Breaking

Post Top Ad

Your Ad Spot

martes, 13 de julio de 2021

Qué hacer si sus hijos simplemente no se llevan bien


La mayoría de los padres esperan que sus hijos sean amables, amables, cariñosos y se apoyen entre sí. Incluso podemos soñar que se convertirán en mejores amigos cuando crezcan . En realidad, ese no es siempre el caso. Algunos de los más del 80% de los niños que crecen con hermanos se llevan bien. Sin embargo, otros hermanos pelean todo el tiempo .


Por supuesto, algunas burlas, competencia, malentendidos y discusiones de vez en cuando es normal. Pero, ¿Qué pasa cuando los hermanos no parecen llevarse bien en absoluto? O se ignoran por completo.

Puede ser difícil distinguir entre los altibajos de un hermano sano y una relación no saludable. Aprenda qué hacer si sus hijos aparentemente siempre están peleando y cómo sanar su relación.

¿Su relación es saludable?
En primer lugar, es vital distinguir entre discusiones ocasionales y una relación disfuncional. Recuerde que incluso los hermanos más cercanos tendrán momentos de falta de armonía. Entonces, no importa cuán bien adaptados estén, los grupos de hermanos tendrán desacuerdos sobre cosas como compartir , tomar turnos, tareas o qué cenar. De hecho, los conflictos entre hermanos son muy comunes. 

La mayoría de los hermanos también tendrán períodos de desear espacio de su hermano, lo que puede significar que prefieren estar con amigos o solos en lugar de jugar con su hermano o hermana. Querer afirmar su independencia y personalidad única haciendo lo suyo y / o creando cierta distancia entre ellos mismos y sus hermanos (y familiares) también es una parte normal del crecimiento.

Por lo tanto, si sus hijos se pelean (o gritan) ocasionalmente pero mantienen una relación amistosa, es probable que tengan una relación positiva, en general. Del mismo modo, en general, todavía pueden agradarse entre sí incluso si tienen períodos en los que se tratan con frialdad. Sin embargo, se convierte en motivo de preocupación cuando los patrones repetidos de discordia se convierten en su forma dominante de relacionarse.



Señales de una relación sana entre hermanos
Hay muchos tipos de relaciones entre hermanos y tantas formas diferentes de relacionarse. Algunos hermanos pueden pelear todo el tiempo, pero aún así son muy unidos. Es posible que otras díadas no hablen mucho, pero tienen un vínculo muy fuerte. Entonces, lo que parece saludable o no saludable en una relación entre hermanos es bastante variable y algo subjetivo. De hecho, el indicador más importante puede ser simplemente cómo se siente cada hermano sobre el otro y su relación.


Sin embargo, los estudios muestran que los signos apuntan a una dinámica de hermanos generalmente saludable:

  • Aparte de las discusiones ocasionales, parece que se agradan y se aceptan.
  • En su mayor parte, reaccionan positivamente entre sí.
  • Generalmente, se comunican entre sí de manera eficaz.
  • La mayor parte de su tiempo juntos lo pasan en armonía.
  • Son considerados y apoyan los sentimientos , preocupaciones, necesidades y diferencias de los demás .
  • Se buscan unos a otros para jugar, pasar tiempo libre , conversar, aconsejarse y apoyarse.
  • Comparten pasatiempos, intereses, amigos y / o bromas internas.
  • Resuelven sus desacuerdos de manera constructiva y dejan atrás las heridas del pasado.

Tenga en cuenta que la calidad (y la cercanía) de una relación entre hermanos puede fluir y refluir naturalmente. Es normal que aparezcan períodos esporádicos de discusiones más intensas o malestar en relaciones que de otro modo serían felices y que persista cierta falta de armonía de vez en cuando. Esto es particularmente común cuando las diferencias de edad causan abismos en el desarrollo físico y emocional que, por un tiempo, pueden causar una desconexión en la relación.


Esto no es demasiado preocupante siempre que los momentos de discordia no superen el tiempo dedicado a llevarse bien. Sin embargo, cada vez que hay un aumento significativo en las peleas o la frialdad en su relación, es aconsejable vigilar su dinámica. Querrá alentarlo a trabajar en cualquier problema, según corresponda.

