Breaking

Post Top Ad

Your Ad Spot

miércoles, 9 de junio de 2021

¿Qué tan difícil es convertirse en un experto?

 La experiencia es lo que separa al aficionado del verdadero maestro en casi cualquier campo, desde la medicina hasta la ciencia, pasando por el deporte y la actuación artística. La idea de si los expertos "nacen" o "se hacen" se relaciona con el antiguo debate entre la naturaleza y la crianza en psicología: ¿la genética o la experiencia juegan un papel más importante en la configuración de quiénes somos? En los últimos años, se ha prestado mucha atención al aspecto "hecho" del debate. La experiencia se adquiere a través de la práctica dedicada, sugieren muchos expertos en el campo.

Pero, ¿Cómo es exactamente que la gente se convierte en experta? ¿Algunas personas simplemente nacen con el talento necesario, o cualquiera puede convertirse en un experto con el estudio y la formación adecuados?


¿Qué es exactamente la experiencia?

Si bien puede ser fácil señalar quién es y quién no es un experto, acordar una definición formal de pericia no siempre es tan fácil. ¿Se trata de cuánto sabes? ¿Se trata de poder realizar bien una acción? ¿Y en qué momento una persona pasa de ser simplemente buena en algo a ser una auténtica experta?


"La pericia se define consensualmente como élite, pico o niveles excepcionalmente altos de desempeño en una tarea particular o dentro de un dominio dado", explicaron el investigador Lyle E. Bourne, Jr. de la Universidad de Colorado, Boulder y sus colegas en un artículo publicado en la revista Frontiers in Psychology . "Quien alcanza este estado se llama experto o algún término relacionado, como virtuoso , maestro , maven , prodigio o genio. Estos términos están destinados a etiquetar a alguien cuyo desempeño está en la cima del juego. El campo de especialización de un experto puede ser casi cualquier cosa, desde la artesanía, pasando por los deportes y la música, hasta las ciencias o las matemáticas ".


Entonces, ¿por qué etiquetamos con tanta frecuencia la experiencia con términos diferentes? Cada palabra tiende a tener su propio matiz sutil que transmite qué tipo de experto podría ser una persona. Si su experiencia se percibe como el resultado de un arduo trabajo y práctica, podríamos describirlos como un maestro o un virtuoso. Si las personas ven que sus habilidades surgen de un talento innato puro, se las puede llamar genio o prodigio.


Algunos de los componentes críticos de la experiencia son el conocimiento, las habilidades y los logros. Las personas que se convierten en expertos tienden a adquirir un conjunto de conocimientos que las convierte en una de las personas más informadas en su campo. También poseen las habilidades que necesitan para determinar cuándo y cómo utilizar sus conocimientos. A menudo, estas habilidades se aprenden, pero también pueden verse influidas por el talento y la capacidad naturales. Finalmente, las personas que poseen experiencia también tienden a sobresalir en su campo y lograr mucho más de lo que hace la persona promedio.


¿Cuánto tiempo se tarda?

Recientemente, ha surgido una idea popular de que la clave para convertirse en un experto era dedicar al menos 10,000 horas al estudio y la práctica de un tema. En un estudio de 1993, los investigadores encontraron que los violinistas más exitosos en una academia de música habían pasado un promedio de 10,000 horas practicando su instrumento a la edad de 20 años. El autor de psicología pop Malcolm Gladwell acuñó la frase "la regla de las diez mil horas" en su libro más vendido de 2008, Outliers .

Gladwell señaló los resultados del estudio musical, así como las observaciones de que los grandes de la música The Beatles probablemente pasaron alrededor de 10,000 horas practicando tocando música a principios de la década de 1960. Gladwell también sugirió que el empresario tecnológico Bill Gates había dedicado 10,000 horas a practicar la programación antes de crear Microsoft. Según Gladwell, una persona puede convertirse en un experto en casi cualquier campo siempre que esté dispuesta a dedicar las 10.000 horas necesarias para estudiar y practicar el tema o la habilidad.

La idea se ha vuelto enormemente popular fuera de los académicos, pero ¿qué tan ciertas son las afirmaciones? ¿Dedicar 10.000 horas a un tema realmente puede garantizar que se convertirá en un experto?

