Breaking

Post Top Ad

Your Ad Spot

miércoles, 25 de agosto de 2021

Cómo establecer metas para su hijo este año escolar



El regreso a clases es una oportunidad natural para que su hijo establezca metas para el año. Hacerlo puede ayudar a los estudiantes a tener éxito en la escuela, al mismo tiempo que aprenden la habilidad fundamental para la vida de establecer metas.

Por lo tanto, en lugar de limitar sus preparativos a abastecerse de los útiles escolares adecuados , considere ayudar a su hijo a pensar en lo que espera lograr académicamente en el nuevo año escolar, y luego convierta estos objetivos en un plan de acción.


¿Por qué establecer metas?

Su hijo puede aspirar a terminar todo un libro de capítulos por sí mismo, atarse los zapatos de forma independiente, aprender a escribir un ensayo de cinco párrafos o dominar la geometría. Pueden esperar unirse a un club, hacer algunos nuevos amigos o hablar más en clase. Llegar a clase a tiempo, perfeccionar sus habilidades de mecanografía o mantenerse organizado y actualizado con su trabajo son otras metas valiosas.

Cualesquiera que sean sus intenciones para el año, pensar un poco y planificar antes de que comience la escuela puede ayudar a su hijo a comenzar la escuela por buen camino, con una mentalidad positiva, y prepararlo para alcanzar sus metas.


Aprender a establecer metas (e ir tras ellas) ayuda a los niños a ganar independencia y a comprender que pueden ejercer control sobre sus vidas. Cuando su hijo comienza a decidir lo que quiere lograr, es más probable que esté motivado para completar las cosas para su propia satisfacción y aprendizaje, en lugar de para la satisfacción de los demás o para obtener recompensas tangibles.

Después de que su educación se vea interrumpida por la pandemia, no es raro que los niños se sientan estresados , menos comprometidos con la escuela y tengan dificultades con la motivación. El establecimiento de metas puede ser una herramienta especialmente útil para ayudar a su hijo a superar estos obstáculos y aprovechar al máximo la escuela.

Establecer metas para el regreso a la escuela puede ayudar a su hijo a convertirse en un alumno más responsable y autodirigido, y puede mejorar la motivación y la independencia. También es una excelente manera de vincularse con sus hijos antes de que comience el nuevo año escolar. Las metas también ayudan a su hijo a sentirse comprometido con su carrera académica.

El establecimiento de metas también ayuda a los niños a ver más allá del momento presente, animándolos a mirar hacia el futuro. Aún mejor, su estudiante aprenderá el proceso crítico de establecimiento de metas, incluido el poder de la intención, la productividad, la organización, el seguimiento y el pensamiento estratégico.

Definir la palabra 'meta'

Primero, asegúrese de que su hijo sepa qué es el establecimiento de metas. Será difícil para ellos establecer metas si realmente no entienden qué es una meta. Empiece por explicar el concepto. Esencialmente, una meta es algo que una persona quiere lograr. Una meta se alcanza después de que una persona pone en marcha un plan de acción que hace realidad su intención.

Los deportes pueden ser una analogía útil. Su hijo puede saber que en el fútbol, ​​un gol es cuando un jugador mete la pelota en la red, por lo que puede ser un buen lugar para comenzar la explicación. 

Hágale saber a su hijo que cuando un jugador consigue un gol, es el resultado final de mucho trabajo. Les tomó mucho intentar y maniobrar para alcanzar esa meta.

Usando esa idea como base, puede ayudar a su hijo a comprender el proceso (y el punto) de formular una meta y hacer un plan para realizarla. Otros ejemplos de metas con las que los niños pueden identificarse incluyen aprender nuevas habilidades, obtener calificaciones específicas o completar todas sus tareas, y recordar entregarlas.


Enseñe el lenguaje del establecimiento de metas

Presente a su hijo el lenguaje relevante para el establecimiento de metas. Más allá de simplemente entender qué es un objetivo, asegúrese de que su hijo sepa cómo trabajar hacia un objetivo, incluido el aprendizaje de cómo crear estrategias, organizar y priorizar. Analice también los objetivos a corto y largo plazo y el valor de dividirlos en partes más pequeñas.

Saber cómo hablar sobre sus metas es clave para que comprendan sus metas y lo que se necesita para lograrlas. El lenguaje del establecimiento de objetivos a menudo se puede dividir en la siguiente fórmula:

Quiero [hacer esto] para [cuando]. Ya sé cómo [habilidades relacionadas]. Seguiré [estos pasos específicos] para lograr mi objetivo.

No se limite a hablar, escuchar

Si desea que su hijo aprenda a establecer sus propias metas, asegúrese de dejarlo a cargo del proceso. Recuerde que es más importante escuchar que hablar. Haga preguntas, pero déjeles que lleguen a sus propias conclusiones sobre lo que deben esforzarse.

Su meta en el ejercicio de establecimiento de metas es que su hijo decida lo que espera lograr, no que simplemente acepte las metas que sugieren sus padres.

Ciertamente, puede darle a su hijo algunos ejemplos de las metas que se ha fijado, pero déjele que considere lo que le gustaría lograr. Puede sugerirles algunas de las cosas que hacen bien y en las que ve margen de mejora, pero no se haga cargo de la discusión.


Lluvia de ideas juntos

Si bien desea que su hijo tenga sus propios objetivos, puede ser fructífero intercambiar ideas juntos. Sea una caja de resonancia y haga preguntas para ayudar a su hijo a descubrir y perfeccionar las metas que resuenen con él.

