Breaking

Post Top Ad

Your Ad Spot

martes, 20 de abril de 2021

Los efectos físicos de la depresión

 

Síntomas físicos de depresión.
Verywell / Alison Czinkota

Los síntomas más conocidos de la depresión son emocionales, que incluyen tristeza, culpa, irritabilidad y sentimientos de desesperanza. También se considera que otros síntomas frecuentes, como problemas para concentrarse o concentrarse en las tareas, están relacionados con el estado mental. 

Aunque la depresión es una enfermedad mental, también puede provocar síntomas físicos. El dolor, el malestar estomacal, la fatiga y la inquietud son solo algunos de los posibles efectos físicos de la depresión. Las personas pueden tener estos síntomas físicos por diversas razones, pero es posible que no se den cuenta de que la depresión puede estar entre las causas potenciales. 

Ciertos tratamientos que se usan para la depresión, como los medicamentos, también pueden tener efectos secundarios físicos como náuseas, cambios de peso y disfunción sexual.   Si tiene síntomas físicos de depresión, su médico y su proveedor de atención de salud mental pueden ayudarlo a comprenderlos y manejarlos mejor. 

Las personas con depresión pueden tener dolores y molestias vagas que afectan las articulaciones, las extremidades o la espalda.  Algunas personas tienen dolor "en todo el cuerpo" que puede ser crónico y debilitante.

Una persona con dolor crónico ciertamente puede deprimirse, pero también puede ser que el dolor físico y emocional pueda tener la misma causa. Los investigadores todavía están tratando de comprender cómo se relacionan el dolor físico y la depresión, así como cómo pueden influirse entre sí.

Una teoría es que ambos pueden ser causados ​​por una desregulación de neurotransmisores como la serotonina. Algunas personas con depresión y dolor pueden sentirse mejor si toman un antidepresivo que influya en la recaptación de serotonina y norepinefrina en el cerebro. 

Otra teoría es que las personas con depresión pueden sentir el dolor de manera diferente. Un estudio de 2015 sobre el procesamiento del dolor encontró que las personas diagnosticadas con depresión mayor tenían un umbral de dolor y tolerancia más bajos en comparación con las personas que no estaban deprimidas.

Un estudio de 2017 encontró que una de las formas más comunes de dolor en los adultos, la lumbalgia, podría estar directamente relacionada con la depresión.  Un estudio anterior encontró que las personas con depresión tienen un 60% más de probabilidades de tener dolor de espalda en comparación con las personas que no están deprimidas. 

Los investigadores continúan explorando una conexión entre la depresión y el dolor, incluidas las teorías relacionadas con la inflamación crónica, que también pueden contribuir a otros síntomas físicos de la depresión. 

Síntomas gastrointestinales

Las personas con depresión pueden tener problemas estomacales frecuentes, como náuseas, hinchazón, diarrea o estreñimiento. 

Una posible explicación de estos síntomas implica un neurotransmisor en el cerebro y el intestino llamado serotonina. La sustancia química del cerebro está relacionada con la depresión porque se cree que ayuda a regular el estado de ánimo, pero los investigadores también saben que también desempeña un papel en el mantenimiento de la función digestiva. 

La mayor parte de la serotonina del cuerpo se produce y se almacena en el intestino.

Los investigadores están muy interesados ​​en la conexión " intestino-cerebro" , que esperan pueda revelar cómo la salud mental y digestiva se influyen mutuamente. Además de la serotonina, se están explorando los microbios que se encuentran en el intestino como posibles contribuyentes a todo, desde el estado de ánimo hasta la inmunidad: ambos de los cuales tienen implicaciones para la depresión. 

El estrés también puede hacer que el sistema inmunológico de una persona funcione de manera menos óptima, lo que significa que es más probable que se enferme. Cuando alguien con un sistema inmunológico debilitado se enferma, es posible que tarde más en mejorar. 

Algunas infecciones, como el resfriado común, generalmente no son graves. Sin embargo, un sistema inmunológico débil pone a una persona en riesgo de desarrollar complicaciones por una infección o contraer una infección que es más difícil de tratar.  

