Breaking

Post Top Ad

Your Ad Spot

viernes, 27 de agosto de 2021

Cómo cuidarse cuando su bebé tiene cólicos


Tener un bebé con cólicos puede ser una experiencia desafiante. A pesar de que el pediatra de su bebé le ha asegurado que su bebé está sano, es posible que esté llena de ansiedad y preocupación, sin mencionar el hecho de que duda de sus habilidades como padre cuando nada de lo que hace parece ayudar.

Si le resulta familiar, es importante que preste atención a sus propias necesidades, así como a las de su bebé. Pedir ayuda a amigos y familiares y dedicar algo de tiempo para ti te ayudará a navegar por esta desafiante experiencia posparto .

Con comprensión y un compromiso con el cuidado personal, usted y su bebé lo superarán. Mientras tanto, aquí encontrará todo lo que necesita saber sobre los cólicos, incluido cómo puede cuidar de su bebé y de usted mismo.

¿Qué es el cólico?
La Academia Estadounidense de Médicos de Familia define el cólico como llanto excesivo , irritabilidad o inquietud en un bebé por lo demás sano. Los períodos de cólicos a menudo siguen la "regla de tres": duran tres o más horas por día, ocurren tres o más días a la semana y continúan durante tres semanas o más. 

En general, el cólico afecta entre el 10% y el 40% de todos los bebés en todo el mundo. Por lo general, el comportamiento de los cólicos alcanza su punto máximo a las 6 semanas de edad y se resuelve alrededor de los 3 a 6 meses de edad. 

Los médicos no saben qué causa los cólicos y notan que ocurre por igual en bebés amamantados y bebés alimentados con fórmula. Afortunadamente, el pronóstico para los bebés con cólicos es bueno, ya que el 85% de los bebés salen del período de cólicos a los 3 meses de edad. 

Si bien cada bebé con cólicos es diferente y lo que funciona para uno no funcionará para otro, los profesionales médicos ofrecen una serie de sugerencias diferentes para ayudar a calmar a su bebé.
  • Envuelva a su bebé.
  • Use a su bebé o sosténgalo en posición vertical.
  • Mece a tu bebé o camina lentamente por la casa.
  • Ponga una máquina de ruido blanco o intente pararse cerca de un grifo abierto.
  • Vaya a dar una vuelta con su bebé (a menos que el llanto lo distraiga).
  • Coloque una toalla tibia sobre la barriga de su bebé.
  • Permita que su bebé pase un rato boca abajo mientras está despierto y frote su espalda.
  • Cántele o tararee para su bebé o ponga música relajante.
  • Vea si su bebé está interesado en un chupete.

Cómo afecta el cólico a los padres
Aunque el cólico se considera una afección benigna que ocurre en bebés por lo demás sanos, puede afectar considerablemente a los padres y las familias. Desde sentimientos de ansiedad y angustia hasta frustración e incluso enojo, los padres de bebés con cólicos a menudo sienten una amplia gama de emociones.


Estos sentimientos luego afectan su salud mental en general y pueden causar tensiones en las relaciones con la pareja, especialmente si uno de los padres siente que debe asumir gran parte de la carga de cuidar al bebé con cólicos.


Las investigaciones han demostrado que las madres cuyos bebés tuvieron cólicos demostraron un sufrimiento psicológico multidimensional. Por ejemplo, informaron más disfunción corporal, miedos, pensamientos desordenados, depresión, ansiedad , fatiga , hostilidad y pensamientos y acciones impulsivos. También tenían sentimientos más fuertes de insuficiencia e inferioridad personal en lo que respecta a la crianza de los hijos. 

Un estudio encontró que el cólico tiene la capacidad de eclipsar todo lo demás en la vida de una familia. Ambos padres se sintieron impotentes y frustrados y pasaron horas buscando desesperadamente formas creativas de calmar el llanto constante de su bebé. 
Además del impacto emocional, tener un bebé con cólicos también se ha relacionado con la depresión materna, la interrupción de la lactancia e incluso un riesgo significativo de síndrome del bebé sacudido. 5 Por esta razón, los padres deben encontrar formas de cuidarse a sí mismos y al mismo tiempo cuidar a sus bebés. Esperar poder superar el llanto día tras día sin tener que atender sus propias necesidades es una receta para el desastre.

