Breaking

Post Top Ad

Your Ad Spot

martes, 3 de agosto de 2021

Amamantar a un bebé con la lengua atada

 

Un frenillo o anquiloglosia es una condición relativamente común con la que nacen aproximadamente del 4% al 11% de todos los recién nacidos. Cuando un bebé tiene un frenillo, el frenillo (el cordón de tejido que conecta la lengua con la base de la boca) es corto, tenso o grueso y puede impedir el movimiento de la lengua.


En casos más severos, el frenillo puede estar adherido cerca de la punta de la lengua, evitando que la lengua sobresalga de las encías del bebé. La lengua puede incluso verse en forma de corazón cuando el bebé llora o intenta empujarla.

Sin embargo, un bebé con un frenillo puede ser capaz de amamantar sin ningún problema, o puede tener problemas para prenderse y succionar del pecho. Sin embargo, estos problemas a menudo se pueden resolver con tratamientos simples. El hecho de que su bebé tenga o no dificultades para amamantar depende del bebé, del apoyo efectivo para la lactancia y de la gravedad del frenillo.

Cómo la atadura de la lengua puede afectar a los bebés
Los bebés usan la lengua cuando se prenden del pecho . Extienden la lengua para llevarse el pezón y algunas de las areolas circundantes a la boca. También usan su lengua para formar un buen sello alrededor del pestillo mientras beben. Es posible que algunos bebés con un frenillo no puedan extender la lengua o abrir la boca lo suficiente para prenderse y amamantarse de manera efectiva.

La opresión de la lengua también puede evitar que el bebé haga los movimientos necesarios para apretar los conductos lácteos debajo del pezón mientras amamanta.


La combinación de un agarre deficiente y la dificultad para succionar puede evitar que el bebé extraiga de manera efectiva la leche materna adecuada del pecho.

Un frenillo puede tener efectos variados en los bebés, como rechazo de los senos , irritabilidad, dificultad para dormir y llorar, y poco aumento de peso: También pueden ocurrir otros problemas a medida que el bebé crece.


Por ejemplo, un frenillo corto puede causar problemas para comer, tragar y hablar. Además, si su hijo no puede prenderse y amamantarse bien, no obtendrá suficiente leche materna para crecer y aumentar de peso a un ritmo constante .

Consecuencias para las madres
Una atadura de lengua podría tener algunos efectos adversos en las madres que amamantan.


  • Un suministro de leche materna bajo : Un cierre deficiente y la extracción ineficaz de la leche materna pueden disminuir el suministro de leche materna.
  • Destete temprano : La lactancia materna dolorosa, la percepción de un suministro insuficiente de leche , un bajo suministro de leche materna y lidiar con un bebé frustrado y hambriento que está aumentando de peso demasiado lentamente pueden llevar a un destete temprano.
  • Estrés emocional : las dificultades para amamantar pueden provocar frustración y falta de confianza en la lactancia.
  • Problemas dolorosos de los senos : cuando el bebé no puede amamantarse bien, no puede drenar la leche materna de los senos, lo que puede provocar congestión mamaria , dolor en los pezones, taponamiento de los conductos lácteos y mastitis.

Ayude a un bebé atado con la lengua a amamantar
Si cree que su pequeño tiene un frenillo, notifique a su médico de inmediato. Cuanto más rápido pueda obtener un diagnóstico, más rápido podrá obtener la ayuda que necesita para que la lactancia materna funcione mejor para usted y su hijo. Asegúrese de que su técnica de lactancia sea correcta y conozca sus opciones. Esto puede incluir apoyo para la lactancia y discutir los pros y los contras de la frenotomía con el equipo de atención médica de su bebé. 

Si decide no usar la frenotomía, puede continuar amamantando, pero controle a su pequeño para asegurarse de que esté aumentando de peso y obteniendo suficiente leche materna. Es posible que tenga que extraer y darle a su bebé leche materna extraída en un biberón como suplemento si es necesario.

