Breaking

Post Top Ad

Your Ad Spot

lunes, 24 de mayo de 2021

¿Puede la deficiencia de nutrientes causar depresión?

 


Si tiene depresión crónica , más de un factor puede estar causando sus síntomas . 

Una de estas posibles causas es la deficiencia de uno o más nutrientes esenciales. Esta podría ser una gran noticia, porque junto con los medicamentos, la terapia y cualquier otro tratamiento que su médico le recete, hacer cambios simples en su dieta puede ayudarlo a sentirse mejor.

Tenga en cuenta que el cuerpo se beneficia más de las vitaminas y minerales que provienen de alimentos integrales en lugar de píldoras. De hecho, incluso si no tiene bajo contenido de ningún nutriente en particular, comer una dieta equilibrada en general, una compuesta de alimentos frescos en lugar de procesados, puede ayudarlo a sentirse mejor en general. 

Solo un profesional médico puede determinar si tiene una deficiencia nutricional, por lo que antes de llenar su refrigerador con alimentos nuevos o abastecerse de suplementos, obtenga un diagnóstico oficial.

Vitaminas del complejo B

Las vitaminas B son esenciales para el bienestar mental y emocional . Son solubles en agua, lo que significa que no se pueden almacenar en el cuerpo, por lo que debe obtenerlos a través de los alimentos que consume todos los días. Las vitaminas del grupo B pueden verse reducidas por el alcohol, los azúcares refinados, la nicotina y la cafeína. Los excesos de cualquiera de estos pueden influir en una deficiencia de vitamina B.

Vitamina B1 (tiamina)

El cerebro usa la vitamina B1 para ayudar a convertir la glucosa, o azúcar en sangre, en combustible. Sin él, el cerebro se queda sin energía rápidamente. Las  deficiencias de tiamina son raras, pero pueden provocar una variedad de trastornos que incluyen irritabilidad y síntomas de depresión. Un estudio encontró que los suplementos de tiamina podrían ayudar a contrarrestar el lapso de tiempo de los antidepresivos para las personas con trastorno depresivo mayor. 

Las fuentes alimenticias naturales de vitamina B1 incluyen: 

  • Calabaza bellota
  • Espárragos 
  • Frijoles y legumbres
  • Hojas de remolacha
  • coles de Bruselas
  • Productos lácteos (p. Ej., Yogur)
  • Huevos
  • Carne, aves y pescado
  • Nueces y semillas
  • Espinacas
  • Cereales integrales

Si tiene niveles bajos de vitamina B1, es posible que desee evitar las almejas, el arroz molido, los mejillones y los camarones. Estos alimentos contienen la enzima tiaminasas, que inactiva la tiamina.

Vitamina B3 (niacina)

Una deficiencia de niacina puede causar pelagra, una enfermedad que puede causar psicosis y demencia.  Debido a que muchos alimentos comerciales contienen niacina, la pelagra prácticamente ha desaparecido. Sin embargo, las deficiencias de vitamina B3 pueden producir agitación y ansiedad , así como lentitud mental y física.

Las fuentes alimenticias de vitamina B3 incluyen: 

  • Productos lácteos
  • Huevos
  • Pescado
  • Carnes magras
  • Leguminosas
  • Nueces
  • Aves de corral

Las deficiencias de vitamina B5 son raras, pero pueden provocar fatiga, depresión, insomnio, irritación de la piel y entumecimiento y hormigueo en las manos y los pies. 

Las fuentes alimenticias de vitamina B5 incluyen:

  • Brócoli
  • Pollo
  • Bacalao
  • Huevos
  • Lentejas
  • Leche
  • Pan integral
  • Atún
  • Yogur

Vitamina B6 (piridoxina)

La vitamina B6 ayuda al cuerpo a procesar los aminoácidos, que son los componentes básicos de las proteínas y algunas hormonas. Es necesaria para producir serotonina, melatonina y dopamina. Muchos médicos orientados a la nutrición creen que la mayoría de las dietas no proporcionan cantidades óptimas de esta vitamina.

