Breaking

Post Top Ad

Your Ad Spot

viernes, 18 de junio de 2021

¿Cuándo es la edad apropiada para comenzar a tener citas?

 


La edad en la que los preadolescentes desarrollan intereses románticos en otras personas varía enormemente de un niño a otro. Algunos niños pueden comenzar a expresar interés en tener un novio o novia a los 10 años, mientras que otros tienen 12 o 13 años antes de mostrar interés.


La clave es que los padres recuerden que la adolescencia es una época de transición. No solo están madurando física, emocional y socialmente, sino que también están comenzando a desarrollar un sentido de sí mismos . Entonces, a medida que su hijo adolescente comienza a explorar lo que eso significa para ellos, es natural que también comience a surgir un interés en las citas.

Dicho esto, trate de no sentirse abrumado por el incipiente interés de su hijo en las citas. En la mayoría de los casos, "citas" no significa lo que crees que significa. Además, es probable que los intereses amorosos de su adolescente no duren demasiado a medida que descubren lo que les gusta y lo que no.

Aún así, es posible que se pregunte cómo navegar por este nuevo terreno. Desde esos primeros intereses amorosos hasta esas primeras rupturas, aquí está todo lo que necesita saber sobre las citas entre adolescentes.

¿Qué tan joven es demasiado joven para tener una cita?
Cuando se trata de citas entre adolescentes, es útil comenzar por definir qué son las citas entre adolescentes y la edad a la que comienzan a salir. Según la Academia Estadounidense de Pediatría (AAP), las niñas generalmente comienzan a salir a los 12 años y medio y los niños generalmente comienzan a salir a los 13 años y medio, pero enfatizan que no es de la manera que la mayoría de los padres podrían imaginar.

En lugar de emparejarse individualmente como lo hacen los adolescentes, la mayoría de los preadolescentes participan en citas grupales, lo que significa que salen en grupo al cine, al centro comercial, al parque, a la playa u otros lugares similares. También es importante no confundir las citas grupales con las citas dobles o triples, dice la AAP. Con las citas grupales, puede haber una o dos parejas románticas, pero la mayoría del grupo no está unido.


Las citas grupales les permiten a los niños interactuar con amigos de ambos sexos de una manera segura sin la incomodidad o la presión de ligar que viene con las citas uno a uno.

Entonces, ¿a qué edad pueden los preadolescentes o adolescentes tener citas personales? Como regla general, la AAP aconseja que los preadolescentes se adhieran a las citas grupales y que las citas individuales se reserven para los adolescentes de al menos 16 años.


Por supuesto, como padre, tendrá que considerar el nivel de madurez de su hijo. Algunos adolescentes pueden ser lo suficientemente maduros y responsables como para manejar las citas un poco antes, mientras que otros pueden necesitar un poco más de tiempo.


Cómo establecer pautas
Si ha decidido permitir que su adolescente tenga citas en grupos, debe ser claro con ellos acerca de sus expectativas. Hable sobre lo que constituye un comportamiento apropiado cuando están fuera, así como a dónde se les permite ir y cuándo tienen que estar en casa. Algunos padres incluso requieren que uno de los padres esté presente de alguna manera cuando los niños salen en grupos.


También debe considerar la posibilidad de conocer a los padres de los otros niños con los que pasa tiempo su hijo, especialmente si el grupo planea pasar el rato en la casa de una persona en lugar de en un lugar público.


Además, trate de determinar cómo los trata la pareja de su hijo y asegúrese de hablar constantemente sobre lo que constituye una amistad saludable . Haga preguntas abiertas, como qué les gusta de la persona o qué tienen en común.

Tenga en cuenta también que las relaciones románticas entre adolescentes a menudo se expresan en su totalidad (o casi en su totalidad) a través de mensajes de texto y redes sociales.

Los preadolescentes pueden enviarse más mensajes de texto de lo que hablan o se conocen en persona, y pueden usar publicaciones en las redes sociales para proclamar su estado civil. Asegúrese de que su hijo sepa qué es seguro y apropiado para comunicarse a través de mensajes de texto y publicar en las redes sociales, especialmente cuando se trata de compartir información personal.

