Breaking

Post Top Ad

Your Ad Spot

viernes, 4 de junio de 2021

El experimento de la prisión de Stanford

 


En 1971, el psicólogo Philip Zimbardo y sus colegas se propusieron crear un experimento que analizara el impacto de convertirse en prisionero o guardia de la prisión. Conocido como el Experimento de la prisión de Stanford, el estudio se convirtió en uno de los más conocidos (y controvertidos) en la historia de la psicología. 


El estudio ha sido durante mucho tiempo un elemento básico en libros de texto, artículos, clases de psicología e incluso películas, pero las críticas recientes han cuestionado los méritos científicos y el valor del estudio.

¿De qué se trató el experimento?
Zimbardo fue un ex compañero de clase del psicólogo Stanley Milgram . Milgram es mejor conocido por su famoso experimento de obediencia .

Zimbardo estaba interesado en ampliar la investigación de Milgram. Quería investigar más a fondo el impacto de las variables situacionales en el comportamiento humano.

Los investigadores querían saber cómo reaccionarían los participantes cuando se los colocara en un entorno carcelario simulado.

Los investigadores se preguntaron si las personas sanas física y psicológicamente que sabían que estaban participando en un experimento cambiarían su comportamiento en un entorno similar a una prisión. 

¿Quiénes fueron los participantes?
Los investigadores establecieron una prisión simulada en el sótano del edificio de psicología de la Universidad de Stanford. Seleccionaron a 24 estudiantes de pregrado para que hicieran el papel de prisioneros y guardias.


Los participantes fueron elegidos de un grupo más grande de 70 voluntarios porque no tenían antecedentes penales, carecían de problemas psicológicos y no tenían afecciones médicas importantes. Los voluntarios aceptaron participar durante un período de una a dos semanas a cambio de $ 15 por día. 


El entorno y los procedimientos
La prisión simulada incluía tres celdas de seis por nueve pies. Cada celda albergaba a tres presos e incluía tres catres.

Otras habitaciones frente a las celdas se utilizaron para los guardias de la cárcel y el alcaide. Un pequeño espacio fue designado como la sala de confinamiento solitario, y otra pequeña habitación sirvió como el patio de la prisión.

Luego, los 24 voluntarios fueron asignados aleatoriamente al grupo de prisioneros o al grupo de guardias. Los presos debían permanecer en la prisión simulada las 24 horas del día durante el estudio.


Se asignaron guardias para trabajar en equipos de tres hombres durante turnos de ocho horas. Después de cada turno, se permitió que los guardias regresaran a sus hogares hasta el siguiente turno.

Los investigadores pudieron observar el comportamiento de los presos y guardias utilizando cámaras y micrófonos ocultos. 

Resultados
Si bien el Experimento de la prisión de Stanford estaba programado originalmente para durar 14 días, tuvo que detenerse después de solo seis debido a lo que les estaba sucediendo a los estudiantes participantes. 3 Los guardias se volvieron abusivos y los prisioneros comenzaron a mostrar signos de estrés y ansiedad extremos.


Algunos de estos incluyen:


Si bien a los prisioneros y los guardias se les permitió interactuar de la forma que quisieran, las interacciones fueron hostiles o incluso deshumanizadoras.
Los guardias comenzaron a comportarse de manera agresiva y abusiva con los prisioneros, mientras que los prisioneros se volvieron pasivos y deprimidos.
Cinco de los prisioneros comenzaron a experimentar emociones negativas graves, incluido el llanto y la ansiedad aguda, y tuvieron que ser liberados del estudio temprano.
Incluso los propios investigadores empezaron a perder de vista la realidad de la situación. Zimbardo, quien actuó como director de la prisión, pasó por alto el comportamiento abusivo de los guardias de la cárcel hasta que la estudiante de posgrado Christina Maslach expresó objeciones a las condiciones en la prisión simulada y la moralidad de continuar el experimento.

Impacto
El experimento se hizo famoso y fue ampliamente citado en libros de texto y otras publicaciones. Según Zimbardo y sus colegas, el Experimento de la prisión de Stanford demostró el poderoso papel que la situación puede jugar en el comportamiento humano. 

