Breaking

Post Top Ad

Your Ad Spot

viernes, 16 de julio de 2021

9 hábitos de padres altamente efectivos

 

Convertirse en padre garantiza que cometerá errores. Dirá algo incorrecto, tomará la decisión incorrecta y aparecerá en el momento equivocado al menos de vez en cuando.

También puede estar seguro de que habrá ocasiones en las que su hijo le grite, se ría de usted y se sienta frustrado por usted. Todos esos errores y reacciones son parte del curso.

Pero su objetivo no debería ser tratar de ser un padre perfecto, simplemente no se puede lograr. Además, no es necesario ser perfecto para ser un padre eficaz. Sus errores, contratiempos y desatinos son oportunidades para enseñarle a su hijo valiosas lecciones de vida.

Los padres más eficaces tienen como objetivo criar a un niño mentalmente fuerte y responsable que estará preparado para las realidades de la vida adulta. A continuación, presentamos nueve hábitos que los padres de familia altamente efectivos utilizan para hacer realidad ese objetivo.

Hacer cumplir las reglas
Las reglas de la casa y los límites hacen más que mantenerte cuerdo; también ayudan a que un niño en desarrollo se sienta estable y seguro. Un padre eficaz tiene claro qué es y qué no puede hacer un niño, las tareas que se espera que realice y cómo debe tratar a otras personas (y mascotas) en el hogar.

Por supuesto, todos los niños se equivocan aquí y allá. Una vez que le haya dado instrucciones a su hijo, use una advertencia si ... entonces . Diga: "Si no guarda sus juguetes ahora, no se le permitirá ir al parque". Este paso le muestra a su hijo que, si bien se le permite cometer un error, es responsable de sus acciones continuas.

Si viola una regla importante, como pegarle, hágalo con una consecuencia inmediata . Muéstrele que su trabajo es ayudarla a aprender a seguir las reglas, y las consecuencias están destinadas a ayudarla a aprender de sus errores.


También siguen siendo flexibles
Hay que hacer cumplir las reglas y luego ser demasiado estricto. Debe tener un poco de flexibilidad a mano para determinadas situaciones.


Es probable que establecer demasiadas reglas sea contraproducente. Un estudio realizado por la Universidad de New Hampshire concluyó que los padres demasiado estrictos en realidad crían hijos que tienen más probabilidades de romper las reglas.

Además, la investigación muestra que los niños que tienen padres seriamente estrictos a menudo tienen una menor autoestima y un menor sentido de autoestima que aquellos cuyos padres se relajan de vez en cuando.

En general, su hijo debe conocer las consecuencias de romper ciertas reglas, pero la disciplina efectiva no es un asunto de blanco y negro. Ajuste las reglas y las consecuencias a medida que su familia crece, los niños envejecen y las situaciones cambian.


Hablan con sus hijos
La crianza eficaz de los hijos comienza con una comunicación eficaz. Incluso cuando los niños recién están aprendiendo a balbucear, se benefician de las conversaciones con sus padres.


Charle sobre todo, desde cómo fue su día en la escuela hasta cómo se siente acerca de la próxima temporada de béisbol y lo que quiere para su cumpleaños este año. Ningún tema debe estar fuera de los límites.

Cuanto más larga sea la conversación, más beneficios le brindará a sus hijos. Les enseña sobre el lenguaje, las habilidades sociales y el pensamiento imaginativo.


Las conversaciones regulares también ayudan a que su hijo se sienta más seguro y apreciado porque demuestra que usted se preocupa por lo que ellos piensan. Así que hable mucho con su hijo cuando sea pequeño y será más probable que le hable cuando sea adolescente.

Le leen a sus hijos
Esto va de la mano con hablar con su hijo con más frecuencia. Leer en voz alta expone a su hijo a un nuevo vocabulario, le enseña nuevos conceptos y le permite sumergirse en nuevos mundos.

Un niño al que se le lee con frecuencia tendrá una mayor comprensión de las estructuras gramaticales y una imaginación más fuerte, ¡sin mencionar una gran cantidad de datos a su disposición si prefiere los libros de no ficción!

Trate de leerle a su hijo individualmente durante al menos 20 minutos al día; Un estudio realizado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos encontró que los padres que leían en voz alta con sus hijos a una edad temprana estaban hasta un año por delante de sus compañeros académicos a los 15 años.

Pasan tiempo juntos
A lo largo de su vida diaria, pasa mucho tiempo con su hijo, ¿verdad? Después de todo, sigues la rutina matutina, viajas a la escuela y trabajas juntos, cenas esta noche y los arropas por la noche.