Las relaciones saludables pueden diferir ampliamente según la personalidad, la cultura, la generación, los factores de identidad y el grupo de edad. Algunas familias se comunican con conversaciones intensas y ruidosas. Otros tienden a controlar más las emociones y las voces.

La clave es considerar si sus hijos dejan las interacciones entre hermanos sintiéndose amados, aceptados y apoyados. Si albergan resentimientos u otros sentimientos negativos, es probable que su relación necesite apoyo.

Señales de una relación entre hermanos no saludable
Si bien las peleas a menudo pueden ser solo niños cuando son niños, a veces puede ser una indicación de problemas, particularmente cuando también están presentes otros signos de una relación de hermanos no saludable. Si sus hijos exhiben los siguientes signos potenciales de disfunción en la relación, es posible que su relación tenga dificultades y necesite reparación:

  • La falta de comunicación, la competitividad y los sentimientos heridos alimentan muchas de sus interacciones.
  • Su pelea, disputa o ignorancia se ha convertido en un patrón regular.
  • Son excesivamente reactivos entre sí, anticipando la hostilidad antes de que el otro les haya hecho algo negativo.
  • No son respetuosos, conscientes ni se apoyan en los sentimientos, necesidades o diferencias de los demás.
  • Se sienten intimidados el uno por el otro.
  • Ellos golpean , pellizco, golpe, o de otra manera participar en altercados físicos.
  • Dejan sus desacuerdos sin resolver y no se comunican positivamente entre ellos.
  • Rara vez se divierten juntos y se dicen o se hacen cosas hirientes entre ellos, como burlarse, menospreciarse, interrumpir las actividades del otro, gritar , dar portazos, pisotear o quitarse las cosas del otro. 
  • Intentan meterse en problemas y parecen buscar oportunidades para quejarse de su hermano. 
  • No se desespere si sus hijos se involucran en algunos (o muchos) de los comportamientos anteriores. La clave es reconocer que la dinámica de su relación podría estar apagada y buscar formas de curarla. Fundamentalmente, esto no es algo que los padres puedan hacer por sí mismos; Necesitará que sus hijos comprendan y enfrenten lo que está pasando, y que cada uno de ellos se dedique a mejorar su relación.

Por qué son importantes las relaciones entre hermanos
La calidad de una relación entre hermanos tiene un gran impacto individualmente en cada niño y en la familia en general. Más discusiones o peleas pueden llevar a un hogar más estresante. Cuando los niños no se llevan bien, el hogar puede convertirse en un lugar de malestar. Es difícil sentirse "como en casa" cuando te estás preparando (o buscando) la próxima pelea. Todo esto puede magnificarse si hay más de un par de hermanos, especialmente si hay una acritud sustancial por todas partes. 

Se han realizado muchas investigaciones para mostrar el impacto de la relación entre padres e hijos para el bienestar de un niño (y futuro adulto). Los estudios muestran claramente que un vínculo subóptimo es perjudicial tanto para el niño como para los padres. 11 Menos estudios se han centrado específicamente en el impacto de una mala relación entre hermanos. Esta es un área que está recibiendo más atención, particularmente porque la limitada investigación disponible apunta a la influencia del vínculo entre hermanos en el bienestar de los niños en el presente y el futuro. 

De hecho, un estudio mostró que la relación entre hermanos tiene un efecto profundo en el futuro de cada niño. Los investigadores encontraron que los hermanos que se miran afectuosamente están influenciados positivamente por los éxitos de los demás, y si uno termina la universidad , es probable que el otro también lo haga. 

Las investigaciones muestran que una dinámica de hermanos positiva o negativa puede afectar las siguientes áreas:

  • Problemas de comportamiento
  • La resolución de conflictos
  • Desarrollo de habilidades sociales apropiadas
  • Desarrollo de habilidades de comunicación efectiva .
  • Sentirse conectado a tierra, seguro, aceptado e incluido
  • En general el bienestar
  • Habilidades para resolver problemas
  • Promoción (y modelado) de actividades y opciones saludables
  • Protección contra condiciones de salud mental más adelante en la vida.
  • Auto confianza
  • Autoestima
Causas de la dinámica de hermanos tensos
Todas las relaciones entre hermanos son únicas, y las causas de las dinámicas difíciles son tan únicas como lo son sus hijos . Sin embargo, existen algunas razones comunes por las que se puede desarrollar animosidad entre hermanos.