Preguntas que hacer

Obviamente, querrás preguntarles si ya tienen algún objetivo en mente. De cualquier manera, siga haciendo preguntas hasta que su hijo parezca encajar en una posible meta por la que quiera trabajar. Entre las posibles preguntas que le podría plantear a su hijo se incluyen:

¿Hay nuevas habilidades académicas que quieras aprender y / o mejorar?

¿Tiene fortalezas y / o debilidades relacionadas con la escuela en las que le gustaría enfocarse este año?

Noté que has aprendido a ___________. ¿Qué le gustaría hacer a continuación con esa habilidad?

¿Hay algo en lo que quieras trabajar en la escuela este año?

¿Cuál es tu materia favorita / menos favorita?

¿En qué crees que tus profesores o amigos te podrían sugerir que trabajes?

Mantenga la conversación hasta que surjan algunas ideas de objetivos. Puede ser útil desarrollar metas tanto a corto como a largo plazo.


Ayudar a refinar los objetivos

Una vez que a su hijo se le haya ocurrido una idea general para su meta o metas, el siguiente paso es limitarse a lo que espera lograr específicamente y asegurarse de que la meta sea factible. Aquí es cuando puede ayudar a su hijo a refinar su objetivo en algo que sea factible para él, en su nivel de grado, en un año académico.

Por ejemplo, si quieren leer una serie completa, ayúdelos a elegir libros de su nivel de lectura. Si dicen que quieren unirse a cinco clubes nuevos, puede recomendarles que consideren cuánto tiempo libre tienen y que ajusten su objetivo en consecuencia. Si tienen muchas habilidades nuevas que quieren dominar, puede sugerirles que dominen una antes de pasar a la siguiente.

Si es necesario, ayude a su hijo a ajustar metas poco realistas hacia metas más alcanzables. Sin embargo, pise con cuidado para no aplastar el entusiasmo de su hijo.

A veces, su hijo puede tener metas elevadas o demasiado poco realistas que no está seguro de que las alcancen. En lugar de decirles que no cree que puedan hacerlo, puede ayudar a refinar estos objetivos en objetivos más pequeños y relacionados. 

Por ejemplo, si su hijo dice que va a aprender la división larga pero aún no sabe la multiplicación simple, es posible que desee sugerirle que comience a dominar las operaciones matemáticas básicas. 


Desarrollar un plan

Una vez que su hijo haya fijado su objetivo, guíelo a través del proceso de planificación de cómo lograrlo. La lluvia de ideas también puede ser útil con este paso.

Comparta que simplemente establecer su intención puede ponerlos en el camino correcto. Considere qué ayuda, si es que necesita alguna, necesitará. Deben pensar qué pasos seguirán mientras se esfuerzan por hacer realidad su objetivo.

Ayude a su hijo a dividir su objetivo en pasos (o habilidades) más pequeños que se necesitan para alcanzar el objetivo más grande. Hacer una lista de tareas pendientes y / o un horario también puede ser útil.

Un recordatorio visual puede adoptar muchas formas. Para los niños que necesitan concentrarse en los pasos, puede ser muy útil usar una hoja de trabajo que tenga una meta en la parte superior y una escalera en la que se enumeren los pasos hacia la meta; cada peldaño de la escalera es otro paso hacia la meta final. objetivo. 

Dividir la meta en partes puede hacer que se sienta más alcanzable. También puede usar otras herramientas para establecer metas, como hacer un tablero de metas (una que parezca una portería de fútbol puede ser un elemento visual útil) o simplemente puede pedirles que escriban sus metas. Cualquier forma en que puedan documentar su objetivo y el proceso que utilizarán para lograrlo puede ser eficaz.

  • Ayudas para la planificación motivacional
  • Dibujo de gol
  • Tablero de objetivos
  • Escalera de meta
  • Llevar un diario
  • Calendario
  • Lista de quehaceres
  • Objetivo escrito
  • Celebre el progreso y el éxito

Ayude a su hijo a realizar un seguimiento de su progreso. Periódicamente, eche un vistazo a la escalera de la meta con ellos y marque los pasos que hayan logrado. Celebre los éxitos a medida que suceden, pero también esté preparado para los obstáculos, y elogie el esfuerzo y el aprendizaje tanto como los logros tangibles.

Ofrezca sugerencias si su hijo experimenta contratiempos o frustraciones en el camino. Además, asegúrese de felicitarlos ya que cumplen con varios puntos de referencia. Esto ayuda a su hijo a mantener el impulso y comprender que el progreso es tan importante como el objetivo final. Una vez que se haya logrado su objetivo final, retírelo de la lista o escalera de objetivos y celebre su logro.

La experiencia de establecer metas de regreso a la escuela puede ayudar a su hijo a encontrar un mayor éxito y participación en la escuela, y enseñarle que es el ingeniero de su viaje académico.

Recuerde que si bien es maravilloso que su hijo alcance todas sus metas escolares, no se preocupe si algunas no se cumplen. Siempre pueden reajustarse o establecer metas nuevas y más factibles.


Además, su hijo puede aprender tanto de una meta fallida como de una exitosa. No alcanzar las metas les enseña a los niños cómo ser flexibles, pensar críticamente, resolver problemas y lidiar con la decepción. Y probablemente, su próxima ronda de establecimiento de objetivos será más fructífera.

 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Post Top Ad

Your Ad Spot

Páginas