Anders Ericsson de la Universidad de Florida es un experto de renombre mundial en rendimiento máximo y autor de Peak: The New Science of Expertise. Ha estudiado a expertos de todos los ámbitos de la vida, incluidas áreas como el ajedrez, los deportes, la música y la medicina. También es el investigador detrás del estudio del que Gladwell extrajo sus conclusiones sobre lo que se necesita para convertirse en un experto.

Ericcson señala algunos problemas clave con la "regla de las diez mil horas":


Primero, aunque los estudiantes del estudio de música eran muy buenos violinistas a los 20 años, no eran maestros. En otras palabras, eran excelentes jugadores, pero eso no significaba necesariamente que fueran maestros en su oficio. Ericsson sugiere que a veces es alrededor de las 20.000 a 25.000 horas cuando las personas se vuelven realmente expertas o maestras en una habilidad o materia.

En segundo lugar, no todas las habilidades son iguales. Algunas habilidades requieren mucho menos de 10,000 horas para alcanzar el nivel de experto, mientras que otras requieren mucho más.

Ericsson también señala que la interpretación de Gladwell de su investigación es errónea. Si bien Gladwell asumió que todos los violinistas en el estudio de música habían dedicado las 10,000 horas de práctica, ese número era realmente solo un promedio . La mitad de los violistas estudiados por Ericsson y sus colegas pasaron menos de 10,000 horas practicando sus instrumentos a la edad de 20 años, mientras que la mitad pasó más.


¿Cualquiera puede convertirse en un experto?

Ericsson cree que lo que separa al aficionado del experto es lo que se conoce como práctica deliberada. La práctica ordinaria puede ayudar a las personas a capacitarse en una tarea, pero adquirir una verdadera experiencia implica practicar de una manera que amplíe los límites de los niveles de habilidad y conocimiento actuales. Dicha práctica está altamente concentrada e implica trabajar en cosas que están fuera de su nivel de habilidad actual, establecer metas y recibir capacitación e instrucción de un maestro calificado.

Solo dedicar 10,000 horas a ensayar las mismas cosas una y otra vez no es suficiente para convertirse en un verdadero experto. En cambio, la práctica deliberada, concentrada y dirigida a objetivos que extienda sus habilidades más allá de su zona de confort es lo que debe realizar si desea adquirir experiencia en cualquier área.


Si bien Ericsson cree que la práctica deliberada es la clave para convertirse en un experto, no todos los investigadores están de acuerdo con sus conclusiones. Algunos estudios recientes han encontrado que si bien la práctica deliberada es ciertamente importante, no es el único factor que explica las diferencias entre los calificados y los no calificados. Si bien los psicólogos aún no están seguros exactamente de qué factores también podrían influir, los rasgos de personalidad , las características físicas y la inteligencia general también pueden ser importantes.


Entonces, ¿puede realmente convertirse en un experto en algo siempre que esté dispuesto a dedicarle tiempo y esfuerzo? Es una pregunta sobre la que los psicólogos continúan reflexionando, aunque hay pocas dudas de que practicar con regularidad conducirá a una mejora tanto en las habilidades como en los conocimientos. Si eventualmente podrá convertirse en un verdadero maestro en ese dominio específico es algo que solo se sabrá una vez que lo intente. Antes de decidirse a seguirlo, considere si tiene el interés, la dedicación y el tiempo para comprometerse a adquirir experiencia en ese dominio.


Cómo adquirir experiencia

Entonces, ¿Qué se necesita realmente para adquirir una verdadera experiencia? ¿Qué pasos debes seguir para convertirte en un experto?


Se necesita trabajo

Si bien la regla de las 10,000 horas es más un mito de la psicología pop que la realidad, hay un aspecto de la idea que es correcto: convertirse en un experto requiere un gran esfuerzo. Las personas que se vuelven expertas en cualquier campo dedican una enorme cantidad de tiempo, energía y trabajo duro para aprender y practicar sus habilidades. Si quieres dominar algo, debes estar dispuesto a dedicarle tiempo. Puede que no lleve exactamente 10.000 horas, pero llevará mucho.


Requiere práctica deliberada

Un estudio encontró que de tres tipos diferentes de preparación del estudio, la práctica deliberada fue la más efectiva. Los investigadores observaron a los participantes en el Concurso Nacional de Ortografía y compararon los métodos de estudio con el rendimiento. La práctica deliberada, definida como estudiar y memorizar palabras solamente, fue más eficaz que leer por placer y ser interrogado por otros como método de estudio.


