Breaking

Post Top Ad

Your Ad Spot

lunes, 31 de mayo de 2021

Ayude a su preadolescente a lidiar con las emociones volátiles

 


Si el estado de ánimo de su adolescente fluctúa como un barómetro, probablemente no haya nada de qué preocuparse. Los preadolescentes y los cambios de humor van de la mano. De hecho, es perfectamente normal que los adolescentes se desplacen a través de una variedad de emociones, todo en un día. 

Pero eso no significa que sea fácil vivir con un niño agradable en un momento y gruñón al siguiente. Pasando por el día (y los próximos años) con un mal humor de interpolación es un reto para cualquier padre, pero se necesita mejorar y trabajar en su paciencia. A continuación, le indicamos cómo ayudar a su hijo a controlar los cambios de humor para que usted también pueda controlar los suyos.

Se comprensivo

No es ningún secreto que los preadolescentes enfrentan una variedad de desafíos. Pubertad, secundaria, problemas sociales, tareas y más. Además, el cuerpo y el cerebro de su adolescente están creciendo a un ritmo rápido, y eso puede resultar confuso para un niño que no está listo para el cambio o que no está seguro de lo que significan todos esos cambios. Sea comprensivo cuando surjan los cambios de humor de su hijo e intente recordar lo difíciles que fueron las cosas para usted cuando atravesaba sus propios años de adolescencia.

Los horarios de los tween están cargados de responsabilidades. Desde el trabajo escolar hasta las actividades extracurriculares, muchos preadolescentes pasan de un compromiso a otro sin descanso.

Si el horario de su hijo adolescente parece inusualmente ocupado, o si se queja de que tiene demasiado que hacer, podría ser el momento de eliminar una o dos actividades del horario.

Vea si una carga más ligera de compromisos ayuda a su hijo a ajustar su estado de ánimo y equilibrar el día. Es posible que los cambios de humor desaparezcan cuando su hijo tenga más tiempo libre. 

Asegúrese de que esté durmiendo

Los preadolescentes necesitan al menos nueve horas de sueño por noche,   pero muchos no duermen tanto. Asegúrese de que su hijo tenga suficiente tiempo por la noche para pasar de un día ajetreado a la hora de acostarse.

Establezca una hora programada para acostarse para las noches entre semana y los fines de semana.

Asegúrese de que su adolescente duerma la cantidad recomendada de sueño por noche (incluso los fines de semana) y retire cualquier dispositivo de la habitación de su hijo, como un televisor o una computadora, que pueda ser responsable de mantenerlo despierto por la noche. Si el programa de televisión favorito de su hijo interfiere con el descanso, grabe el programa para que pueda verlo en otro momento.

Ofrezca alimentos nutritivos

Los cuerpos de los preadolescentes cambian día a día y necesitan alimento para alimentar esos cambios. Asegúrese de ofrecer muchos bocadillos nutritivos (granos integrales, frutas, verduras, nueces, alimentos con alto contenido de calcio) y asegúrese de tener una cena familiar juntos al menos dos veces por semana. Elimine la comida chatarra o cualquier otro alimento que no le proporcione a su hijo la nutrición que necesita. Si le preocupa la dieta de su hijo, hable de la situación con su pediatra y pregúntele si su hijo necesita suplementos vitamínicos.

Dales un respiro

¿Su hijo tiene tiempo todos los días para relajarse y disfrutar del día? ¿Se toma el tiempo para leer, escribir un diario o pasar el rato con usted u otros miembros de la familia? Los preadolescentes, como los adultos, necesitan tiempo para "relajarse". La escuela intermedia puede ser exigente y las presiones adicionales de la tarea, los desafíos de la amistad y los desafíos en el hogar pueden ser más de lo que su hijo puede manejar. Programe el  tiempo de inactividad en el calendario familiar, tal como lo haría con el fútbol o las lecciones de piano.

Deje que su preadolescente se relaje con amigos

Las amistades son muy importantes para los preadolescentes, y los preadolescentes necesitan su propio círculo social fuera de la familia. A veces, los cambios de humor se pueden detener o prevenir con una simple visita o una llamada telefónica de un amigo.

Es importante que los preadolescentes se sientan aceptados por sus compañeros y tengan la seguridad de saber que tienen amigos en la escuela, en los equipos deportivos y en otras áreas importantes de sus vidas.

Asegúrese de que su hijo esté desarrollando buenas amistades y tenga tiempo para pasar el rato con sus amigos con frecuencia.

Las fiestas de pijamas son una excelente manera para que los preadolescentes se relacionen con sus amigos y hagan nuevos amigos. Si su hijo está demasiado ocupado para encontrar tiempo para pasarlo con sus amigos, podría ser el momento de reorganizar los horarios.

Ofrezca tiempo divertido en familia

Es posible que su hijo esté haciendo muchos amigos, pero es importante que también mantenga una relación cercana con usted. Asegúrese de que su familia planifique salidas familiares mensuales o programe un tiempo individual con su hijo adolescente para ir al cine, tomar una clase o disfrutar de otras actividades. Pasar tiempo contigo podría ser justo lo que tu hijo necesita y tú también lo disfrutarás.

Asegúrese de que su preadolescente esté haciendo ejercicio

El ejercicio es una parte importante de cada día, y los cuerpos de los adolescentes en crecimiento necesitan especialmente ejercicio para mantenerse fuertes y darles la resistencia que necesitan para afrontar sus días ocupados y los años de la adolescencia que se avecinan. Si su hijo no participa en una actividad deportiva, asegúrese de que pase tiempo caminando, en bicicleta, en patineta o participando en otros deportes no competitivos. Un paseo por el vecindario después de la cena puede ayudar a mantener a su hijo en forma, y ​​si caminan juntos les brinda la oportunidad de ponerse al día.

Haga que su hijo se abra

A veces, los preadolescentes exhiben cambios de humor porque algo está sucediendo en sus vidas que es estresante. Podría ser una pelea con un buen amigo, un problema en la escuela o algo que esté sucediendo en casa. Asegúrese de darle a su hijo la oportunidad de abrirse a usted, en caso de que tenga alguna inquietud. Sea comprensivo y ayude a resolver el problema. Sea optimista con su preadolescente y ofrezca soluciones a los problemas. Y déle tiempo a su hijo para que supere lo que le preocupa. A veces, un poco de tiempo hace maravillas.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Post Top Ad

Your Ad Spot

Páginas