Breaking

Post Top Ad

Your Ad Spot

lunes, 19 de julio de 2021

Qué hacer cuando un niño muerde



Cuando su hijo muerde a otra persona, es fácil sentirse como el peor padre del mundo. Puede ser particularmente angustiante no solo para las víctimas sino también para los padres del mordedor y los padres del niño herido.


Sin embargo, en los primeros años preescolares , morder es un problema sorprendentemente típico. Según un estudio en Minneapolis, los incidentes de mordeduras fueron las lesiones más comúnmente reportadas en las guarderías, que representan el 35% de todas las lesiones. 

Eso es de poco consuelo cuando su hijo es el que muerde, pero es un comportamiento que puede corregirse. Aquí hay un vistazo más de cerca a por qué sucede y qué puede hacer para evitar que un niño muerda.

Por qué los niños muerden
Para la mayoría de los niños, los mordiscos, o cualquier comportamiento agresivo, ocurre simplemente porque están abrumados por una situación. De hecho, morder es la última opción más agresiva que ocurre cuando un niño se siente abrumado y sucede porque el niño no sabe qué más hacer.

Pueden estar enojados o pueden no tener las palabras para comunicar sus sentimientos. O podrían tener miedo. 2 Otras razones para morder incluyen:

  • Estar sobreestimulado y no saber cómo comportarse o sentirse aliviado.
  • Experimentar estrés como un nuevo bebé , un nuevo grupo de juegos, una nueva casa o padres divorciados o separándose
  • Tener un retraso en el habla que impide que el niño pida lo que necesita, lo que hace que se sienta frustrado.
  • Tomar represalias después de que alguien lo mordió primero o porque se siente amenazado
  • Ver morder como una forma de tomar el control de una situación y estar a cargo
  • Buscar atención: recuerde, cualquier atención, incluso la atención negativa , es atención.
Mostrar amor y emoción a un cuidador: suena extraño, pero a veces los niños pequeños tienen dificultades para lidiar con el intenso amor que sienten.
Ciertamente, estas razones no hacen que morder sea aceptable, pero pueden ayudarlo a comprender por qué su hijo está actuando de esta manera. Y esa es la clave para detener el comportamiento agresivo como morder: encontrar la raíz del problema, para que pueda ayudar a su pequeño a frenarlo.


Cómo evitar que muerdan
Si está en la escena cuando su hijo muerde, su reacción debe ser rápida y sensata. Trate de mantener la calma. Asegúrese de que la persona que mordió su hijo esté bien. Cuídelos primero, ofreciéndoles primeros auxilios, una curita o lo que la persona necesite. Luego, tome medidas con los siguientes pasos.


No muerda a su hijo
Muchos padres creen falsamente que la única forma de demostrarle a un niño que morder lastima a otras personas es mordiéndolos. Sin embargo, resista esa tentación. Empeorará mucho la situación, porque ahora no solo está modelando el comportamiento muy agresivo que no quiere que su hijo haga, sino que también está actuando con ira.


La lección aquí es enseñarle a su hijo que la violencia no debe engendrar violencia. En su lugar, utilice un enfoque positivo.


Pregunte qué pasó
Una vez que el polvo se haya asentado, si no vio los eventos que llevaron a la mordedura, pídale a su hijo que lo guíe. ¿Qué pasaba por su cabeza cuando mordieron al otro niño? ¿Recuerdan lo que estaban pensando? ¿Qué deberían haber hecho de manera diferente?


Hablar sobre qué hacer la próxima vez
A medida que un niño en edad preescolar madura, comienza a desarrollar una gran cantidad de emociones que tal vez no sepa cómo manejar. Esto es especialmente cierto en el caso de la ira. Explíqueles que cuando comienzan a sentirse enojados, enojados o frustrados, ese es el momento en que deben pedir ayuda a un adulto.

Algunos niños (especialmente los preescolares mayores) son reacios a acudir a un adulto cuando se burlan de ellos o tienen problemas con otro niño, porque no quieren ser etiquetados como chismosos . Teniendo esto en cuenta, la próxima vez que su hijo se acerque a usted para quejarse de algo que alguien le haya hecho, asegúrese de prestar atención y tomar en serio sus preocupaciones. Podría frenar un incidente de mordedura en el futuro.

Para los niños en edad preescolar más pequeños, un libro como "Los dientes no son para morder" puede ayudarlo a explicar la situación con claridad. Además, es algo a lo que puede volver cuando lo necesite en el futuro.

Descubrir los desencadenantes
Si su hijo muerde habitualmente, piense qué es lo que lo desencadena. Lo más probable es que no sea una ocurrencia aleatoria. Si puede averiguar qué causa que su hijo muerda, puede determinar la mejor manera de evitar que muerda en primer lugar.

Luego, cuando esté en un grupo de juego o en una cita para jugar, vigile de cerca a su hijo. Si crees que te van a morder, interviene de inmediato y redirígelos a una actividad diferente.

Fomente el uso de palabras
Debido a que la mayoría de los niños muerden porque carecen de las habilidades verbales para comunicar su frustración, la mejor manera de evitar que muerdan es brindarles otras opciones para comunicar sus sentimientos. Por supuesto, siempre desea alentar a los niños a usar sus palabras, pero a veces también necesitan otras opciones.

Enséñeles otras herramientas, como abrazar un peluche o golpear una almohada, como una forma de expresar su frustración.

A veces, acortar las actividades o darle un descanso a su hijo puede ayudar a prevenir la creciente frustración que puede llevar a morder y otros malos comportamientos. Así que esté atento al nivel de tolerancia de su hijo. Intente redirigir su atención o fomentar una actividad diferente si su hijo parece estar sobreestimulado o frustrado.

Brindar atención de calidad
A veces, los niños muerden simplemente para llamar su atención. Aunque morder resulta en atención negativa, para un niño sigue siendo atención. Así que asegúrese de pasar tiempo de calidad con su hijo jugando, abrazándolo o leyendo libros. Esta  atención adicional  es particularmente vital si su familia está  dando la bienvenida a un nuevo bebé  en el hogar o si está pasando por otro tipo de transición.

Di no y vete
Parece sencillo decir que no y marcharse, pero cuando se trata de niños en edad preescolar, es necesario que lo deletree. Dígales que morder está mal, fin de la historia. No grites ni grites. Manténgase lo más calmado que pueda y diga con firmeza: "No. No mordemos. Usted lastimó a Sally. Ahora tenemos que irnos", y saque a su hijo de la situación.

Puede resultar abrumador y confuso cuando su hijo muerde a otra persona. Pero tenga la seguridad de que sigue siendo un buen padre. Muchos niños muerden a otras personas de vez en cuando. La clave es que está trabajando diligentemente no solo para abordar el comportamiento, sino también para ponerle fin.

Si, a pesar de sus mejores esfuerzos, sigue mordiendo y sus métodos no funcionan, es hora de pedir ayuda. Consulte a su pediatra o al maestro de su hijo para obtener consejos. Juntos pueden descubrir la mejor manera de abordar el comportamiento.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Post Top Ad

Your Ad Spot

Páginas