Breaking

Post Top Ad

Your Ad Spot

miércoles, 21 de julio de 2021

Hábitos que su adolescente debería romper ahora

 

Los niños, al igual que los adultos, pueden adquirir algunos hábitos bastante malos, y romper cualquier hábito requiere dedicación y trabajo duro. Si su hijo ha adquirido algunos malos hábitos, es importante que lo ayude a romperlos lo antes posible, para que comience la adolescencia de la mejor manera posible.


Hábitos que los preadolescentes deben evitar
A continuación se presentan algunos hábitos cotidianos que los preadolescentes deben dejar atrás.

Culpar a los demás
Su preadolescente tiene la edad suficiente para comenzar a asumir cierta responsabilidad por sus acciones . Si su hijo tiende a culpar a otros (maestros, hermanos, amigos) por todo lo que sale mal, es posible que deba alentar a su hijo a que dedique un poco de tiempo a considerar sus acciones.  No permita que su hijo se aleje de las consecuencias.

Una forma de evitar el juego de culpas de su hijo es vocalizar con franqueza las consecuencias si no hace su tarea, limpia su habitación o rompe su toque de queda. 

Dejar que otros hagan cosas por ellos
Algunos preadolescentes son impresionantemente independientes, mientras que otros permitirán que cualquiera (padres, abuelos o hermanos) se encargue de las cosas por él. Asegúrese de resistir la tentación de limpiar la habitación de su hijo, hacer su tarea o permitir que su hijo se salga de sus responsabilidades. 

Una tabla de tareas y una tabla de tareas ayudarán a su hijo a mantenerse al tanto de sus obligaciones y deberes. Asegúrese de proporcionar recordatorios razonables para alentar a su hijo a seguir adelante, así como las consecuencias si no lo hace.

Maldecir
Es probable que su hijo escuche casi todas las palabrotas en la escuela o mientras viaja en el autobús. Pero si no detiene las maldiciones ahora, es poco probable que alguna vez logre detener a su hijo preadolescente. Asegúrese de que su hijo sepa lo que siente por maldecir y que es descortés maldecir porque hace que los demás se sientan incómodos.


Si tiende a maldecir de vez en cuando, asegúrese de reconocer su error y hágale saber a su hijo que es importante esforzarse por eliminar el hábito.


Quejándose constante
Si su hijo no tiene nada positivo que decir, podría ser el momento de ayudarlo a ajustar su actitud. Si no lo hace ahora, la adolescencia será mucho más difícil.

Trate de señalar lo positivo en cualquier situación y hágale saber a su hijo preadolescente que la forma en que elige reaccionar ante los desafíos es algo que puede controlar. Sea positivo, porque su hijo está prestando atención a sus acciones. 

Mala higiene
Los preadolescentes no siempre son tan higiénicos como nos gustaría que fueran, y la pubertad puede empeorar las cosas. Si su hijo practica algún deporte o es muy activo, la higiene es mucho más importante. Asegúrese de brindarle a su hijo los conocimientos y los productos que necesita para practicar una buena higiene.


Llene el baño de su hijo con jabón, toallas, champú y acondicionador, y asegúrese de que se duche con regularidad y especialmente después de hacer deporte o hacer ejercicio. 


Durmiendo tarde
Es posible que su hijo mayor deba llegar a la escuela antes que en la escuela primaria, lo que significa que levantarse de la cama podría convertirse en un verdadero desafío. Si su hijo duerme hasta tarde y pierde el autobús, puede ayudarlo a que vuelva a su horario. Asegúrese de que su hijo prepare la ropa la noche anterior, prepare su almuerzo y tenga todo listo para el día siguiente.


Mantenga a su hijo preadolescente en un horario de sueño estricto, apagando gradualmente los dispositivos electrónicos por la noche, llevándolo a su dormitorio y alentándolo a dormir y descansar. Asegúrese de que su hijo no tenga un televisor o una computadora en el dormitorio, ya que eso puede tentar a su hijo y retrasar la hora de acostarse. 

Si su hijo todavía está durmiendo, es posible que deba establecer consecuencias por la incapacidad de hacer que las cosas se muevan por la mañana. 