Curiosamente, la práctica deliberada también se calificó como la técnica de estudio menos agradable y más difícil. Los participantes que persistieron con la técnica también poseían niveles más altos del rasgo de personalidad llamado determinación, también conocido como dureza mental . Los investigadores sugieren que esta fortaleza mental a veces puede ser una parte importante para poder seguir con la práctica deliberada. Si bien fue menos gratificante intrínsecamente, aquellos con agallas pudieron perseverar y mantener la vista en sus objetivos a largo plazo, lo que los hizo más propensos a seguir con la práctica deliberada y más probabilidades de tener un mejor desempeño durante la competencia.


Sin embargo, un estudio reciente encontró que la práctica deliberada en realidad puede ser menos importante de lo que se creía anteriormente. Los investigadores Brooke Macnamara, David Z. Hambrick y Frederick Oswald descubrieron que la cantidad de práctica acumulada no desempeñaba un papel importante en la explicación de las diferencias individuales en lo que respecta al rendimiento o la habilidad.

En un metanálisis de estudios anteriores, los investigadores encontraron que la práctica representaba solo el 12 por ciento de las diferencias individuales encontradas en el desempeño.

Sin embargo, una práctica aún importaba. En casi todos los estudios incluidos en el análisis, hubo una relación positiva entre la práctica y el rendimiento. Cuantas más personas practicaron, mejor se desempeñaron en su área de interés.

Lo que encontraron los investigadores fue que el dominio en sí también importaba. En lo que respecta a la educación, la práctica solo representó el cuatro por ciento de las diferencias en el desempeño individual. Este número aumentó hasta el 18 por ciento para los deportes, el 21 por ciento para la música y el 26 por ciento para los juegos. En otras palabras, la práctica desempeñó un papel más importante en la mejora del rendimiento en actividades como la música, el atletismo y los juegos, y menos papel en el rendimiento profesional o educativo.


Entonces, ¿qué más podría ser importante en el desarrollo de la experiencia?

Se necesita un desafío

La práctica es esencial para desarrollar una habilidad, pero convertirse en un experto requiere desafiarse constantemente para hacerlo mejor, aprender más y adquirir nuevos conocimientos y habilidades. Simplemente ensayar las mismas habilidades una y otra vez lo hará mejor en esas áreas, pero no lo llevará a una verdadera experiencia.


El psicólogo educativo seminal Lev Vygotsky propuso un concepto de aprendizaje importante conocido como la zona de desarrollo próximo . Esta zona incluía las habilidades que estaban fuera del nivel de habilidad actual de una persona. Si bien es posible que una persona aún no pueda hacer estas cosas por sí misma, puede lograrlas con la ayuda de un mentor más capacitado. Al buscar continuamente estas nuevas habilidades, dominarlas y luego expandir progresivamente esta zona de desarrollo próximo, las personas pueden aprender y desarrollar sus habilidades.

Convertirse en un experto requiere trabajar constantemente dentro de esta zona de desarrollo próximo. Incluso una vez que se haya vuelto muy bueno en una habilidad dentro de un dominio en particular, esto no significa que una experiencia aún mayor esté fuera de su alcance. Aún es posible más aprendizaje, más conocimiento y mejor desempeño con más desafíos y práctica.

Si bien a menudo pensamos que es la inteligencia lo que separa a los expertos del resto de nosotros, la investigación sugiere que la verdadera experiencia tiene más que ver con el conocimiento adquirido que con las habilidades mentales innatas. Algunas personas pueden nacer con recursos naturales, incluidas las capacidades físicas y el acceso a las herramientas que necesitan que les permitan adquirir esta experiencia con mayor facilidad. Pero convertirse en un experto requiere esfuerzo y práctica, sin importar cuáles sean sus niveles naturales de habilidad al principio.


E incluso los expertos no siempre son perfectos. Los expertos cometen errores, pero también están listos para detectar sus propios errores y ansiosos por aprender de ellos. Los errores son una forma de retroalimentación. Nos dicen no solo lo que no debemos hacer, sino que también nos brindan información sobre lo que podríamos intentar en su lugar. Los expertos pueden detectar estos errores, corregir el rumbo y aplicar este conocimiento en el futuro.


Los investigadores continúan debatiendo exactamente qué se necesita para convertirse en un experto. Sin embargo, no hay duda de que requiere tiempo, práctica y dedicación.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Post Top Ad

Your Ad Spot

Páginas