Breaking

Post Top Ad

Your Ad Spot

miércoles, 9 de junio de 2021

Los beneficios de tener la mente abierta

 

La mentalidad abierta implica ser receptivo a una amplia variedad de ideas, argumentos e información. Tener la mente abierta generalmente se considera una cualidad positiva. Es una habilidad necesaria para pensar de manera crítica y racional.


Si no está abierto a otras ideas y perspectivas, es difícil ver todos los factores que contribuyen a los problemas o encontrar soluciones efectivas. En un mundo cada vez más polarizado, es importante poder salir de su zona de confort y considerar otras perspectivas e ideas.

Esto no significa que tener la mente abierta sea necesariamente fácil. Estar abierto a nuevas ideas y experiencias a veces puede generar confusión y disonancia cognitiva cuando aprendemos cosas nuevas que entran en conflicto con las creencias existentes. Sin embargo, poder cambiar y revisar creencias obsoletas o incorrectas es una parte importante del aprendizaje y el crecimiento personal. Para disfrutar de los beneficios de tener una mente abierta, esfuércese por desarrollar esta habilidad.

¿Qué significa tener la mente abierta?
Hay algunos aspectos diferentes de la mentalidad abierta:

En el uso diario, el término "de mente abierta" se utiliza a menudo como sinónimo de no tener prejuicios o ser tolerante.
Desde una perspectiva psicológica, el término se usa para describir cuán dispuestas están las personas a considerar otras perspectivas o probar nuevas experiencias.
La mentalidad abierta también puede implicar hacer preguntas y estar activo en la búsqueda de información que desafíe sus creencias.
También abarca la creencia de que otras personas deben tener la libertad de expresar sus creencias y argumentos, incluso si usted no está necesariamente de acuerdo con esos puntos de vista.
Lo opuesto a una mente abierta es una mente cerrada o dogmática. Las personas que tienen una mente más cerrada generalmente solo están dispuestas a considerar sus propios puntos de vista y no son receptivas a otras ideas.


Incluso si te consideras una persona de mente bastante abierta, es probable que haya ciertos temas sobre los que tomes una postura mucho más dura: experiencias que te apasionan o problemas sociales, por ejemplo. Tener convicciones puede ser grandioso, pero una creencia fuerte no niega una mente abierta. Tener la mente abierta significa tener la capacidad de considerar otras perspectivas y tratar de ser empático con otras personas, incluso cuando no está de acuerdo con ellas.


Por supuesto, la mentalidad abierta tiene sus límites. No implica que deba simpatizar con todas las ideologías. Pero hacer un esfuerzo por comprender los factores que podrían haber llevado a esas ideas puede ser útil para encontrar formas de persuadir a las personas para que cambien de opinión.


Características de las personas de mente abierta
Tienen curiosidad por escuchar lo que piensan los demás.
Pueden desafiar sus ideas.
No se enojan cuando se equivocan.
Sienten empatía por otras personas.
Piensan en lo que piensan otras personas .
Son humildes acerca de su propio conocimiento y experiencia.
Quieren escuchar lo que otras personas tienen que decir.
Creen que los demás tienen derecho a compartir sus creencias y pensamientos.
Los beneficios de tener la mente abierta
Tener una mente más abierta significa disfrutar de algunos beneficios útiles y poderosos. La mentalidad abierta te ayuda a:


Obtenga información . Desafiar sus creencias existentes y considerar nuevas ideas puede brindarle una nueva perspectiva sobre el mundo y también enseñarle cosas nuevas sobre usted mismo.
Ten nuevas experiencias . Estar abierto a otras ideas también puede abrirte a nuevas experiencias.
Logra el crecimiento personal . Mantener la mente abierta puede ayudarte a crecer como persona. Aprendes cosas nuevas sobre el mundo y las personas que te rodean.
Vuélvete fuerte mentalmente . Mantenerse abierto a nuevas ideas y experiencias puede ayudarlo a convertirse en una persona más fuerte y vibrante. Sus experiencias y conocimientos continúan basándose unos en otros.
Siéntete más optimista . Uno de los problemas de mantener la mente cerrada es que a menudo conduce a una mayor sensación de negatividad. Estar abierto puede ayudar a inspirar una actitud más optimista hacia la vida y el futuro.
Aprenda cosas nuevas . Es difícil seguir aprendiendo cuando te rodeas de las mismas viejas ideas. Superar sus límites y llegar a personas con diferentes perspectivas y experiencias puede ayudarlo a mantener su mente fresca.