Tener todas las respuestas
No se sorprenda si su hijo, una vez encantador, decide que ahora tiene todas las respuestas y que usted no sabe tanto como antes. Es posible que su hijo adopte una actitud hacia usted, su cónyuge, sus abuelos o sus maestros. Es vergonzoso cuando un niño es grosero e  irrespetuoso con los demás , pero si dejas que tu hijo se salga con la suya con un comportamiento grosero, es probable que continúe haciéndolo.

Asegúrese de que su hijo conozca y comprenda los valores y expectativas de su familia con respecto a su comportamiento hacia los demás, especialmente hacia los adultos. Sea un modelo de buen comportamiento y, si lo descubren siendo grosero o irrespetuoso, no le dé excusas. En su lugar, siga adelante con consecuencias razonables y hable sobre lo que desea ver en el futuro. 

Consumir alimentos no saludables
Los preadolescentes de hoy comen bocadillos y, desafortunadamente, tienden a comer bocadillos con poco o ningún valor nutricional. Los horarios ocupados pueden ser en parte culpables. Es mucho más fácil alcanzar una bolsa de papas fritas cuando corres de un evento a otro que preparar un bocadillo más saludable. Si desea que su hijo adopte una alimentación nutritiva, tendrá que comprometerse.

La realidad es que el cuerpo de su hijo aún está creciendo y necesita alimentos saludables para hacer todas las cosas que necesita hacer y mantenerse sano y fuerte. Asegúrese de limitar las opciones de comida chatarra y fomente una alimentación saludable siempre que pueda. 

Empiece por tirar todos los bocadillos poco saludables y reemplazarlos por alternativas convencionales. Reemplace las papas fritas con crudites o chips de algas marinas, sustituya el hummus por salsa de papas fritas y abastecerse de panecillos y pan integral saludables para reemplazar las magdalenas y el pan blanco. Los refrescos son un no-no. Anime a su hijo a mantenerse hidratado bebiendo agua o una taza de té de hierbas.

Intenten planificar las comidas juntos y hacer las compras en el supermercado, de modo que tengan alimentos saludables en la casa en todo momento.

Además, podría ser divertido inscribirse en una clase de cocina juntos, para que usted y su hijo puedan aprender técnicas para planificar el menú, cocinar y hacer que la comida saludable sea sabrosa. 5 El departamento de parques y recreación de su localidad puede ser un buen lugar para encontrar este tipo de clases. 

Dar por sentado a las personas
Su preadolescente está obsesionado con sí mismo y probablemente un poco cohibido. Es muy fácil para los preadolescentes y adolescentes pensar que el mundo gira en torno a ellos y dar por sentado a la familia, los amigos y los profesores. Pero su hijo tiene la edad suficiente para comenzar a aprender a mostrar agradecimiento a quienes lo ayudan a lo largo del día. Empiece señalando cómo los demás ayudan a su hijo a lo largo del día, llevándolos a la escuela, enseñándoles o guiándolos, o preparándoles sus comidas.

Pídale a su hijo que comparta historias de personas que lo ayudaron ese día o que le brindaron una cortesía. Durante las vacaciones, pídale a su hijo que haga una lista de las personas a las que le gustaría agradecer con una tarjeta o un pequeño obsequio. 

Escogiendo el acné
Los años de la adolescencia y la adolescencia pueden ser difíciles para la autoestima de su hijo, ya que el acné y otros problemas de complexión pueden pasar factura. 6 Ayude a su hijo a aprender hábitos saludables de higiene y cuidado de la piel. Su hijo debe saber cómo cuidar su piel y aprender técnicas para lidiar con los brotes y el acné.

Consulte con su pediatra o dermatólogo para obtener consejos y recomendaciones de productos. Muchos de los productos de venta libre pueden ayudar con brotes menores u ocasionales, pero el acné severo o quístico puede requerir el consejo de un dermatólogo. Asegúrese de que su hijo no se preocupe por el acné, ya que podría dejarle cicatrices y empeorar las cosas. 

Haciendo líos
Los niños hacen líos, pero incluso a los niños pequeños se les puede enseñar a recoger sus juguetes y libros. Es posible que su hijo mayor se esté olvidando de todo lo que le enseñó acerca de recoger y dejar las cosas como las encontró.