Las reglas y la etiqueta de los teléfonos inteligentes también deben ser un tema de discusión constante cuando se trata de relaciones románticas y otras amistades. La clave es que se está comunicando regularmente con su hijo sobre sus relaciones mientras le ofrece orientación y dirección a lo largo del camino.

¿Debería preocuparse?
La primera vez que escucha a su hijo preadolescente mencionar que está "saliendo" con alguien, puede ser un poco desconcertante, pero desarrollar un interés romántico en otra persona es una parte normal del crecimiento.

Durante la adolescencia, su hijo está pasando por muchos cambios. Además de pasar por la pubertad, pueden desarrollar nuevos intereses, cambiar su estilo de vestir e incluso comenzar a salir con nuevos amigos.

A menos que note señales de advertencia de comportamientos poco saludables, generalmente no tiene nada de qué preocuparse. La identidad de su preadolescente se está configurando durante este período de tiempo y es posible que prueben diferentes cosas hasta que descubran quiénes son. Por esta razón, muchas relaciones entre novios son superficiales al principio, ya que descubren quiénes son.

Los preadolescentes tienden a elegir a su novio o novia en función del aspecto, la ropa y / o el estado social de la persona.

Y, si usted tiene 12 o 13 años no tiene interés en tener citas, no se preocupe. No hay prisa cuando se trata del mundo de las citas. Sin embargo, su falta de interés no significa que no debas tener conversaciones significativas sobre las citas.

Hábleles sobre lo que constituye una relación saludable y sobre cómo comportarse en línea y cuando salga con amigos. Estas charlas le permiten construir un marco para cuando estén listos para comenzar a salir.

Asociarse con su preadolescente
La piedra angular de cualquier relación saludable entre padres e hijos es la comunicación. Por lo tanto, por muy incómodo que sea, es importante tener conversaciones regulares con su hijo sobre los grandes problemas relacionados con las citas, incluso si su hijo se resiste a la idea.

Al mantener abiertas las líneas de comunicación y tener cuidado de no juzgar sus intereses amorosos, su hijo es más apto para hablar con usted sobre sus sentimientos o pedirle consejo.

También es importante que los preadolescentes se sientan empoderados con información que les ayude a establecer límites, expectativas y límites para ellos mismos y la persona con la que salen. Manténgase involucrado compartiendo sus primeras experiencias de citas y haga un juego de roles si su preadolescente se siente capaz de hacerlo. 1 Es importante que desarrollen confianza en las citas en estos primeros años para que no se dejen influir por la información errónea.

Además, asegúrese de que tengan planes de contingencia en caso de que la cita del grupo no salga según lo planeado. Necesitan saber qué hacer si están en peligro o no les gusta lo que está haciendo el grupo. Al asociarse con su preadolescente en cada paso del camino cuando comienzan a salir, podrá guiarlos desde su primer amor hasta el último.

Que evitar
Si bien es normal que el repentino interés de su hijo en las citas lo tome desprevenido, debe asegurarse de tomarlo en serio y utilizarlo como una oportunidad para hablar sobre los problemas clave asociados con las citas de manera responsable.


Incluso si se está asustando un poco, elija sus palabras con cuidado. Quieres evitar decir algo de lo que luego te arrepientas. Por ejemplo, debe evitar etiquetar su relación de alguna manera, como llamarla "enamoramiento", "amor de cachorros" o "amor joven".

Para una preadolescente, esta relación en ciernes es significativa. Por lo tanto, no querrás restarle importancia ni burlarte de él de alguna manera sin darte cuenta.

