Breaking

Post Top Ad

Your Ad Spot

miércoles, 14 de julio de 2021

Cómo crear vínculos más fuertes entre hermanos

 


Las relaciones de sus hijos entre sí son probablemente las relaciones más largas e influyentes que jamás hayan tenido. Sin embargo, es probable que haya ocasiones en las que sienta que está criando archienemigos, en lugar de amar a hermanos.


Pero la rivalidad entre hermanos es normal. De hecho, los desacuerdos pueden ser importantes oportunidades de aprendizaje. Y solo porque los hermanos peleen , no significa que todavía no puedan estar cerca.

Hay varias cosas que puede hacer para fomentar vínculos más fuertes entre hermanos, independientemente de si son hermanos biológicos, hermanastros o adoptados.

Investigación sobre vínculos entre hermanos
La investigación muestra que los hermanos son fundamentales para enseñarse mutuamente cómo interactuar socialmente.

Laurie Kramer, profesora de la Universidad de Illinois que realizó una extensa investigación sobre los hermanos, dice: “Los padres son mejores para enseñar las sutilezas sociales de entornos más formales: cómo actuar en público, cómo no avergonzarse en la mesa, por ejemplo. Pero los hermanos son mejores modelos a seguir de los comportamientos más informales: cómo actuar en la escuela o en la calle o, lo que es más importante, cómo actuar con calma con los amigos, que constituyen la mayor parte de las experiencias cotidianas de un niño ".

Fomentar vínculos estrechos entre hermanos podría ayudar a que sus hijos crezcan y se conviertan en mejores amigos, eventualmente. Y aunque los hermanos van a pelear y pelear, resolver sus diferencias puede ayudarlos a prepararse para las relaciones adultas entre ellos y con otras personas.

Tendrán mejores habilidades sociales
Las investigaciones muestran que los niños con hermanos tienen mejores habilidades sociales. Un estudio de 2013 2  publicado en Journal of Family Issues encontró que entre el jardín de infantes y el quinto grado, los niños con hermanos adquirieron más habilidades sociales que los niños únicos.


Quizás, los niños que aprenden a compartir, cooperar y comprometerse con muchos hermanos crecen para convertirse en adultos con prácticas sociales exitosas.


Serán mejores socios
Crecer con hermanos puede proporcionar habilidades que ayuden a los niños a convertirse en mejores socios. Un estudio de 2014 3  publicado en Journal of Family Issues encontró que los niños que crecen con hermanos tienen menos probabilidades de divorciarse. De hecho, por cada hermano que tiene un hijo, hay una disminución del 3% en la probabilidad de divorcio.


Los estudios muestran que el efecto positivo de las relaciones entre hermanos depende de la calidad de esas relaciones. Los niños desarrollan mejores habilidades sociales cuando tienen vínculos fuertes con sus hermanos.

Las relaciones tensas entre hermanos pueden ser destructivas. Los hermanos que no se llevan bien entre sí pueden tener más probabilidades de experimentar ansiedad y depresión durante la adolescencia.


Dar un ejemplo positivo
Los lazos fuertes entre hermanos también pueden inspirar a los hermanos menores a emular a los mayores. Los hermanos que se sienten positivamente unos con otros tienden a alcanzar niveles similares de educación. Por lo tanto, un hermano mayor que va a la universidad puede influir en la inspiración de los hermanos menores para que continúen su educación.


Desafortunadamente, los hermanos menores también pueden copiar las opciones no tan buenas. Las niñas tienen más probabilidades de quedar embarazadas en la adolescencia si sus hermanas mayores se convierten en madres adolescentes. Los adolescentes también son más propensos a participar en conductas sexuales de riesgo si sus hermanos mayores lo hicieron.

Por lo tanto, es importante fomentar vínculos saludables y, al mismo tiempo, garantizar que los niños mayores den un buen ejemplo a los más pequeños. Aquí hay algunas estrategias que pueden ayudar a sus hijos a acercarse más y a desarrollar vínculos más saludables entre ellos.

Enseñe habilidades de regulación de las emociones
Ciertamente no necesitas un estudio para saber que las relaciones entre hermanos están cargadas emocionalmente. Los niños les dicen y les hacen cosas a sus hermanos que nunca les dirían ni les harían a sus amigos.

Ya sea que se llamen unos a otros y se acusen mutuamente de hacer trampa, o se estén peleando por quién se queda con la última galleta, hay algo en los hermanos que hace aflorar grandes sentimientos. La ira, la frustración, los celos, la ansiedad y la irritación son solo algunas de las emociones que los hermanos tienden a extraer el uno del otro con regularidad.

