Header Ads Widget

Ayude a los niños a lidiar con la muerte de un abuelo

 

Muchas veces, la muerte de un abuelo es el primer contacto real de un niño con la mortalidad. Cuando muere un abuelo, los niños pueden tener una variedad de reacciones. Algunas de sus reacciones llegan de inmediato, mientras que otras aparecerán más tarde.


Hacer frente a la pérdida puede ser difícil, pero al mismo tiempo, un niño puede crecer en madurez y comprensión a través de esta experiencia. Obtenga más información sobre cómo apoyar a un niño que está de duelo por la pérdida de un abuelo.

Qué hacer cuando muere un abuelo
Todo niño que se enfrenta a la muerte necesita el apoyo de adultos comprensivos. 1 La gran mayoría de los niños experimentará la muerte de alguien cercano a ellos en algún momento de su niñez. Hablar sobre la muerte y tranquilizar a sus hijos puede ayudarlos a procesar lo sucedido.

Hable con su hijo sobre la muerte
Después de la muerte de un abuelo, su hijo puede tener muchas preguntas. La forma en que responda a las preguntas variará según la edad y el nivel de madurez de su hijo. Sea honesto y directo, pero sea breve, especialmente si sus hijos son más pequeños. Ofrecerle a un niño un espacio para expresar su dolor a menudo es más importante que decir muchas palabras.

A veces, los niños harán las mismas preguntas una y otra vez. Cuando esto suceda, sea paciente y coherente con las respuestas. Tenga en cuenta que no es necesario que proporcione todas las respuestas. Si no lo sabe, está bien reconocerlo. 

No confunda a los jóvenes usando eufemismos para la muerte como "descansar" o "dormir". Estas palabras pueden hacer que un niño piense que su abuelo eventualmente regresará o se despertará. Ayude a su hijo a comprender que la muerte es definitiva.


La investigación ha encontrado que para que los niños comprendan y procesen la muerte, necesitan comprender la irreversibilidad, la finalidad, la causalidad y la universalidad. La mayoría de los niños comprenden esos conceptos entre los 5 y los 7 años. 

Aborde los miedos de su hijo
Los niños que están lidiando con la muerte de un ser querido a menudo se preguntan lógicamente si perderán a otras personas que aman. Cuando un niño pierde a un abuelo, puede anticipar que también perderá a sus otros abuelos. Decir algo simple como "Espero que el abuelo esté aquí por mucho tiempo" es la mejor solución en esta situación.

Si un abuelo murió como resultado de una enfermedad, es posible que su hijo le tenga miedo a la enfermedad en general. Pueden preguntarse si también se enfermarán y morirán. Así que hay que tener cuidado al asociar la muerte con la enfermedad. Recuérdele a su hijo que hará todo lo posible para mantenerlo sano y salvo. 

Del mismo modo, tenga cuidado al decir que alguien murió porque era mayor. Su hijo puede tener miedo de perder a otras personas mayores en su vida. Cuando sea posible, presente a su hijo una imagen positiva del envejecimiento. A menudo, especialmente con los niños más pequeños, una simple afirmación de que el cuerpo de una persona dejó de funcionar y no se pudo reparar es una explicación suficiente de por qué alguien murió.


Tranquiliza a tu hijo
Después de la muerte de un abuelo, su hijo necesitará que lo tranquilicen. La culpa suele acompañar a los sentimientos de muerte, así que asegúrele a su hijo que la pérdida de sus abuelos no es culpa suya. A veces, los niños verán la muerte como una forma de castigo. Asegúrese de asegurarle a su hijo que la muerte no es una consecuencia, sino una parte de la vida.

Escuche con atención no solo lo que dice su hijo, sino también cómo lo dice. Su tono puede ofrecer pistas sobre lo que está sucediendo en el interior.

Recuerda al abuelo perdido
No tema hablar del abuelo fallecido. Su hijo está pensando en ellos y probablemente se sentirá bien al poder hablar sobre ellos y recordarlos con usted. Comparta recuerdos, haga dibujos y discuta con su hijo algunas de las cosas que extraña de ellos.

Algunos niños encuentran consuelo en los días posteriores a una muerte al mirar o incluso llevar consigo fotografías del ser querido. Un juguete o recuerdo especial asociado con el difunto también puede ser reconfortante. Se debe informar a los maestros o cuidadores del niño sobre la muerte. Un niño que atraviesa el proceso de duelo puede volverse ansioso y pegajoso o enojado y rebelde.

Funerales y otros servicios
Las opiniones están divididas sobre si los niños pequeños deberían asistir a los funerales. Los niños necesitan estar con sus familias durante el proceso de duelo, pero los funerales pueden ser abrumadores para los niños pequeños. A veces, asistir a un velorio o visitación puede ser un sustituto aceptable de asistir al funeral real.

La Academia Estadounidense de Pediatría (AAP) recomienda permitir que los niños asistan y participen en funerales, velorios o servicios conmemorativos en la medida en que el niño lo desee.

Si su hijo va a asistir a un servicio, repase lo que sucederá para que estén preparados. Si su hijo va a asistir a una visita o servicio con un ataúd abierto, déjelo decidir si quiere ver el cuerpo. Si es así, haga arreglos para que sea en compañía de un adulto tranquilo. Prepare a su hijo para la apariencia del cuerpo, diciéndole que debido a que el cuerpo ya no funciona, no se ve igual. Permitir que un niño coloque una imagen o una carta en el ataúd puede ser reconfortante.

Si tiene muchas responsabilidades en el funeral o prevé estar muy preocupado, asegúrese de designar a otro adulto de confianza para que acompañe y apoye a su hijo durante y después del funeral. Es importante que su hijo tenga un adulto que pueda responder a sus preguntas o simplemente tomar su mano.

