Breaking

Post Top Ad

Your Ad Spot

martes, 11 de mayo de 2021

Lidiar con amigos emocionalmente agotadores

 


La mayoría de las personas necesitan una salida para desahogarse sobre los desafíos que enfrentan en la vida y saber que tiene a alguien a quien acudir en tiempos de problemas puede ser reconfortante. Pero a veces una persona se encarga de todo el consuelo mientras que la otra se encarga de todo el desahogo.

Si descubre que siempre es el hombro en el que llorar, puede resultar un poco abrumador. Aunque ayudar a los más cercanos a usted a superar rupturas difíciles , situaciones laborales desafiantes o problemas con la familia puede ser gratificante, si sucede todo el tiempo o si su amigo no le corresponde al estar allí para usted, puede agobiarlo mentalmente rápidamente. , emocionalmente y, a veces, incluso físicamente.

Si bien mostrar empatía y compasión por los demás no es algo malo, asumir los problemas de otra persona y absorber su estrés (sin obtener nada a cambio) eventualmente lo agotará. Esto es lo que necesita saber sobre los amigos que agotan emocionalmente y cómo mantenerse mentalmente saludable en medio de este tipo de relación.

Señales de amistades que agotan las emociones

Las personas que están rodeadas de drama, que se quejan constantemente o que son un desastre emocional pueden estar a tu alrededor. Son los que parecen chuparte la energía y dejarte sintiéndote emocionalmente agotado cada vez que hablas por teléfono o pasas tiempo juntos.

Algunas personas saben de inmediato quiénes son estas personas en sus vidas. Pero, si no está seguro de tener un amigo emocionalmente agotador, consulte esta lista de signos. Debes buscar pistas en tus propias respuestas, así como en el comportamiento de tu amigo.

Lo que podrías experimentar

Cuando se trata de identificar a un amigo emocionalmente agotador, es importante observar cómo respondes cuando hablas con ese amigo o pasas tiempo juntos. Podría ser que la amistad esté afectando su salud mental. Aquí hay algunas señales reveladoras de que su amigo puede estar emocionalmente agotado.

  • Su relación o amistad es emocional o físicamente agotadora.
  • Regularmente haces sacrificios para asegurarte de que se satisfagan las necesidades de tu amigo.
  • Experimenta ansiedad , fatiga o frustración cuando habla o sale con su amigo.
  • Te preocupas por sus problemas más que por tu propio bienestar.
  • Tus sentimientos positivos por ellos están comenzando a desaparecer.
  • No puedes ser tú mismo con ellos o censurar tus pensamientos y sentimientos.
  • No tienes la oportunidad de pedirles consejo o apoyo.
  • Ya no disfrutas pasar tiempo con ellos o temes hablar con ellos.
  • Tu amistad está interfiriendo con otras áreas de tu vida o estás cambiando tu vida para adaptarse a ellas.

Lo que podrías notar

Tal vez tu amigo parezca tener más problemas que otros. O quizás tu amigo está pasando por una mala racha en su vida y no parece estar manejándolo bien. Independientemente del motivo, si nota alguno de estos signos en su amigo, es posible que desee hacer una pausa y considerar si se trata de una amistad saludable o no.

  • Tu amigo te desahoga sin parar o parece estar siempre en crisis.
  • Tu amigo nunca pregunta cómo estás ni se interesa por tu vida.
  • Tu amigo tiene una lista interminable de necesidades y expectativas.
  • Tu amigo nunca está ahí para ti cuando necesitas desahogarte.
  • Los problemas de tu amigo son siempre más grandes, peores o más extremos que los tuyos.
  • Tu amigo usa la culpa y la manipulación cuando no estás ahí para él.
  • Tu amigo rara vez se alegra por ti y, a menudo, lucha contra la envidia y los celos.
  • Tu amigo quiere toda la atención y monopoliza la conversación.
  • Tu amigo no sabe cómo seguir adelante o dejar pasar las cosas.
  • Tu amigo tiene baja autoestima y necesita tranquilidad constante.
  • Tu amigo carece de conciencia de sí mismo .
  • Tu amigo nunca te agradece por estar ahí para él.

Qué hacer

Tener empatía y compasión son dones y habilidades increíbles, pero a veces pueden llevar a las personas a aprovechar su amabilidad y generosidad . Si eso le sucede de manera constante, puede ser particularmente agotador, especialmente si es una persona muy sensible que tiende a absorber los sentimientos y el estrés de otras personas.

Ninguna amistad vale la pena comprometer su salud mental o su bienestar. Dicho esto, es posible que tampoco quieras terminar por completo la amistad , especialmente si las luchas de tu amigo son temporales. Pero es importante protegerse emocionalmente. A continuación se ofrecen algunos consejos sobre qué hacer si tiene amigos emocionalmente agotadores.

Abstenerse de arreglar

Las personas necesitan comprensión y saber que estás ahí para ellas. Ese entendimiento puede tomar muchas formas: puede significar un abrazo, una oferta para tomar un café o almorzar, llamar o enviar un mensaje de texto para registrarse y apoyar a su amigo con cuidado e interés.

No significa resolver sus problemas por ellos, jugar al terapeuta, dejar todo por ellos o hacerse cargo de las cosas que deberían hacer por sí mismos.

No importa cuánto desee ayudar o piense que podría hacer algo, debe evitar apresurarse a rescatarlos. Es probable que las personas crónicamente infelices o dramáticas se resientan por sus esfuerzos o se les ocurran nuevos problemas que deben "arreglarse".