Las deficiencias de vitamina B6, aunque son muy raras, causan deterioro de la inmunidad, lesiones cutáneas y confusión mental.   En ocasiones, se presenta una deficiencia marginal en personas con trastorno por consumo de alcohol de moderado a grave , personas con insuficiencia renal y mujeres que usan anticonceptivos orales.

Las fuentes alimenticias de vitamina B6 incluyen: 

  • Hígado de res
  • Pollo
  • Garbanzos
  • Requesón
  • Pescado (p. Ej., Atún, salmón)
  • Frutas no cítricas (p. Ej., Plátanos)
  • Patatas
  • Calabaza

Vitamina B12

Una deficiencia de vitamina B12 puede provocar una variedad de síntomas neurológicos y psiquiátricos. Debido a que la vitamina B12 es importante para la formación de glóbulos rojos, una deficiencia también puede causar anemia. Las  deficiencias tardan mucho en desarrollarse, ya que el cuerpo almacena un suministro de tres a cinco años en el hígado.

Cuando ocurre una escasez, a menudo se debe a la falta de factor intrínseco: una enzima que permite que la vitamina B12 se absorba en el tracto intestinal.

Esta condición se conoce como anemia perniciosa. Dado que el factor intrínseco disminuye con la edad, las personas mayores son más propensas a las deficiencias de B12.

Las fuentes alimenticias de vitamina B12 incluyen: 

  • Pollo
  • Huevos
  • Pescado (p. Ej., Salmón, trucha, atún blanco)
  • Carne
  • Leche
  • Yogur

Vitamina B9 (folato)

La vitamina B9 es necesaria para la síntesis de ADN.   También es necesario para la producción de SAM (S-adenosil metionina). Una dieta deficiente, una enfermedad, el consumo excesivo de alcohol y ciertas drogas pueden contribuir a la deficiencia de folato. A las mujeres embarazadas a menudo se les aconseja tomar esta vitamina para prevenir defectos del tubo neural en el feto en desarrollo.

Las fuentes alimenticias de ácido fólico incluyen: 

  • Espárragos
  • Frijoles (p. Ej., Garbanzos, guisantes de ojo negro)
  • coles de Bruselas
  • Vegetales de hojas verdes (p. Ej., Espinaca, col rizada, berza, escarola)
  • Miseria
  • Semillas de girasol

Vitamina C

Cuando muy poca vitamina C influye en los síntomas de la depresión, los suplementos pueden ayudar. Si bien actualmente hay más estudios en animales que en humanos que muestran los efectos de la vitamina C en la depresión, un pequeño estudio de estudiantes varones jóvenes relacionó los niveles más altos con un mejor estado de ánimo general y los niveles más bajos con un aumento de la depresión, la ira y la confusión. 

El estrés, el embarazo y la lactancia aumentan la necesidad del cuerpo de vitamina C, mientras que la aspirina, la tetraciclina y las píldoras anticonceptivas pueden agotar el suministro del cuerpo.

Las fuentes alimenticias de vitamina C incluyen: 

  • Brócoli
  • coles de Bruselas
  • Coliflor
  • pomelos
  • kiwi
  • Melón
  • Naranjas
  • Pimientos
  • Patatas
  • Fresas
  • Tomates

Vitamina D

La vitamina D es importante para el cuerpo de muchas formas. Su cuerpo necesita esta vitamina clave para absorber el calcio. Es más, sus huesos lo necesitan para mantenerse sanos y fuertes, sus células lo necesitan para crecer, sus nervios lo necesitan para llevar mensajes entre el cerebro y otras partes del cuerpo, y su sistema inmunológico lo necesita para defenderse de virus y bacterias.

La "vitamina del sol" también juega un papel en la salud mental.

Cada vez más investigaciones han arrojado luz sobre el vínculo entre la falta de vitamina D y la depresión.