La relación entre la función inmunológica y la depresión aún se está investigando. Algunos estudios han planteado la hipótesis de que el estrés crónico puede causar una respuesta inflamatoria que puede cambiar el funcionamiento de las sustancias químicas que regulan el estado de ánimo en el cerebro. 

Problemas para dormir

Cuando los médicos y los profesionales de la salud mental están considerando un diagnóstico de depresión, los trastornos del sueño se encuentran entre los síntomas "centrales" que buscan. 

Las personas deprimidas suelen tener problemas para dormir. Los problemas pueden variar desde luchar para conciliar el sueño o permanecer dormido, no poder dormir bien o dormir demasiado.

La relación entre la depresión y el sueño es bidireccional, ya que tener problemas para dormir por cualquier motivo (como una afección médica como la apnea del sueño) aumenta el riesgo de depresión de una persona. 

Algunas investigaciones han sugerido que las alteraciones del ritmo circadiano (que pueden interrumpir el sueño ) pueden contribuir a la depresión. Comprender e incluso aprender cómo alterar el ciclo de sueño-vigilia es una vía que los investigadores están explorando mientras buscan nuevas formas de tratar la depresión.  

Las personas que están deprimidas a menudo sienten que no importa cuánto duerman, nunca se sienten descansadas . Pueden tener dificultades para levantarse de la cama por la mañana o tener dificultades para realizar actividades de la vida diaria , como bañarse o hacer las tareas del hogar. 

Aunque tener poca energía ciertamente puede estar relacionado con la falta de sueño, las investigaciones han indicado que la relación entre la depresión y la fatiga es más compleja. 

La fatiga no es solo uno de los efectos físicos más comunes de la depresión, sino que tiende a ser uno de los más difíciles de tratar. Un estudio de 2010 encontró que incluso después de comenzar con un antidepresivo, la fatiga persistía en alrededor del 80% de las personas con depresión mayor. 

La depresión y la fatiga pueden convertirse en parte de un ciclo en el que la baja energía continua y la disminución de la motivación empeoran la depresión.   Por lo tanto, abordar adecuadamente la fatiga es una parte crucial de la creación de un plan de tratamiento eficaz para alguien diagnosticado con depresión. 

Síntomas psicomotores

El término "psicomotor" se refiere a los síntomas que hacen que una persona sienta que está pensando y / o moviéndose a un ritmo diferente al habitual. 

Por ejemplo, algunas personas con depresión perciben sus pensamientos como lentos y sienten que sus movimientos parecen pesados. Otros experimentan síntomas en el extremo opuesto del espectro. Pueden decir que " no pueden quedarse quietos " o sentirse inquietos, inquietos y agitados. Mentalmente, pueden experimentar pensamientos ansiosos o incluso intrusivos . 

Hasta cierto punto, los síntomas psicomotores se vuelven más comunes a medida que alguien envejece. Sin embargo, aunque la depresión en los ancianos también es común, no es una parte normal del envejecimiento.   Por esta razón, los médicos y los profesionales de la salud mental también deben considerar la posibilidad de que los cambios psicomotores sean un signo de depresión y no solo una parte del envejecimiento.

Alta presión sanguínea

Las personas que están deprimidas pueden estar estresadas con frecuencia o durante un período prolongado. Si bien no es la única causa, se sabe que el estrés crónico contribuye a la presión arterial alta (hipertensión). 

El estrés crónico, en particular, se ha relacionado con la presión arterial elevada. A su vez, la hipertensión aumenta el riesgo de enfermedad cardiovascular de una persona, que incluye ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares.  Con base en el creciente cuerpo de evidencia que respalda esta relación, muchos investigadores consideran que la depresión es un factor de riesgo de enfermedad cardiovascular. 

Cambios en el apetito y el peso

La depresión en sí misma puede hacer que alguien tenga ganas de comer más o menos de lo que normalmente hace. Las personas deprimidas pueden informar que han perdido peso sin intentarlo o que han aumentado de peso sin estar seguras del motivo. 