Tendrá que recordarle continuamente a su hijo que es responsabilidad de todos contribuir y hacer las tareas del hogar. Probablemente también tendrá que recordarle a su hijo que él o ella es responsable de cualquier desorden que cometa. Es posible que deba hacer cumplir las reglas y las consecuencias para que su hijo sepa que no está bromeando. 

Olvidar practicar
Es posible que su pianista una vez entusiasta ya no esté incorporando tiempo de práctica en su horario . Los preadolescentes ocupados a menudo posponen las tareas y las demandas que alguna vez aceptaron, en parte debido al aumento de responsabilidades en la escuela y a los nuevos intereses y pasatiempos que toman su tiempo. Es posible que deba ayudar a su hijo preadolescente a descubrir cómo organizar su tiempo libre y encontrar formas de conseguir todas esas cosas que mantienen a su hijo ocupado y enriquecido.

Si su hijo ya no puede seguir el ritmo de sus actividades, podría ser el momento de eliminar algunas actividades del horario de su hijo. 

siendo irrespetuoso
Los preadolescentes y adolescentes ya no son los niños pequeños y dulces que alguna vez fueron, y es posible que, en ocasiones, el comportamiento y el lenguaje de su hijo no sean apropiados. Su hijo escucha todo tipo de cosas en la escuela y en el autobús y en el campo de práctica. Si bien no debería sorprenderse si su hijo adolescente ocasionalmente deja escapar un comentario o una palabra grosera de vez en cuando, debe hacer lo que sea necesario para asegurarse de que su hijo no desarrolle un mal hábito que incluya la comunicación grosera.

Enséñele a su hijo preadolescente que la forma en que habla influirá directamente en la forma en que los demás lo ven y que el lenguaje que usa puede hacer que los demás se sientan incómodos. Maldecir constantemente  es un hábito difícil de romper, y es más fácil de prevenir que de redirigir más tarde, así que trate de ayudar a su preadolescente a controlarlo ahora, mientras usted todavía tiene cierta influencia sobre el comportamiento de su preadolescente. 

Además, es importante que, como padre de una preadolescente , revise ocasionalmente cómo trata su hijo a los demás, incluidos otros niños, adultos, maestros y entrenadores. Si los buenos modales de su hijo a veces fallan, ofrezca un recordatorio amable de lo que es y no es apropiado. El comportamiento de su adolescente ahora allanará el camino para cómo se comportará en la adolescencia y más allá. 

Mantener un dormitorio descuidado
Es apropiado para su edad que su hijo adolescente muestre signos de desorden, y es probable que su habitación sufra. Si su hijo mantiene una habitación desordenada o un espacio personal, trate de no hacer demandas irracionales de que su habitación se mantenga limpia y ordenada. En su lugar, pídale a su hijo que recoja la habitación una vez a la semana. Puede considerar establecer un horario o crear una tabla de tareas que ayude a su hijo a mantenerse encaminado.

Haga que sea divertido y fácil para su hijo mantener limpia su habitación. Ofrezca cubos, cestas, cestas y otros dispositivos de almacenamiento para ayudar a su hijo a encontrar formas de organizar sus cosas. Asegúrese de que su preadolescente revise de vez en cuando los armarios y las cómodas para dejar espacio para cosas nuevas, y considere reorganizar una habitación para que sea más fácil para su preadolescente mantenerla limpia. 

Mintiendo
Es difícil para un padre cuando descubren que su hijo les está mintiendo . Los preadolescentes pueden mentir porque no quieren meterse en problemas, no quieren que sus padres estén molestos o decepcionados con ellos, o porque simplemente quieren ver si pueden salirse con la suya. Si descubre a su preadolescente mintiendo, es hora de hablar con él. 

Explique por qué es crucial que padres e hijos confíen entre sí, y que una vez que se pierde la confianza, recuperarla puede ser un desafío. Explíquele a su hijo preadolescente que prefiere saber la verdad a que le digan una mentira.

Si su preadolescente miente con frecuencia, es posible que deba solicitar la ayuda de un consejero escolar o terapeuta para que lo ayude a desarrollar estrategias para lidiar con las mentiras de su preadolescente y que le ayude a cambiar las cosas.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Post Top Ad

Your Ad Spot

Páginas