Breaking

Post Top Ad

Your Ad Spot

martes, 29 de junio de 2021

Cómo tener relaciones familiares saludables con menos estrés

 Las familias pueden ser una fuerza vital cuando están sanas y relativamente libres de estrés. Cuando están sanos, pueden ser una constante con la que puede contar, tanto que una relación familiar sana puede tener un impacto positivo en su salud y bienestar. 

Las relaciones familiares sólidas también son una fuente de consuelo, guía y fortaleza a la que puede recurrir en momentos de estrés. Asimismo, brindan un sentido de pertenencia y un amor incondicional que probablemente no encontrará en ningún otro lugar.


Pero cuando estas relaciones no son saludables o están llenas de estrés, pueden resultar agotadoras y emocionalmente agotadoras. De hecho, una relación familiar muy conflictiva o tóxica puede causar mucho daño.

Estas relaciones poco saludables no solo lo privan de apoyo, sino que también pueden crear estrés adicional, conflictos e incluso problemas de salud. Por ejemplo, las investigaciones indican que del 10% al 30% de los niños crecen en familias donde su salud y bienestar están en peligro o debilitados por relaciones familiares insalubres. 

¿Qué hace que una familia sea saludable?
Generalmente, las personas dependen de sus familias en tiempos de crisis para obtener apoyo emocional y práctico. A veces, incluso dependen de ellos para recibir apoyo cuando atraviesan una crisis financiera .

La familia es una constante en la vida de una persona. Las familias también llevan su historia y comparten su futuro. ¿Quién mejor que hermanos, padres y otros parientes cercanos para recordar su infancia?

Esta conexión con buenos recuerdos, apoyo en momentos de necesidad y amor incondicional es la forma única en que las familias pueden brindar felicidad, alivio del estrés y una sensación de bienestar.

Según los investigadores, las familias fuertes tienen seis cualidades en común.  Estas cualidades incluyen aprecio / afecto, compromiso, comunicación positiva, tiempo juntos, fuertes habilidades de afrontamiento y bienestar espiritual. He aquí un vistazo más de cerca a cada uno.


Apreciación y afecto
Las familias saludables se ayudan unas a otras cuando lo necesitan. También cumplen sus promesas, se apoyan mutuamente y muestran afecto cuando están juntos. Un cálido abrazo, un apretón de manos o una palmada en la espalda son gestos que hablan de amor y apoyo mutuos.


Compromiso
Las familias saludables son leales, solidarias y comprometidas. Les resulta fácil confiar el uno en el otro con los detalles de sus vidas. También comparten responsabilidades y toman decisiones juntos y están a su disposición cuando los necesite. Nadie te protege como tu familia.


Comunicación positiva
Las familias saludables a menudo comparten juntos comidas regulares y disfrutan hablando de sus vidas y experiencias. Además, las críticas, las humillaciones, los insultos y otros tipos de abuso emocional son raros.


En cambio, las familias se animan y edifican unas a otras.

Tiempo juntos
Por lo general, las familias saludables se divierten cuando están juntas, sonriendo y riendo a menudo. Ya sea que su tiempo sea planeado o espontáneo, las familias fuertes disfrutan estar juntas. También comparten los intereses y pasiones de los demás.


Fuertes habilidades de afrontamiento
La resiliencia es un sello distintivo de las familias saludables. Si bien enfrentar un desafío o una crisis nunca es fácil, las familias saludables se animan mutuamente a mantenerse fuertes y esperanzadas. A menudo buscan lo bueno en una mala situación y aceptan las cosas que no pueden cambiar. Pasar juntos una crisis hace que sus lazos sean aún más fuertes.

Bienestar espiritual
Las familias saludables suelen tener una visión positiva de la vida. También están llenos de agradecimiento y gratitud. Por lo general, estas familias comparten valores comunes e incluso pueden compartir las mismas creencias espirituales o religiosas.

Incluso si no están de acuerdo en todo, las familias saludables son amables y respetuosas con otras opiniones.

Hacer frente a problemas familiares comunes
Desafortunadamente, debido a que las relaciones familiares son tan complejas, no siempre son fáciles de navegar. De hecho, lidiar con familiares difíciles es francamente difícil. Y aunque puede ser mejor para su nivel de estrés y su salud eliminar las relaciones tensas de su vida, no siempre es tan simple cuando las personas difíciles están relacionadas con usted. Para mantener a raya los conflictos y reducir su nivel de estrés, consulte estos consejos sobre cómo lidiar con problemas familiares comunes.

