Breaking

Post Top Ad

Your Ad Spot

martes, 13 de abril de 2021

Cuándo usar calor o hielo para el dolor de rodilla

 Dependiendo de la situación, tanto el hielo como el calor pueden ser opciones efectivas y convenientes para aliviar el dolor en las rodillas . Sin embargo, debido a que cada tratamiento afecta su pierna de diferentes maneras, es importante considerar su condición específica antes de seleccionar uno u otro. Al comprender mejor los beneficios y riesgos de cada tratamiento, puede elegir adecuadamente la opción que sea adecuada para usted.

rodilla de hielo hombre
AndreyPopov / Getty Images

Causas del dolor de rodilla

Si bien existen numerosos problemas y afecciones diferentes que pueden provocar dolor en la articulación de la rodilla, algunos se ven con más frecuencia que otros. Entre las causas más comunes se encuentran la artritis, los desgarros de cartílago, los esguinces o distensiones y la tendinitis. 

Artritis

La artritis , o "desgaste" en la articulación, ocurre cuando su cartílago (el tejido que recubre el extremo de los huesos en la articulación y lo ayuda a absorber la fuerza) comienza a adelgazarse y desgastarse. Esta afección generalmente ocurre en personas de mediana edad y mayores, aunque puede ocurrir en personas más jóvenes que tienen sobrepeso o después de una lesión traumática de rodilla. Las  personas con artritis generalmente experimentan dolor de rodilla, rigidez (principalmente por la mañana y después de un largo día) e hinchazón en la propia articulación.

Lágrimas

El cartílago de la rodilla, es decir, el menisco , también puede romperse después de una lesión traumática. Esto suele ocurrir después de un movimiento de “planta y torsión” que puede ocurrir al practicar deportes o realizar tareas más físicas en el hogar o el trabajo. Además del dolor en las articulaciones, un desgarro de cartílago también puede provocar un bloqueo de la rodilla, un rango de movimiento limitado, hinchazón y ceder la pierna.

causas de desgarro de menisco
Alexandra Gordon / Verywell

Esguinces o distensiones

Los esguinces o distensiones de rodilla se producen cuando una estructura de la articulación (un ligamento para un esguince y un tendón muscular para una distensión) se estira demasiado o se desgarra después de una lesión traumática. Si bien muchos deportes y actividades diferentes pueden causar un esguince o distensión, los giros repentinos o los golpes directos en la rodilla son mecanismos bastante comunes.   Dependiendo de la gravedad de la lesión, estos problemas pueden causar dolor de rodilla, inestabilidad de las piernas y hematomas o hinchazón importantes.

Tedonitis

Otro problema común de la rodilla que puede provocar dolor es la tendinitis. Este problema, que ocurre cuando los tendones se irritan e inflaman, suele ser el resultado del uso excesivo de los músculos durante actividades como correr, saltar o andar en bicicleta. El dolor de rodilla asociado con la tendinitis suele aparecer gradualmente. Inicialmente, solo puede estar presente mientras se practica el deporte o el ejercicio agravantes. Sin embargo, a medida que avanza la tendinitis, el dolor se vuelve más frecuente y le molesta constantemente a lo largo del día.

Síntomas comunes de tendinitis
 Muy bien / Jessica Olah

Usando hielo

Si le duele la rodilla, el hielo es una opción de tratamiento fácil y accesible en muchas situaciones diferentes. La aplicación de hielo en la rodilla hace que los vasos sanguíneos se estrechen (lo que se denomina vasoconstricción), lo que provoca una disminución en la cantidad de flujo sanguíneo al área. Debido a esto, el hielo puede ser útil para aliviar la inflamación, disminuir la hinchazón o los hematomas y reducir el dolor o el dolor. 

La formación de hielo es especialmente útil después de una lesión aguda de rodilla (una que tiene menos de 6 semanas). Después de un esguince, una distensión o un desgarro de menisco, el hielo en la rodilla puede reducir la inflamación y ayudar a prevenir el desarrollo de dolor e hinchazón. La formación de hielo (junto con la modificación de la actividad) también puede evitar que la tendinitis progrese y reducir el dolor asociado con ella.

Al aplicar hielo en su articulación, se puede usar una bolsa de hielo, una bolsa de hielo picado o incluso una bolsa de verduras congeladas. Aplique el objeto frío directamente sobre el área afectada, usando una toalla como barrera si es necesario para que la temperatura sea tolerable. Cada sesión de glaseado debe durar un máximo de 20 minutos. Asegúrese de tener cuidado al aplicar hielo si tiene algún problema de sensibilidad (como neuropatía diabética o síndrome de Raynaud) que pueda afectar su capacidad para sentir el frío y provocar congelación o daño en la piel. 

Usando calor

Aplicar calor a una rodilla adolorida también puede ser útil en circunstancias específicas. A diferencia del hielo, el calor aumenta el flujo sanguíneo a la articulación ensanchando (vasodilatando) los vasos sanguíneos del área. Si bien este tipo de tratamiento no está indicado después de una lesión aguda, donde el objetivo es reducir la inflamación, puede ser beneficioso cuando se trata de un problema crónico.

Para las personas con artritis u otros problemas articulares que han estado presentes durante más de 6 semanas, el calor puede ayudar a reducir el dolor y el dolor. También puede mejorar la flexibilidad y el rango de movimiento de la rodilla al relajar los músculos circundantes antes de estirar o comenzar una actividad.

Cuando aplique calor a su rodilla, use una almohadilla térmica que esté tibia, pero no caliente. Aplicar sobre la zona afectada y dejar actuar durante un máximo de 20 minutos o hasta que se sienta incómodo. Nuevamente, las personas con problemas sensoriales deben tener cuidado con el calor para evitar quemaduras o daños en la piel.

Usando calor y hielo

En algunas situaciones, puede ser útil aplicar tanto hielo como calor en la articulación. Este tratamiento, denominado terapia de contraste , consiste en alternar entre aplicar hielo y calentar una articulación. Si bien esta opción se ha utilizado tradicionalmente después de hacer ejercicio o participar en un evento deportivo para ayudar en la recuperación, también puede ser útil para afecciones más crónicas (como la artritis). Este estilo de tratamiento se puede realizar utilizando compresas frías y calientes o sumergiendo alternativamente la rodilla en agua fría y caliente.

Si bien las personas que recibieron terapia de contraste informaron subjetivamente menos dolor general y fatiga muscular, la investigación aún es mixta. Falta evidencia actual sobre si este tratamiento es útil para controlar el dolor asociado con una lesión de rodilla o para reducir los niveles de inflamación. 

Tanto el hielo como el calor pueden ser buenas formas iniciales de ayudar a disminuir el dolor de rodilla. Sin embargo, dependiendo de la causa de su dolor, estas modalidades pueden no ser los tratamientos más efectivos. Si su dolor no mejora, o si se acompaña de hinchazón progresiva, inestabilidad de la rodilla o cede de la pierna, es importante que lo vea un médico. Esto es especialmente cierto si el dolor de rodilla se produce como resultado de una lesión traumática o un golpe directo en la articulación. No consultar con un médico puede afectar su curación y prolongar el tiempo que le toma volver a sus actividades normales. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Post Top Ad

Your Ad Spot

Páginas