Breaking

Post Top Ad

Your Ad Spot

miércoles, 21 de julio de 2021

Enseñarle la responsabilidad a su hijo

 

La adolescencia es el momento perfecto para enseñar responsabilidad. A medida que se acerca la adolescencia, los niveles de conciencia comienzan a aumentar por primera vez. Puede sacar provecho de esta tendencia natural utilizando los siguientes consejos para enseñar responsabilidad a su hijo preadolescente ahora y a lo largo de su vida.


Enseñar la responsabilidad a menudo significa dar un paso atrás
Durante la niñez temprana y media, probablemente necesites recordarle constantemente a tu hijo sus obligaciones o, de lo contrario, las cosas no se harían. Sin embargo, como preadolescente, su hijo tiene más autonomía o la capacidad de hacerse cargo de muchas de sus propias responsabilidades, como las fechas de entrega de los proyectos escolares y cuándo deben irse para la práctica deportiva (por supuesto, usted todavía necesita llevar a su hijo en automóvil). , pero ahora tienen la capacidad de recordárselo en lugar de al revés). Deje que su hijo ejercite esta habilidad. Si siempre piensa en sus hijos por ellos, nunca tendrán la oportunidad de aprender.

Dar un paso atrás también significa dejar que los niños "fracasen" de vez en cuando, lo que puede ayudar a desarrollar su resiliencia. Elija momentos de "bajo riesgo" para dejarlos flotar.

Por ejemplo, si su hijo es malo para prestar atención a la hora, no le recuerde que su programa favorito está a punto de llegar, sino deje que su hijo lo descubra por sí mismo. Sin embargo, es posible que deba continuar interviniendo para eventos importantes, como llegar al dentista a tiempo o a la parada del autobús.

Cree oportunidades para un comportamiento responsable en el hogar
Las tareas del hogar pueden ser el escenario perfecto para enseñar responsabilidad. Usted es el supervisor, por lo que no hay riesgo de que su hijo falle en público, pero tiene la oportunidad de asumir una tarea y completarla por su cuenta. Hacer las tareas del hogar no solo ayuda a su hijo a ser más responsable, sino que también puede aumentar su autoestima  y le permite a su hijo saber lo importante que es que todos los miembros de la familia contribuyan. Asegúrese de que sus tareas se expliquen claramente, que un Se establece un cronograma para la finalización y que saben lo que sucederá si no se realiza la tarea. Asegúrese de proporcionar comentarios frecuentes, claros y concretos sobre los esfuerzos de su adolescente; dígale a su hijo con precisión qué comportamientos funcionaron y / o no funcionaron bien, luego déle a su hijo la oportunidad de corregirlo.


Proporcionar herramientas que apoyen la responsabilidad
Puede parecer simplista, pero ¿su hijo tiene las herramientas que necesita para organizarse, ser puntual y ser autodisciplinado? Piense en las responsabilidades que todavía está asumiendo para su hijo adolescente, como mirar el reloj por las mañanas o antes de las prácticas, recordarles la tarea, mantener organizados los papeles escolares, y encontrar herramientas que trasladen esas responsabilidades a su hijo. Haga un viaje divertido a la tienda de suministros de oficina y anime a su hijo a elegir herramientas de organización como carpetas y planificadores que les hablen. Si bien está bien hacer sugerencias, tenga en cuenta que las herramientas probablemente no se utilizarán si impone un sistema de organización; su hijo tiene que descubrir qué funciona para ellos. 


Elija los momentos adecuados para enseñar responsabilidad
Al igual que con la enseñanza de cualquier habilidad, el tiempo es clave para enseñar la responsabilidad de manera efectiva. Puede ser tentador probar un nuevo enfoque, como usar un planificador por primera vez, cuando las cosas ya están cambiando, pensando que se pueden establecer nuevos hábitos de una vez.


Los nuevos hábitos tienden a conservarse mejor cuando se introducen durante tiempos relativamente estables. Por lo tanto, es posible que desee evitar la introducción de nuevas estrategias mientras su hijo está en la transición a la escuela secundaria o cuando su hijo está buscando muy activamente su identidad .

Su hijo ya se enfrenta a tantos desafíos emocionales, sociales y académicos durante estas transiciones que probablemente se aferrará a los viejos hábitos en busca de una sensación de estabilidad. Es mejor establecer hábitos responsables mucho antes de que ocurran las transiciones o esperar hasta que hayan pasado.


Tome descansos de la responsabilidad docente
Es saludable transferir cada vez más la responsabilidad a su preadolescente, pero al igual que cuando aprende una nueva habilidad, su preadolescente necesitará descansos. No necesita exigir responsabilidad las 24 horas del día, los 7 días de la semana para que su hijo sea más rápido, autodisciplinado y confiable. Tenga en cuenta que su preadolescente aún se está desarrollando, así que déjelo relajar de vez en cuando. Los fines de semana suelen ser el momento perfecto para hacer precisamente esto. Después de todo, los adultos a menudo también nos apoyamos en nuestro nivel de responsabilidad.

Respete el origen de su hijo
Si al comienzo de la adolescencia su hijo era la persona menos consciente de su clase, es muy poco probable que alguna vez se convierta en la persona más responsable en comparación con sus compañeros. No hay nada de malo en eso. La escrupulosidad es un rasgo. Como cualquier rasgo, algunos lo tenemos más que otros. La experiencia puede alterar estas inclinaciones básicas hasta cierto punto, pero hay un límite. 

Mientras los niños se vuelvan cada vez más responsables en relación con su propio punto de partida, las cosas progresan bien. Fomentar la responsabilidad es una gran idea, pero no los presione excesivamente para que sean lo que no son.

Sus propios hábitos son clave para enseñar responsabilidad
Quizás la forma más eficaz de enseñar responsabilidad es modelar usted mismo un comportamiento concienzudo. ¿Llega siempre tarde a las citas? ¿Paga las facturas con retraso o requiere que su jefe mire por encima del hombro constantemente para que pueda cumplir con sus asignaciones de trabajo? Es el viejo caso de "haz lo que digo, no lo que hago", eso simplemente no es suficiente. Su preadolescente aprende observando, no escuchando. Si está dedicado a trabajar para mejorar sus propios hábitos, es posible que sus preadolescentes lo sigan. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Post Top Ad

Your Ad Spot

Páginas