Breaking

Post Top Ad

Your Ad Spot

viernes, 7 de mayo de 2021

Cómo hacer frente a los resultados anormales de la ecografía


Si es como la mayoría de las mujeres embarazadas, no podía esperar a su visita inicial de ultrasonido . No solo iba a confirmar su embarazo, sino que también planeaba averiguar el sexo de su bebé si era posible. Pero, una vez en la sala de examen, se encontró con una noticia inesperada: la ecografía inicial mostró algunas anomalías potenciales que el médico quería investigar más a fondo.

Lo más probable es que te hayas sorprendido e incrédulo, la ansiedad y el estrés te invaden en oleadas. Y, aunque el médico probablemente le proporcionó algunas predicciones iniciales sobre la probabilidad de que su bebé tuviera algo mal, todo lo que podía pensar era en lo que esto significaría para su familia. Es posible que se haya preguntado: "¿Cómo voy a hacer frente si las ecografías y las pruebas adicionales mostraron que algo andaba realmente mal?"

Entendiendo los ultrasonidos

Antes de que pueda lidiar adecuadamente con la idea de que algo podría estar mal con su bebé en desarrollo , es útil comprender qué hacen las diversas formas de ecografías y por qué se utilizan.

En términos generales, los ultrasonidos son herramientas de imágenes poderosas que no requieren radiación y, en cambio, utilizan ondas sonoras de alta frecuencia para permitir una visualización muy clara de los órganos internos, como el útero, y ver un feto / placenta en desarrollo .

Aunque las ecografías se pueden realizar en cualquier momento durante el embarazo, a veces se utilizan al principio del embarazo cuando se sospecha un problema.

Por ejemplo, se puede usar una ecografía durante el primer trimestre para estimar la edad gestacional, detectar trastornos genéticos, contar el número de fetos, verificar la frecuencia cardíaca del feto y buscar un embarazo ectópico . Los  ultrasonidos también se pueden usar en combinación con otras pruebas como una amniocentesis para validar aún más un diagnóstico.

En el segundo trimestre, un médico puede utilizar ecografías para detectar defectos de nacimiento, confirmar embarazos múltiples, verificar el crecimiento, evaluar el bienestar del feto y controlar los niveles de líquido amniótico.  

Durante el tercer trimestre, el médico suele utilizar una ecografía para identificar la ubicación de la placenta, observar la presentación fetal, observar los movimientos fetales e identificar anomalías pélvicas.

En general, existen básicamente siete tipos diferentes de exámenes de ultrasonido. A continuación, se ofrece una descripción general de los tipos de ultrasonidos más comunes que se utilizan.

Ultrasonido estándar

Este tipo de ecografía es el examen tradicional con el que están familiarizadas la mayoría de las mujeres embarazadas. Durante el examen, se pasa un transductor sobre el abdomen para generar imágenes bidimensionales del feto en desarrollo.

Exploración transvaginal

Se utilizan sondas diseñadas específicamente dentro de la vagina para generar imágenes de ecografía. Las ecografías transvaginales se utilizan con mayor frecuencia durante las primeras etapas del embarazo.

Ultrasonido avanzado

Si bien este examen es similar a un ultrasonido estándar, utiliza un equipo más sofisticado para examinar un problema sospechoso.

Ultrasonido 3D

Este ultrasonido utiliza sondas y software especiales para crear imágenes tridimensionales del feto en desarrollo.

Ultrasonido 4-D o 3-D dinámico

Este ultrasonido utiliza escáneres especialmente diseñados para ver principalmente la cara y los movimientos del bebé.

Ecocardiografía fetal

Este examen utiliza ondas de ultrasonido para revisar la anatomía y el funcionamiento del corazón del bebé. Por lo general, este ultrasonido se usa cuando se sospecha de defectos cardíacos congénitos.

Ultrasonido Doppler

Este examen mide los cambios en la frecuencia de las ondas de ultrasonido cuando rebotan en objetos en movimiento, como las células sanguíneas del bebé.

Preparándose para su seguimiento

Aunque no hay nada que deba hacer para prepararse físicamente para su próxima ecografía, sí debe prepararse mentalmente. Según su situación personal y la información que le proporcionó su médico, las pruebas adicionales pueden ser solo una precaución.

Es importante no estresarse demasiado en este momento. Muchas veces, los médicos enviarán a las mujeres a hacerse ecografías simplemente como medida de precaución. Y al final, el bebé no tiene nada de malo, a pesar de que un análisis de sangre o una ecografía inicial sugirieron que podría haber un riesgo.

Por esta razón, es extremadamente importante que no se permita pensar demasiado en qué pasaría si y, en cambio, se concentre en cuidarse a sí misma y a su bebé en desarrollo. Asegúrese de comer bien, beber mucha agua, tomar sus vitaminas prenatales y dormir lo suficiente. No se está haciendo ningún favor a usted ni a su bebé si no continúa cuidándose.

