Breaking

Post Top Ad

Your Ad Spot

miércoles, 19 de mayo de 2021

Cómo ayudar a alguien con ansiedad

 


La ansiedad es una parte normal de la vida. De hecho, una dosis saludable de preocupación incluso se considera protectora, ya que nos alerta del peligro. Sin embargo, si nota que un amigo, un familiar o un ser querido está demasiado preocupado por cosas como las tareas diarias, la seguridad de su familia o situaciones que otros ven como no amenazantes, este nivel saludable de ansiedad puede haberse vuelto excesivo.

Y aunque puede ser difícil ver a un amigo o familiar experimentar ansiedad, hay cosas que puede hacer para ayudar. Aquí hay nueve formas de ayudar a alguien con ansiedad. 

Los trastornos de ansiedad  afectan a 40 millones de adultos estadounidenses de 18 años o más, o al 18% de la población cada año, lo que la convierte en la enfermedad mental más común en los Estados Unidos.  Y aunque la ansiedad es una enfermedad tratable, solo alrededor de un tercio de los diagnosticados reciben tratamiento. 

Dado que la ansiedad es un trastorno tan complejo, puede ser difícil de definir y diagnosticar con un solo conjunto de criterios generales. Debido a esto, los profesionales de la salud mental han dividido el trastorno en varias categorías, incluido el trastorno de ansiedad generalizada, el trastorno de pánico y el trastorno de ansiedad social.

Trastorno de ansiedad generalizada (TAG)

El trastorno de ansiedad generalizada o TAG se caracteriza por preocupaciones, pensamientos, emociones y acciones excesivas que ocurren la mayor parte del tiempo durante al menos seis meses. Las personas con TAG suelen preocuparse por las actividades cotidianas como el trabajo, el dinero, la familia y la salud.

Trastorno de pánico

Según los Institutos Nacionales de Salud Mental, el trastorno de pánico ocurre en personas que tienen ataques de pánico inesperados recurrentes, que son períodos repentinos de miedo, ansiedad o malestar intensos.  Algunas personas experimentan la necesidad de huir hasta que finaliza el episodio, que generalmente alcanza su punto máximo en cuestión de minutos.

Desorden de ansiedad social

También llamada fobia social, la Asociación Estadounidense de Ansiedad y Depresión (ADAA) dice que este tipo de ansiedad se caracteriza por un miedo intenso a ser juzgado, evaluado negativamente o rechazado en una situación social o de desempeño. Debido a esto, a menudo evitan este tipo de situaciones y, si no pueden, experimentan ansiedad y estrés significativos.

La ansiedad puede manifestarse de muchas formas y niveles de gravedad diferentes. Pero los síntomas o signos suelen ser los mismos. Si bien no es una lista exhaustiva, los siguientes síntomas físicos, pensamientos ansiosos y comportamientos son algunos de los más comunes. 

  • Latidos cardíacos rápidos o irregulares
  • Rigidez muscular
  • Inquietud 
  • Herido o al borde
  • Boca seca
  • Dolor en el pecho 
  • Transpiración
  • Dificultad para respirar 
  • Dolores de estómago o náuseas 
  • Dolores de cabeza
  • Sentirse fuera de control
  • Sentimientos de pánico, miedo o nerviosismo
  • Dificultad para controlar los sentimientos de preocupación.
  • Pensamiento de todo o nada
  • Irritable
  • Sobregeneralizando 
  • Un sentimiento de fatalidad inminente
  • Dificultad para concentrarse
  • Creyendo que pasará lo peor 
  • Problemas para conciliar el sueño o permanecer dormido 

Reconoce la ansiedad 

Ayudar a alguien con ansiedad comienza con la comprensión y el reconocimiento de los signos de preocupación excesiva y con el aprendizaje de la mejor forma de apoyarlo.

Muchas personas con un trastorno de ansiedad no reconocen lo que está sucediendo, dice la psiquiatra Gail Saltz , MD, profesora asociada de psiquiatría en la Facultad de medicina del NY Presbyterian Hospital Weill-Cornell.

“Los amigos y la familia a menudo observan que su ser querido necesita ayuda con la ansiedad, a veces mejor que el propio ser querido”, dice Saltz.

Si su amigo o ser querido pregunta con frecuencia alguna forma de “qué pasa si sucede algo terrible” y luego lo busca para que lo tranquilice, Saltz dice que al tranquilizarlo, en realidad está perpetuando su ansiedad.

En cambio, recomienda señalar que debido a que te preocupas por ellos, notas que buscan tranquilidad y, en realidad, los hace sentir más ansiosos a largo plazo. Luego, Saltz dice que puede sugerir métodos para disminuir su ansiedad, como la práctica de meditación, el ejercicio, la respiración profunda o hablar con un terapeuta. 

