Breaking

Post Top Ad

Your Ad Spot

miércoles, 7 de julio de 2021

Cómo hacer cosquillas a su niño pequeño podría ser realmente dañino

 

Hacerle cosquillas a tu pequeño puede provocar algunas de las risas más adorables que jamás hayas escuchado. Pero a pesar de lo divertido que es esta forma común de juegos bruscos entre padres e hijos, la "tortura de cosquillas" puede ser solo eso: terriblemente incómodo para un niño. Algunos expertos en desarrollo infantil también creen que puede enviar un mensaje equivocado a los niños sobre la autonomía corporal.


¿Cuándo está bien hacerle cosquillas a su niño pequeño y cuándo podría ser molesto o confuso para un niño? A continuación, le mostramos cómo evaluar la respuesta de su hijo a las cosquillas y consejos para establecer vínculos afectivos, sin olvidar los límites.

Una respuesta engañosa
La mayoría de los niños se ríen tontamente en respuesta a las cosquillas, pero eso no significa que necesariamente estén disfrutando de la experiencia. Los seres humanos se ríen cuando les hacen cosquillas como respuesta automática, muy parecido a un estornudo.

Pero incluso mientras se ríen, muchos niños pueden sentirse incómodos, o incluso sentir dolor, mientras les hacen cosquillas. La investigación de patrones faciales muestra que las personas hacen expresiones indicativas de dolor incluso mientras se ríen.  Es importante recordar que las cosquillas fueron una forma real de castigo en diferentes períodos a lo largo de la historia.

Señales de cosquillas no deseadas
Puede ser difícil saber cuándo un niño pequeño no quiere que le hagan cosquillas, especialmente porque muchos son preverbales. Si bien algunos niños realmente disfrutan de la experiencia, es importante que los padres sean conscientes y respeten cuando podrían no hacerlo. Incluso si los niños se ríen, las siguientes respuestas deberían ser una señal para que deje de hacer cosquillas:

  • Expresar malestar como arrugar la nariz, levantar el labio superior y hacer muecas 
  • Haciendo protestas como "¡no!" o "¡Alto!"
  • Gritar o chillar con enojo si son preverbales
  • Llanto

Si un niño pequeño pide que le hagan cosquillas, use un toque suave y juguetón y deténgase con frecuencia para ver si quiere seguir el juego. Si muestra alguna de las expresiones de incomodidad mencionadas anteriormente, deténgase y cambie a otra forma de juego.


Efectos de las cosquillas en la autonomía corporal
Aparte del hecho de que es posible que su niño no sea capaz de comunicar claramente si le gusta que le hagan cosquillas, desatar un "monstruo de las cosquillas" no invitado puede enviar un mensaje peligroso sobre la autonomía del cuerpo.


La idea de que algunas cosquillas juguetonas de los padres puedan tener ramificaciones psicológicas puede parecer una tontería. Pero los padres tienen la responsabilidad de enseñar a sus hijos desde una edad muy temprana sobre la autonomía del cuerpo: la idea de que el niño, y solo el niño, tiene el control de sus cuerpos.

Al empoderar a los niños para que utilicen este principio en situaciones con familiares de confianza, les resultará más fácil resistir y denunciar una situación de abuso más adelante.


Autonomía del cuerpo docente
Enseñar a los niños a resistir los toques no deseados también puede ayudarlos a desarrollar importantes habilidades para la vida. Las investigaciones muestran que cuando a los niños pequeños se les permite tomar decisiones por sí mismos, se desarrollan las partes de su cerebro que controlan el funcionamiento ejecutivo . 
Puede reforzar a los niños pequeños que están a cargo de sus propios cuerpos al hablar con ellos sobre la importancia de respetar los límites físicos a una edad temprana. Además de preguntarles siempre si quieren que les hagan cosquillas antes de hacerlo, enséñeles lo siguiente:

