responder, especialmente cuando la pregunta surge de la nada, dejando a los padres con una sensación de sorpresa, sin saber qué decir o incluso cuánto decir.


La pregunta puede surgir por el hecho de que usted o su pareja están embarazadas o alguien que usted conoce acaba de tener un bebé. Es natural que un niño sienta curiosidad. Si le han pillado desprevenido, tómese unos minutos para recobrar la compostura. Prepare una taza de té y busque un lugar donde usted y su hijo puedan sentarse cómodamente sin que sea un gran problema.

Una vez resuelto, hay algunas cosas que puede hacer para guiar su explicación. A continuación, se ofrecen sencillos consejos sobre cómo explicar el embarazo y el parto a un niño de una manera adecuada para su edad.

Recuerde: su malestar (si lo hay) no es el de su hijo. En general, los niños no tienen las mismas reacciones instintivas al sexo o partes del cuerpo que los adultos. No sienten vergüenza o vergüenza a menos que esa vergüenza o vergüenza se les comunique directa o indirectamente.

Determine lo que sabe su hijo
Inicie la conversación estableciendo la comprensión básica de su hijo de la procedencia de los bebés antes de iniciar una discusión. Haga algunas preguntas para determinar el nivel de comprensión de su hijo y de qué pueden pensar que se trata el embarazo. Charlar casualmente le da una idea de qué palabras usar y cómo emplear la comprensión de su hijo para completar los espacios en blanco de manera coherente.

Por ejemplo, puede iniciar la conversación con un niño en edad preescolar preguntándole: "¿Sabes cómo se me metió el bebé en la barriga?". Escuche su respuesta y responda explicándola de una manera apropiada para su edad.


Puede explicar que un bebé crece a partir de espermatozoides y un óvulo de la misma manera que la fruta crece a partir de una semilla. A esta edad, puede ser útil y divertido explicar cómo el bebé en su vientre está haciendo todas las cosas que hacen los bebés una vez que nacen: ¡comer, dormir e incluso chuparse el dedo! Los niños más pequeños pueden necesitar que se les asegure que el bebé está seguro y cómodo en el útero.


Con los niños en edad escolar, puede hacer lo mismo. Pregúnteles lo que ya saben sobre el origen de los bebés y luego siga su ejemplo. Esta es una buena edad para introducir un lenguaje anatómico preciso como el útero o el útero en lugar del vientre, por ejemplo.


También puede explicar el sexo y cómo a veces se forman los bebés cuando el pene deposita esperma en la vagina. Haga que su discusión sea inclusiva al compartir otras formas en que se crean las familias (con la ayuda de un médico, la adopción y la subrogación, etc.)


Si usted es alguien cercano a la familia que está esperando un bebé, puede preparar al niño para el nacimiento describiendo ese proceso. Para los niños pequeños y en edad preescolar, explique que una vez que el bebé haya terminado de crecer en el vientre, le informarán a los padres que están listos para nacer.

Puede ser más descriptivo con los niños mayores, explicándoles cómo ocurre el parto, siempre dejando que los niños sepan que el padre y el bebé estarán seguros y bien cuidados por los médicos y enfermeras. ¡Concéntrese en lo emocionante que es dar la bienvenida a un nuevo bebé al mundo!


Utilice respuestas breves y directas
La clave para responder cualquier pregunta de este tipo es escuchar con atención e identificar exactamente lo que su hijo está preguntando. A veces, como padres, saltamos el arma y nos apresuramos por completo en la dirección equivocada. Cuando se trata de cómo explicar el embarazo y el nacimiento a un niño, céntrese en el tema y exponga los hechos de manera clara y concisa.

Los niños más pequeños probablemente solo querrán los hechos, mientras que los preadolescentes y adolescentes pueden tener preguntas más complejas sobre el sexo, las relaciones y el embarazo. A medida que los niños crecen, puede agregar más detalles para apoyar una comprensión más profunda de estos temas. Realmente depende de usted, como padre o tutor, hasta dónde desea profundizar en temas más avanzados.