Escuche y ayude a facilitar un plan

“Si conoce a alguien que está luchando contra la ansiedad, comuníquese con él y bríndele apoyo simplemente escuchando lo que tiene que decir”, dice Catherine Richardson, LPC, terapeuta de Talkspace . Si no está seguro de cómo iniciar la conversación, Richardson dice que les pregunte cómo puede ayudar.

“Hágales saber que pueden acudir a usted cuando se sientan ansiosos y que le gustaría estar allí para ellos”, dice. 

Juntos, pueden elaborar un plan para facilitar este proceso, como reunirse en persona, hablar por teléfono o conectarse en línea. Richardson también recomienda preguntarles si hay algo que les guste hacer, como ir al parque, ir a un restaurante en particular o ver una película favorita, que puedan hacer juntos. 

Pero lo más importante, dice, aliéntelos a buscar ayuda si siente que realmente están luchando y podrían beneficiarse de la terapia. 

Reconocer lo que puede ayudar

Además de recibir ayuda médica profesional, se alienta a las personas que luchan contra la ansiedad a buscar formas de ayudar a controlar sus síntomas en el hogar. Hay una variedad de enfoques y actividades que las personas pueden probar como parte de un plan de tratamiento general, que incluyen:

  • Ejercicio regular o cualquier tipo de actividad física.
  • Meditación de atención plena y respiración profunda
  • Manejo progresivo de la relajación muscular
  • Dormir
  • Limitar el alcohol y la cafeína (ambos pueden desencadenar ataques de pánico y ansiedad)
  • Desafiar los pensamientos negativos y concentrarse en lo que puede controlar
  • Limitar el tiempo de preocupación, pero no luchar contra él (dar un límite de tiempo de 10 a 20 minutos para preocuparse por todos los problemas que le molestan y luego apagarlo)

Sepa lo que no es útil

Según Saltz, es importante entender que seguir siendo el que dice “no te preocupes por eso porque…” en realidad no ayuda, incluso si tu amigo o ser querido piensa que sí. “No puedes hacer que alguien deje de buscar consuelo, pero puedes decirle que en realidad está empeorando la situación”, dice. 

Otro error a evitar, dice Richardson, es asumir el papel de un profesional clínico. "Incluso si tiene experiencia con la ansiedad, no siempre sabe qué es lo mejor para otra persona", dice.

En cambio, Richardson recomienda ser comprensivo y transparente y hacerle saber a su amigo o ser querido que está allí para ayudarlo. "También puedes compartir lo que podría haber funcionado para ti, pero luego dales espacio y una consideración positiva incondicional mientras navegan por su propio viaje", dice ella.

También es importante evitar juzgar y culpar a un ser querido cuando se sienta ansioso. Incluso cuando esté más frustrado, deténgase, respire y dé un paso atrás. Necesitan ver que los amas incondicionalmente, incluso cuando la ansiedad es alta.

Establecer limitaciones

“Puede sugerir ayuda, pero al final del día, no puede forzar la ayuda”, dice Saltz. 

Cuando esto sucede, Saltz dice que puede ayudarlos a encontrar un terapeuta u ofrecerles acompañarlos a la sesión, pero en realidad no puede obligarlos a ir o obligarlos a participar de manera significativa.

Conocer sus limitaciones también incluye cuidarse a sí mismo. Esto es especialmente cierto si tiene una relación con alguien que está lidiando con la ansiedad. Al hablar con un experto en salud mental, puede comprender mejor su función y cómo manejar mejor las emociones mientras apoya a un ser querido.

Incluso si su amigo o ser querido tiene una lista de recursos o sitios web dedicados a la ansiedad, aún puede buscar sitios, libros, artículos y aplicaciones útiles para compartir con ellos. Si tiene acceso a un médico o un experto en salud mental familiarizado con el tratamiento de la ansiedad, también puede pedirles recursos.

Aquí hay algunos para comenzar: 

  • Asociación Estadounidense de Ansiedad y Depresión
  • Alianza Nacional de Enfermedades Mentales 
  • Instituto Nacional de Salud Mental 
  • Administración de Servicios de Salud Mental y Abuso de Sustancias 

Sepa cuándo es el momento de pedir ayuda

Aunque los síntomas de la ansiedad pueden sentirse abrumadores y permanentes, la ansiedad es muy tratable. Si un ser querido está experimentando una ansiedad generalizada, o si le preocupa que la ansiedad esté interfiriendo con la vida diaria, anímelo a buscar ayuda de su médico de atención primaria o profesional de salud mental.

De todas las formas de ayudar a alguien con ansiedad, esta puede ser la más importante. 

Como amigo o ser querido, su función es ofrecer apoyo, no tratamiento. Ofrezca su ayuda para encontrar un terapeuta, psicólogo o psiquiatra que trate la ansiedad. Habla con ellos sobre las opciones de terapia en línea y en persona.

Las personas que viven con ansiedad a menudo pueden sentirse mejor al someterse a una combinación de terapias, que incluyen psicoterapia, medicación y autocuidado.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Post Top Ad

Your Ad Spot

Páginas