Breaking

Post Top Ad

Your Ad Spot

viernes, 16 de julio de 2021

8 formas de enseñar a los niños las habilidades de autodisciplina

Independientemente del tipo de disciplina que use con su hijo, el objetivo final de su estrategia de crianza debe ser enseñarle a su hijo la autodisciplina.

La autodisciplina ayuda a los niños a retrasar la gratificación, resistir las tentaciones malsanas y tolerar la incomodidad necesaria para alcanzar sus metas a largo plazo. Desde elegir apagar el videojuego para trabajar en la tarea, hasta resistirse a una galleta extra cuando mamá no está mirando, la autodisciplina es la clave para ayudar a los niños a convertirse en adultos responsables. 

Es importante brindarles a los niños las habilidades que necesitan para desarrollar la autodisciplina, así como la oportunidad de practicar tomando buenas decisiones.

Proporcionar estructura


Cree un horario similar todos los días y su hijo se acostumbrará a la rutina. Cuando sepan lo que se supone que deben hacer, será menos probable que se descarrilen con otras actividades.

Una rutina de buenos días ayuda a los niños a saber cuándo es el momento de desayunar, peinarse, cepillarse los dientes y vestirse. Una buena rutina después de la escuela les enseña a los niños cómo dividir su tiempo entre las tareas del hogar, la tarea y las actividades divertidas. Y una rutina constante a la hora de acostarse ayudará a que los niños se calmen y se duerman más rápido.

Mantenga las rutinas de su hijo simples. Con la práctica, su hijo aprenderá a implementar la rutina sin su ayuda.


Explique la razón detrás de sus reglas
Cuando se trata de ayudar a los niños a aprender a tomar decisiones saludables, lo mejor es un enfoque autorizado porque ayuda a los niños a comprender las razones de las reglas.

En lugar de decir: "Haz tu tarea ahora porque yo te lo dije", explica la razón subyacente de la regla.

Diga: "Es una buena opción hacer su tarea primero y luego tener tiempo libre más tarde, como recompensa por hacer su trabajo". Esto ayuda a su hijo a comprender las razones subyacentes de sus reglas. En lugar de decir: "Mi mamá dijo que tengo que hacer esto", su hijo comprenderá que las reglas tienen un propósito. 

Por supuesto, no querrá lanzarse a conferencias largas que aburrirán a su hijo. Pero una explicación rápida sobre por qué cree que ciertas opciones son importantes puede ayudar a su hijo a comprender mejor las opciones.


Dar consecuencias
A veces, las consecuencias naturales pueden enseñar algunas de las lecciones más importantes de la vida. Un niño que se olvida constantemente de agarrar su chaqueta cuando sale corriendo por la puerta no aprenderá si un padre siempre lleva su chaqueta a la escuela. Enfrentar las consecuencias naturales de su comportamiento (como sentir frío en el recreo) podría ayudarlos a recordar ponerse el abrigo la próxima vez.

En otras ocasiones, los niños necesitan consecuencias lógicas . Un niño que juega demasiado duro con la computadora de su madre puede aprender a ser más amable cuando pierde los privilegios de la computadora. O un niño que tiene problemas para levantarse por la mañana puede necesitar acostarse más temprano esa noche.

Es importante evitar las luchas por el poder . Tratar de obligar a su hijo a hacer algo no le enseñará autodisciplina.

Explique cuáles serán las consecuencias negativas si su hijo toma una mala decisión. Luego, deje que su hijo elija.

Diga: "Cuando recoja sus juguetes, tendrá más tiempo para jugar afuera". Siga adelante con una consecuencia si no contesta, pero no grite ni trate de obligarlo a obedecer.

Tenga en cuenta que los niños deben aprender a tomar decisiones saludables por sí mismos, examinando las posibles consecuencias de su comportamiento.

Modele el comportamiento paso a paso
La autodisciplina es un proceso que lleva años perfeccionarse y perfeccionarse. Use estrategias de disciplina apropiadas para su edad para moldear el comportamiento paso a paso.