Si bien el sexo, el embarazo y el parto no son motivo de vergüenza, recuérdele a su hijo que no debe hablar de estos temas con otros niños. Nunca se sabe dónde se encuentran otros niños y familias en su propio viaje para aprender de dónde vienen los bebés.

Elija palabras con cuidado
La comprensión de los niños crece a través de diferentes edades y etapas de desarrollo. Cuando hable, utilice siempre vocabulario que se relacione con palabras y conceptos que su hijo ya usa y comprende.

Si bien un niño de 3 años y un niño de 6 años pueden hacer la misma pregunta, el contexto puede ser diferente. Es posible que el niño de 3 años simplemente quiera saber cómo salió el bebé de su estómago, mientras que un niño de 6 años puede estar preguntando cómo está realmente hecho un bebé.

Siempre tenga en cuenta la edad y el nivel de madurez de su hijo cuando transmita información sobre el origen de los bebés. El uso de palabras o frases incorrectas a veces puede asustar a los niños. Si le preguntan, por ejemplo, cómo salió el bebé y le explican una cesárea con las palabras "cortar", es posible que su hijo se alarme.

Lo mismo se aplica a la decisión de utilizar términos específicos o generales. Por ejemplo, describir el útero permite que el niño comprenda que está separado del estómago o del vientre. De esta manera, no habrá confusión en cuanto a si la niña también puede quedar "embarazada" en su vientre.

No se apresure
Cuanto más compleja sea la pregunta, más deberá pensar en ella antes de responder. No dude en decirle a su hijo que necesita un poco más de tiempo para encontrar una buena respuesta, pero asegúrese de hacer un seguimiento y seguir adelante. Es importante que no ignore sus preguntas.

Si necesita un apoyo adicional, busque un libro para niños que describa el embarazo y el parto de una manera apropiada para su edad. Compartir historias puede ayudar a su hijo a establecer una asociación entre usted y los padres en el libro. Los libros abren la puerta para una conversación constructiva mientras responden las preguntas de su hijo de manera efectiva y precisa al mismo tiempo.

Sea inclusivo
Cuando hable sobre el embarazo y el parto, considere explicarlos de una manera que sea inclusiva para los padres homosexuales, trans y no conformes con el género. Enseñe a los niños sobre las familias creadas por la adopción, la subrogación y la asistencia reproductiva también.

Puede explicar que si bien la mayoría de los bebés se crean cuando los espermatozoides del pene se encuentran con un óvulo en la vagina, no todos los hombres tienen espermatozoides y no todas las mujeres tienen vagina. El cuerpo de todos es diferente.

A veces, los médicos ayudan a que el espermatozoide y el óvulo se unan para que los adultos puedan tener un bebé. Y a veces, los adultos adoptan niños creados en el cuerpo de otra persona. En algunas familias, un adulto tendrá un bebé para otros adultos que no pueden. ¡Hay tantas formas diferentes de formar una familia!

Se honesto
Es una vieja máxima, pero es verdad: la honestidad es la mejor política. Es natural encontrar estas conversaciones incómodas o incómodas, pero esas no son razones para evitarlas por completo.

Los niños que son despedidos pueden sentir vergüenza o vergüenza o creer que sus preguntas son inapropiadas o malas. Si no pueden obtener respuestas honestas de usted, pueden buscar (y encontrar) la información incorrecta de otros niños, adultos o Internet.

Usted es quien mejor conoce a su hijo y tiene un sentido instintivo de lo que es capaz de manejar. Pero también debe considerar si sus propios sentimientos de incomodidad pueden estar coloreando sus palabras. Al ser honesto y no recurrir a los cuentos de hadas, puede ayudar a su hijo a desarrollar una relación saludable con el cuerpo humano, el embarazo y el sexo.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Post Top Ad

Your Ad Spot

Páginas