Sin embargo, nada de esto es un verdadero tiempo de calidad, que un niño necesita con sus padres para prosperar. Trate de reservar de 10 a 15 minutos cada día para darle a su hijo toda su atención para que realice una actividad de su elección.

Juega un juego, juega a disfrazarse o corre afuera. Darle a su hijo suficiente tiempo libre probablemente reducirá la cantidad de tiempo que pasará en el tiempo fuera .

Permiten que los niños se enfrenten a desafíos
La adversidad construye el carácter, pero eso no significa que sea fácil ver a su hijo luchar. Siempre habrá situaciones en las que tu pequeño necesite tu ayuda, o incluso un rescate de algún tipo, pero a medida que crezca, da un paso atrás para ver cómo vence los desafíos que enfrenta por su cuenta.

Si, por ejemplo, su hijo ha estado trabajando duro para ser nombrado lanzador en el equipo de las Pequeñas Ligas y el entrenador selecciona a otra persona para que sea el lanzador abridor, no se precipite y solicite al liderazgo del equipo que rectifique la situación.

Explíquele a su hijo que a veces, a pesar del trabajo duro, las cosas no salen como lo planeó. Anímelo a que continúe perfeccionando sus habilidades y vuelva a intentarlo el año que viene.

Esta estrategia no solo les enseña a los niños que sus padres no siempre solucionarán sus problemas, sino también que a veces las cosas no van a salir como ellos quieren, y esa no es razón para rendirse. Enséñele a su hijo que puede lidiar con las emociones incómodas, como el fracaso y el rechazo, de una manera saludable.

Respetan la necesidad de independencia de sus hijos
Desde los 2 años, un niño está aprendiendo a tomar sus propias decisiones (¡y a menudo hablará mucho sobre ellas!) A medida que crezca, esas decisiones tendrán un mayor impacto.

Si bien no siempre tiene que estar de acuerdo con esas elecciones, debe respetarlas (siempre que no ponga en peligro a su hijo oa otra persona de manera significativa, naturalmente, use su juicio al respecto). Reconoce que el hecho de que ella no haga las cosas de la forma en que tú las harías no significa que sea una mala idea.

Si esa elección no funciona, su hijo aprende cómo las decisiones que toma pueden tener consecuencias. Si no ir a su favor, que va a aprender el impacto positivo que la toma de decisiones inteligentes puede tener en su vida.

Por lo tanto, deje que su hijo enfrente las consecuencias naturales de vez en cuando. Si insiste en salir con un abrigo y no corre peligro de congelarse, déjela que lo haga. Si tiene frío, será más probable que use su chaqueta la próxima vez.

Pasan tiempo lejos de sus hijos
Puede sentir que sus hijos son toda su vida y el mundo entero, eso es natural. Pero eso no significa que tengas que estar con ellos las 24 horas del día, los 365 días del año.

A veces, los padres necesitan un descanso. Organice un tiempo lejos de sus hijos para cuidar de sí mismo o para recargar su relación.

Usted (y su pareja) pueden tomar la decisión sobre cuánto tiempo necesitan y cuándo lo necesitarán; no permita que otros le digan lo que es apropiado y lo que es inaceptable. Puede ser que su pareja saque a los niños de la casa los domingos por la mañana para que pueda dormir hasta tarde, tomar su café en paz y navegar por Internet a su gusto.

O tal vez programe una cita nocturna con una niñera una vez al mes, para que los dos puedan volver a conectarse durante una comida para adultos. No olvides pasar la noche fuera de vez en cuando, pidiéndole a un abuelo, hermano o amigo de confianza que se lleve a tus pequeños a pasar la noche.

Es saludable mostrarle a su hijo que tiene intereses, pasatiempos y actividades fuera de la casa. Y alejarse de vez en cuando le enseñará que puede estar bien sin ti.

Aman incondicionalmente a sus hijos
Su amor por su hijo no debe tener ataduras ni límites, ni su hijo debe sentir que necesita trabajar por su afecto. Los padres altamente efectivos dejan en claro que, no importa cuántos errores cometa un niño, siempre estarán ahí.

Brindan apoyo, orientación y amor a medida que su hijo crece. Y ven a ese niño convertirse en un adulto feliz y responsable, y ese es el objetivo general de la crianza de los hijos.

No reserve elogios para los momentos en que su hijo es perfecto. En cambio, elogie su disposición a esforzarse o su deseo de volver a intentarlo después de que falle. Asegúrese de que su hijo sepa que su amor por él no depende de su logro o éxito. En cambio, demuéstrale que lo amas sin importar qué.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Post Top Ad

Your Ad Spot

Páginas