Breaking

Post Top Ad

Your Ad Spot

lunes, 19 de julio de 2021

Una guía para el desarrollo moral de los niños en edad preescolar

 


A medida que su pequeño crezca, desarrollará un sentido de moralidad, esos principios que afectan la forma en que tratan a otras personas y cómo ven la justicia. Sus creencias fundamentales, temperamento y experiencias de vida son solo algunas de las cosas que influirán en su sentido de la moralidad.


Todos los días, su niño en edad preescolar está rodeado de personas y situaciones que guiarán su desarrollo moral. Ya sea otro niño en el patio de la escuela o la trama de un programa de televisión favorito, sus experiencias dan forma a sus puntos de vista.

Como padre, probablemente quieras tener alguna influencia en cómo desarrollan su sentido de lo correcto versus lo incorrecto e inculcar los valores que consideras importantes. Sin embargo, no siempre es fácil saber qué es apropiado para su edad cuando se trata de guiar a su hijo moralmente, o incluso cómo empezar.

¿Qué es el desarrollo moral temprano?
Alrededor de los 2 años, los niños comienzan a sentir emociones morales y comprenden, al menos un poco, la diferencia entre lo que está bien y lo que está mal.

Los niños pequeños y preescolares están motivados por la amenaza de consecuencias. Por lo tanto, al principio de su desarrollo moral, es posible que vea que están más preocupados por ser castigados que por los sentimientos de otra persona.

Sin embargo, su hijo también puede comenzar a mostrar signos de empatía si ve a otro niño que está molesto. Pero la empatía a menudo no se desarrolla hasta cerca de los 4 o 5 años.


No se preocupe si a los niños pequeños no parece importarles que lastimen a alguien. Con tu guía, la empatía llegará a su debido tiempo.

Aunque los niños en edad preescolar no toman decisiones que alteran su vida, sí toman pequeñas decisiones morales todos los días. Aquí hay algunas decisiones morales que su hijo en edad preescolar puede enfrentar:


  • ¿Comparto mi juguete con un amigo aunque no quiera?
  • ¿Golpeo a la persona que no quiere jugar conmigo?
  • ¿Debería quitarle el juguete de mi hermana porque quiero jugar con él?
  • ¿Paso en la fila porque no quiero esperar mi turno?
  • ¿Cojo una galleta cuando papá no está mirando?

Si bien su hijo violará sus códigos morales con bastante frecuencia, cada vez que se salga de la línea es una oportunidad para ayudarlo a aprender. Las estrategias de disciplina que emplee, combinadas con las estrategias proactivas que use para enseñarles el bien del mal, guiarán el desarrollo moral de su niño en edad preescolar.

Preparar el escenario
Enseñar a los niños sobre la moral implica elogios y responsabilidad. Por lo tanto, tener claras las expectativas desde el principio puede sentar las bases para el éxito.


Sea claro acerca de la moral
Las investigaciones muestran que los niños comienzan a comprender la "moraleja de la historia" alrededor de los 5 o 6 años. Pero los niños en edad preescolar son menos capaces de captar una lección de vida de una historia sobre otra persona. El concepto es demasiado abstracto.


Por eso es importante ser muy concreto sobre la moral. Diga cosas específicas como: "No tomamos las pertenencias de otras personas porque está mal tomar cosas que no nos pertenecen a nosotros. Hiere los sentimientos de otras personas cuando hacemos eso y nuestro trabajo es ser amables con las personas, no lastimarlas". . "

A medida que aumenta la comprensión de la moral de su hijo, comience a pedirle que identifique las lecciones de vida en una historia. Lea libros y mire historias con varias lecciones morales y verifique que su hijo comprenda cómo puede generalizar esa lección a su propia vida.

Supervise de cerca a qué está expuesto su hijo. Los programas de televisión, libros o videojuegos que violan los códigos morales sin enseñar una lección pueden tener una influencia negativa en su hijo.

Ofrezca alabanza
Elogie a su hijo por lo que hace, en lugar de por lo que es. Entonces, en lugar de decir: “Eres una buena chica”, di: “Buen trabajo ayudando a la abuela a llevar los comestibles. Eso fue algo amable de hacer ".

Esté atento a los momentos en que su hijo decida compartir, consolar a otra persona, decir la verdad o ayudar a otros. Elogie a su hijo por exhibir esos comportamientos prosociales.

Cuando le señale opciones positivas, su hijo se sentirá más motivado para seguir con el buen trabajo.

Hágalos responsables
Todos cometemos errores, por lo que es importante asegurarse de que su hijo sepa que está bien. Sin embargo, no puede simplemente dejarlo pasar, responsabilizar a su pequeño.

Exprese verbalmente por qué su comportamiento fue incorrecto cuando cometen un error. Diga: "No golpeamos a la gente porque hiere sus sentimientos y sus cuerpos". Luego, dales una consecuencia , como colocarlos en un tiempo de descanso o quitarles su juguete favorito por la tarde.

No es probable que sea útil obligarlos a disculparse. Es posible que en realidad no se sientan arrepentidos, por lo que decirles que se disculpen con su hermano puede ser solo de labios para afuera.

Pero, puede ser un modelo a seguir sobre cómo disculparse. Cuando cometa un error, dígale a su hijo que lo siente. Diga algo como: “Lamento no haber llegado a casa a tiempo para llevarte al parque. Traté de llegar a casa tan pronto como pude, pero ahora está demasiado oscuro para ir ".

