Breaking

Post Top Ad

Your Ad Spot

miércoles, 30 de junio de 2021

Supervivencia de verano para padres de niños con TDAH

 

El verano significa clima cálido, chapotear en la piscina, vacaciones y tiempo libre de las presiones de la escuela. Pero para muchos padres de niños con trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH), el verano también puede ser estresante porque los niños están en casa.

Consejos de supervivencia para el verano con TDAH
A veces, la gente piensa que el TDAH solo afecta la escuela y los estudios. Para algunos niños con TDAH, esta puede ser el área predominante en la que experimentan desafíos, pero es mucho más común que el TDAH afecte todos los aspectos de la vida, incluida la vida hogareña y las interacciones familiares. Si es padre de un niño con TDAH, aquí hay algunas ideas para hacer que los meses de verano sean menos estresantes, más productivos y divertidos para usted, su hijo y toda la familia.


1. Estructura el día de tu hijo
El día escolar le proporciona a su hijo una rutina regular que es bastante predecible en términos del horario diario. Pero cuando no hay clases durante el verano, el día de su hijo puede estar abierto a menos que usted cree una nueva rutina. Los niños con TDAH se benefician de la estructura externa que proporciona una rutina. Cuando su entorno es organizado, predecible y de apoyo, les resulta más fácil controlar los síntomas y regular sus comportamientos.

Cuando desarrolle el horario de verano, comience estableciendo horarios consistentes para despertarse, refrigerios / comidas y acostarse para sus hijos. Llena la agenda con actividades divertidas e interesantes. Los niños con TDAH pueden aburrirse con mucha facilidad y, a menudo, el aburrimiento es una puerta de entrada a los problemas cuando intenta crear algún estímulo o travesura. Sin embargo, tenga en cuenta que todos los niños también necesitan tiempo de inactividad, así que planifique esos momentos todos los días también.

Cuando esté creando el horario de verano, adáptelo a los intereses y necesidades de su hijo. Trate de planificar actividades en las que su hijo participa a veces para interactuar con sus compañeros . Asegúrese de que todos sus hijos salgan al aire libre (con protector solar) para jugar y realizar mucha actividad física. Si su hijo sabe nadar, la piscina es una excelente salida para hacer ejercicio en el verano. Asegúrese de que su hijo participe en la planificación de actividades. Saque un gran calendario y diviértase completando el horario juntos. Escriba el horario de verano en el calendario y colóquelo en un lugar fácilmente visible en su hogar para que ambos puedan ver lo que traerá cada día.

2. Planifique actividades académicas para evitar el "tobogán de verano"
Cuando desarrolle el horario de verano de su hijo, asegúrese de incluir momentos para las oportunidades de aprendizaje académico y la práctica. Es muy fácil pasar el verano y olvidarse de la escuela, pero los niños perderán el crecimiento académico, especialmente en matemáticas y lectura, durante el verano (conocido como el "tobogán de verano") si no participan en actividades educativas. Lo que hace que esto sea doblemente importante para los niños con TDAH es que muchos de ellos también tienen problemas de aprendizaje que los acompañan. Pueden perder rápidamente logros académicos sin práctica y repetición.

Por lo tanto, programe actividades académicas regulares en casa con lectura y matemáticas para ayudar a su hijo a mantener su nivel educativo y proporcionar continuidad y enriquecimiento durante el verano. Hable con el maestro de su hijo y pida sugerencias y recomendaciones adaptadas a las necesidades educativas de su hijo.


Debido a que el resto del año puede estar muy ocupado con la escuela, las tareas , los deportes u otras actividades después de la escuela, muchas familias encuentran que el verano es un buen momento para programar lecciones formales de tutoría académica para ayudar con problemas específicos de aprendizaje.


¡Asegúrese de que el tiempo educativo sea divertido! Cree sistemas de recompensas para ayudar a mantener motivado a su hijo. Programe este tiempo durante la mañana o cuando su hijo esté más fresco y concentrado. Utilice este tiempo para ayudar a reforzar las habilidades académicas y la confianza en sí mismo de su hijo.

3. Opciones de campamentos de verano

Puede encontrar que tener a su hijo involucrado en un programa de campamento de verano le ayuda a estructurar su día y le brinda oportunidades adicionales para divertirse, socializar, aprender y triunfar. Cuando piense en campamentos de verano, tenga en cuenta las necesidades de su hijo. Hay bastantes campamentos de verano y programas de tratamiento diseñados específicamente para niños con TDAH. Si su hijo experimenta problemas marcados en las interacciones sociales con sus compañeros, o si es muy impulsivo y necesita un buen sistema de manejo del comportamiento, uno de estos campamentos especializados puede ser una buena opción.

4. Elección de una pausa para la medicación
Si su hijo está tomando medicamentos para ayudar a controlar los síntomas del TDAH, a menudo hay dudas sobre si debe o no darle un descanso al niño durante los meses de verano. La respuesta debe ser exclusiva del niño.

El TDAH es un trastorno generalizado que no desaparece durante el verano. La mayoría de los niños continúan experimentando dificultades desafiantes en la atención y el enfoque mental, el autocontrol, la memoria de trabajo, la organización, la gestión del tiempo, la resolución de problemas y la regulación de las emociones, ya sea que la escuela esté abierta o no.

Sin embargo, los síntomas del TDAH pueden afectar a cada niño de formas muy individuales. Para algunos niños, los síntomas pueden ser más leves o el niño puede tener problemas principalmente con la falta de atención en el entorno educativo. Quizás este niño no experimente ningún problema significativo en torno a las relaciones familiares y con sus compañeros. Para algunos niños, puede tener sentido una interrupción de la medicación o una reducción de la dosis de la medicación durante el verano.

Por otro lado, el TDAH tiende a afectar todos los aspectos de la vida de un niño: llevarse bien con los demás; seguir adelante con las tareas; ser capaz de detenerse y pensar en situaciones antes de reaccionar; la capacidad de mantener el autocontrol e inhibir comportamientos; "leer" situaciones sociales; siga las instrucciones; retrase la gratificación y simplemente pase el día de una manera productiva y positiva.

Si viaja durante el verano en vacaciones familiares o si su hijo va a un campamento o está involucrado en actividades que requieren que él o ella se mantenga concentrado, controle su cuerpo, maneje las transiciones, frustraciones y emociones, y se relacione positivamente con sus compañeros - y su hijo está tomando medicamentos que le ayudan a hacer esto; entonces, una pausa para tomar medicamentos puede no ser lo mejor para él o ella durante el verano. Si estas áreas son un desafío para su hijo durante el año escolar, continuarán creando los mismos desafíos durante el verano.

Trabaje junto con el médico de su hijo para determinar el mejor enfoque para las decisiones de medicamentos de verano. Si hay efectos secundarios que le preocupan y ha dudado en hacer esos cambios durante el año escolar, comuníquese y planifique con el médico. El verano puede ser un buen momento para hacer esos ajustes, ajustes o incluso cambios en la medicación, siempre que pueda controlar cuidadosamente la situación para determinar la efectividad de los enfoques de tratamiento.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Post Top Ad

Your Ad Spot

Páginas