Al buscar las causas fundamentales (y posibles curas) de la tensión, la desconfianza o la discordia subyacentes entre sus hijos, considere que puede haber múltiples factores contribuyentes que deben abordarse para que la relación se cure.

Si bien es vital buscar las razones subyacentes de la tensión entre los niños, evite culpar. En cambio, piense en buscar las causas de sus peleas como una misión de investigación que puede tener las claves para reparar su relación.

Desarrollando habilidades
Los niños desarrollan habilidades sociales clave a su propio ritmo, por lo que si uno (o más) de sus hijos todavía está trabajando en hitos cruciales como la empatía, la autorregulación, el control de impulsos, el respeto del espacio personal o la privacidad de otras personas, o el intercambio, entonces sus hijos puede ser más probable que pelee. 

Por ejemplo, muchos niños pequeños no pueden turnarse con elegancia sin que sus padres se lo indiquen. Es posible que algunos preadolescentes no tengan la conciencia social para darse cuenta cuando su hermano está molesto. Por lo tanto, a veces pueden ocurrir desacuerdos o falta de comunicación cuando se pasan por alto las señales sociales.

Heridas no resueltas
Los desacuerdos pasados ​​o los desaires (grandes o pequeños) pueden acumularse hasta el punto de que un niño simplemente no puede superarlos. Las heridas no resueltas pueden agravarse. Estos sentimientos persistentes pueden llevar a los niños a buscar problemas por los que pelear simplemente porque todavía están enojados. Si un hermano molesta al otro de forma rutinaria, lo insulta o le dice que "se vaya" o "te odio", el otro naturalmente puede guardar rencor.

Malos hábitos
Otra causa común de discordia entre hermanos es que simplemente se ha convertido en un mal hábito. Si sus hijos han estado discutiendo durante mucho tiempo, es lógico que la negatividad entre ellos simplemente se haya normalizado. Cuando esperan tener encuentros desagradables entre ellos, a menudo lo harán. 

Cuando la animosidad se vuelve habitual, es más probable que recuerden sus interacciones negativas que las positivas también. Esto se llama sesgo de negatividad, que es un problema común en el que es fácil caer. Y pensar en la interacción negativa pronto puede convertirse en un ciclo de autoafirmación al poner a cada niño en alerta mayor, lo que puede hacerlos propensos a comenzar la próxima pelea.

La rivalidad entre hermanos
La mayoría de los hermanos y hermanas experimentan cierta rivalidad entre hermanos. Se espera que los niños quieran superarse entre sí, para ver quién es el más rápido, quién obtiene las mejores calificaciones, quién dibuja las mejores imágenes o quién puede hacer reír más a mamá.

En su mayor parte, esta competencia, por el estatus, la aprobación de los padres y el orden jerárquico, es una parte normal del crecimiento. De hecho, la rivalidad entre hermanos puede incluso ayudar a los niños a esforzarse por salir de sus zonas de confort y ayudarlos a ser aún más exitosos. Dicho esto, cuando la rivalidad entre hermanos se vuelve demasiado competitiva o intensa, puede volverse destructiva para su relación.

Estructura familiar
Múltiples elementos de la estructura familiar también influyen en lo bien que se llevan los hermanos. Estos factores incluyen la edad, el género, el orden de nacimiento, los intereses y la personalidad de cada hermano, así como el número total de hermanos y quién más vive en el hogar. El hecho de que los hermanos sean gemelos u otros múltiples también afectará en gran medida su relación. Ninguno de estos factores significa automáticamente que los hermanos se agradarán o desagradarán entre sí, pero podrían afectar su vínculo. dieciséis

Por ejemplo, las investigaciones muestran que las hermanas tienden a formar vínculos más íntimos que los hermanos. Además, los gemelos suelen estar especialmente unidos. Estar más separados en edad puede dejar a algunos hermanos con menos en común, pero también pueden llevarse bien porque tienen menos razones para sentirse competitivos. Por el contrario, los hermanos que tienen una edad más cercana pueden, naturalmente, ser más competitivos entre sí, pero también pueden ser más propensos a ser mejores amigos. 