Pedir permiso a los demás antes de tocarlos: por ejemplo, se les puede enseñar a consultar con un amigo antes de darles un gran abrazo de oso. Los nuevos conversadores pueden transmitir su mensaje en una o dos palabras simples ("¿abrazo?").
Que siempre está bien decir "no" o evadir físicamente los toques no deseados, incluso de miembros adultos de la familia.
Que nunca se meterán en problemas por decirte a ti oa otro adulto de confianza si han sido tocados de una manera que no les agrada 5
Dejar que los niños pequeños tomen la iniciativa en la toma de sus propias decisiones, incluso si les gusta o no que les hagan cosquillas, ayuda a desarrollar el funcionamiento ejecutivo y otras habilidades para la vida.

Otras formas de hacer que un niño se ría
A veces, les hacemos cosquillas a los niños pequeños en un esfuerzo por animarlos o distraerlos de un momento perturbador o de una rabieta que se intensifica. Y la risa realmente podría ser la mejor medicina: los científicos dicen que el humor realmente ayuda a los niños pequeños a aprender nuevas tareas.

Pero hay mejores formas de inyectar algo de alivio cómico en una situación que una emboscada de cosquillas posiblemente no deseadas. Aquí hay algunas formas de conectarse con los niños a través del humor:

  • Caras tontas : ver a un padre que de otra manera sería abotonado mostrar una expresión loca puede desarmar y deleitar a un niño.
  • Chistes cursis y apropiados para la edad : tales como "¿Cómo se llama una fresa triste? ¡Un arándano!"
  • Slapstick : En un estudio que mostró los efectos de las situaciones humorísticas en el desarrollo de habilidades, los investigadores hicieron expresiones exageradas de frustración, arrojando una herramienta claramente inútil con una exasperación fingida, que se encontraron con risas de niños de 18 meses.
Elija otros medios para conectarse físicamente
La conexión física, como el contacto físico real entre padres e hijos, es muy importante. Es una forma importante en la que los padres y los niños se comunican de forma no verbal, ayuda a regular las emociones de los niños y se asocia con la autoestima , la satisfacción con la vida y la confianza en el futuro.

Hay muchas alternativas a las cosquillas para ayudar a cimentar un vínculo físico saludable entre padres e hijos, como estas actividades para fomentar la cercanía: 

  • Leyendo juntos : Pregúntele a su hijo si le gustaría sentarse en su regazo para leer un cuento o que su hijo le lea un cuento .
  • Masaje : sabemos que los bebés se benefician de la conexión de un masaje. 9 Puede seguir las mismas técnicas para un masaje de niños pequeños , usando una simple loción o aceite con una gota de su aceite esencial favorito. (Solo asegúrese de consultar con su pediatra antes de usar un aceite esencial en la piel de su niño pequeño).
  • Juego basado en el cuerpo : si su objetivo es divertirse mediante el movimiento, pruebe otras técnicas de juego basadas en el cuerpo, como jugar a "caballos" o "Ring Around the Rosie". La clave es asegurarse de que su niño pequeño sea el que tenga el control del juego y de cómo se toca su cuerpo.

Las cosquillas se asocian con la risa, los buenos momentos y la cercanía entre padres e hijos. Pero podría ser el momento de reconsiderar nuestro impulso de utilizar esta forma de juego a veces dolorosa para crear lazos afectivos con nuestros hijos, especialmente los niños pequeños, que pueden carecer de las habilidades verbales para comunicar su incomodidad.

Eso no significa que los padres deban abstenerse de una conexión física cercana, que sabemos que es increíblemente saludable para el desarrollo de los niños. Continúe con los abrazos, los suaves juegos bruscos y, sí, incluso con algunas cosquillas juguetonas y suaves, siempre que se asegure de que su hijo lo agradezca.

Empoderar a los niños para que elijan si quieren o no ser tocados, incluso de la manera más amorosa y aparentemente inofensiva, envía un mensaje importante sobre la autonomía corporal que les servirá bien a los niños en la niñez y más allá.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Post Top Ad

Your Ad Spot

Páginas