Breaking

Post Top Ad

Your Ad Spot

lunes, 19 de abril de 2021

Lo que su terapeuta quiere que sepa

 

Si está buscando terapia para una adicción o un trastorno de salud mental , puede parecer abrumador y es posible que tenga muchos pensamientos y preguntas sobre la experiencia terapéutica y su terapeuta. Puede que te preguntes:

  • ¿Me gustará mi terapeuta?
  • ¿Qué pensará mi terapeuta de mí?
  • ¿Qué pasa si el tratamiento no funciona?
  • ¿Cómo se sentirá al divulgar mis secretos más oscuros a un completo extraño? 

Estos son algunos pensamientos y obstáculos comunes que muchos de nosotros encontramos cuando ingresamos inicialmente a la terapia. Compartir detalles íntimos de tu vida con alguien que no conoces puede parecer abrumador e invasivo.

Lo desconocido, los "qué pasaría si" y el miedo interno a conocer a un terapeuta pueden ser una de las posibles barreras para buscar ayuda.

15 cosas que su terapeuta quiere que sepa

Los terapeutas están destinados a guiarlo y ayudarlo a superar su adicción, trastornos de salud mental o cualquier factor estresante de la vida con el que esté luchando. Los terapeutas están de su lado y quieren que mejore.

Dicho esto, aquí hay una lista de 15 cosas que su terapeuta quiere que sepa.

Debe querer ayuda para su propio bienestar

La terapia se trata de usted, no del terapeuta. Admitir que está luchando y necesita ayuda es el primer paso. Encontrar un terapeuta y presentarse es el segundo paso.

Sin embargo, no puedes simplemente seguir los movimientos. Debe hacer el trabajo duro, que incluye ser vulnerable, sincero, honesto y participar activamente en el proceso de la terapia.

Un terapeuta es una mano que guía en el proceso, no la solución, ya que la terapia es una asociación dual entre el cliente y el terapeuta. 

Su terapeuta sabe cuando ha recaído

Si está buscando terapia para una adicción, es importante tener en cuenta que los impulsos, los antojos y las recaídas son parte de la realidad de su recuperación . No todo el mundo recaerá, pero lo más probable es que todo el mundo experimente tiempos oscuros.

La mayoría de los terapeutas generalmente sabrán si ha recaído o si está mintiendo sobre el uso de drogas debido a su comportamiento, lenguaje corporal y patrones faciales.

Mentirle a su terapeuta no le ayuda a usted, ni le ayuda a su terapeuta. Por lo tanto, es importante que sea honesto acerca de sus impulsos, antojos y recaídas. 

La confidencialidad lo es todo

Los terapeutas, por ley, están obligados a mantener la confidencialidad de todo lo que hable. No contarán su historia a sus amigos en las cenas y no hablarán de usted con su cónyuge.

Su trabajo y su vida están completamente separados de su propia vida profesional y personal. Así que no se preocupe. Todo lo que discuta con su terapeuta permanece dentro de las paredes de la sala de terapia, y sus preocupaciones más profundas nunca serán transmitidas al mundo.

Las únicas veces que un terapeuta romperá la confidencialidad es si usted es un peligro para usted o para los demás.

Su terapeuta lo ha escuchado antes 

Los terapeutas tratan con un amplio espectro de clientes, comportamientos, problemas familiares, asuntos extramatrimoniales, adicciones y problemas de salud mental. Sus comportamientos pasados, sus luchas actuales y sus secretos no deberían sorprender a su terapeuta, ya que probablemente se haya enfrentado a muchos escenarios similares.

Los terapeutas experimentados lo han visto todo. Dicho esto, es importante buscar un terapeuta que esté capacitado en modalidades de terapia específicas que traten su trastorno.

Por ejemplo, si tiene antecedentes de trauma, busque un terapeuta que tenga experiencia en diferentes tipos de terapia de trauma.