Debido a que los guardias fueron colocados en una posición de poder, comenzaron a comportarse de una manera que normalmente no actuarían en su vida cotidiana u otras situaciones. Los prisioneros, colocados en una situación en la que no tenían un control real, se volvieron sumisos y deprimidos.

En 2011, la revista Stanford Alumni Magazine presentó una retrospectiva del Stanford Prison Experiment en honor al 40 aniversario del experimento. El artículo contenía entrevistas con varias personas involucradas, incluidos Zimbardo y otros investigadores, así como algunos de los participantes en el estudio. 

Richard Yacco, uno de los prisioneros del experimento, sugirió que el experimento demostró el poder que los roles y expectativas sociales pueden jugar en el comportamiento de una persona. 

En 2015, el experimento se convirtió en el tema de un largometraje titulado The Stanford Prison Experiment que dramatizó los eventos del estudio de 1971.

Críticas al experimento de la prisión de Stanford
En los años transcurridos desde que se llevó a cabo el experimento, ha habido una serie de críticas al estudio. Algunos de estos incluyen:

Cuestiones éticas
El experimento de la prisión de Stanford se cita con frecuencia como un ejemplo de investigación poco ética. Los investigadores no pudieron replicar el experimento hoy porque no cumple con los estándares establecidos por numerosos códigos éticos, incluido el Código de Ética de la Asociación Estadounidense de Psicología .

Falta de generalización
Otros críticos sugieren que el estudio carece de posibilidad de generalización debido a una variedad de factores. 6 La muestra no representativa de participantes (en su mayoría hombres blancos y de clase media) dificulta la aplicación de los resultados a una población más amplia.

Falta de realismo
El estudio también es criticado por su falta de validez ecológica.  La validez ecológica se refiere al grado de realismo con el que una configuración experimental simulada coincide con la situación del mundo real que busca emular. 

Si bien los investigadores hicieron todo lo posible para recrear un entorno carcelario, simplemente no es posible imitar a la perfección todas las variables ambientales y situacionales de la vida carcelaria. Debido a que puede haber factores relacionados con el entorno y la situación que influyeron en el comportamiento de los participantes, es posible que no represente realmente lo que podría suceder fuera del laboratorio.

Críticas recientes
Un examen más reciente de los archivos del experimento y las entrevistas con los participantes han revelado problemas importantes con el diseño, los métodos y los procedimientos de la investigación que cuestionan la validez, el valor e incluso la autenticidad del estudio. 


Estos informes, que incluyen exámenes de los registros del estudio y nuevas entrevistas con los participantes, también han arrojado dudas sobre algunos de los hallazgos y suposiciones clave sobre el estudio. 

Entre los problemas descritos:

Un participante, por ejemplo, sugirió que fingió una avería para poder abandonar el experimento porque le preocupaba reprobar sus clases.
Otros participantes también informaron haber alterado su comportamiento de una manera diseñada para "ayudar" al experimento.
La evidencia también sugiere que los experimentadores alentaron el comportamiento de los guardias y jugaron un papel en el fomento de las acciones abusivas de los guardias.
En 2019, la revista American Psychologist publicó un artículo desacreditando el famoso experimento, detallando su falta de mérito científico y concluyendo que el Experimento de la Prisión de Stanford fue "un estudio increíblemente defectuoso que debería haber muerto prematuramente". 

En una declaración publicada en el sitio web oficial del experimento, Zimbardo sostiene que estas críticas no socavan la conclusión principal del estudio: que las fuerzas situacionales pueden alterar las acciones individuales tanto de manera positiva como negativa. 

El experimento de la prisión de Stanford es bien conocido tanto dentro como fuera del campo de la psicología. Si bien el estudio ha sido criticado durante mucho tiempo por muchas razones, las críticas más recientes a los procedimientos del estudio arrojan una luz más brillante sobre las deficiencias científicas del experimento.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Post Top Ad

Your Ad Spot

Páginas