Prepare a su hijo para el hecho de que algunas personas en el servicio estarán llorando, pero otras pueden estar riendo y hablando, y esa es su forma de recordar al difunto.

El papel de la religión
Si un niño ha sido criado en un hogar religioso, los padres probablemente colocarán la muerte en un contexto religioso. Los niños para quienes la religión ya forma parte de su vida pueden encontrar consuelo en las creencias y tradiciones religiosas mientras se afligen.

Si su familia no es religiosa y no ha puesto la muerte en ese contexto, probablemente tampoco querrá que otros lo hagan con sus hijos. Introducir nuevas ideas sobre la religión y el más allá en un momento tan traumático puede ser más confuso que consolador.

El proceso de duelo después de perder a un abuelo
Permita que su hijo sufra, pero tenga en cuenta que para algunos niños, el dolor real puede retrasarse. Los niños tienen diferentes cronologías y reacciones ante la muerte.

Los niños pueden quejarse de síntomas físicos como dolor de cabeza o de estómago o tener problemas para concentrarse en la escuela. Estos cambios de comportamiento probablemente desaparecerán en cuestión de semanas. Si no es así, es posible que deba hablar con un consejero. Es importante no dejar que surja un tabú en torno al tema de la persona fallecida.

La lectura de libros sobre la muerte apropiados para su edad puede ser útil para algunos niños. Las opciones incluyen "The Goodbye Book" de Todd Parr, "Nana Upstairs y Nana Downstairs" de Tomie dePaola, "Grandpa's Stories" de Joseph Coelho, "Ida Always" de Caron Levis y "When You Trap a Tiger" de Tae Keller.


No tema mencionar el nombre de la persona y compartir un recuerdo ocasional de ella. Esta práctica refuerza el concepto de que morir es una parte natural de la vida en lugar de ser algo sobrenatural y aterrador.

Además, mencionar el nombre del difunto proporciona una oportunidad para que su hijo hable sobre la muerte, que puede ser curativa. Conforme pasa el tiempo, concéntrese en brindarle a su hijo un entorno libre de estrés. El juego activo, los juegos divertidos y salir con familiares y amigos pueden ayudar. El amor incondicional es el mejor calmante de todos.

Preguntas frecuentes
¿Qué debo decirle a un niño cuando muere un abuelo?
Dígale a su hijo que lamenta su pérdida y reafirme su tristeza. Responda honestamente a sus preguntas, pero sea simple y breve.

También está bien compartir sus propios sentimientos con su hijo. Por ejemplo, puedes decirles que también extrañas a la abuela. Compartir no solo ayuda a que su hijo se sienta menos solo, sino que también le permite verlo modelar cómo se ve el duelo y también seguir adelante.

¿Cómo se debe consolar a un niño cuando muere su abuelo?
Lo mejor que puede hacer por un niño cuyo abuelo ha fallecido es estar allí y ofrecerle un espacio para que hable y se aflija. Es posible que su hijo se sienta ansioso o temeroso por la muerte; es posible que le preocupe que otras personas que ama también mueran o que ellos también mueran. Asegúrele a su hijo que la muerte no es contagiosa y que hará todo lo posible para mantenerlo sano y salvo.

¿Cuál es el proceso de duelo normal de un niño cuando muere un abuelo?
Los niños que están en duelo pueden exhibir ciertos comportamientos durante un período de tiempo. Por lo general, los niños serán más pegajosos, mostrarán regresión en el desarrollo, se retrasarán en la escuela, dormirán mal, tendrán problemas para concentrarse, estarán ansiosos, lucharán con sentimientos de abandono, se portarán mal, se sentirán culpables y actuarán como si fueran la muerte en su juego de simulación.

La mayoría de las veces, estos comportamientos son normales y se resuelven por sí solos con el tiempo. Sin embargo, si persisten, o si su hijo imita excesivamente a la persona muerta, cree que está hablando o viendo a la persona muerta, o sugiere que quiere unirse a la persona muerta, es posible que necesite apoyo profesional.

¿Cómo puedo ayudar a un niño pequeño a sobrellevar la pérdida de un abuelo?
A los niños pequeños les va mejor con explicaciones y respuestas muy simples y breves a sus preguntas. Los niños pequeños pueden repetir las preguntas una y otra vez, por lo que la paciencia y la constancia son importantes. Rituales como llevar una foto de su ser querido, hablar sobre recuerdos especiales o cosas favoritas de la persona que ama y leer libros apropiados para su edad sobre la muerte y la muerte pueden ser especialmente útiles para los niños pequeños que están procesando la muerte.

¿Cómo puedo prepararme para la muerte de un abuelo?
Hablar de manera proactiva sobre la muerte puede ayudar a los niños a sentirse preparados para la pérdida inevitable. También ayuda a los niños a sentirse más seguros y protegidos. Es importante ser honesto y decirles la verdad a sus hijos. En el caso de una muerte inminente, es muy importante ser abierto con sus hijos. Por supuesto, no necesita diseñar detalles gráficos; simplemente decir que el cuerpo de la abuela o el abuelo dejará de funcionar pronto es una buena explicación para ofrecer a los niños más pequeños.

Hágales saber a sus hijos lo que pueden esperar en los próximos días y semanas. Si hay un funeral, velatorio o servicio conmemorativo, dígales cómo será y por qué se realizará. Explique cómo esos rituales ayudan a las personas a despedirse de sus seres queridos cuando mueren y dejan mucho espacio para preguntas.


Publicar un comentario

0 Comentarios