Breaking

Post Top Ad

Your Ad Spot

lunes, 12 de julio de 2021

Una descripción general de la ciática durante el embarazo

 

No es necesario que esté embarazada para experimentar la ciática, pero cuando está embarazada, la ciática es una adición particularmente desagradable a la experiencia de hacer crecer un bebé. Afortunadamente, hay cosas que puede hacer para aliviar el dolor o el malestar de la ciática durante el embarazo.


¿Qué es la ciática?
Cuando la gente habla de ciática, se refiere al dolor que se siente a lo largo del nervio ciático . Este nervio viaja desde la parte baja de la espalda, pasa por las caderas y las nalgas, y baja por cada pierna hasta los dedos de los pies.

Aunque el nervio se encuentra en ambas piernas, cuando tiene dolor ciático, generalmente solo afecta un lado, y a menudo se irradia desde la cadera hacia abajo. Sin embargo, algunas mujeres embarazadas experimentan dolor ciático en ambos lados.

El dolor puede ser agudo, con hormigueo o ardor, o puede ser simplemente un dolor persistente. Algunos describen la sensación como punzante, punzante o como un rayo de dolor. También puede tener algo de debilidad o entumecimiento muscular.

El dolor de la ciática puede aparecer de forma continua o periódica con intensidad variable. Por lo general, la intensidad y la frecuencia de los síntomas aumentan a medida que lo hace el bebé.



Causas durante el embarazo
La ciática generalmente ocurre cuando el nervio ciático es pellizcado por una hernia de disco o un espolón de hueso vertebral. La obesidad o el aumento de peso (incluido el aumento de peso durante el embarazo) y estar sentado durante mucho tiempo también pueden aumentar el riesgo de desarrollar dolor ciático.


Durante el embarazo, el aumento de peso y la retención de líquidos pueden exacerbar la ciática, al igual que el aumento de tamaño del útero. Su centro de gravedad alterado también puede ser un factor.


Especialmente durante el tercer trimestre, cuando su bebé comienza a descender y a ponerse en la posición necesaria para el nacimiento, la cabeza de su bebé podría aterrizar en el nervio ciático, causando los síntomas clásicos de la ciática.


Otro factor que contribuye es la hormona relaxina, que se produce en mayores cantidades durante el embarazo. Esta hormona ayuda a preparar la pelvis para el parto al relajar los ligamentos. Pero a medida que los ligamentos se aflojan, el nervio ciático puede moverse y pellizcarse.


Diagnóstico
Si tiene algún posible síntoma de ciática, llame a su obstetra. Es posible que su médico quiera examinarlo o sugerirle que consulte a su médico de cabecera o fisioterapeuta.

Los síntomas típicos de la ciática incluyen:

  • Pérdida de la función intestinal o de la vejiga.
  • Pérdida de sensibilidad o debilidad muscular en el lado afectado.
  • Dolor punzante en las caderas, las nalgas o las piernas
Tenga en cuenta que, si bien la ciática inicialmente puede sentirse mejor con el descanso, los síntomas tienden a empeorar con el tiempo con la inactividad.

Si no es ciática, podría ser dolor en la articulación sacroilíaca
Su médico querrá descartar el dolor en las articulaciones sacroilíacas (SI), que también es común durante el embarazo. Esta incomodidad se caracteriza por dolor en la región de la articulación SI, el área pélvica donde el sacro (el hueso de forma triangular en la parte inferior de la columna vertebral) se conecta con los huesos ilíacos derecho e izquierdo. Los huesos ilíacos son los huesos grandes con forma de alas que forman la parte superior de la pelvis.

Las mujeres embarazadas a menudo experimentan dolor en la articulación SI debido al aflojamiento natural de los ligamentos y tendones pélvicos (causado por la hormona relaxina) para preparar el cuerpo para el parto. 

Esta relajación de los ligamentos y tendones crea más movimiento pélvico y menos estabilidad, lo cual es ideal para el parto, pero también puede resultar en un dolor profundo e irradiado en la región pélvica.

