Breaking

Post Top Ad

Your Ad Spot

jueves, 15 de abril de 2021

Qué comer cuando se tiene la enfermedad de Graves

Aunque los cambios en la dieta no pueden curar la enfermedad de Graves , es útil saber cómo la nutrición afecta la afección. Dependiendo de su plan de tratamiento, es posible que desee evitar los ingredientes que estimulan o inhiben la función tiroidea.

Las personas con la enfermedad de Grave pueden ser más susceptibles a ciertas deficiencias. Un plan de alimentación equilibrado le ayudará a sentirse más equilibrado con la enfermedad de Graves.

Mujer cortando tomates y pimientos en cubitos
Imágenes de Solskin / DigitalVision / Getty

Beneficios

La enfermedad de Graves acelera el metabolismo, produciendo síntomas desagradables, como: 

  • Diarrea
  • Insomnio
  • Nerviosismo
  • Latidos cardíacos rápidos e irregulares
  • Temblores
  • Pérdida de peso

La cafeína exacerba estos síntomas, por lo que es mejor evitar exagerar hasta que sus niveles de tiroides estén bajo control. Manténgase alejado de las bebidas energéticas y los suplementos, limite la ingesta de refrescos y chocolate con cafeína e intente cambiar al café o té descafeinado.

El yodo aumenta la producción de hormona tiroidea de la tiroides , que es un efecto que las personas con enfermedad de Graves deben tratar de prevenir. Hable con su médico sobre si debe evitar los suplementos o los alimentos con alto contenido de yodo .

Las personas con la enfermedad de Graves son más propensas a otras afecciones crónicas de salud, como enfermedades cardíacas y osteoporosis. Elegir un plan de alimentación nutritivo en general que incluya cantidades suficientes de vitamina D, calcio, grasas saludables, fibra y antioxidantes puede ayudar a proteger su salud a largo plazo.

La investigación ha identificado un riesgo elevado de desarrollar la enfermedad de Graves en personas con deficiencia de vitamina B12.  Los niveles bajos de vitamina D también son una preocupación común. Para las personas con niveles límite, vigilar el estado de los micronutrientes puede ayudar a ralentizar o reducir la progresión del hipertiroidismo.

Cómo funciona

No existe un plan oficial para una alimentación saludable con la enfermedad de Graves. Sin embargo, mantenerse alejado de cosas que se sabe que exacerban una tiroides hiperactiva es una estrategia inteligente para el manejo de enfermedades a largo plazo.

Los alimentos antiinflamatorios generalmente se recomiendan para personas con afecciones autoinmunes y enfermedades cardiovasculares.  Centrarse en nuevos alimentos nutritivos para incluir (en lugar de solo qué excluir) puede ayudarlo a mantener una perspectiva positiva con la enfermedad de Graves.

Duración

No existe una "cura" oficial para la enfermedad de Graves. Incluso si el tratamiento suprime con éxito sus niveles hormonales, sigue siendo importante tener en cuenta la elección de un estilo de vida saludable.   En lugar de tratar de encontrar una dieta a corto plazo para la enfermedad de Graves, trabaje para lograr cambios sostenibles de por vida.

Qué comer

Seguir una dieta antiinflamatoria puede beneficiar a las personas con la enfermedad de Graves. Estos son algunos elementos sugeridos.

Alimentos que cumplen
  • Todas las verduras frescas

  • Bayas, aguacate y otras frutas.

  • Frijoles secos o frijoles enlatados sin sal agregada

  • Pescados grasos como salmón y sardinas

  • Café o té descafeinado

  • Granos integrales, incluida la avena y el arroz integral

  • Semillas de chía y lino, nueces

Alimentos que no cumplen
  • Aperitivos procesados

  • Bebidas energéticas, refrescos con cafeína

  • Azúcar y cereales refinados

Pescado graso : el salmón y las sardinas son excelentes fuentes de ácidos grasos omega-3. Este nutriente esencial es antiinflamatorio, lo que lo hace particularmente crucial para el manejo de enfermedades autoinmunes como la enfermedad de Graves. 

Café descafeinado y té : si bien estos elementos ciertamente no son necesarios, pueden ser sustitutos útiles para aquellos que intentan reducir las versiones con más cafeína.

Semillas de chía y lino, nueces : estos artículos son otra forma de obtener más omega-3, especialmente para los vegetarianos que no comen pescado.