El trabajo de su terapeuta es no estar de acuerdo con usted 

Su terapeuta está ahí para escucharlo, orientarlo y brindarle una opinión profesional. Su terapeuta no es su amigo, ni tiene que estar de acuerdo con sus puntos de vista. Si está buscando un refuerzo positivo de su terapeuta, es posible que no lo encuentre.

Un buen terapeuta será honesto contigo, lo que a menudo significa no estar de acuerdo contigo y decirte cosas que quizás no quieras escuchar.

Es posible que su terapeuta no esté de acuerdo con sus comportamientos y patrones de pensamiento, pero lo escuchará y lo guiará continuamente para que pueda desarrollar hábitos de afrontamiento saludables y adoptar un conjunto de herramientas que pueda ayudarlo en el futuro. 

Encontrar al terapeuta adecuado puede ser más difícil de lo que cree 

Pueden ser necesarias varias sesiones de terapia antes de que descubra que el ajuste no está ahí. Tal vez usted y su terapeuta no puedan relacionarse, o tal vez no se sienta cómodo. Esto está bien, ya que puede ser necesario acudir a algunos terapeutas diferentes antes de encontrar el ajuste adecuado .

Quiere un terapeuta con el que se sienta cómodo, con el que pueda identificarse y con el que pueda comunicarse. Tomarse el tiempo para investigar y conocer a diferentes terapeutas en su área antes de comprometerse por completo puede ser el camino correcto a seguir cuando sea nuevo en la terapia.

Los terapeutas comprenden lo importante que es un buen ajuste y, por lo tanto, no se ofenden si usted no cree que su terapeuta sea el más adecuado. De hecho, muchos terapeutas lo derivarán a otro terapeuta que pueda ser más adecuado para usted.

Puede que no tengan todas las respuestas

Los terapeutas están capacitados para guiarlo y ayudarlo a descubrir sus factores desencadenantes subyacentes. Quieren verte mejorar y ser feliz, pero es posible que no tengan todas las respuestas para "¿Por qué me siento así?" o "¿Por qué me pasó esto a mí?"

Es posible que no puedan responder por qué soportó un evento tan traumático en su pasado o por qué continúa teniendo patrones de pensamiento negativos a pesar de su exitoso proceso de recuperación.

Mucho de lo que hace un terapeuta es ayudarse a usted mismo a encontrar sus propias respuestas a sus preguntas a través del viaje de autodescubrimiento y autoconciencia. 

Ir a terapia no significa que haya algo mal contigo

La terapia es algo bueno. Es saludable y significa que te preocupas por ti mismo para mejorar. Todavía hay algo de negatividad asociada con el estigma de la terapia, pero muchas personas asisten a la terapia para recibir orientación en sus vidas personales.

Asistir a terapia es una forma sana y catártica de convertirse en un mejor individuo.

Es más probable que se sienta peor antes de sentirse mejor

Compartir sus sentimientos enterrados, las luchas más profundas y las experiencias traumáticas pasadas puede hacer que se sienta vulnerable, lo que a menudo puede despertar y descubrir algunas emociones negativas profundas.

Es posible que se encuentre llorando y lleno de ansiedad, pero se sabe que hablar de estas cosas abre heridas. Sin embargo, abrir y limpiar las heridas es importante para una curación segura.

Aunque hablar sobre sus problemas puede resultar doloroso al principio, con el tiempo empezará a sentirse mejor.

Su terapeuta no le dirá qué hacer

Los terapeutas están destinados a escuchar y ayudarlo a descubrir factores desencadenantes profundos. Están ahí para guiarte, pero no para decirte cómo vivir tu vida.

Un buen terapeuta le dará el poder de tomar decisiones saludables y, con suerte, le dará las herramientas adecuadas para manejar sus emociones y controlar sus acciones. Sin embargo, no es su responsabilidad tomar decisiones por usted. 

Su adicción o trastorno de salud mental no fue su elección 

No se despertó una mañana y decidió que desea volverse adicto a los analgésicos o al alcohol o luchar contra la depresión o la ansiedad.

La adicción y los trastornos de salud mental tienen muchos factores predisponentes que están fuera de su control.