También debe evitar burlarse de su adolescente o hacer comentarios negativos sobre con quién está saliendo. Otras cosas para evitar incluyen:

Ignorar la relación de citas es algo sin importancia
Permitir que su preadolescente pase tiempo uno a uno sin supervisión
Asumiendo que la relación no es seria
Permitir demasiada libertad y no establecer reglas básicas para tener citas seguras
Olvidar hablar sobre los grandes temas como el sexteo , el consentimiento e incluso el sexo
No discutir los riesgos de la violencia en el noviazgo adolescente y el abuso en el noviazgo digital
Descuidar la descripción de cómo son las relaciones saludables
Fingir que la relación no existe o que su hijo no está creciendo
 Qué hacer cuando no le gusta la cita de su preadolescente
Cómo manejar las rupturas
Aunque la mayoría de las relaciones entre preadolescentes no durarán mucho, algunos romances entre preadolescentes tienen poder de permanencia. Un estudio encontró que el 20% de los jóvenes de 12 a 14 años tenían una relación que duró al menos 11 meses. 

Dado lo rápido que están cambiando las vidas de los preadolescentes, 11 meses es ciertamente un período de tiempo significativo. Sin embargo, dicho esto, es probable que las relaciones entre preadolescentes sean más superficiales que las relaciones posteriores y es posible que no tengan suficiente sustancia para durar mucho más.

En consecuencia, en algún momento tendrás que saber cómo ayudar a tu adolescente a navegar por una ruptura, especialmente porque su primera experiencia con el corazón roto puede tomarlos por sorpresa. Un minuto están en la nube nueve creyendo que encontraron a su alma gemela y al siguiente se encuentran recogiendo los pedazos de su corazón roto.

Si su hijo está lidiando con una ruptura, es importante que escuche más de lo que hable y que valide lo que está sintiendo.

No hay nada peor para una preadolescente que experimentar dolor de corazón, solo para que un padre minimice sus sentimientos o les diga que no fue un gran problema. Para ellos, esta experiencia se siente monumental.

En su lugar, aproveche esta oportunidad para enseñarles cómo manejar estos sentimientos incómodos de una manera sana y responsable, especialmente cuando se trata de las redes sociales. Demasiadas veces, los preadolescentes recurrirán a las redes sociales durante una ruptura para compartir sus sentimientos de ira, dolor, frustración o tristeza, todo lo cual puede terminar hiriéndolos aún más si los niños usan estos sentimientos crudos para intimidarlos o burlarse de ellos. .

Hábleles sobre formas saludables de lidiar con la decepción, el rechazo y el dolor, como llevar un diario, hablar con las personas cercanas y hacer las cosas que disfrutan. Y, si su hijo fue el que rompió, es igualmente importante que lo apoye.

Encuentre formas de ayudar a su hijo preadolescente a reenfocar su atención y no pensar en la ruptura. Es común que los preadolescentes se queden atrapados en la rutina pensando en lo que salió mal y en lo que podrían haber hecho de manera diferente. Si bien la reflexión es una parte importante de la ruptura, reflexionar durante largos períodos de tiempo puede volverse poco saludable.

Hable con su hijo sobre cómo reenfocar su energía de maneras más productivas, como pasar un día haciendo algo divertido con amigos o dedicarse a un nuevo pasatiempo.

Y finalmente, sea paciente y evite decir algo negativo sobre su exnovio o novia. Algunos preadolescentes seguirán adelante con bastante facilidad después de una ruptura, pero algunos necesitarán un poco más de tiempo para procesar lo que sucedió y para que su corazón roto se recupere. Sea amable, cariñoso, comprensivo y positivo y su hijo lo superará.

 
Si bien es normal sentirse abrumado o incluso inseguro acerca de las citas entre sus hijos, es importante no permitir que estos sentimientos gobiernen su respuesta. En su lugar, considere el nivel de madurez de su hijo y determine qué puede manejar y cuándo. No hay reglas estrictas cuando se trata de citas entre adolescentes. Por lo tanto, en última instancia, deberá decidir qué es lo mejor para el temperamento de su hijo.

Si decide que está de acuerdo con sus citas entre adolescentes en un entorno grupal, asegúrese de establecer algunas reglas básicas y comunicarlas de manera clara y efectiva. También debes asegurarte de tener conversaciones regulares sobre citas seguras y responsables, así como sobre todos los factores involucrados en una relación de citas entre adolescentes, como los mensajes de texto y el uso de las redes sociales. Al educar a su hijo adolescente sobre los entresijos de las citas, lo preparará para el éxito en el futuro

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Post Top Ad

Your Ad Spot

Páginas