Centrarse en la comunicación saludable
El conflicto es virtualmente inevitable en cualquier relación, pero hay formas saludables de lidiar con él. Por ejemplo, si sabe que usted y un miembro de su familia no están de acuerdo sobre religión o política, trate de ceñirse a temas más neutrales. Del mismo modo, si su familiar tiene algunos rasgos negativos que realmente le molestan, concéntrese en los positivos.

Escuchar y ser empático siempre que puedas también es especialmente importante. Pero tampoco seas un felpudo. Está bien ser asertivo y dejar saber a los miembros de la familia cuando han cruzado la línea.

Y, si la conversación se sale de control, sepa cuándo tomarse un descanso. Con un poco de trabajo duro, es posible que pueda tener una conversación respetuosa con los miembros de su familia, incluso cuando no esté de acuerdo.

Se Auténtico
Cuando las personas se reúnen con sus familias de origen, no es raro volver a los viejos patrones de comportamiento. Pero si has crecido más allá de estos viejos roles y ya no reflejan quién eres, no temas ser la persona que eres ahora. Puede que le cueste un poco de trabajo mantenerse fiel a sí mismo, pero al final se alegrará de haberlo hecho.

Cuando los miembros de la familia mencionen cuánto ha cambiado o le digan cuánto extrañan a su antiguo yo, no se sienta obligado a volver a ser esa persona, especialmente si cambió por alguna razón. Por ejemplo, si alguna vez fuiste un gran bebedor y el alma de la fiesta, podría ser difícil para los miembros de la familia adaptarse a verte sin una bebida en la mano. Pero se acostumbrarán. No tienes que sacrificar quién eres ahora para que otras personas se sientan cómodas. A esto se le llama agradar a la gente y es un hábito poco saludable en el que caer.

Abordar los prejuicios familiares
Por lo general, los prejuicios surgen de una creencia equivocada o aprendida de que ciertos grupos de personas deben ser tratados de manera diferente o con menos respeto y consideración. Algunos prejuicios comunes involucran raza, etnia, religión, género y orientación sexual.

Cuando eres testigo de los prejuicios en los miembros de la familia, es importante abordarlos con tacto de inmediato. A veces, los miembros de la familia no se dan cuenta de que lo que hacen o dicen es marginación e insulto. Hablar de tolerancia y aceptación es importante. Solo asegúrate de hacerlo de una manera amorosa.

Si se pone emocional, crítico o enojado, es probable que los miembros de su familia se concentren en esas cosas en lugar de escuchar lo que está diciendo. Y, si no están dispuestos a ser respetuosos, es posible que deba establecer algunos límites con ellos. Ser familia no les da derecho a tratarte a ti, a tu pareja o a cualquier otra persona de manera irrespetuosa.

Lidiar con el drama familiar
A veces, las familias están llenas de chismes, puñaladas por la espalda y otros tipos de drama relacional. Cuando esto sucede, es mejor apagarlo o mantenerse al margen por completo. Nada bueno proviene de arrojar sombra, hablar a espaldas de las personas y enfrentar a las personas entre sí.


Incluso si no participas en el drama, el solo hecho de escuchar las palabras groseras indica que podrías tolerarlo. En su lugar, intente redirigir la conversación o alejarse. También puede ser más directo e indicar que no se siente cómodo con la conversación.

La clave es hacerle saber a su familiar que no quiere ser parte del drama.

Abordar la rivalidad y los celos entre hermanos adultos
Las relaciones entre hermanos son complejas, pero aún más si existe rivalidad entre hermanos o celos. De hecho, la rivalidad entre hermanos adultos puede causar relaciones tensas, donde los hermanos discuten y luchan por llevarse bien.

Si siente que su relación con su familia es tensa porque sus padres favorecen a otro hermano, es posible que se sorprenda al descubrir que no está solo.

Trate de no tomarse el favoritismo percibido como algo personal ni permita que afecte su relación con la familia. Si bien puede parecer que su padre está más cerca de su hermano, esto no significa que sea cierto o que su padre ama a ese hermano más que a usted. Y hagas lo que hagas, no perpetúes estos sentimientos compitiendo con tu hermano.

Si bien no puede controlar los tipos de relaciones que tiene con los miembros de su familia, puede crear una mayor armonía en sus relaciones. Trabaje para fortalecer y mejorar sus relaciones familiares. Sea abierto, honesto y empático, pero no tema establecer límites con familiares tóxicos o abusivos. No está obligado a soportar el abuso solo porque sea pariente.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Post Top Ad

Your Ad Spot

Páginas