Sí, la decisión inicial de consumir drogas fue suya, pero muchas adicciones ocurren cuando las personas recurren a las drogas para aliviar su profundo dolor emocional.

Desafortunadamente, solo se necesitan unas pocas veces, una predisposición genética y una oleada de dopamina para que el cerebro y el cuerpo quieran más, lo que hace que usted use más de la droga. 

Puede haber varias razones por las que una persona desarrolló una adicción

Los terapeutas generalmente descubren trastornos concurrentes subyacentes después de pasar algún tiempo con su cliente. Las personas que luchan contra la adicción a menudo se enfrentan a traumas subyacentes o trastornos de salud mental concurrentes, como depresión, ansiedad y trastorno bipolar.

Muchas personas recurrirán a las drogas o al alcohol para enmascarar sus sentimientos asociados con traumas pasados, dolor, depresión o estrés sin saber que la adicción se está gestando.

Las personas no descubrirán estos desencadenantes subyacentes hasta que busquen tratamiento para su adicción y su terapeuta comience a desentrañar sus difíciles pasados ​​que estaban enmascarados por las drogas y el alcohol. 

La ansiedad de alto funcionamiento no es productiva ni saludable

Muchas personas con ansiedad de alto funcionamiento sienten que pueden ocultarla o usarla en su beneficio. Trabajar más horas, esforzarse por lograr el perfeccionismo, realizar múltiples tareas, mantener un horario rígido, mantenerse extremadamente organizado y tener un impulso de confianza pueden parecer grandes cualidades en la superficie; con el tiempo, estos rasgos de ansiedad de alto funcionamiento lo alcanzarán.

Muchas personas con ansiedad de alto funcionamiento utilizan su ansiedad para avanzar en su carrera o luchar por una meta personal; sin embargo, estas personas todavía están lidiando con todos los signos y síntomas asociados con la ansiedad, y tratar de ocultar estos síntomas es agotador.

La ansiedad de alto funcionamiento no es una forma de vida saludable y sostenible, y es esencial hablar con un terapeuta para encontrar formas más saludables de afrontarla.

Tu ansiedad no es racional

Por lo general, la ansiedad es una reacción natural y razonable a un desencadenante o evento peligroso e irracional. Sin embargo, las personas con trastornos de ansiedad tienen un sistema de alarma interno defectuoso, lo que significa que tendrán una ansiedad irracional en situaciones no amenazantes.

Estas personas se preocuparán excesivamente por los sucesos cotidianos como el tráfico, los platos sucios, los plazos de trabajo o las situaciones sociales. Incluso pueden sentir que su vida está en peligro.

Es esencial comprender que su cerebro y su cuerpo están reaccionando de forma exagerada a una situación inofensiva, y la terapia puede enseñarle a usar habilidades de afrontamiento saludables para seguir adelante y tolerar la angustia de estas situaciones.

Su entorno puede desencadenar su ansiedad

Tal vez trabaje en una oficina abarrotada, se sienta en el tráfico durante horas todos los días, pasa demasiado tiempo sentado en casa o está expuesto a situaciones estresantes (socorristas). Su entorno puede alimentar su ansiedad y es posible que no se dé cuenta hasta que cambie su entorno, incluso si es por períodos cortos.

Cambiar su rutina diaria, pasar más tiempo al aire libre, cambiar su entorno de trabajo o encontrar mecanismos calmantes para afrontar situaciones que le ayuden cuando se encuentra atrapado en un entorno estresante puede cambiar cómo se siente.

Si se siente ansioso mientras está sentado en casa, salga a caminar. Si encuentra que su oficina está demasiado llena, vea si puede trabajar desde casa durante un par de días o trabajar en un entorno más tranquilo.

Si se encuentra atascado en el tráfico, considere tomar el transporte público o cambiar su rutina para evitar desplazamientos en el tráfico. Una de las principales conclusiones de asistir a la terapia es que aprenderá sus factores desencadenantes y desarrollará soluciones para adaptarse mejor. 