Factores que influyen en la mentalidad abierta
Hay una serie de cosas que pueden afectar la mentalidad abierta o cerrada de una persona. Si bien algunos de los factores que determinan qué tan abierto es usted pueden ser características innatas, otros pueden cultivarse para ayudar a desarrollar una mentalidad más abierta.

Personalidad
En el modelo de cinco factores de la personalidad humana , la apertura a la experiencia es una de las cinco amplias dimensiones que componen la personalidad humana. Este rasgo de personalidad comparte muchas de las mismas cualidades con la mentalidad abierta, como estar dispuesto a considerar nuevas experiencias e ideas y participar en el autoexamen.

Pericia
Las investigaciones sugieren que las personas esperan que los expertos sean más dogmáticos sobre su área de especialización. Cuando las personas sienten que tienen más conocimientos o habilidades en un área que otras personas, es menos probable que tengan una mente abierta.

Los investigadores han descubierto que dar a los participantes comentarios falsos positivos o falsos negativos sobre su desempeño en una tarea influyó en su mentalidad cerrada a la hora de considerar una opinión política alternativa.

Comodidad con ambigüedad
Las personas tienen distintos niveles de comodidad cuando se enfrentan a la incertidumbre. Demasiada ambigüedad hace que las personas se sientan incómodas e incluso angustiadas. El dogmatismo es a veces un intento de mantener las cosas más simples y fáciles de entender. Al rechazar las ideas alternativas que podrían desafiar el status quo, las personas pueden minimizar la incertidumbre y el riesgo, o al menos su percepción del riesgo. Las investigaciones anteriores apoyan esta idea, lo que sugiere que las personas de mente cerrada son menos capaces de tolerar las inconsistencias cognitivas.

Cómo tener una mentalidad más abierta
Aprender a tener una mente más abierta es posible, pero puede ser un desafío. En muchos sentidos, nuestras mentes están diseñadas para ver los conceptos como un todo. Desarrollamos una idea o una categoría de conocimiento, a la que el psicólogo Jean Piaget se refirió como esquema . A medida que encontramos nueva información, tendemos a querer clasificarla en uno de nuestros esquemas existentes en un proceso mental conocido como asimilación .

A veces, sin embargo, las cosas nuevas que hemos aprendido no encajan del todo con lo que ya sabemos. En este caso, tenemos que ajustar nuestra comprensión del mundo en un proceso conocido como acomodación . Esencialmente, tenemos que cambiar nuestra forma de pensar para poder manejar esta nueva información.


La asimilación tiende a ser un proceso bastante fácil; después de todo, solo está archivando nueva información en su sistema de archivo existente. El alojamiento es más difícil. No está simplemente poniendo algo en un archivo existente; está creando un sistema de archivo completamente nuevo.

A veces, la información nueva requiere repensar las cosas que pensaba que sabía. Requiere reevaluar sus recuerdos y experiencias pasadas a la luz de lo que ha aprendido.

Para hacer esto, debe ser capaz de dejar de lado sus juicios, analizar seriamente la evidencia existente y admitir que estaba equivocado. Ese proceso puede ser difícil, confuso y, a veces, doloroso o que cambia la vida. Requiere mucho esfuerzo mental, pero puedes entrenar tu cerebro para que tenga una mente más abierta.

Lucha contra el sesgo de la confirmación
Una tendencia cognitiva conocida como sesgo de confirmación puede ser uno de los mayores contribuyentes a la mentalidad cerrada. Sin embargo, superar esta tendencia puede resultar un poco complicado. El sesgo de confirmación implica prestar más atención a las cosas que confirman nuestras creencias existentes, mientras que al mismo tiempo se descarta la evidencia que desafía lo que pensamos.