Dinámica familiar
Su dinámica familiar general, que puede estar influenciada por la cultura, la relación con los padres, los valores familiares y otros factores socioeconómicos, puede afectar la forma en que se llevan sus hijos. Por ejemplo, algunas familias hablan de todo, mientras que otras se guardan las cosas para sí mismas. En ciertas familias, se puede esperar que se interrumpa con frecuencia o se hable en voz alta. Considere cómo su entorno familiar y su ética pueden estar contribuyendo a los estilos de comunicación de sus hijos.

Discordia o divorcio matrimonial
El divorcio y las peleas entre padres a veces pueden causar angustia a los niños involucrados. Esto puede extenderse a las relaciones entre hermanos. De hecho, los estudios muestran que las peleas entre padres tienden a engendrar peleas entre hermanos, especialmente si esos hermanos no empezaron cerca. Por otro lado, la investigación también encuentra que las relaciones cálidas entre hermanos pueden ayudar a los niños a afrontar de manera más positiva el estrés de vivir períodos de confusión familiar .

Cómo sanar su relación
Mejorar la relación de sus hijos puede ser más fácil de decir que de hacer. Las siguientes estrategias pueden ayudar a poner en marcha la pelota. Apunte a adaptar su enfoque a los problemas específicos que están afectando sus interacciones. Si tiene más de dos hijos, trabajar en sus relaciones puede volverse más complicado, pero los siguientes consejos aún se aplican.

Hablarlo
Un buen lugar para comenzar es hablar con sus hijos sobre lo que está sucediendo. Puede ser útil hablar con cada uno de ellos en privado y luego discutir el tema juntos. Asegúrese de que cada persona tenga tiempo ininterrumpido para hablar. Siga los conceptos básicos de la resolución de conflictos al permitir que cada niño se sienta escuchado y tenga la oportunidad de ventilar sus quejas. Además, permítales compartir lo que creen que está sucediendo y ofrecer posibles soluciones 

También puedes decirles cómo te hacen sentir sus peleas y cómo afecta a tu familia en general. Idealmente, usted y sus hijos pueden unirse para intercambiar ideas sobre soluciones a cualquier problema que esté dañando su relación. Tal vez puedan ponerse de acuerdo sobre mejores formas de comunicarse, como no interrumpirse o no insultar a los demás. Puede que necesiten hacer las paces entre ellos. Reconocer que se lastimaron mutuamente en el pasado puede ayudarlos a soltarse y seguir adelante. 

Modelar y elogiar la relación positiva
Trate de modelar el comportamiento que desea ver en sus hijos. Las investigaciones muestran que a menudo se aprenden habilidades sociales mediante la imitación. Haga todo lo posible por hablar con ellos de una manera amable y compasiva. Muéstreles cómo comunicarse de manera eficaz. Hágales preguntas y socialice con ellos de manera amistosa. Además, trate de manejar los desacuerdos con gracia, paciencia y una manera tranquila. Ningún padre es perfecto, pero evite gritar, culpar o avergonzar. 

Cuando notes que se llevan bien, asegúrate de elogiarlos. Concéntrese más en verlos haciendo bien, en lugar de señalar los pasos en falso. No llevarse bien puede estar profundamente arraigado y puede llevar tiempo desaprender este patrón. Por lo tanto, cada vez que los vea ser considerados, agradables o simplemente no significan nada el uno para el otro, pero asegúrese de felicitarlos. Es probable que el refuerzo positivo fomente la mejora continua. 

Establecer expectativas claras
Es importante tener reglas de la casa que se espera que todos sigan. Deje en claro que tratar a todos los miembros de la familia con respeto y amabilidad no es negociable. Además, establezca consecuencias cuando no se sigan estas pautas. Por ejemplo, si los insultos, las peleas físicas o las peleas en el automóvil van en contra de las reglas, puede establecer que pueden perder sus privilegios de teléfono por un día.

