Breaking

Post Top Ad

Your Ad Spot

jueves, 19 de agosto de 2021

7 razones por las que su hijo podría estar actuando mal

 

Cuando los niños o adolescentes discuten, gritan, hacen ataques, se vuelven agresivos o se involucran en otros comportamientos desenfrenados, las personas a menudo se refieren a estos comportamientos como una mala conducta. No hay duda de que estas acciones son desconcertantes y, a veces, pueden parecer surgidas de la nada. Para complicar aún más las cosas, las razones detrás de los comportamientos suelen ser complejas.

Descubrir la causa de este comportamiento es un primer paso importante para los padres, independientemente de si es su hijo el que tiene rabietas regulares o su adolescente el que está pasando por una racha rebelde. Esto es lo que necesita saber sobre por qué los niños se portan mal y qué puede hacer para remediar la situación.

¿Qué está actuando?
Aunque la mayoría de la gente sabe lo que es "actuar", es importante proporcionar una definición de comportamiento antes de hablar sobre las posibles causas.

La expresión "actuar" generalmente se refiere a un comportamiento problemático que es físicamente agresivo, destructivo para la propiedad, verbalmente agresivo o más severo que una simple mala conducta. Según la Asociación Estadounidense de Psicología, la actuación se define como una expresión conductual extrema de emociones que alivia la tensión o comunica estas emociones de manera disfrazada o indirecta. 

En general, el mal comportamiento es perturbador a cualquier edad y en cualquier entorno y, a menudo, requiere una intervención conductual formal para controlarlo. Otras palabras que los padres pueden usar para describir este comportamiento incluyen: 


  • Agresión : palabras o acciones hostiles o violentas dirigidas a otra persona.
  • Desafío : resistir o desobedecer abiertamente a las figuras de autoridad
  • Comportamiento perturbador : comportamientos hostiles o poco cooperativos que perturban a los demás
  • Meltdowns : una respuesta intensa a una situación abrumadora
  • Comportamiento de oposición : resistirse a la dirección o las reglas discutiendo o negándose a cooperar
  • Rabieta : arrebato emocional que a menudo implica llorar y gritar.

Razones por las que un niño podría comportarse mal
Hay varias razones posibles por las que los niños se portan mal y pocas son tan simples como "son un niño malo". Cuando un niño se porta mal, el patrón de comportamiento inapropiado se usa a menudo para encubrir sentimientos más profundos de dolor, miedo o soledad.


Responder a esa mala conducta de una manera inapropiada o asumir que el niño es simplemente "malo" puede hacer que el niño se sienta aún más solo con las emociones que esté enfrentando.


Simplemente culpar del comportamiento a un niño que es un niño malo, profundiza sus razones para actuar en lugar de reducirlas.

A menudo, la razón de la mala conducta no es tan obvia como tener hambre o estar cansado, sino que puede estar profundamente enterrada. A veces, el mismo acto de una rabieta está destinado a ocultar la fuente de la mala conducta de los padres.


Echar un vistazo a cada una de estas posibilidades, sin descartarlas como imposibles en su situación, es importante para llegar a la raíz del problema. Es posible que se sorprenda al conocer la causa subyacente de la mala conducta o las rabietas de su hijo. Aquí hay algunas posibles razones por las que su hijo puede estar actuando mal.

Lidiar con una situación inquietante
Algunos niños se portan mal porque están respondiendo de manera normal a una situación que los ha alterado hasta el punto de que no pueden manejar sus emociones. A veces, un niño que se porta mal en la escuela ha sido incitado a responder a otros estudiantes de la clase.

Luego, son disciplinados por sus acciones cuando solo respondían al maltrato. El castigo, en cierto sentido, le enseña al niño que no tiene derecho a estar protegido ni a tener sentimientos, lo contrario de lo que deseamos para nuestros hijos a la hora de construir su autoestima .

En otros casos, un niño puede comportarse mal debido a algo que está sucediendo fuera del entorno inmediato. Por ejemplo, un niño que está siendo acosado en la escuela puede "manifestar" su ira y frustración comportándose mal en casa.

Hacer frente a los problemas sensoriales
En algunos casos, los niños "se portan mal" debido a problemas sensoriales no reconocidos, como el trastorno del procesamiento sensorial, que pueden pasar desapercibidos. Por ejemplo, muchos niños con autismo (y muchos sin un diagnóstico específico) pueden tener desafíos sensoriales que hacen que las imágenes y los sonidos ordinarios sean físicamente dolorosos.

Imagínese pasar el día lidiando con una incomodidad constante en forma de luces parpadeantes, sillas chirriantes y ropa incómoda. En tal situación, a casi cualquier persona le resultaría difícil mantener la calma. Hable con el médico de su hijo si sospecha que su hijo tiene problemas sensoriales.

Luchando con una discapacidad de aprendizaje
Otra causa de "mal comportamiento" puede ser la frustración debido a discapacidades de aprendizaje no diagnosticadas o tratadas . 5 Un niño que tiene, por ejemplo, dislexia no diagnosticada se retrasará cada vez más en la escuela.

Eventualmente, si no se abordan estos desafíos, no podrán aprender en un salón de clases típico. A menos que se realicen cambios, no tienen nada que hacer excepto meterse en problemas.