Un factor que puede contribuir al aumento de peso es la "alimentación emocional", que se refiere a que una persona usa los alimentos para automedicarse los sentimientos de depresión. Estos comportamientos pueden llevar a un aumento de peso con el tiempo. Si alguien tiene sobrepeso o es obeso, los cambios en la imagen de sí mismo, los problemas de salud asociados y el estigma del peso también pueden contribuir a (o empeorar) la depresión. 

La relación entre el peso y la depresión puede depender más de cuánto pesa una persona o de su índice de masa corporal (IMC). 

Por ejemplo, un estudio de 2019 propuso un vínculo específico entre mayores cantidades de masa grasa corporal y depresión (ya que los investigadores no encontraron un vínculo entre la depresión y la masa corporal no grasa ). 

La depresión también puede hacer que alguien pierda peso. La  pérdida del apetito, la falta de energía y la motivación que dificultan la preparación de las comidas, los síntomas intestinales y otros factores pueden causar pérdida de peso en una persona deprimida. Las personas que tienen trastornos de la alimentación , como anorexia nerviosa, a menudo también tienen depresión u otra enfermedad mental . 

La pérdida de peso en los trastornos alimentarios puede ser extrema y puede causar una serie de síntomas físicos.  Varios estudios han sugerido que la desnutrición por una ingesta inadecuada de alimentos puede empeorar la depresión, aunque se necesitan más investigaciones para respaldar la teoría.

Las personas que no comen lo suficiente por otras razones, como las que viven en la pobreza, los pacientes con cáncer,  y los ancianos, también están en riesgo de sufrir depresión relacionada con la desnutrición.  Los cambios en el apetito y la pérdida o el aumento de peso que los acompañan también pueden ser un efecto secundario de los medicamentos antidepresivos. 

Efectos secundarios de los medicamentos

Tanto los medicamentos recetados como los de venta libre (OTC) pueden tener efectos secundarios. Si bien por lo general son leves y mejoran a medida que el cuerpo se adapta al fármaco, otros pueden ser graves y persistentes.  Los medicamentos que se usan para tratar la depresión pueden tener efectos secundarios, muchos de los cuales son físicos.

Algunos ejemplos de efectos secundarios comunes de los antidepresivos incluyen: 

  • Cambios en el apetito, aumento / pérdida de peso.
  • Visión borrosa
  • Dificultad para enfocarse o concentrarse
  • Mareo
  • Boca seca
  • Fatiga
  • Insomnio
  • Náusea
  • Disfunción sexual (dificultad para mantener una erección, dolor durante el coito, incapacidad para llegar al orgasmo)

Si los efectos secundarios de los medicamentos son demasiado difíciles de sobrellevar, es menos probable que una persona continúe tomándolos. Para alguien que toma medicamentos para controlar la depresión, los efectos secundarios de los antidepresivos pueden ser una barrera para el tratamiento.

Los efectos secundarios mentales y emocionales de los antidepresivos pueden ser graves y pueden indicar que un medicamento no es el tratamiento adecuado para usted . Si experimenta un empeoramiento de los sentimientos de ansiedad y depresión y / o pensamientos suicidas después de comenzar a tomar un antidepresivo, busque atención médica inmediata.

Si tiene pensamientos suicidas, comuníquese con la Línea Nacional de Prevención del Suicidio al 1-800-273-8255 para recibir apoyo y asistencia de un consejero capacitado. Si usted o un ser querido está en peligro inmediato, llame al 911.

Para obtener más recursos de salud mental, consulte nuestra Base de datos de la línea de ayuda nacional .

Cuando acude a su médico con una queja física, es posible que inicialmente no le pregunten acerca de los síntomas emocionales. Sin embargo, no podrán diagnosticar con precisión la depresión sin ella.

Antes de que pueda comenzar a lidiar con los efectos físicos de la depresión, necesita un diagnóstico preciso. Si tiene síntomas de depresión como tristeza persistente y mal humor o pérdida de interés en hacer las cosas que solía disfrutar, asegúrese de mencionar estos sentimientos a su médico . 

Su médico también necesita esta información para ayudarlo a decidir la forma más eficaz de tratar la depresión , por lo que es importante que le informe sobre los síntomas emocionales, mentales y físicos que tiene.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Post Top Ad

Your Ad Spot

Páginas