Ser consciente del sesgo de confirmación es quizás una de las mejores formas de combatirlo. A medida que encuentre información, tómese un momento para considerar cómo este sesgo podría afectar la forma en que evalúa la información. Si parece que está aceptando algo fácilmente porque respalda sus argumentos existentes, tómese un momento para considerar algunos argumentos que podrían desafiar sus ideas. También puede ser útil aprender a evaluar fuentes de información y aprender a ser un consumidor informado de historias científicas en las noticias.

Hacer preguntas
A la mayoría de la gente le gusta creer en su propio sentido de virtud intelectual. Y de muchas maneras, es importante poder tener confianza y fe en sus propias decisiones. Pero es bueno recordar que lo que puede parecer resuelto y comprometido con ciertos ideales puede ser en realidad una forma de terquedad de mente cerrada.

Parte de tener la mente abierta implica poder cuestionar no solo a los demás, sino también a ti mismo. A medida que encuentre nueva información, hágase algunas preguntas clave:

¿Cuánto sabes realmente sobre el tema?
¿Qué tan confiable es la fuente?
¿Ha considerado otras ideas?
¿Tiene algún sesgo que pueda estar influyendo en su pensamiento?
En muchos casos, este tipo de auto-cuestionamiento puede ayudar a profundizar su compromiso con sus creencias. O podría proporcionar información que no había considerado antes.

Dale tiempo
Cuando escuchas algo con lo que no estás de acuerdo, tu primer instinto puede ser no estar de acuerdo o simplemente cerrarse. En lugar de escuchar o considerar la otra perspectiva, ingresa a un modo de pensamiento en el que solo está tratando de demostrar que la otra persona está equivocada, a veces incluso antes de tener la oportunidad de considerar todos los puntos.

Es fácil quedar envuelto en la respuesta emocional que tienes a algo. No está de acuerdo, no le gusta lo que ha escuchado, e incluso puede querer que la otra persona sepa cuán equivocada está. El problema con ese tipo de respuesta rápida es que estás actuando en el calor del momento, no te tomas el tiempo para considerar realmente todos los aspectos del problema y probablemente no discutes con tanta eficacia.

La alternativa es darse un breve período para considerar los argumentos y evaluar la evidencia. Después de escuchar algo, dedique unos minutos a considerar los siguientes puntos antes de responder:

¿Están sus propios argumentos basados ​​en múltiples fuentes?
¿Está dispuesto a revisar su opinión frente a pruebas contradictorias?
¿Mantendrá su opinión incluso si la evidencia la descarta?
La mentalidad abierta requiere más esfuerzo cognitivo que el dogmatismo. El solo hecho de estar dispuesto a considerar otras perspectivas puede ser un desafío, pero puede ser aún más difícil cuando, como resultado, tiene que revisar sus propias creencias.

Practica la humildad intelectual
Incluso si eres un experto en un tema, trata de tener en cuenta que el cerebro es mucho más imperfecto e impreciso de lo que la mayoría de nosotros queremos admitir. Como ha demostrado la investigación, tener conocimiento sobre algo en realidad puede contribuir a la mentalidad cerrada.

Cuando las personas piensan que son una autoridad en un tema o creen que ya saben todo lo que hay que saber, están menos dispuestas a asimilar nueva información y entretener nuevas ideas. Esto no solo limita su potencial de aprendizaje, sino que también puede ser un ejemplo de un sesgo cognitivo conocido como efecto Dunning-Kruger . Este sesgo lleva a las personas a sobreestimar su propio conocimiento de un tema, haciéndolas ciegas a su propia ignorancia.

Los verdaderos expertos tienden a ser más humildes acerca de sus conocimientos; saben que siempre hay más que aprender. Entonces, si cree que lo sabe todo, es probable que no lo sepa.

Como dijo una vez el comunicador científico y personalidad de la televisión Bill Nye: "Todos los que conocerás saben algo que tú no". Sin una mente abierta, nunca tendrá la oportunidad de considerar esas otras perspectivas y experiencias. Nunca sabrás lo que saben los demás.

Tener la mente abierta puede ser difícil. No ayuda que nuestras mentes a menudo estén orientadas a conservar la energía cognitiva confiando en atajos y simplificación. Incluso si tener la mente abierta no es algo natural para ti, puedes trabajar para cultivar una actitud receptiva que te deje abierto a nuevas perspectivas, conocimientos, personas y experiencias.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Post Top Ad

Your Ad Spot

Páginas