Su mejor estrategia es brindar apoyo, pero volver a poner la responsabilidad sobre sus hombros. Incluso puedes decir algo como "Eres una persona inteligente. Estoy seguro de que lo resolverás y saldrás más fuerte que nunca".

Ofrecer una alternativa

Si bien es tentador para un amigo depender únicamente de otro para recibir apoyo y consejo, este tipo de expectativa suele ser demasiada responsabilidad para una persona. Si su amigo acude repetidamente a usted para pedirle consejo, tiene problemas de ansiedad o muestra signos de depresión , sugiérale que hable con su médico o profesional de salud mental.

Si bien es admirable que quieras ser un buen oyente y un amigo compasivo si tu amigo está lidiando con un dolor emocional profundo, lo mejor que puede hacer es buscar el consejo de un profesional.

Los amigos pueden brindar consuelo y apoyo, pero no deben ser consejeros. Asegúrese de no intentar asumir un rol para el que no está calificado. Ser un verdadero amigo consiste en conectar a tu amigo con los recursos que necesita.

Mantenga el enfoque de la conversación en las necesidades de su amigo y en lo que cree que podría funcionar para resolver el problema. Si bien no hay nada de malo en ofrecer consejos, en última instancia, deben elaborar un plan por sí mismos sobre cómo abordar los problemas de su vida.

Para los amigos que siguen acudiendo a ti con el mismo problema, recuérdales que, aunque estás ahí para ellos, no sientes que eres de mucha ayuda ya que siguen quejándose de lo mismo.

Pregúnteles qué creen que mejoraría las cosas. La clave es abrir la conversación para que se den cuenta de que están atrapados en el mismo lugar y necesitan pensar cuál podría ser el siguiente paso.

Conoce tus límites

Es importante que sepa cuáles son sus límites. Pregúntese cuánto tiempo y energía tiene que dedicar realmente a este amigo. Este reconocimiento no se trata de ser insensible o egoísta. En cambio, se trata de reconocer tu autoestima, tus límites y tus prioridades.

Aún puedes ser un buen amigo sin sacrificar tu vida en el proceso. Un fuerte sentido de autoestima junto con limitaciones saludables lo ayuda a prevenir desequilibrios en las relaciones. Además, se lo debe a usted mismo a practicar un buen cuidado personal .

Establecer límites

Una vez que haya reconocido que su amigo es emocionalmente agotador, es importante que limite la cantidad de tiempo que pasan juntos. Después de todo, su propia salud mental depende de ello. Si no desea terminar la relación, o si es un compañero de trabajo o un miembro de la familia, debe establecer límites firmes .

Por ejemplo, si su amigo llama tarde en la noche, no conteste el teléfono, o si responde, dígale de antemano que solo tiene 10 minutos y luego tiene que hacer otra cosa. Una vez que hayan pasado los 10 minutos, finalice cortésmente la conversación y cuelgue el teléfono. También es posible que deba establecer límites sobre las llamadas al trabajo, presentarse en su apartamento sin previo aviso o cualquier otra línea que su amigo parezca cruzar.

Practica el cuidado personal

Cuando estás regularmente ahí para un amigo que te agota emocionalmente, lo mejor que puedes hacer por ti mismo es contrarrestar el estrés que experimentas por tus interacciones con experiencias positivas. Si es posible, intente hacer algo edificante e inspirador.

Elija algo que borre su estrés y deje de pensar en los problemas de su amigo. Los ejemplos pueden incluir un baño relajante, un buen libro, un masaje, una película divertida, una clase de yoga o una caminata rápida.

La clave es que hagas algo que te impida reflexionar sobre los problemas de tu amigo o tratar de resolver sus problemas. En cambio, haz algo que te haga sentir amado y cuidado. No querrás que el peso emocional de tu conversación reciente oscurezca el resto de tu día o tu semana. Te debes a ti mismo asegurarte de mantenerte lo más fuerte mentalmente posible.

Considere la posibilidad de distanciarse

No todas las amistades duran para siempre y eso está bien. Si has llegado a un punto en esta amistad en el que sientes que se están aprovechando de ti y estás aportando más de lo que estás ganando, puede que sea el momento de distanciarte de ese amigo. Esta decisión puede ser especialmente cierta si tu amigo tiene cualidades tóxicas o no es una persona segura para ti.

Dicho esto, si alguien te agota emocionalmente hasta el punto de que tu vida es insoportable, debes reconocer la posibilidad de que esa persona no se ajuste bien a tu vida en este momento. Si ese es el caso, es importante que te alejes de este amigo.

Y, si su amigo le pregunta por qué ya no sale, sea honesto. Suavemente, hágales saber que fue difícil para usted apoyarlos y ser un buen amigo y que le estaba causando angustia y estrés mental.

No los culpe por el final de la amistad ni los haga sentir mal por pasar por un momento difícil, sino que asuma la responsabilidad de sus decisiones y elecciones.

Si este tipo de amistad le suena familiar, asegúrese de establecer límites, practique el cuidado personal y sugiera a su amigo que vea a un consejero. Y si todavía tiene problemas o lucha para cuidarse a sí mismo porque siempre está ayudando a los demás, usted también puede beneficiarse al hablar con un consejero o un terapeuta .

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Post Top Ad

Your Ad Spot

Páginas