Es importante que se lo tome con calma y cuide a su bebé con calma y compasión, pero que también se haga tiempo para usted. Esto puede significar reducir la cantidad de responsabilidades o expectativas que se impone y simplemente concentrar sus esfuerzos en cuidar a su bebé y a usted mismo.

Después de todo, el período de cólicos generalmente solo dura entre tres y cuatro meses. Por lo tanto, las tareas domésticas y otras responsabilidades menores pueden quedar relegadas a lo que es realmente importante: su salud mental y el bienestar de su bebé.

Y, si se siente significativamente abrumada o tiene síntomas de depresión posparto , hable con un médico y busque ayuda de inmediato si tiene pensamientos de lastimar a su bebé, a usted misma o a otra persona. Obtener la ayuda que necesita puede ayudarle a atravesar este período desafiante en su vida y la de su bebé.

Consejos para cuidarse
Cuidar a un bebé que tiene cólicos puede ser agotador física y emocionalmente, especialmente porque la mayoría de los padres pasan horas tratando de consolar a su bebé en vano. Cuando esto sucede día tras día, puede comenzar a pesar sobre ti, lo que significa que debes tener mucha intención de cuidarte . Hacerlo beneficiará tanto a usted como a su bebé.

Abstenerse de culpar
Muchos padres primerizos se culpan a sí mismos si su bebé está llorando y nada de lo que hacen parece aliviar el problema. Dudan de sus habilidades como padres y se preguntan si están haciendo algo mal.

Pero cuando se trata de cólicos, nadie tiene la culpa. Incluso los médicos no saben exactamente qué causa los cólicos, ni tienen información sólida sobre qué podría aliviar el problema.

Si bien los días pueden parecer interminables, este período difícil eventualmente pasará. Hasta entonces, puede ser útil recordar estos hechos. Incluso puede ser útil repetir: "No tengo la culpa", "Estoy haciendo todo lo que puedo" o "Esto no durará para siempre".

Anticípese a los tiempos difíciles
Si su bebé tiene cólicos, es probable que desarrolle un patrón para sus episodios de cólicos. La mayoría de los bebés con cólicos tienden a llorar al final de la tarde o temprano en la noche, aunque el momento varía de un bebé a otro. Una vez que haya identificado cuándo ocurren estos episodios, programe a un familiar, amigo o vecino para que venga en esos momentos, si está disponible para usted.

Tener a alguien allí para apoyarlo y compartir las responsabilidades del cuidado hará que la situación sea más fácil de manejar. Incluso si su pareja también puede estar allí, puede ser útil tener a otra persona a mano. Además, es más probable que mantenga la calma y maneje sus emociones de manera más efectiva cuando tiene ayuda y apoyo.

Tomar un descanso
Los llantos de un bebé con cólicos suelen ser agudos y estridentes, lo que puede evocar una serie de respuestas emocionales en los nuevos padres, que incluyen todo, desde la ira y la frustración hasta la tristeza y la ansiedad. Debe ser consciente de cuándo sus sentimientos se intensifican para poder tomar un descanso antes de hacer algo impulsivo.


Las investigaciones indican que los cólicos son uno de los factores de riesgo más importantes del síndrome del bebé sacudido. Si bien ningún padre puede imaginarse a sí mismo haciendo algo como esto, a veces las emociones pueden llevar a comportamientos impulsivos.

Por esta razón, es importante que tome descansos con regularidad durante los episodios de llanto de su bebé. Esos descansos serán mejores tanto para usted como para su bebé, especialmente si se siente particularmente emocional.

Coloque a su bebé en un lugar seguro como su cuna y tómese unos minutos para usted. Ve al baño y salpícate agua en la cara o intenta sentarte en otra habitación hasta que estés tranquilo. Una vez que haya recuperado la compostura, reanude sus esfuerzos para consolar a su bebé.

Descanse lo suficiente
Tener un bebé con cólicos es agotador, especialmente si el llanto ocurre todos los días durante horas. Deja ir las tareas del hogar o contrata a alguien para que te ayude si puedes. Estará mucho más equipado para sobrellevar los períodos de cólicos de su bebé si ha descansado un poco.

Si tiene otros niños que cuidar, vea si puede conseguir amigos o vecinos que le ayuden de vez en cuando para que pueda tomar una siesta cuando su bebé duerma. Y no se sienta culpable por dormir. Después de todo, todavía se está recuperando de dar a luz y tratando de consolar a un bebé inquieto. Eso es mucho trabajo para una persona y el descanso es una de las mejores formas de curar su mente y su cuerpo.