Explicar las expectativas claras y las consecuencias por adelantado pone a todos en la misma página y hace que sea más fácil saber cómo responder cuando sus hijos se encuentran en medio de un conflicto.

También puede intentar motivar a sus hijos con una recompensa por llevarse bien. Ofrecer algo que les guste a ambos (como una noche de cine, tiempo extra de videojuegos o salir a comer en su restaurante favorito) puede ayudar a cambiar su dinámica de competidores a compañeros de equipo. Trabajar para ganar la recompensa les da una razón adicional para concentrarse en tratar a sus hermanos como a un amigo. Además, solo pueden ganar mejorando su relación juntos, lo que los coloca a ambos en el mismo equipo.

No reproducir favoritos
Tenga cuidado de no tomar partido ni tener favoritos. Sepa que los niños a menudo perciben que el otro niño es favorecido y / o equivocado. Sin embargo, por lo general, ambos hermanos juegan un papel en su animosidad. En lugar de intervenir de inmediato, anímelos a que intenten resolver su diferencia por sí mismos antes de buscar ayuda.

Sugiérales que intercambien ideas juntos para encontrar un compromiso u otras soluciones a cualquier conflicto. Esto no solo lo sacará de eso (y eliminará las quejas de favoritismo ), sino que ponerles el trabajo de resolución de conflictos puede desarrollar estas habilidades. 

Evite culpar
No permita que sus hijos se salgan con la suya culpándose unos a otros, oa usted, por su mala conducta. Por ejemplo, podrían decir que golpearon a su hermano porque se llevaron su juguete. Aclare que, como dice el refrán, dos errores no hacen un bien. Dicho esto, si cree que las tensiones son en su mayoría unilaterales o que un niño está siendo atrozmente injusto, agresivo o mezquino, intervenga. Los hermanos a menudo se intimidan entre sí , así que asegúrese de detener el comportamiento cruel de inmediato para que la víctima el apoyo que necesitan.

Conexión del edificio
Ayude a sus hijos a divertirse más juntos, lo que puede fortalecer su conexión. Piense en las actividades que ambos disfrutan y reserve momentos específicos para hacerlas juntos, ya sea en familia o solo como hermanos. 23 Priorice el tiempo en familia programándolo a intervalos regulares. Establecer viernes de pizza, noches de juegos semanales o exigir que todos cenen juntos. Las noches de cine, cocinar juntos, ir de excursión, hacer proyectos de manualidades, jugar fútbol o acampar son otras ideas posibles.

La vinculación familiar puede fomentar la vinculación entre hermanos, incluso si ambos solo se quejan de tener que jugar otra ronda de Scrabble. Sin embargo, no exagere ni fuerce su relación, ya que esto podría ser contraproducente y causar resistencia de su parte. Aún más importante, no espere que su relación se vuelva armoniosa instantáneamente.

No se preocupe si no pasan de la garganta del otro a ser mejores amigos de inmediato. Tenga paciencia mientras deja tiempo para que se curen las rupturas y se desarrolle una verdadera amistad.


Tener hijos que pelean mucho es muy difícil, tanto para los padres como para los niños. Es comprensible que los padres se sientan frustrados, abrumados o tristes, especialmente si están tratando de ayudar a sus hijos a llevarse bien pero no sienten que esté funcionando. Tómese un descanso y sepa que no es culpa de nadie. Lo más probable es que sus hijos estén tratando de hacerlo bien, pero simplemente están atrapados en malos patrones. Confíe en que con una atención constante, juntos, pueden cambiar el rumbo de su relación hacia la amistad. 

Estos esfuerzos pueden ofrecer grandes beneficios, como un compañero de por vida que los conoce bien y los acepta por quienes son. Aprender a relacionarse positivamente con su hermano puede ayudar a los niños a desarrollar su inteligencia emocional y sus habilidades interpersonales, lo que a su vez los ayudará a relacionarse con sus compañeros y otras personas en sus vidas. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Post Top Ad

Your Ad Spot

Páginas