En lugar de esperar que un niño de 6 años de repente pueda hacer toda su rutina matutina sin recordatorios, use una tabla de imágenes en la pared que muestre peinándose, cepillándose los dientes y vistiéndose. Incluso puede tomar fotografías de su hijo haciendo estas actividades y crear su propio cuadro.

Cuando sea necesario, proporcione recordatorios a su hijo para que mire la tabla hasta que pueda ver la tabla y hacer cada tarea por su cuenta. Eventualmente, necesitarán menos recordatorios y no requerirán el gráfico en absoluto.

Cada vez que su hijo esté aprendiendo una nueva habilidad o adquiriendo más independencia, ayúdelo a hacerlo paso a paso.

Elogie el buen comportamiento
Brinde atención positiva y elogie cada vez que su hijo demuestre autodisciplina. Señale el buen comportamiento que desea ver con más frecuencia. Por ejemplo, en lugar de decir: "Buen trabajo no golpear a tu hermano cuando estabas enojado", di "Buen trabajo usando tus palabras para resolver el problema".

A veces, el buen comportamiento pasa desapercibido. Elogiar a los niños por tomar buenas decisiones aumenta la probabilidad de que repitan ese comportamiento.

Elogie cuando los niños hagan cosas sin necesidad de recordatorios. Di: "¡Buen trabajo sentándote a hacer tu tarea antes de que yo te lo dijera!" o "Estoy tan orgulloso de que hayas elegido limpiar tu habitación hoy por tu cuenta". Incluso decir: "Buen trabajo al poner el plato en el fregadero cuando termines de comer", puede fomentar una repetición.

Enseñe habilidades para resolver problemas
Enseñe habilidades de resolución de problemas y trabajen juntos para corregir problemas específicos relacionados con la autodisciplina. A veces, preguntarles a los niños qué creen que sería útil puede ser una experiencia reveladora que puede conducir a soluciones creativas.

Puede haber una solución bastante simple para un problema de conducta. Un niño que tiene dificultades para vestirse a tiempo para la escuela puede beneficiarse de que le escojan su atuendo la noche anterior. Establecer un temporizador durante cinco minutos también podría mantenerlos concentrados.

Los problemas más complejos pueden requerir una serie de intervenciones de tipo prueba y error. Un adolescente que no está haciendo su tarea puede necesitar varios cambios antes de estar más motivado para hacer su trabajo por su cuenta. Intente eliminar un privilegio . Si eso no funciona, intente hacer que se queden después de la escuela para ver si pueden hacer su trabajo antes de regresar a casa.

Siga probando diferentes soluciones hasta que pueda encontrar algo que funcione mientras mantiene a su hijo involucrado en el proceso.

Modelo de autodisciplina
Los niños aprenden mejor observando a los adultos. Si su hijo ve que procrastina o elige ver televisión en lugar de lavar los platos, se dará cuenta de sus hábitos. Haga que sea una prioridad  modelar la autodisciplina . 

Preste atención a las áreas en las que podría tener problemas con la disciplina. Quizás gasta demasiado dinero o pierde los estribos cuando está enojado. Trabaje en esas áreas y déjele claro a su hijo que usted busca hacerlo mejor.


Recompensa el buen comportamiento
Un sistema de recompensa puede enfocarse en problemas de comportamiento específicos. Un niño en edad preescolar que tiene dificultades para permanecer en su propia cama por la noche puede beneficiarse de una tabla de pegatinas para motivarlo. Un niño mayor que tiene dificultades para hacer la tarea a tiempo y hacer las tareas del hogar puede beneficiarse de un sistema de economía de fichas .

Los sistemas de recompensas deben ser a corto plazo. Elimínelos gradualmente a medida que su hijo comience a adquirir autodisciplina.

Tenga en cuenta que hay muchas recompensas que no cuestan dinero . Utilice privilegios adicionales, como el tiempo con la electrónica, para motivar a su hijo a ser más responsable. 


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Post Top Ad

Your Ad Spot

Páginas