La ansiedad de todos es diferente

Eres un individuo único y, por lo tanto, tu ansiedad se manifestará de maneras diferentes en comparación con otras. Sus signos y síntomas, desencadenantes y enfoques de tratamiento diferirán de los de su vecino, compañero de trabajo o amigo.

Como resultado, es importante evitar compararse con los demás cuando se trata de su ansiedad.

Desarrolle una sólida alianza terapéutica con su terapeuta, cuente con un sistema de apoyo confiable y reconozca que, aunque los trastornos de ansiedad son frecuentes, su enfoque de tratamiento puede ser único.

El viaje para encontrar el ajuste perfecto

Echemos un vistazo a cómo podría ser su experiencia cuando esté buscando un terapeuta.

La consulta

Un buen terapeuta suele ser compasivo y no juzgar, pero algunas personas prefieren un terapeuta que escuche mucho mientras usted se desahoga y procesa, mientras que otras personas prefieren un terapeuta más activo que les enseñe habilidades de afrontamiento y ofrezca más comentarios.

Por lo tanto, es importante seguir su instinto para ver si se siente bien hablar con este terapeuta durante la consulta inicial.

Generalmente, puede saber si un terapeuta es un buen oyente si se siente escuchado y comprendido cuando habla con él.

Aquí hay algunas preguntas para tener en cuenta en la primera sesión:

  • ¿Han trabajado con otras personas con sus problemas? Durante esta consulta inicial, comparta un poco sobre su problema actual y vea cómo responde el terapeuta. 
  • Cual es su especialidad? Tenga cuidado con los terapeutas que se especializan en  todo . Por ejemplo, es posible que algunos terapeutas solo se especialicen en traumas relacionados con el trastorno alimentario, mientras que otro terapeuta puede estar más especializado en trastornos del estado de ánimo. 

Después de sus primeras sesiones

La terapia no es una solución rápida y no hay un cronograma específico sobre cuándo verá mejoras. Dependiendo de la duración y la gravedad de sus signos y síntomas, pueden pasar muchos meses antes de que comience a ver mejoras.

Sin embargo, hay algunas preguntas que debe hacerse después de cada sesión de terapia para asegurarse de que está recibiendo la mejor atención posible:

¿Su terapeuta retrata la compasión y la bondad?

Es importante que su terapeuta muestre preocupación o recomiende contra ciertos comportamientos que está retratando; sin embargo, nunca debe sentirse juzgado o avergonzado después de una sesión de terapia.

Los terapeutas más efectivos te hacen sentir aceptado y validado, mostrando comprensión y simpatía por lo que estás pasando.

Se acercarán a ti con compasión y amabilidad y te generarán la confianza suficiente para que puedas compartir tus pensamientos y recuerdos más oscuros con ellos.

¿Tu terapeuta te desafía? 

Es importante reconocer que terapia no es sinónimo de amistad. Un terapeuta eficaz lo desafiará y lo ayudará a ver las cosas desde una perspectiva diferente, incluso si puede ser difícil de escuchar.

Debe haber un límite profesional estricto que nunca debe cruzarse. Incluso si ve a su terapeuta como su amigo o confidente, nunca debe tratarlo como su amigo.

¿Su terapeuta se comunica con usted? 

Es importante que su terapeuta le pregunte cómo cree que va la terapia. Dado que cada sesión se adapta a usted, un buen terapeuta debe ajustar el tratamiento en función de sus comentarios.

Por ejemplo, si siente que lo presionaron para hacer algo que no estaba listo para hacer y usted dice que quiere pasos más pequeños y más alcanzables, su terapeuta debe tener esto en cuenta para ejercicios futuros.Si bien cada relación terapeuta-paciente es única, el objetivo principal de un terapeuta es ayudarlo a mejorar su bienestar general. Sin embargo, para ver el progreso, deberá estar dispuesto a dedicar una gran cantidad de tiempo y esfuerzo al proceso terapéutico.

Si está buscando un terapeuta, asegúrese de buscar a alguien con quien sienta que tiene una buena conexión y recuerde anteponer sus necesidades.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Post Top Ad

Your Ad Spot

Páginas