Cuando no se controlan, estas emociones dificultan que los hermanos tengan relaciones saludables. Afortunadamente, los estudios muestran que enseñar a los niños cómo regular sus emociones puede ayudarlos a desarrollar vínculos más estrechos.

Los investigadores han descubierto que los niños con mejores habilidades de regulación emocional requieren menos dirección de los padres para controlar sus emociones negativas. Las mejores habilidades de regulación de las emociones también promueven las relaciones prosociales entre hermanos.

Estas estrategias pueden ayudar a sus hijos a aprender mejores habilidades para regular las emociones:

  • Habla de sentimientos. Use palabras de sentimiento en sus conversaciones diarias para ayudar a los niños a desarrollar el lenguaje que necesitan para hablar sobre sus emociones. Lea libros sobre sentimientos, haga pausas en las películas para hablar sobre los sentimientos de los personajes y señale los momentos en los que experimenta diferentes emociones.
  • Etiqueta sus emociones. Ayude a sus hijos a aprender a identificar lo que sienten al poner un nombre a sus emociones en tiempo real. Di cosas como: “Parece que te sientes enojado en este momento. ¿Es eso cierto?" o "Tengo entendido que esto te asusta".
  • Diferenciar entre sentimientos y comportamiento. Deje en claro que los sentimientos siempre están bien, pero todos pueden elegir cómo lidiar con esos sentimientos. Entonces, si bien está bien sentirse enojado, golpear no es aceptable.
  • Identifique habilidades de afrontamiento saludables. Enséñeles a sus hijos formas saludables de lidiar con sus sentimientos . En lugar de arremeter durante un desacuerdo, respirar profundamente un par de veces o alejarse son mejores formas de manejar la frustración.
  • Dar consecuencias según sea necesario. Cuando las emociones se apoderen de ellas y sus hijos rompan las reglas, déles una consecuencia. El tiempo fuera , la pérdida de un privilegio o la restitución pueden ser las mejores formas de ayudar a los niños a aprender de sus errores para que puedan ser más amables con sus hermanos en el futuro.
No muestres favoritismo
Puede ser tentador favorecer a uno de sus hijos. Es natural que se identifique más con uno, o que le dé a uno el beneficio de la duda con más frecuencia que a los demás.

También puede ser tentador señalar quién se está comportando mejor, diciendo cosas como: "Bueno, si todos actuaran más como su hermano, podríamos hacer más cosas divertidas juntos".

Pero nadie gana cuando eliges un favorito. Los estudios muestran que el favoritismo percibido aumenta el conflicto entre hermanos. Puede tener un efecto de por vida que les impida crear lazos afectivos como adultos, incluso mucho después de que dejes de tener favoritos. Las investigaciones muestran que los recuerdos del favoritismo infantil evitan que los hermanos tengan un vínculo estrecho durante la edad adulta. 

El favoritismo perjudicial puede implicar mostrar más calidez y afecto hacia un niño o dar privilegios especiales solo porque ese niño le causa menos estrés.

Evite decir cosas como: “Pero tu hermana puede limpiar su habitación antes de la cena. ¿Por qué no puedes? o "Cuando tu hermano tenía tu edad, nunca tuve que recordarle que hiciera su tarea". Este tipo de comentarios alimentará el resentimiento y la ira entre los niños.


Sin embargo, no confunda la justicia con el favoritismo. Está bien que los niños piensen que las cosas a veces son injustas. No tienes que tratar a todos por igual.

Los niños deben obtener privilegios según su nivel de madurez, y sus estrategias disciplinarias deben coincidir con el estilo de aprendizaje de su hijo. Si bien los niños ocasionalmente pueden quejarse de que es injusto que un hermano mayor se acueste más tarde, esto no significa que esté mostrando un favoritismo poco saludable.

Promueva el tiempo positivo juntos
Las personas se acercan más al tener experiencias positivas juntas. Por eso es importante crear oportunidades para que los hermanos se diviertan entre ellos.

Ya sea que les guste colorear juntos o les guste jugar en el parque, tome nota de las actividades que disfrutan y los momentos en que juegan bien juntos. Luego, programe deliberadamente más de estas actividades para ayudarlos a vincularse.

Esto puede ser un poco complicado cuando tienes grandes diferencias de edad o cuando tus hijos tienen intereses muy diferentes. Pero siempre hay formas de promover un tiempo positivo juntos; es posible que deba ser un poco creativo.

Cuando los niños se ríen y se divierten, experimentan sentimientos más positivos. Y cuando experimenten estos sentimientos positivos junto a sus hermanos, se sentirán más positivos el uno con el otro.