Prueba un protector de pezones
Si su hijo tiene problemas para prenderse, hable con su médico o un asesor de lactancia sobre el uso de un protector de pezón .

Un protector de pezón puede ser una herramienta útil para amamantar a los bebés que tienen dificultades para prenderse del pecho.

Sin embargo, si decide usar un protector de pezón, aprenda a usarlo correctamente, use la talla correcta y trabaje en estrecha colaboración con su médico. Si no lo usa según las indicaciones, un protector de pezón puede causar aún más problemas de lactancia.

Probar una variedad de posiciones para amamantar también puede ayudar a mejorar la comodidad y el éxito de la lactancia.

Si sus pezones están demasiado adoloridos para amamantar y necesita descansarlos para que sanen, bombee para mantener el suministro de leche materna y déle a su hijo la leche materna extraída en un biberón. Tenga en cuenta que si su bebé tiene dificultades para amamantar, también puede tener dificultades para beber del biberón. Si su suministro de leche materna está disminuyendo, tome medidas para impulsar la producción y aumentar su suministro .

Continúe viendo al médico a intervalos regulares para controlar la salud y el aumento de peso de su bebé.

¿Ayuda cortar la lengüeta?
La frenotomía (también llamada frenulotomía) es una cirugía o procedimiento menor para bebés con frenillo. Esencialmente, implica cortar el frenillo debajo de la lengua de su hijo para permitir que la lengua tenga un mayor rango de movimiento. El médico puede usar anestesia local, pero muchos recién nacidos pueden manejarla sin anestesia. No sangra mucho, cicatriza en unos pocos días y, por lo general, no se necesitan puntos de sutura.

En general, la frenotomía es rápida, sencilla y segura.

Sin embargo, existen riesgos para todos los procedimientos y algunos pediatras desaconsejan el uso rutinario del procedimiento, principalmente porque puede realizarse en algunas situaciones innecesariamente ya que el uso del procedimiento ha aumentado rápidamente. 7 Aunque es poco común, la frenotomía puede causar dolor, sangrado e infección. Por eso, si el procedimiento es necesario para su bebé, es muy importante que lo realice un proveedor de atención médica capacitado.

Si el médico de su hijo no realiza este procedimiento, puede darle el nombre de un médico, dentista, otorrinolaringólogo (otorrinolaringólogo) o cirujano pediátrico que lo haga. Un asesor de lactancia o un grupo local de lactancia también puede brindarle información sobre a quién acudir para esta cirugía menor.

Si su recién nacido tiene un frenillo, pero no tiene ningún problema para amamantar (o alimentarse con biberón) y no le causa dolor en el pezón durante la alimentación, por lo general no es necesaria una frenotomía. Y, si el frenillo de la lengua de su bebé es leve, puede esperar y ver cómo le va con la lactancia. Sin embargo, si su hijo tiene problemas para prenderse y le resulta muy incómodo amamantar, es posible que desee considerar la realización de este procedimiento, ya que puede ser útil.

Si su bebé se somete a una frenotomía, podrá poner a su bebé al pecho inmediatamente después del procedimiento y, con suerte, su hijo podrá prenderse y amamantarse bien de inmediato.

Una vez que su recién nacido se prenda mejor, podrá obtener más leche materna y la lactancia materna debería ser más fácil y cómoda para ambos.

Un frenillo puede causar o no problemas de lactancia, pero si lo hace, sepa que hay opciones para ayudar a mejorar la situación. A menudo, el impacto de un frenillo es leve y no se necesitarán intervenciones.

Si bien una frenotomía puede ser la respuesta para algunos bebés, no siempre resuelve todos los problemas de lactancia. Por lo tanto, siempre existe la posibilidad de que su bebé aún tenga dificultades para amamantar incluso después del procedimiento. Sin embargo, para muchos recién nacidos y mamás, puede hacer que la lactancia materna sea más exitosa y durar más tiempo.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Post Top Ad

Your Ad Spot

Páginas