El dolor en la articulación sacroilíaca tiende a ocurrir en la nalga, la cadera, la ingle y la parte posterior del muslo, pero no se extiende por debajo de la rodilla. Por el contrario, el malestar de la ciática a menudo se irradia hasta los dedos de los pies.

Los ejercicios que promueven la estabilidad central y lumbar pueden ayudar a reducir el dolor de la articulación SI (así como el dolor de la ciática) durante el embarazo, que generalmente se resuelve después del período posparto.

Su médico puede realizar un examen físico que le ayudará a discernir si el malestar que siente se debe a la ciática, dolor en la articulación sacroilíaca u otro problema. Además, pueden brindar sugerencias para encontrar alivio.

Tasa de ciática en el embarazo
Se estima que alrededor del 50% de las mujeres embarazadas experimentan algún tipo de dolor lumbar o pélvico (como dolor en la articulación SI), pero a menudo este dolor no se debe a la ciática. De hecho, solo alrededor del 1% de las mujeres embarazadas tienen ciática. 

Consejos de afrontamiento

Aunque la ciática puede ocurrir en cualquier momento, es más probable que se presente en el segundo o tercer trimestre de su embarazo a medida que usted (y su bebé) aumentan de peso y su bebé cambia para ponerse en posición para el nacimiento. 

La buena noticia es que la ciática tiende a responder a los remedios caseros. Por lo general, la ciática desaparece por sí sola, aunque puede llevar algún tiempo, y es posible que su bebé se resuelva por completo con el nacimiento de su bebé.

Aquí hay algunos pasos que puede seguir para controlar activamente la ciática o el dolor ciático durante el embarazo:

Duerma del lado de su cuerpo que no se ve afectado, incluso si es el lado derecho (a menudo se recomienda el lado izquierdo como el "mejor" para las mujeres embarazadas debido al aumento del flujo sanguíneo, pero si dormir del lado derecho alivia sus síntomas, está bien para elegir ese lado).
Tome duchas tibias (pero no calientes).
Use una almohadilla térmica tibia (no caliente) en el área afectada.
Use una almohada (normal o una almohada de embarazo especialmente diseñada ) para mayor comodidad mientras duerme. Coloque la almohada entre las piernas y debajo del abdomen para alinear mejor la pelvis y reducir la presión sobre el nervio ciático.
Considere recibir un masaje prenatal o probar la acupuntura para ayudar a aliviar el dolor. Consulte con su obstetra antes de hacer cualquiera de estos, solo para asegurarse de que esté bien.
La natación puede ayudar a aliviar un poco el dolor debido a las propiedades de flotación del agua, que pueden reducir la presión sobre el nervio ciático.
Los estiramientos y el yoga también pueden reducir las molestias.
Evite estar de pie o sentado en la misma posición durante largos períodos de tiempo.

Evite levantar objetos pesados.
Maneje su aumento de peso de manera adecuada e intente aumentar de peso gradualmente en lugar de hacerlo en ráfagas para minimizar cualquier presión repentina sobre sus nervios y huesos. Busque el consejo de su obstetra si tiene dificultades con esto.
Si su dolor de ciática es severo, pregúntele a su obstetra acerca de otras vías de alivio, como medicamentos seguros para el embarazo, fisioterapia o, en casos extremos, usar un andador.

La mayoría de las veces, tener a su bebé elimina la ciática relacionada con el embarazo, aunque puede persistir incluso después de haber dado a luz. En esos casos, generalmente se resolverá a medida que se pierda el exceso de líquido y el peso ganado durante el embarazo, lo que aliviará la presión y la compresión sobre el nervio ciático.

Si tiene ciática, asegúrese de hablar sobre los síntomas restantes durante sus visitas posparto. Su médico lo derivará al cuidado de un especialista si es necesario.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Post Top Ad

Your Ad Spot

Páginas