Un metaanálisis encontró que las personas con depresión tienen niveles bajos de vitamina D y las personas con niveles bajos de vitamina D tienen un riesgo mucho mayor de depresión .   Si bien la mejor manera de absorber la vitamina D es a través de la exposición al sol, los suplementos dietéticos y ciertos alimentos también son fuentes viables. 

Las fuentes alimenticias de vitamina D incluyen: 

  • Hígado de res
  • Queso
  • Yemas de huevo
  • Pescado graso (p. Ej., Salmón, atún, caballa)
  • Alimentos enriquecidos (p. Ej., Leche, leche no láctea, jugo, yogur, cereales)
  • Hongos

Las deficiencias de varios minerales se han asociado con síntomas depresivos y problemas físicos.

Magnesio

El cuarto mineral más abundante en el cuerpo humano, el magnesio, se almacena principalmente en los huesos.   Aunque no es común, la deficiencia de magnesio puede ocurrir si no consume suficientes alimentos ricos en magnesio.

Los problemas de salud, como la diabetes y el trastorno por consumo de alcohol de moderado a grave, así como ciertos medicamentos que interfieren con la absorción de magnesio en el intestino delgado, también pueden causar una deficiencia.

La deficiencia de este mineral esencial se ha relacionado con cambios de personalidad, como apatía, depresión, agitación, confusión, ansiedad y delirio. 

Las fuentes alimenticias de magnesio incluyen: 

  • Verduras de hoja verde oscuro
  • Leguminosas
  • Nueces y semillas
  • Cereales integrales

Calcio

El calcio, que es el mineral más abundante en el cuerpo, se almacena principalmente en los huesos y los dientes, donde ayuda a la formación y la fuerza.  También juega un papel en la contracción muscular, el funcionamiento normal del sistema nervioso, la coagulación de la sangre y la secreción hormonal.

La deficiencia de calcio a largo plazo puede provocar una pérdida de densidad ósea (osteopenia) o huesos frágiles y débiles (osteoporosis).

También se ha demostrado que una dieta baja en calcio aumenta la depresión autoevaluada en mujeres de mediana edad. 

La deficiencia de calcio puede ocurrir por la falta de calcio en su dieta, así como por la abundancia de proteínas y alimentos ricos en sodio, que se sabe que afectan la absorción de calcio.

Las fuentes alimenticias de calcio incluyen:

  • Queso
  • Pescado graso (p. Ej., Salmón)
  • Alimentos enriquecidos (p. Ej., Leche no láctea, jugos, cereales)
  • Leche ecológica
  • Yogur

Selenio

El selenio es un oligoelemento, lo que significa que su cuerpo solo necesita una pequeña cantidad. El selenio es esencial para la función tiroidea normal, la reproducción y la síntesis de ADN. Un estudio vinculó niveles demasiado altos y demasiado bajos de selenio en los jóvenes con un mayor riesgo de síntomas de depresión.

El selenio se encuentra a menudo en multivitaminas, así como en forma de selenometionina, levadura enriquecida con selenio o selenito de sodio. Todavía se desconoce qué tan bien el cuerpo absorbe el selenio en forma de suplemento.

Las fuentes alimenticias de selenio incluyen:

  • Panes, cereales y otros productos a base de cereales
  • Productos lácteos
  • Huevos
  • Carne
  • Aves de corral
  • Mariscos

Zinc

Necesita zinc para un crecimiento normal y un sistema inmunológico saludable.  El oligoelemento participa en la producción de proteínas, la síntesis de ADN y la división celular. También ayuda con su sentido del olfato y el gusto.

La deficiencia de zinc, que es poco común en niños y adultos jóvenes, puede deberse tanto a la dieta como a problemas de absorción, que se pueden observar en personas con enfermedad inflamatoria intestinal (EII). Dado que el zinc sale del cuerpo rápidamente, es necesario comer alimentos que contengan zinc a diario. 

Las fuentes alimenticias de zinc incluyen:

  • Frijoles (p. Ej., Frijoles horneados, garbanzos, frijoles)
  • Productos lácteos
  • Carne
  • Nueces (anacardos)
  • Aves de corral
  • Mariscos (p. Ej., Ostras, cangrejo, langosta)
  • Semillas (pipas de calabaza)
  • Cereales integrales

Hierro

La deficiencia de hierro puede afectar a cualquier persona a cualquier edad. De hecho, se encuentra entre las deficiencias nutricionales más comunes del mundo. 

