Breaking

Post Top Ad

Your Ad Spot

miércoles, 4 de agosto de 2021

Cómo establecer rutinas para la hora de dormir para los niños

 

¿Quiere que su hijo se duerma sin problemas? Establecer rutinas para la hora de dormir para los niños no siempre es lo más fácil de hacer, pero es la clave para ayudar a su niño en edad preescolar (y por extensión, a usted) a dormir bien por la noche. 

Con tantas cosas que suceden en el mundo que los rodea (aprender, correr, jugar, crear, comer) no es de extrañar que lo último que quiera hacer su hijo en edad preescolar sea detener la emoción y dormir. Y a medida que los niños de esta edad establecen su independencia y se dan cuenta de las cosas que pueden controlar, no es extraño que se conviertan en políticos filibusteros que regatean por una historia más o que se quedan despiertos para una pausa comercial más antes de acostarse.

 ¿Sabe qué está interfiriendo con el sueño de su hijo?
Obviamente, una buena noche de sueño es crucial para el crecimiento saludable de un niño, sin mencionar su disposición alegre. Con horarios ocupados que a menudo incluyen preescolar, lecciones de natación, clases de baile y otras actividades (y no incluyen una siesta), los niños pequeños necesitan más que nunca un tiempo para dormir bien. He aquí cómo hacer que golpeen la almohada de buena gana.

Establezca el ritmo para la hora de dormir con una rutina para la hora de dormir
Una rutina para la hora de acostarse debe comenzar de la misma manera todas las noches. Aproximadamente una hora antes de que desee que la cabeza de su niño en edad preescolar esté sobre la almohada, comience el proceso de liquidación para que la hora de acostarse no llegue abruptamente. Esta es una gran oportunidad para “pasar tiempo de calidad” con su niño en edad preescolar. Entonces, si es posible, apague el teléfono, la televisión y la computadora, y concéntrese en estar juntos.

Algunos padres encuentran que dar una "advertencia de 10 minutos" es eficaz, para hacerle saber al niño que se acerca la hora de acostarse. Al final de los 10 minutos, comience la rutina. Y debido a que algunos niños de esta edad no entienden el concepto de tiempo, intente configurar un temporizador. Cuando suena la campana, es hora de empezar.


La clave es hacer que el cuerpo de su hijo adopte un ritmo para que se canse a la misma hora todas las noches.

Quedarse despierto hasta muy tarde o irse a la cama a diferentes horas puede hacer que su hijo en edad preescolar esté demasiado cansado o de mal humor, y eso terminará haciendo que sea más difícil conciliar el sueño.


Crear una lista de tareas rutinarias para la hora de dormir
Pregúntele a su hijo en edad preescolar qué le gustaría hacer antes de acostarse. Algunos elementos, como ponerse el pijama y cepillarse los dientes, no son negociables. Pero ciertamente, su hijo puede decidir si le gustaría leer un cuento antes de dormir o jugar un juego tranquilo durante la aproximación al aterrizaje final en el colchón. Si su hijo tiende a estancarse, incorporar sus métodos en el horario puede darle el poder que anhela.

Elija cuatro o cinco actividades (cepillarse los dientes, bañarse, beber agua) y cree un cuadro que usted y su hijo puedan marcar después de completar. Si su hijo responde bien a las recompensas, permítale elegir una calcomanía para poner en la tabla después de que termine cada tarea.

Acomode esas solicitudes de "una más"... hasta cierto punto
Si comienzan los juegos de “uno más” (solicitud de una historia más, abrazo o sorbo de agua) trate de ser paciente. Si su hijo pudo completar cada parte de la rutina sin luchar, está bien darle algo más siempre que sepa que uno es el límite. Asegúrese de saber que uno también es el límite.

Recuerde, es injusto sentirse frustrado con un niño que pide más si constantemente se le da más.

Sal de la habitación, pero vuelve
No permita que su hijo se vuelva dependiente de su presencia para quedarse dormido. Reproduzca música suave o audiolibros de clásicos infantiles que se pueden encontrar y descargar fácilmente. Enciende una luz de noche, arrópalo con un querido u otro amigo durmiente especial y luego di tus buenas noches. Prométale a su hijo que volverá en unos minutos para ver cómo está y asegurarse de que esté dormido. Cumpla esa promesa.

Establecer una rutina lleva tiempo, y el hecho de que tenga un sistema en su lugar no significa que su niño en edad preescolar va a saltar, saltar y saltar a la cama con alegría. Pero con un poco de paciencia, algo de planificación y perseverancia, ambos terminarán durmiendo bien por la noche.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Post Top Ad

Your Ad Spot

Páginas