Recuerde, guiar el desarrollo moral de su hijo no es algo que suceda en solo un par de semanas. Este será un proceso que durará mucho en los años de escuela primaria de su hijo y más allá.

Proteja su autoestima
Como padre, puede influir en si su hijo siente vergüenza o culpa después de cometer un error. Si le expresa enojo a su hijo o se vuelve distante, es más probable que sienta vergüenza.

Infundir culpa, no vergüenza
Cuando su hijo en edad preescolar viola un código moral al lastimar a otras personas, debe tener una reacción emocional al respecto. Y mientras que la culpa es un signo de una conciencia sana, la vergüenza puede ser un signo de baja autoestima. Esta es la diferencia:

  • La vergüenza surge de pensar: "Soy malo".
  • La culpa surge de pensar: "Hice algo malo".
Como padre, desea guiar al niño a que se sienta culpable en lugar de avergonzado. Un niño que se siente culpable puede reconocer que sigue siendo una buena persona capaz de tomar mejores decisiones en el futuro.

La culpa es una reacción normal y saludable. Significa que su hijo se arrepiente de lo que ha hecho y eso puede motivarlo a enmendarse. Los sentimientos de culpa también pueden evitar que cometan el mismo error en el futuro.

La vergüenza, por otro lado, puede hacer que su hijo crea que es incapaz de hacer lo correcto. Y puede afectar las decisiones que tomarán en la vida. Un niño que siente vergüenza, por ejemplo, puede que no resista la presión de sus compañeros o puede que no se defienda a sí mismo cuando se violen sus derechos.

Reprime a las opciones, no a la persona
Evite reprender el carácter de su hijo diciendo cosas como "¡Chica mala!" o "Estoy tan decepcionado de ti". En su lugar, concéntrese en las acciones de su hijo diciendo cosas como: "Hiciste una mala elección" o "Me decepciona que hayas hecho una mala elección".


Además, corrija el comportamiento de su hijo, no la emoción . Entonces, en lugar de decir: “Deja de enojarte tanto” o “No hay nada de qué enojarse”, di cosas como: “Usa una voz interior. A la gente le molesta cuando gritas por dentro ".

Deje en claro que sentirse triste, enojado, emocionado o cualquier otra emoción está bien. Pero golpear a las personas, insultarlas o tratarlas mal no es aceptable.

Aprovecha sus sentimientos
Cuando los niños comprendan sus emociones, podrán comenzar a comprender que otras personas también tienen sentimientos. Y puede comenzar a hablar sobre cómo su comportamiento influye en cómo se sienten otras personas.

Enséñele a su hijo sobre los sentimientos
Su hijo no podrá comprender los sentimientos de otras personas y cómo sus acciones afectan a los demás hasta que comprendan claramente sus propios sentimientos .

Use palabras de sentimiento en sus conversaciones diarias. Etiquete las emociones de su hijo diciendo cosas como "Parece que se siente enojado en este momento" o "Entiendo que esté triste porque no podemos jugar afuera en este momento".

Enseñar empatía
Si bien es posible que su pequeño no comprenda completamente el concepto de empatía, nunca es demasiado temprano para comenzar a enseñarle a su hijo sobre los sentimientos de otras personas.

Haz preguntas como, "¿Cómo crees que se siente tu amigo cuando no compartes?" o "¿Cómo crees que se sintió ese chico cuando le pegaste?" Ayude a su hijo a etiquetar la emoción.

Para reforzar realmente el punto, pídale a su hijo que le muestre cómo podría sentirse la persona. Cuando su hijo pone una cara triste para reflejar cómo podría sentirse otra persona después de haber sido lastimado, en realidad se sentirá triste por un segundo. Eso puede reforzarles que otras personas también tienen emociones.

Ejemplos de oferta
Su hijo aprenderá mucho más de lo que usted hace que de lo que dice. Así que asegúrese de que sus acciones coincidan con sus palabras.

Modele la buena moral
Como dice el refrán, practica lo que predicas. Si no quiere que sus hijos mientan , ejemplifique la honestidad. Incluso si piensa que es una pequeña 'mentira piadosa', su hijo pensará que la deshonestidad está bien.

Si desea que sus hijos ayuden a otros, asegúrese de que lo vean ayudando a otros. Y señale lo que está haciendo diciendo cosas como: "Vamos a ayudar al abuelo a limpiar el garaje hoy porque lo amamos y es algo agradable de hacer".

Voluntarios juntos
Siempre que los acompañe, su hijo en edad preescolar puede ofrecerse como voluntario y ayudar a otros de diversas formas. Ya sea que alimenten a los gatos en la SPCA local juntos, o que recolecten alimentos enlatados para donarlos a la despensa de alimentos, enfatice la importancia de mejorar el mundo.

Incluso los simples actos de bondad contribuyen en gran medida a desarrollar un buen sentido moral. Por ejemplo, hagan juntos una tarjeta de “mejora pronto” para un vecino que se sienta mal. Luego, entrégalo junto con un Tupperware de sopa de pollo con fideos.

Habrá ocasiones en que su hijo cometerá errores que le harán preguntarse si algo que está haciendo realmente resuena con él. No se preocupe, lo escuchan. Con una guía constante de su parte, desarrollarán una brújula moral clara.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Post Top Ad

Your Ad Spot

Páginas