Breaking

Post Top Ad

Your Ad Spot

jueves, 3 de junio de 2021

¿Qué son las microagresiones?

 

¿Alguna vez te has sentido como si estuvieras en el extremo receptor de una forma sutil de prejuicio o estereotipo? ¿Cómo si alguien hubiera dicho o hecho algo que te hizo sentir incómodo o juzgado por tu origen étnico, género, orientación sexual u otra característica relacionada con un grupo marginado? Si es así, es posible que haya experimentado lo que se denomina microagresión.



¿Qué son las microagresiones?

Una microagresión es un comportamiento sutil verbal o no verbal, cometido conscientemente o no, que está dirigido a un miembro de un grupo marginado y tiene un efecto dañino y despectivo.


Aunque son sutiles y potencialmente menos dañinas que los prejuicios o la intolerancia, las microagresiones también tienen un impacto; de hecho, estar expuesto a microagresiones crónicas durante un período de tiempo puede dañar su salud mental.


Por esta razón, es importante que nosotros, como un todo colectivo, no simplemente ignoremos su presencia o pretendamos que algo no nos hace sentir incómodos. En cambio, como sociedad, debemos reconocerlos y avanzar con una estrategia unificada para reducir su impacto. A continuación se presentan algunas definiciones de microagresiones, así como ideas sobre cómo reducirlas o minimizar su impacto.



Historia

El término microagresiones fue acuñado por primera vez en la década de 1970 por el psicólogo Chester Pierce de la Escuela de Medicina de Harvard como una reacción a la observación de los insultos intercambiados entre estudiantes blancos y negros. Más tarde, en 2007, el psicólogo de la Universidad de Columbia, Derald Sue, popularizó y definió aún más el término.

Es importante tener en cuenta que las personas que se involucran en microagresiones pueden o no hacerlo a propósito. En cambio, estas acciones o comentarios pueden reflejar los prejuicios de un grupo en particular sobre otros grupos de personas.

De esta manera, aunque sigan siendo dañinos, la intención de la microagresión no es dañar: en otras palabras, las personas no necesariamente saben que sus palabras y acciones duelen.

Este hecho es importante cuando consideramos un antídoto para la epidemia de microagresiones, porque sugiere que si las personas fueran conscientes del impacto de sus palabras y acciones, podrían cambiar lo que hacen y dicen.


Por supuesto, hay algunas personas que son conscientes de lo que están haciendo y quizás lo hacen con la intención de hacer daño.


Tipos de microagresiones

Derald Sue y sus colegas continuaron discutiendo diferentes subtipos de microagresiones.  La lista de estos diferentes tipos aparece a continuación:


Micro agresiones

Los microagresiones son el tipo más evidente de microagresiones. La mayoría de las veces se hacen intencionalmente y la persona que las hace sabe que son dañinas y despectivas. Un ejemplo sería usar un término de jerga para referirse a alguien de una raza en particular, sabiendo que este término tiene un significado despectivo.


Micro insultos

Los micro insultos son más sutiles que las microagresiones. Suelen ser comentarios con un significado subyacente o un cumplido ambiguo. Por ejemplo, un microinsulto podría implicar decir que alguien solo consiguió su trabajo debido a una acción afirmativa.


Micro invalidaciones

Las micro invalidaciones implican decirle a un grupo marginado que sus experiencias de prejuicio no importan o que están reaccionando de forma exagerada o demasiado sensibles sobre las cosas que se están diciendo. En otras palabras, una micro invalidación puede seguir a un microataque o microinsulto.


Microagresiones ambientales

Las microagresiones ambientales involucran algo en el entorno de una persona que envía un mensaje de invalidación a un grupo marginado. Por ejemplo, un niño que ve un programa de televisión y solo ve actores de una raza diferente puede sentirse excluido o no representado debido a la representación de los medios.

Más allá de los diferentes tipos de microagresiones, también podemos considerar los diferentes tipos de grupos que se ven afectados en la sociedad.


Grupos afectados por microagresiones

¿Qué grupos se ven afectados por las microagresiones? Cualquier grupo marginado tiene el potencial de ser blanco de microagresiones. Históricamente, esto ha incluido a minorías étnicas , mujeres, personas con discapacidades y LGBTQ , aunque cualquier grupo marginado tiene el potencial de verse afectado, incluidas las personas con enfermedades mentales .