Si sospecha que su hijo tiene una discapacidad de aprendizaje, hable con el maestro de su hijo sobre sus preocupaciones. También es útil hablar sobre las dificultades de su hijo con su pediatra. El médico de su hijo puede evaluarlos o proporcionar referencias cuando sea necesario.

Queriendo atención
Ciertamente, hay algunos niños que "se portan mal" como un medio para llamar la atención, positiva o negativa, de los adultos. Es útil utilizar varias estrategias de crianza para los niños que a menudo buscan atención a través de un comportamiento negativo.

Por ejemplo, las estrategias de atención positiva pueden reducir el mal comportamiento. También hay algunos comportamientos, como las luchas por el poder , que a veces es mejor ignorarlos.

Razones por las que los preadolescentes y los adolescentes se comportan mal
Incluso cuando los niños crecen, no necesariamente dejan de comportarse mal. A veces se portan mal o se rebelan por las mismas razones que lo hicieron cuando eran niños: tienen hambre, están cansados, estresados ​​o simplemente quieren atención.

Incluso pueden comportarse mal porque están siendo intimidados, atravesando una ruptura o porque tienen problemas con la amistad . Pero otras veces, los preadolescentes y adolescentes pueden comportarse mal por razones más complejas. A continuación, presentamos algunas razones por las que su preadolescente o adolescente puede estar comportándose mal o comportándose de forma inapropiada.

Luchando con una condición de salud mental
Algunos niños "se portan mal" debido a trastornos no tratados. Algunas condiciones que pueden estar en la raíz del comportamiento incluyen el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH), trastornos de ansiedad , autismo y trastorno obsesivo-compulsivo. 

Si bien todos estos trastornos pueden tratarse eficazmente con una combinación de terapias, el tratamiento también debe ser apropiado y consistente. Si cree que su hijo adolescente está luchando con un problema de salud mental, hable con el médico de su hijo sobre sus preocupaciones. Ellos pueden evaluar a su hijo y proporcionar una referencia si es necesario.


Intentar impresionar a sus compañeros
También están aquellos niños que se "portan mal" para impresionar a sus compañeros. Sin embargo, incluso cuando este sea el caso, es importante comprender la motivación detrás de esta necesidad de impresionar.

En algunos casos, estos niños realmente están siendo marginados o rechazados por sus compañeros y están actuando para llamar la atención. En otros casos, simplemente se divierten. De cualquier manera, si comportarse mal les está consiguiendo la atención que anhelan, seguirán portándose mal.

Participar en la toma de riesgos exploratorios
Durante la adolescencia y la adolescencia, los adolescentes intentan descubrir quiénes son y cómo quieren comportarse en la vida. Como resultado, a menudo son rebeldes y se involucran en comportamientos riesgosos que les permiten probar los límites familiares, sociales y personales.

Este momento de su vida no solo está marcado por una mayor impulsividad, sino que también son más susceptibles a la presión de grupo , lo que puede llevarlos a experimentar con actividades que los adultos encontrarían preocupantes. Para algunos niños, esto puede ser tan simple como romper el toque de queda, mientras que otros pueden experimentar con el vapeo .

La mayoría de las veces, este tipo de experimentación alcanza su punto máximo a mediados o finales de la adolescencia y luego disminuirá a los 20 años. Con el apoyo y la intervención adecuados de los adultos en sus vidas, estos niños aprenderán a manejar su impulsividad y tomar mejores decisiones.

Cómo responder a la mala conducta
Algunos expertos creen que debe buscar la causa raíz de la mala conducta antes de implementar una consecuencia o considerar un tratamiento. Otros creen que no comprenderá el comportamiento de un niño todo el tiempo. Después de todo, los niños no siempre son racionales.

Entonces, si bien es posible que desee considerar las razones subyacentes para actuar, es posible que nunca lo sepa realmente. Y las consecuencias que dé pueden ser efectivas, independientemente de la causa del comportamiento. Aquí hay algunas cosas generales que debe considerar hacer cuando su hijo se porta mal.

Establezca expectativas claras : asegúrese de que sus niños y adolescentes sepan qué espera de ellos y cuáles serán las consecuencias si se portan mal. Luego, asegúrese de seguir adelante.
Proporcione consecuencias : en general, las consecuencias deben ser inmediatas, consistentes y apropiadas para la edad.
Mantén la calma : incluso si primero tienes que respirar profundamente unas cuantas veces, es importante mantener la calma y el control cuando tus hijos se porten mal.
Busque ayuda : si el comportamiento de su hijo no mejora o parece empeorar, es posible que desee hablar con el pediatra de su hijo sobre sus preocupaciones.
 

Aunque lidiar con sus hijos portándose mal puede ser un desafío en el calor del momento, tenga la seguridad de que todos los niños se portan mal en un momento u otro. Pero con la intervención adecuada, la mayoría de los niños aprenderán a responder a sus emociones de manera saludable. Entonces, si bien puede ser frustrante y abrumador cuando ocurre, trate de mantener la calma y aborde el comportamiento de su hijo de una manera razonable.

Eventualmente, con su dirección, sus hijos aprenderán a manejar sus emociones. Si el comportamiento de su hijo continúa empeorando o la maldad se vuelve más frecuente, es posible que desee hablar con el pediatra de su hijo. Pueden ayudar a determinar cuál podría ser la raíz del comportamiento de su hijo. También pueden brindar consejos sobre cómo manejar estas situaciones, así como brindar referencias cuando sea necesario.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Post Top Ad

Your Ad Spot

Páginas