Sobrellevar las malas noticias

Si, de hecho, recibe noticias de que su bebé en crecimiento tiene algunas anomalías, lo primero que debe hacer es respirar profundamente. Recibir este tipo de información nunca es fácil y puede resultar abrumador a medida que intenta aceptar lo que puede esperar en el futuro.

Además, puede resultar difícil prestar atención a lo que dice el médico. Por lo tanto, es posible que desee preguntarle al médico si puede grabar la conversación para poder volver más tarde y escuchar de nuevo cuando sus emociones no estén tan confusas. A continuación se ofrecen algunas sugerencias adicionales para hacer frente a los resultados anormales de la ecografía.

Permítete llorar

Para la mayoría de las mamás, las lágrimas surgen de forma natural. Ésta es una reacción normal. Ahora no es el momento de intentar poner cara de valiente o intentar ser fuerte. Permítete sentir lo que sea que estés sintiendo. Tus lágrimas no son un signo de debilidad y el miedo es completamente natural. Está experimentando una pérdida de expectativas y enfrenta algunos desafíos.

Determine lo que necesita

Cada mujer es diferente. Por lo tanto, es importante pensar en lo que necesita en este momento. ¿Necesitas abrazar a tu cónyuge? ¿Se toma el día o la semana fuera del trabajo para recuperarse? ¿O necesita la distracción del trabajo y una agenda ocupada? Piense en lo que necesita en el momento y luego hágalo realidad.

Revise la información

Lo más probable es que sus emociones y el shock inicial le impidan recordar todo lo que dijo el médico. Si grabó la conversación, vuelva atrás y escúchela. ¿Qué te perdiste? ¿Qué malinterpretaste? Asegúrese de tener una imagen completa de lo que está sucediendo.

En algunos casos, su médico programará otra cita para que usted discuta las anomalías con más detalle y desarrolle un plan en el futuro. Si su médico no se lo ofrece y es algo que usted desea, asegúrese de solicitarlo.

Utilice fuentes confiables

Es natural querer saber más sobre la condición de su bebé en desarrollo. Por lo tanto, si decide utilizar Internet para realizar una pequeña investigación, asegúrese de utilizar fuentes confiables. Hay mucha información poco confiable en la web. Como resultado, debe asegurarse de que la información que está recopilando sea precisa.

Escriba sus preguntas e inquietudes

Asegúrese de mantener una lista actualizada de sus preguntas e inquietudes. De esta manera, la próxima vez que vea a su médico, podrá obtener respuestas a todas sus preguntas y atender sus inquietudes.

Considere qué decirle a familiares y amigos

Cuando los padres se enfrentan a la noticia de que algo anda mal con su bebé en desarrollo, pueden tener dificultades para saber qué decirles a otros familiares y amigos. Prepárese con anticipación para saber cuánta o poca información desea compartir.

Además, esté preparado para una gran cantidad de amor y apoyo, muchas preguntas y tal vez incluso algunos comentarios desconsiderados. Algunos sabrán simplemente decir y otros harán las declaraciones más inapropiadas.

Trate de manejar cada situación con gracia y amor. Pero no hay nada de malo en avisarle a alguien cuando se ha excedido.

Practique el cuidado personal regular

Lo que estás atravesando es una situación difícil y cambiará tu vida de muchas maneras. Por eso es muy importante que te cuides. Además de comer bien y hacer ejercicio, también debe cuidar su salud mental. Si está luchando contra el dolor, la ansiedad o incluso la depresión, puede ser útil consultar a un consejero o unirse a un grupo de apoyo.

Asimismo, asegúrese de apoyarse en su familia y amigos. Quieren ayudarlo y estar allí para usted, pero es posible que no sepan lo que necesita. Hágales saber. No espere poder manejar las noticias sin ayuda externa.

Deja espacio para la esperanza

Obtener resultados de ultrasonido anormales puede resultar devastador en ese momento. Pero es importante dejar espacio para la esperanza a medida que avanza. Innumerables mamás y papás de niños con necesidades especiales han dicho que nunca se dieron cuenta de la bendición que podrían llegar a ser los problemas de sus hijos. Tu corazón es más grande de lo que crees. Entonces, independientemente de si su hijo tiene alguna discapacidad o no, lo amará de todos modos.

Aprender que puede haber algo mal con su bebé nunca es algo fácil de superar. Como resultado, es importante que se rodee de personas que lo apoyen durante este período de su vida. No tenga vergüenza de pedir ayuda. Cuanto más amor y apoyo tenga, más fácil será aceptar lo que está experimentando.

 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Post Top Ad

Your Ad Spot

Páginas