Ejemplos de microagresiones

¿Cuáles son algunos ejemplos de microagresiones? Son situaciones cotidianas que adquieren un tono despectivo debido a las acciones verbales o no verbales de una persona. A continuación, se muestran algunos ejemplos específicos de diferentes tipos de microagresiones que podría haber observado o experimentado en la vida cotidiana:

Un paciente está esperando ver a un profesional médico en el hospital. Una mujer entra en la habitación y el paciente asume que es enfermera en lugar de médico.

Una persona conoce a alguien que es una minoría visible y le pregunta de dónde es "realmente".

Una persona camina por la calle y cruza al otro lado de la calle para evitar a alguien (por miedo) debido a su apariencia externa (es decir, una minoría visible).

Una situación en la que alguien le dice a una persona que es LGBTQ que no "parece gay" o alguna otra frase similar.

Una mujer habla durante una reunión de negocios y luego se le dice que estaba siendo demasiado asertiva.

A una persona que es una minoría visible se le dice que son muy elocuentes.

A una persona que es una minoría visible (por ejemplo, asiática) se le dice que debe ser bueno en matemáticas debido a su origen étnico.

Los pronombres utilizados en un documento u otra comunicación excluyen a las mujeres u otros grupos de personas (por ejemplo, LGBTQ).

Efectos de las microagresiones

¿Cuáles son los efectos de las microagresiones en las personas a las que se dirige? Si bien podría parecer que estos pequeños desaires e insultos no tendrían un gran efecto, de hecho, la investigación ha demostrado que el efecto acumulativo de las microagresiones a lo largo del tiempo tiene un efecto significativo en la salud mental de los objetivos. 2


Además, se ha demostrado que existe una correlación entre el número de microagresiones y el nivel de problemas de salud mental o depresión experimentados. Las microagresiones también se han asociado con otras deficiencias psicológicas, incluida la baja autoestima y el trastorno de estrés postraumático. 3


La forma principal en que los objetivos experimentan estrés e impactos en la salud mental es a través de la frustración y no saber cómo responder.


¿Qué dices si no estás seguro de que la persona sea consciente del impacto de lo que dijo? ¿Qué pasa si es un miembro de la familia o una persona con autoridad? ¿Qué pasa si nadie más habla y parece que otros menospreciarán tu experiencia o dirán que estás exagerando?


Todos estos problemas agravan las microagresiones y crean una neblina de dudas que conduce a una salud mental más baja. De esta manera, no se trata solo de herir sus sentimientos. Se trata de estrés crónico que provoca ira y ansiedad y tiene efectos devastadores a largo plazo. Son esas pequeñas excavaciones que escuchas una y otra vez las que eventualmente pueden erosionar tu salud mental.


Hacer frente a las microagresiones

¿Cómo se las arregla si es objeto de microagresiones? Si ha sido el objetivo de un microinsulto o microagresión o cualquier otro tipo de microagresión, es posible que se sienta confundido sobre cómo responder.

No se preocupe, no está solo. Sin embargo, es importante tomar algún tipo de acción para proteger su salud mental. Como ya se señaló, sentirse frustrado e incapaz de responder provocará estrés crónico y agotará su salud mental.

También es importante sacar a la luz las microagresiones porque, de lo contrario, es posible que los transgresores no sepan cómo te han hecho sentir. Si bien puede parecer natural estar molesto o enojado, el mejor enfoque sería decir con calma cómo te hizo sentir la situación , para que la otra persona se dé cuenta.

Si bien las microagresiones manifiestas pueden ser difíciles de tratar (p. Ej., La persona intencionalmente trató de hacerle sentir mal), las que no son intencionales pueden ser más fáciles de remediar.


Si alguien no se da cuenta de cómo sus palabras o su comportamiento te afectan, hacérselo saber con calma es el primer paso para educarlo sobre cómo sus acciones afectan a otras personas. Así es como vemos el cambio gradual en el mundo.

Prevención de microagresiones

¿Cómo prevenimos las microagresiones como individuos, como sociedad y como miembros de la comunidad global? Además de decir con calma cómo las microagresiones lo lastiman como objetivo, también es necesario hablar sobre cómo evitar participar en microagresiones usted mismo.

La verdad es que la mayoría de nosotros queremos creer que somos buenas personas (y en su mayoría lo somos), por lo que el concepto de que lo que estamos diciendo o haciendo es ofensivo o no trata a los demás de manera justa crea una amenaza para nuestro sentido de identidad. .

De esta manera, la única forma de detener las microagresiones es que todos confronten sus propios prejuicios inherentes. Y para hacer esto, necesitará exponerse a una variedad más amplia de situaciones y personas y tal vez cosas que lo hagan sentir incómodo.