Por lo tanto, programe actividades regulares que ayudarán a sus hijos a vincularse. Y asegúrese de programarlo correctamente. Esperar que jueguen bien cuando están cansados, hambrientos o de mal humor puede ser contraproducente.

Fomentar la cooperación sobre la competencia
Si bien es posible que sienta que la familia puede ser más productiva cuando dice cosas como "Veamos quién puede limpiar su habitación más rápido", enfrentar a los niños entre sí es una mala idea.

Concéntrese en la cooperación en lugar de la competencia. Hable sobre cómo están todos en el mismo equipo y tienen oportunidades para ayudarse unos a otros. Cuando trabajan juntos como familia, todos pueden aprender a cooperar.

Por lo tanto, podría decir cosas como: "Veamos cómo podemos salir todos por la puerta a tiempo esta mañana", en lugar de "¡No seamos la última persona en salir!".

También puede darles proyectos en los que puedan trabajar juntos, como decorar una tarjeta para la abuela o completar una búsqueda del tesoro. Ayúdelos a ver que se desempeñan mejor cuando trabajan en equipo y no tienen que competir por su atención.

Elogie su cooperación y esfuerzo en lugar de sus resultados. Evite decir qué imagen se ve mejor o quién obtuvo la mayor cantidad de puntos. En su lugar, diga cosas como: “Me gusta mucho la forma en que están trabajando juntos” o “Aprecio que estés ayudando a tu hermano con este proyecto. Que amable."

Modelo de resolución saludable de conflictos
Desde el manejo de la ira hasta las tácticas de negociación, las disputas entre hermanos son excelentes oportunidades para que los niños mejoren sus habilidades.

Permítales practicar el compromiso, el compartir y escuchar cuando sea saludable hacerlo. A veces, es mejor sentarse y permitirles resolver las cosas en lugar de arbitrar cada desacuerdo.

Pero es importante intervenir si se está molestando o aprovechando a un niño. Ser intimidado por un hermano es un problema grave. Los estudios 8  muestran que la intimidación entre hermanos tiene un costo psicológico grave e incluso aumenta la probabilidad de que un adolescente se autolesione.

Así que no grites simplemente "¡Deja de pelear!" desde la otra habitación. Convierta sus desacuerdos en momentos de aprendizaje.

Cuando necesite intervenir, modele habilidades saludables para la resolución de conflictos. Resolver problemas juntos soluciones saludables.

Podrías ponerte en medio de ellos y decir: “Ambos quieren jugar con el mismo juguete. ¿Qué puedes hacer?" Luego, puede decidir que cada persona juegue con él durante 10 minutos. O puede decidir que van a jugar juntos con el juguete.

Cree una declaración de misión familiar
Una simple declaración de misión familiar puede ayudar a toda la familia a recordar lo que es importante en la vida. También puede recordarles a los niños que tienen un objetivo común.

Su declaración de misión podría ser tan simple como: “Nuestra familia trata a otras personas con amabilidad. Y trabajamos duro, incluso cuando las cosas se ponen difíciles ”o,“ La familia Smith no se rinde ”.

Escriba su declaración de misión y cuélguela en la pared. Repítelo con frecuencia y señale ejemplos de cómo están trabajando juntos en su misión.

Pida a los niños que también compartan sus ejemplos de la vida cotidiana. Toda la familia puede sentirse como una unidad más cohesionada cuando comparte una misión común.

Establecer rituales
Un estudio 9  publicado en Journal of Family Psychology encontró que los rituales o tradiciones familiares estaban asociados con niveles más altos de satisfacción marital, un mayor sentido de identidad personal durante la adolescencia y relaciones familiares más fuertes.

Los rituales familiares son lo que separa a su familia del resto del mundo. Ya sea que disfruten de los "martes de tacos" juntos o celebren el Día de San Valentín con panqueques de chocolate, establecer rituales puede ayudar a que todos se sientan más unidos.

Los rituales familiares también son una excelente manera de crear recuerdos duraderos. Los niños siempre recordarán cómo tenían noche de cine todos los viernes o cómo la familia siempre iba a la playa el primer día de verano.

Fomentar lazos saludables entre hermanos a veces puede parecer una batalla cuesta arriba. Pero vale la pena el esfuerzo de fomentar relaciones saludables. Sus hijos pueden aprender mucho unos de otros y, con un poco de orientación, usted puede ayudarlos a establecer vínculos de por vida que les serán de gran utilidad.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Post Top Ad

Your Ad Spot

Páginas