Breaking

Post Top Ad

Your Ad Spot

lunes, 19 de julio de 2021

Cómo lograr que su hijo haga lo que le pide la primera vez

 


Para gran consternación de las mamás y los papás, los niños a menudo ignoran las solicitudes e instrucciones de sus padres. Si bien es posible que los niños a veces no escuchen lo que se les comunica, a menudo ignoran intencionalmente lo que escuchan la primera vez. Se dice que hacen esto porque no quieren complacer, están llevando a cabo una forma de protesta o están intentando continuar con un comportamiento deseado.


Si bien esto puede resolverse a medida que el niño madura, hay pasos que puede tomar para establecer expectativas de capacidad de respuesta y comenzar a frenar este comportamiento. Esto comienza haciendo algunos ajustes en la forma en que le pide a su hijo que haga lo que le dice.

Descripción general
Repetir peticiones una y otra vez — levantarse y cepillarse los dientes, comenzar la tarea, limpiar su habitación — es un quemador de energía y una fuente de gran frustración para muchos padres. En muchos casos, los padres siguen el patrón de hacer siempre varias solicitudes a un niño.

Puede decirle a su hijo o hija que haga algo, luego decirle de nuevo 10 minutos más tarde y de nuevo 30 minutos más tarde, y en ese momento se dará cuenta de que todavía no ha hecho lo que le pidió. Cuando tiene que pedirle a su hijo que haga algo por lo que parece ser la enésima vez, la frustración aumenta y su reacción no suele ser tranquila. Una simple petición se convierte en fuente de tensión y conflicto.

Cómo lograr que su hijo cumpla
Antes de enojarse demasiado, es importante tener en cuenta que es posible que su hijo no lo esté ignorando a propósito. Las estrategias para lograr que su hijo haga lo que le pide la primera vez incluyen las siguientes:


Llame su atención
La ciencia ha demostrado que cuando los niños se sumergen en lo que están haciendo, no prestan atención a lo que sucede a su alrededor. De hecho, la investigación señala que los niños menores de 14 años carecen de "conciencia periférica", lo que significa que si su hijo se concentra en un juguete, libro, juego o programa de televisión cuando le pide que haga algo, su cerebro está sintonizado con esa actividad y no mucho más.


Eso significa que, como mínimo, debe hacer contacto visual cuando le pida a su hijo que haga algo. Funciona mejor si puede acercarse a ellos, tocar su brazo o apoyar una mano en su hombro y bajar al nivel de los ojos. Anímelos a que hagan contacto visual con usted a cambio y repitan lo que les acaba de pedir que hagan.

Si está ocupado en otra habitación, pídale a su hijo que se acerque a usted antes de hacer su solicitud.

Cambie su enfoque
Si se ha acercado a su hijo como se indicó anteriormente y aún necesita que usted lo insista o le ruegue repetidamente para que haga lo que usted dice, es posible que necesite un nuevo plan de juego. Muchos niños han desarrollado varias estrategias para posponer las cosas el mayor tiempo posible. Los niños no comprenden bien las consecuencias de no hacer tareas indeseables y están más motivados por lo que les brinda alegría que por lo que hay que hacer.


El hecho es que la mayoría de los adultos tampoco clasificarían estas actividades como divertidas. Entonces, los niños aprenden a distraer a los padres lloriqueando, mencionando algo más que hacer en ese momento, comenzando una discusión o simplemente ignorando la solicitud. Para evitar que su hijo se demore o lo ignore, deberá dedicar un poco más de tiempo y atención a la forma en que aborda la situación.



Se paciente
Romper la tendencia de un niño a ignorarte o resistirse a cooperar cuando dices algo por primera vez tomará tiempo y algo de práctica de tu parte, pero los resultados serán menos frustración, enojo y estrés para ti y, con suerte, más respeto, cumplimiento y autodisciplina de su hijo.

Es mejor comenzar a practicar estos pasos con una solicitud que no requiera que salga de la casa poco después. Al comienzo del ejercicio, puede haber rabietas y largas explicaciones, que toman bastante tiempo.

Establecer un marco de tiempo
Decida en su propia mente lo que quiere que haga el niño y el marco de tiempo que aceptará para su cumplimiento (inmediatamente, dentro de los 15 minutos, etc.) Consulte con usted mismo la razón detrás de sus elecciones y si eso realmente coincide con su solicitud.

Se específico
No exprese su solicitud como una pregunta. Dígales específicamente lo que quiere que hagan de manera directa. Por ejemplo, en lugar de preguntar: "¿Podrías ir a cepillarte los dientes ahora?" diga: "Por favor, vaya a cepillarse los dientes ahora mismo para que pueda irse a la cama a tiempo".

Esté atento al cumplimiento
Es fácil dar una instrucción y volver a lo que estaba haciendo de antemano. Al comienzo de esta práctica, evite hacerlo. Verifique inmediatamente para ver si se hizo lo que solicitó. De esa manera, su hijo tiene la responsabilidad y sabe que usted se toma en serio que cumpla con la solicitud.

Verificar comprensión
Si no comienza a hacer lo que le pediste o no completa la tarea, pregúntale con calma: "¿Qué te pedí que hicieras?" Asegúrese de que el niño tenga claro lo que se espera. Si pueden decirle correctamente, diga: "Eso está bien, ahora, por favor, hágalo".

Alabado sea el éxito
Si su hijo hace lo que le pidió, dígale qué buen trabajo hizo y cuánto aprecia que actúe. Es fácil olvidarse de hacer esto, pero recordar reforzar el cumplimiento con elogios puede contribuir en gran medida a reforzar este comportamiento.

Dar una advertencia justa
Si no hacen lo que les pidió después de la primera o la segunda solicitud, entonces es el momento de explicarles por qué les pide que hagan esa tarea específica y cuáles son las consecuencias si no cumplen. Simplemente repetir "porque yo lo dije" no es efectivo y puede dar lugar a otros problemas de cumplimiento.

Si es posible, muéstrele a su hijo el impacto real de su comportamiento para que sepa que sus solicitudes no son arbitrarias. Un ejemplo de esto es hacerle saber a su hijo que si no hace algo que usted solicitó, afectará a los demás.

Por ejemplo: “Por favor, ve a cepillarte los dientes ahora mismo. La hora de dormir es en 15 minutos. Si no te cepillas los dientes en este momento, no quedará tiempo para leer un cuento esta noche. Papi tiene muchas ganas de leer contigo antes de acostarse y sé que a ti también te gusta leer con él ".

Sea coherente y cumpla
Si su solicitud razonable es seguida por más desafío y rabietas, entonces es hora de cumplir con la consecuencia que ha establecido. Sea firme y persevere. La coherencia con este paso es clave para que su hijo sepa que usted habla en serio cuando hace una solicitud por primera vez.

Estos pasos pueden parecer ineficaces las primeras veces que los emplee, pero manténgalos. Eventualmente, ambos se acostumbrarán al método. Mejorará en la redacción de sus solicitudes con firmeza y determinación la primera vez, y su hijo comprenderá que usted no les pide solicitudes arbitrarias o irrazonables.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Post Top Ad

Your Ad Spot

Páginas