Esto significa estar abierto a entablar amistad con personas de diferentes lugares y personas que tienen ideas diferentes a las tuyas. No, no necesita cambiar su moral y valores, pero debe estar abierto a aprender sobre otras personas como individuos sin percibirlos inmediatamente como parte de un grupo en particular (y tener los prejuicios que acompañan a eso).

Además, si alguien habla y le dice que lo que ha dicho o hecho le duele, es importante que lo escuche. Por encima de todo, piense antes de hablar y considere cómo afectará a quienes le rodean.


 Practicar la escucha activa en sus conversaciones diarias

Las microagresiones hacen que otros se sientan rechazados, alienados, insultados o invalidados. Hacen más aparentes las diferencias de poder y privilegios y perpetúan los estereotipos y el racismo. Por esta razón, evalúe sus propios prejuicios, observe lo que dice y censúrense cuando sus palabras puedan ser hirientes.

Al determinar si abordar o no las microagresiones de frente, el profesor de psicología Kevin Nadal creó una lista de cinco preguntas para considerar en su libro " Guía para responder a las microagresiones". 


Si respondo, ¿podría estar en peligro mi seguridad física?

Si respondo, ¿la persona se pondrá a la defensiva y esto dará lugar a una discusión?

Si respondo, ¿cómo afectará esto mi relación con esta persona (por ejemplo, un compañero de trabajo, un miembro de la familia, etc.)

Si no respondo, ¿me arrepentiré de no haber dicho algo?

Si no respondo, ¿eso transmite que acepto el comportamiento o la declaración?

Causas subyacentes de microagresiones

¿Cuáles son las causas subyacentes de las microagresiones? No hay una respuesta simple, ya que muchos de los tipos de prejuicios en cuestión son en parte el resultado de siglos de racismo sistémico y estereotipos que persisten hasta el día de hoy, incluso cuando nos hemos movido hacia una sociedad más igualitaria. Problemas como los siguientes pueden permanecer en nuestra conciencia colectiva:


  • Representaciones estereotipadas de minorías en la literatura popular, el cine y la televisión
  • Blanquear o pasar por alto ciertas partes de nuestra historia
  • Ser socializado por personas de una generación mayor que pueden llevar sus puntos de vista de una época más intolerante.
  • La facilidad de tomar como chivo expiatorio a otros en lugar de enfrentar nuestros propios problemas.

Superar las microagresiones

Algunos argumentan que la solución a este problema no es con una mayor corrección política, sino más bien llegar a la raíz del problema.


Puede ser mejor, por ejemplo, no controlar el lenguaje de una manera que cree más barreras entre las personas, porque aquellos que no comprenden sus prejuicios inherentes no es probable que cambien sus palabras o comportamientos.


Por esa razón, y para evitar que los objetivos de las microagresiones desarrollen un sentido de ser una víctima (y sin poder), una mejor solución podría ser desarrollar estrategias para reducir los prejuicios y los problemas estructurales subyacentes más importantes que conducen a los tipos de sesgos que hacen que las microagresiones sean más comunes.

Claramente, esta es una empresa complicada, que ha estado en marcha durante décadas, con mucho más trabajo por hacer.

Ya sea que usted sea el objetivo de microagresiones o alguien que, a sabiendas o sin saberlo, se haya involucrado en atacar a otras personas con microagresiones, usted juega un papel importante en la solución de este problema. Como objetivo, es importante compartir con los demás cómo te hacen sentir las microagresiones, para que puedan tener una mejor comprensión y una mayor empatía.

Como agresor, es importante considerar profundamente sus prejuicios inherentes, cómo puede cambiarlos y ampliar sus experiencias en el proceso. Solo a través de este esfuerzo conjunto se verá el cambio y se resolverán los efectos negativos a largo plazo de las microagresiones en la salud mental.


¿Continuará perpetuando los estereotipos o ajustará sus prejuicios para alinearse mejor con la realidad? ¿Permitirá que las personas lo hagan sentir frustrado o enojado a través de sus palabras y acciones sin tomar ninguna acción usted mismo? Ya sea que sea un objetivo o un agresor, hay pasos que se pueden tomar para remediar este problema en la sociedad.

Solo cuando se reconozca el problema, se aborde y se tomen las medidas necesarias para solucionarlo, veremos algún cambio o movimiento real en lo que respecta a las microagresiones. Haga su parte como víctima y agresor potencial para asegurarse de que no está contribuyendo a empeorar su salud mental y la de quienes le rodean.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Post Top Ad

Your Ad Spot

Páginas