Breaking

Post Top Ad

Your Ad Spot

jueves, 22 de julio de 2021

Cómo ayudar a su hijo adolescente a desarrollar la autonomía

 

Los niños expresan su deseo de autonomía en dos etapas: la niñez y la adolescencia . Este sentido de autogobierno (sentir, comportarse y pensar de forma independiente) se vuelve particularmente profundo en los últimos años, a medida que los adolescentes comprenden mejor el mundo que los rodea y confían en sus propias habilidades.


Si bien todos los padres quieren que sus hijos crezcan de esta manera y hacerlo es importante para vivir una vida feliz y productiva como adultos, esta transición a menudo viene con algunas dificultades, tanto para los hijos e hijas como para las madres y los padres.

Tipos de independencia
Los adolescentes pueden convertirse en adultos sanos y autónomos que no están controlados por otras personas o fuerzas externas mediante la práctica de la autonomía de las siguientes tres formas:

Emocional
Este concepto se relaciona con los sentimientos y emociones involucrados en cómo nos relacionamos con los demás. Cuando se enfrentan a un problema, los adolescentes emocionalmente autónomos pueden buscar sus propias soluciones en lugar de depender de sus padres o compañeros para que les brinden apoyo emocional.

En la etapa de la adolescencia temprana (los años de la adolescencia ), hay un cambio en el pensamiento. Por primera vez, los padres son vistos como personas reales con defectos y fortalezas. En lugar de recurrir a sus padres, los adolescentes buscan apoyo emocional en sus compañeros a medida que se involucran más en amistades y desarrollan relaciones íntimas. 

No es hasta finales de la adolescencia cuando los adolescentes son más autosuficientes y no dependen tanto de sus padres o compañeros para tomar decisiones con carga emocional.


Conductual
La autonomía conductual es la capacidad de tomar decisiones y seguir adelante con las acciones, sin simplemente seguir o copiar los estilos de toma de decisiones de los padres o compañeros.


A medida que los adolescentes crecen y se desarrollan, se dan cuenta de que diferentes situaciones requieren diferentes soluciones. Pueden pensar de manera abstracta, comparar opciones y pensar en cómo sus decisiones pueden cambiar un resultado. Desde el punto de vista del desarrollo, es entre los 15 y los 18 años cuando comenzarán a sentirse más confiados en sus propias habilidades para tomar decisiones y avanzarán hacia el logro de una verdadera autonomía conductual.

Basado en valores
La autonomía de valores se refiere a la toma de decisiones basadas en un sistema de valores personales compuesto por actitudes y creencias independientes en elecciones espirituales, políticas y morales. Este tipo de autonomía le permite a su hijo llegar a conclusiones independientes sobre sus propios valores, en lugar de simplemente aceptar los valores que fueron educados para seguir o seguir junto con los de sus amigos.


Desafíos
El desarrollo de la autonomía ayuda a los adolescentes a tomar decisiones emocionales, conductuales y basadas en valores en preparación para la edad adulta, pero esto a menudo puede causar tensión entre padres y adolescentes. En lugar de comunicación y cercanía (que es lo que muchos padres quieren y quizás incluso están acostumbrados a disfrutar), las peleas y el comportamiento rebelde pueden tensar la relación entre padres e hijos.


Si bien los padres de niños pequeños pueden tener dificultades para ver a sus bebés convertirse en niños de pleno derecho, los padres de preadolescentes y adolescentes deben tener en cuenta el hecho de que la adolescencia marca la etapa final de la infancia.


Cuando los adolescentes luchan por su independencia, es porque están superando un hito de desarrollo para autogobernarse y convertirse en adultos autosuficientes, con vidas independientes de sus padres.

Los preadolescentes y adolescentes pueden demostrar su autonomía cuestionando, o incluso violando, las reglas que los padres les imponen. También comenzarán a expresar fuertes preferencias en la ropa, la música y tal vez incluso en creencias sociales o políticas.

A medida que los adolescentes crecen, pueden comenzar a tener ganas de hacer cosas "adultas" como poder votar o beber legalmente. En la cultura estadounidense contemporánea, es posible que los individuos no se vuelvan completamente autónomos hasta algún momento durante la edad adulta emergente (entre los 18 y los 25 años de edad). La edad de la plena autonomía puede variar a medida que la autonomía se desarrolla en diferentes momentos para diferentes individuos.

Cómo pueden ayudar los padres
Los adolescentes aprenden mejor a través de la práctica y quieren y necesitan aprender a manejar sus propias vidas. Sin embargo, al hacer eso, también deben contar con la orientación y el apoyo de sus familias, incluso si no creen que lo necesiten. Puede ayudarlos en esta etapa de varias formas.

Establecer reglas
Establezca expectativas claras y consistentes con respecto al toque de queda, las citas, el empleo después de la escuela o el trabajo voluntario, los privilegios de conducir y la seguridad, y cuando se trata de ahorrar o gastar dinero. También es importante recordar ajustar algunas reglas para satisfacer las necesidades cambiantes de su adolescente a medida que crece.

Trabajar en una mejor comunicación
Comience comunicándose abiertamente sobre las reglas que ha establecido y por qué ha establecido tales reglas o restricciones. Luego, permita que su hijo exprese sus pensamientos. Aliéntelos a imaginar los resultados de sus acciones y le diga por qué algo puede no tener sentido para ellos.

Es importante ser firme y justo con las reglas y hacerles saber a los niños que romperlas lleva a ciertas consecuencias, pero también es clave que trabaje para ser un padre cálido y cariñoso que explique el razonamiento detrás de todo. Escuche realmente las opiniones de su hijo y anímelo a explicar su pensamiento.

No descartes a tus compañeros
No exprese su desaprobación externamente si su hijo enumera los consejos de amigos como el razonamiento detrás de algunas de sus acciones o elecciones. Los adolescentes comienzan a desarrollar autonomía emocional a través del apoyo de sus compañeros, por lo que los pensamientos y acciones de sus amigos son inicialmente importantes y cruciales para la forma en que aprenden a autogobernarse.

En su lugar, pregúnteles qué creen que harían sus amigos si se enfrentaran a una situación similar y por qué.

Busque oportunidades de debate
La investigación publicada en 2003 muestra que aunque los adolescentes pueden acudir a sus compañeros en busca de opiniones sobre asuntos sociales, en realidad le dan más valor a los consejos de los padres sobre valores, ética, moral, religión, política y planificación para el futuro.

Aunque es posible que su hijo no inicie una conversación sobre estos asuntos por sí solo, eso no significa que no le agradaría tener una. Aproveche las oportunidades para sacar a relucir tales discusiones, las conclusiones que utilizarán para asesorar su pensamiento autónomo.

Déjalos contribuir
Asegúrese de brindar oportunidades para que su hijo practique la autonomía y contribuya a su familia . Permítales tomar sus propias decisiones sobre cosas como cómo peinarse, la decoración de su dormitorio, comprar y elegir atuendos o elegir actividades extracurriculares.

Invite también a su hijo adolescente a ayudar con el proceso de toma de decisiones en su hogar. Puede comenzar pidiéndoles que recopilen información y lo ayuden a tomar decisiones importantes, como la compra de un automóvil familiar, la planificación de unas vacaciones familiares, la organización de una celebración de graduación, la planificación de las vacaciones familiares o la planificación de las comidas.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Post Top Ad

Your Ad Spot

Páginas