Breaking

Post Top Ad

Your Ad Spot

jueves, 29 de julio de 2021

La diferencia entre castigo y disciplina


Cuando se trata de corregir la mala conducta de su hijo, existe una gran diferencia entre el castigo y la disciplina. Mientras que el castigo se enfoca en hacer sufrir al niño por romper las reglas, la disciplina consiste en enseñarle cómo tomar una mejor decisión la próxima vez.


¿Qué es el castigo?
El castigo inculca una pena por la ofensa de un niño. Se trata de hacer que un niño "pague" por sus errores. A veces, el deseo de infligir un castigo proviene de los sentimientos de frustración de los padres. En otras ocasiones, surge de la desesperación. Un padre puede sentirse obligado a gritar, azotar o quitar todos los privilegios que un niño haya tenido en un esfuerzo por enviar un mensaje claro de que es mejor que su comportamiento cambie "o de lo contrario".

El castigo consiste en controlar a un niño, en lugar de enseñarle a controlarse a sí mismo. Y con mayor frecuencia, el castigo cambia la forma en que un niño piensa sobre sí mismo.

Un niño que soporta un castigo serio puede comenzar a pensar: "Soy malo". En lugar de pensar que tomó una mala decisión, puede creer que es una mala persona. Es más probable que los padres autoritarios castiguen a los niños. El castigo, como las nalgadas, está destinado a infligir dolor y sufrimiento físico. Otros ejemplos de castigo pueden incluir obligar a un adolescente a sostener un letrero que dice: "Robo en las tiendas" o insultar a un niño.

 Por qué algunos padres azotan a sus hijos

Problemas con los castigos
Los castigos no enseñan a los niños a comportarse. Un niño que recibe una paliza por golpear a su hermano no aprende a resolver los conflictos de manera pacífica. En cambio, se sentirá confundido acerca de por qué está bien que lo golpees, pero no está bien que él golpee a su hermano. El castigo también les enseña a los niños que no pueden tener el control de sí mismos. Aprenden que sus padres deben manejar su comportamiento porque no pueden hacerlo por sí mismos.


El castigo severo puede hacer que los niños se concentren en su enojo hacia la persona que les inflige el dolor, más que en la razón por la que se metieron en problemas.

Entonces, en lugar de sentarse y reflexionar sobre cómo puede hacerlo mejor la próxima vez, un niño que se ve obligado a sentarse en la esquina durante horas puede pasar su tiempo pensando en cómo vengarse del cuidador que lo puso allí.


¿Qué es la disciplina?
La disciplina les enseña a los niños nuevas habilidades, como cómo manejar su comportamiento, resolver problemas y lidiar con emociones incómodas. La disciplina ayuda a los niños a aprender de sus errores y les enseña formas socialmente apropiadas para lidiar con las emociones, como la ira y la decepción. Las técnicas de disciplina incluyen estrategias como el tiempo fuera  o la eliminación de privilegios.

El objetivo es darles a los niños una clara consecuencia negativa que les ayudará a tomar una mejor decisión en el futuro. 

La disciplina tiene un enfoque autoritario . La disciplina saludable implica darles a los niños reglas claras y consecuencias negativas consistentes cuando rompen las reglas. 4 Las consecuencias también son sensibles al tiempo. Entonces, si bien el castigo puede implicar que un padre se quite todos los dispositivos electrónicos de forma indefinida, la disciplina podría implicar quitarle el televisor durante 24 horas cuando un niño se niega a apagarlo. 

Los beneficios de la disciplina
La disciplina es proactiva, más que reactiva. Previene muchos problemas de comportamiento y asegura que los niños aprendan activamente de sus errores. Muchas técnicas de disciplina implican enfoques positivos, como sistemas de elogio y recompensa . El refuerzo positivo fomenta que el buen comportamiento continúe y proporciona a los niños incentivos claros para seguir las reglas.

La disciplina también fomenta las relaciones positivas entre padres e hijos. Y muy a menudo, esa relación positiva reduce el comportamiento de búsqueda de atención y motiva a los niños a comportarse. Si bien la disciplina permite una cantidad adecuada de culpa, no se trata de avergonzar a los niños. Y eso es crucial. Un niño que se siente bien consigo mismo tiene menos probabilidades de tomar malas decisiones. En cambio, tendrá confianza en su capacidad para controlar su comportamiento. 

La diferencia entre castigo y disciplina puede ser un concepto nuevo para algunos padres, debido a la forma en que fueron educados. Estos adultos pueden haber experimentado varias formas de castigo y naturalmente se sienten atraídos por este tipo de crianza porque es con lo que están familiarizados. Otros adultos que tuvieron esta experiencia pueden querer ser padres de una manera completamente diferente, pero no saben muy bien cómo hacer que esto suceda.

Es normal sentirse confundido y frustrado cuando se trata de la crianza de los hijos, especialmente con toda la información disponible sobre estrategias y técnicas. Tómese su tiempo, lea una variedad de perspectivas sobre la disciplina y luego piense en un enfoque de crianza que funcione para usted y su familia. La clave es que interactúes con tus hijos con amor y respeto y el resto encajará en su lugar.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Post Top Ad

Your Ad Spot

Páginas