El hierro es esencial para la producción de hemoglobina, una proteína que permite que los glóbulos rojos lleven oxígeno a todas las partes de su cuerpo, así como la mioglobina, que se encuentra en las células musculares.

Un estudio encontró que el 72% de los participantes con depresión tenían anemia por deficiencia de hierro (IDA) en comparación con el 16% de los participantes no deprimidos. Los investigadores también relacionaron la gravedad de los síntomas de depresión con un aumento de la IDA. 

Las fuentes alimenticias de hierro incluyen: 

  • Frijoles (por ejemplo, frijoles pintos, frijoles negros, lentejas, frijoles)
  • Carne de res, pollo, cordero, cerdo y pavo
  • Brócoli y bok choy
  • Fruta seca (p. Ej., Albaricoques, ciruelas pasas, pasas)
  • Judías verdes
  • Verduras de hoja verde
  • Nueces y semillas (semillas de calabaza crudas)
  • Camarones, almejas y ostras
  • tofu
  • Tomates

Manganeso

Aunque su cuerpo no necesita mucho, este oligoelemento es necesario para el funcionamiento normal de su cerebro, sistema nervioso y muchos de los sistemas enzimáticos de su cuerpo. Una pequeña cantidad (aproximadamente 20 mg) se almacena en los huesos, el hígado, el páncreas y los riñones, y también se puede obtener de los alimentos. 

Las personas con deficiencia de manganeso, que es extremadamente rara, a menudo luchan contra la infertilidad, problemas óseos, alteración del metabolismo de carbohidratos y lípidos y convulsiones.

La investigación ha relacionado tanto la deficiencia de manganeso como la sobreabundancia del oligoelemento con el desarrollo de trastornos depresivos. 

Las fuentes alimenticias de manganeso incluyen: 

  • Frijoles (p. Ej., Garbanzos, frijoles, frijoles blancos, frijoles pintos)
  • Verduras de hoja verde (p. Ej., Espinacas, acelgas, col rizada, col rizada)
  • Nueces y semillas
  • Piña (incluyendo piña cruda o jugo de piña)
  • Frambuesas y fresas
  • Mariscos (p. Ej., Mejillones, almejas, cangrejos de río)
  • Soja, tofu, tempeh
  • Especias (p. Ej., Clavo, canela, pimienta negra, cúrcuma)
  • Calabaza de verano
  • Granos integrales (p. Ej., Quinua, arroz integral, avena, pan integral)

Potasio

Su cuerpo necesita potasio para una salud óptima, incluida la función adecuada de los riñones, el corazón y el cerebro, el crecimiento muscular y la transmisión nerviosa.

Una deficiencia de potasio puede resultar de una dieta baja en carbohidratos y también está relacionada con ciertas afecciones, incluidas las personas con enfermedad renal, diabetes y enfermedad inflamatoria intestinal, y personas que usan laxantes o diuréticos. 

Un estudio reciente encontró que una dieta baja en potasio y alta en sodio puede predecir la depresión futura en los adolescentes . 

Es preferible obtener potasio a través de la dieta; hable con su proveedor de atención médica antes de tomar suplementos de potasio.

Las fuentes alimenticias de potasio incluyen:

  • Patatas al horno
  • Patatas dulces horneadas
  • Plátanos
  • Bok choy
  • Almejas
  • Damáscos secos
  • Hipogloso
  • Yogur descremado
  • Ciruelas y jugo de ciruela
  • Productos de tomate
  • judías blancas

Un nutricionista o dietista es un excelente primer paso para determinar si tiene un bajo contenido de estas vitaminas y minerales. Si es así, pueden trabajar juntos para encontrar formas fáciles de incorporar más a su dieta.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Post Top Ad

Your Ad Spot

Páginas