Cambiar el paisaje
Si pasas día tras día en casa siguiendo las mismas rutinas con tu bebé, la monotonía puede empezar a pesarte emocionalmente, especialmente cuando varias horas al día se ven empañadas por el llanto de tu bebé. Intenta cambiar un poco las cosas.

Durante los momentos en que anticipa que su bebé estará tranquilo o incluso alegre, salga de la casa. Lleve al bebé a dar una vuelta en coche o tome el cochecito y vaya a mirar escaparates. Hacer algo diferente te ayudará a despejar tu mente y te hará sentir menos como si estuvieras atrapado en la casa con un bebé llorando día tras día. También puede sentirse más renovado y listo para manejar el llanto de su bebé con compasión y empatía.

Muévanse
No hay nada mejor para mejorar el estado de ánimo que hacer que su cuerpo se mueva. Ya sea que haga un video de ejercicios para mi bebé y para mí o salga a caminar por el vecindario, el ejercicio en casi cualquier forma ayuda a mejorar su estado de ánimo y despejar su mente. Además, el movimiento puede distraer o incluso calmar a su bebé.

Siempre que su médico le haya autorizado a hacer ejercicio, póngase ropa cómoda y muévase . Puede encontrar que es justo lo que necesita. Si su médico aún no le ha dado luz verde para hacer ejercicio, intente dar un paseo lento por el vecindario para ayudar a que la sangre fluya.

Mímate
Cuidar a su bebé durante sus períodos de cólicos día tras día puede desgastarlo. Entonces, es natural necesitar un descanso. Mientras su pareja, un familiar o un amigo está con el bebé, tómese el tiempo que tanto necesita para usted. Reciba un masaje, una pedicura o simplemente báñese tranquilamente.

Este tipo de actividades lo ayudan a sentirse relajado y a mejorar su estado de ánimo. También pueden hacer que se sienta renovado y restaurado, algo que necesita para sobrellevar los períodos de cólicos de su bebé. También es posible que desee encontrar formas regulares de mimarse a lo largo del día y, en particular, después de que termine el llanto de su bebé.

Disfrute del tiempo que tanto necesito leyendo un buen libro, charlando con un amigo o relajándose en el sofá. La clave es reconocer lo agotador que puede ser cuidar a un bebé con cólicos y contrarrestar las experiencias desafiantes con algo positivo. Si lo hace, evitará que se concentre en la experiencia negativa de los cólicos de su bebé y le ayudará a concentrarse más en las cosas buenas de su vida.

Prueba Mindfulness
Algunos padres encuentran que es útil estar atento o practicar la meditación mientras su bebé tiene un ataque de cólicos. Ayuda a aclarar su mente y sentirse más tranquilo. Además, la respiración profunda concentrada puede ayudarlo a centrar su mente y controlar sus emociones.

Intente sentarse en una mecedora y tararear o tocar música relajante mientras mece a su bebé. Puede encontrar que esto también calma a su pequeño. O puede intentar envolverlos o usarlos mientras se dedica a la atención plena.

La clave es que está tratando de calmar su mente y reducir cualquier esfuerzo frenético para lograr que su bebé deje de llorar. En cambio, se moverá más lento y con más propósito. Incluso si su bebé no deja de llorar o no se siente reconfortado con el ejercicio, puede ayudarlo a mantener la calma mientras llora.

Tener un bebé con cólicos puede ser abrumador y hacer que sienta una amplia gama de emociones. Desde la ira y la frustración hasta la ansiedad y el miedo, es probable que sienta una gran cantidad de cosas diferentes, posiblemente todas en un lapso de unas pocas horas.

No hay duda de que cuidar a un bebé con cólicos le genera tensión emocional y física. Por esta razón, debe ser muy intencional en el cuidado de sí mismo. Hacerlo beneficiará tanto a usted como a su bebé.

No se sienta culpable por tomarse un tiempo para estar solo o por hacer algo que lo haga sentir renovado. Es normal querer y necesitar un descanso. Sigues siendo un buen padre. De hecho, cuidarse a sí misma y satisfacer las necesidades de su bebé demuestra que conoce la importancia de equilibrar el buen cuidado personal con el cuidado infantil.

Y tenga la seguridad de que este período de llanto continuo es solo una temporada en su vida. En varios meses, su bebé se reirá y balbuceará más de lo que derramará lágrimas.


 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Post Top Ad

Your Ad Spot

Páginas