Aperitivos procesados: los alimentos procesados ​​pueden tener conservantes o colorantes a los que algunas personas con la enfermedad de Graves son sensibles. 

Azúcar y granos refinados : los alimentos con un índice glucémico alto, lo que significa que aumentan el azúcar en sangre más rápidamente, pueden aumentar la inflamación. 

Tiempo recomendado

El manejo de la enfermedad de Graves gira en torno a estrategias para amortiguar una tiroides hiperactiva. Es normal experimentar altibajos a medida que su cuerpo se adapta a los nuevos tratamientos y medicamentos. Mantener un horario de comidas constante puede ayudarlo a experimentar niveles de energía y azúcar en sangre más estables.

Los trastornos del sueño son un síntoma común de la enfermedad de Graves.  Algunas personas duermen mejor con el estómago vacío, mientras que otras prefieren tomar un refrigerio antes de acostarse.

Si se despierta porque su estómago está gruñendo, intente tomar un pequeño refrigerio por la noche con grasas saludables, proteínas y fibra para mantenerse lleno. Una manzana con mantequilla de maní, galletas integrales con queso o palitos de zanahoria con hummus son algunos

Consejos de cocina

Reducir el consumo total de sal es un hábito saludable. Si su médico también recomienda menos yodo, el uso de sal no yodada puede formar parte de este plan.

Evite los métodos de cocción poco saludables, como freír. En su lugar, intente asar, asar y saltear con pequeñas cantidades de aceite de oliva saludable para el corazón para sacar lo mejor de su comida.

Al hornear, reemplace las grasas agregadas con puré de frutas y verduras. El calabacín, el puré de manzana, la calabaza o el puré de plátanos pueden agregar humedad y un impulso de nutrición a sus recetas favoritas. 

Modificaciones

Las alergias alimentarias pueden ser más comunes en personas con enfermedades autoinmunes, como la enfermedad de Graves. Incluso las alergias leves pueden hacer que vivir con la enfermedad de Graves sea más difícil. Pregúntele a su médico si se beneficiaría de las pruebas de alergia para ayudarlo a navegar mejor por el manejo de su enfermedad de Graves.

Consideraciones

Comer bien con la enfermedad de Graves es más fácil de lo que la mayoría de la gente supone. Un plan de alimentación para la enfermedad de Graves se ajusta a las últimas recomendaciones del USDA para "hacer que cada bocado cuente".   Las pautas dietéticas fomentan las frutas y verduras ricas en nutrientes al tiempo que reducen la ingesta de sodio y azúcar para una mejor salud.

Si está acostumbrado a frecuentar restaurantes o comprar bocadillos procesados ​​sobre la marcha, es posible que deba pasar un poco más de tiempo en la cocina. Elegir alimentos que requieran una preparación mínima, como frutas y verduras frescas o nueces y semillas, puede hacer que la alimentación antiinflamatoria parezca un poco más práctica en el día a día.

Es posible que se sorprenda al descubrir que comer alimentos frescos en realidad reduce los costos generales de los alimentos en comparación con las comidas procesadas o de restaurante. Mejorar su menú con ingredientes vibrantes puede darle nueva vida a su plato para que no sienta que se lo está perdiendo. 

Los cambios dietéticos positivos que realice (como usar menos sal y comer menos alimentos procesados) pueden beneficiarlo a usted y a toda su familia. Las recomendaciones para la enfermedad de Graves se superponen con las pautas para otros trastornos autoinmunitarios y la prevención del cáncer, las enfermedades cardiovasculares, la osteoporosis y la diabetes.

Restricciones dietarías

Se especula sobre si las verduras crucíferas, el gluten y la soja deben evitarse para las personas con problemas de tiroides. Las recomendaciones actuales sugieren que estos alimentos son generalmente seguros y no deben evitarse a menos que se identifique una intolerancia específica (como la enfermedad celíaca y el gluten). 

Los efectos de la proteína de soya no parecen ser lo suficientemente fuertes como para marcar una diferencia significativa en el desarrollo de la enfermedad de Graves. Además, la soja puede ayudar a prevenir las enfermedades cardiovasculares, que es una preocupación para los pacientes con tiroides.

En lugar de ver la soja como un ingrediente prohibido, intente consumirla con moderación como parte de una dieta variada. Evite la ingesta abundante de salsa de soja, leche de soja o suplementos de proteína a base de soja.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Post Top Ad

Your Ad Spot

Páginas