Breaking

Post Top Ad

Your Ad Spot

viernes, 26 de marzo de 2021

Vitaminas para la fertilidad: ¿qué debe tomar?

 


No hay duda al respecto: la alimentación es importante para todos los aspectos de la vida y la fertilidad no es una excepción. Nuestros cuerpos obtienen las vitaminas y minerales que necesitamos de nuestra dieta diaria , y crear una nueva vida, que es exactamente de lo que se trata la salud de la fertilidad, también requiere micronutrientes. Entonces, ¿qué vitaminas son importantes para la fertilidad?

Aún no entendemos completamente cómo la dieta y los micronutrientes influyen directamente en la fertilidad, pero los investigadores están aprendiendo más cada día. Sabemos que algunas deficiencias pueden provocar problemas de fertilidad. También sabemos que algunas enfermedades que afectan la capacidad del cuerpo para absorber nutrientes (como la enfermedad celíaca no tratada ) pueden aumentar el riesgo de infertilidad. 

En general, la vitamina más importante que se debe tomar al intentar concebir, y durante el embarazo, es una vitamina prenatal estándar cuyo componente más importante es el ácido fólico. La ingesta diaria de ácido fólico debe ser de al menos 400-1000 mcg

¿Debería tomar suplementos vitamínicos?

Es importante obtener los nutrientes que necesita a través de una dieta saludable o con la ayuda de suplementos si eso es lo que recomienda su médico. Para aquellos con deficiencias vitamínicas específicas, tomar un suplemento puede ayudar. 

Pero, ¿y si realmente no te falta nada nutricionalmente? ¿Un suplemento vitamínico aumentará su fertilidad? La respuesta no es clara. Algunos estudios dicen que sí, pero muchos no han encontrado que los suplementos mejoren los factores de fertilidad en comparación con un placebo. Muchos estudios sobre micronutrientes también son pequeños o no están bien diseñados. Dicho esto, a continuación se encuentran las vitaminas y minerales que se cree que son esenciales para la salud de la fertilidad.

Vitaminas B

Las vitaminas B incluyen B-3 (niacina), B-6 (piridoxina), B-9 (folato o ácido fólico) y B-12. Todos los tipos de vitaminas B juegan un papel vital en la formación y el funcionamiento adecuado de los glóbulos rojos. Una deficiencia de B-12 puede causar anemia, que ocurre cuando la sangre tiene una cantidad anormalmente baja de glóbulos rojos o de hemoglobina. 

La función nerviosa y la energía celular adecuadas también dependen de niveles saludables de vitamina B. Cuando se trata de fertilidad, B-6 y B-9 (más conocidas como folato o la versión sintética, ácido fólico) son las vitaminas B más esenciales en las que concentrarse.

Vitamina B-6 y fertilidad

Un estudio publicado en 2007 encontró que las mujeres con niveles sanguíneos más altos de B-6 tienen más probabilidades de ser fértiles. ¿Pero eso significa que la infertilidad femenina se puede tratar simplemente aumentando los niveles de B-6? Desafortunadamente, eso aún no se ha investigado ni probado. 

Una posible razón de la conexión de B-6 con la fertilidad puede deberse a los niveles de homocisteína, que es un aminoácido común que se encuentra en el torrente sanguíneo. En niveles altos, la homocisteína se asocia con un mayor riesgo de accidente cerebrovascular y enfermedad cardíaca. 

Los niveles altos de homocisteína en los folículos también se asocian con problemas de ovulación .  Los bajos niveles de homocisteína , por su parte, pueden mejorar las probabilidades de quedar embarazada. En un pequeño estudio publicado en 2017, las mujeres que tomaron folato suplementario, vitaminas B-6 y B-12 redujeron los niveles de homocisteína en mujeres con antecedentes de pérdida del embarazo.

Sin embargo, los investigadores no midieron los niveles séricos de B-6, pero notaron que la suplementación aumentaba los niveles de folato. 

Vitamina B-9 (folato) y fertilidad

Quizás una de las vitaminas B más importantes para la fertilidad y el desarrollo fetal saludable es el folato o B-9. El folato es vital para la fertilidad tanto masculina como femenina .

Para las mujeres, sabemos que una ingesta baja de ácido fólico se asocia con un mayor riesgo de defectos congénitos del tubo neural como la espina bífida. La investigación en 2012 encontró que la ingesta adecuada de folato puede afectar los niveles de progesterona y los niveles bajos de B-9 pueden provocar una ovulación irregular . 

Para los hombres, los niveles bajos de ácido fólico en el semen están asociados con una mala salud del esperma. Los hombres con bajo contenido de folato en la dieta tienen más probabilidades de tener un mayor porcentaje de espermatozoides con ADN dañado. La suplementación con folato (junto con zinc) también puede ayudar a mejorar los resultados del análisis de semen , en ciertos casos. 

El ácido fólico es la forma sintética de B-9. Cuando los alimentos están fortificados con B-9, casi siempre es en forma de ácido fólico. Además, la gran mayoría de los suplementos vitamínicos contienen ácido fólico. Esto se debe a que el ácido fólico es económico y fácil de usar para los fabricantes.

Pero idealmente, debe tomar ácido fólico y no ácido fólico si decide tomar un suplemento. (Busque 5-metiltetrahidrofolato, o 5-MTHF, en lugar de "ácido fólico" en la etiqueta). Aunque el ácido fólico se absorbe casi tan bien como el 5-MTHF y se convierte fácilmente en la forma activa, tomar suplementos de ácido fólico puede cubrir hasta problemas potenciales con niveles bajos de vitamina B-12. 

El folato es la forma más fácilmente biodisponible de B-9. Cuando toma suplementos de ácido fólico, su cuerpo debe transformar el ácido fólico en ácido fólico. De lo contrario, sus células no pueden hacer uso del nutriente.

El folato es la forma de B-9 que se encuentra naturalmente en alimentos como lentejas, garbanzos, verduras de hoja verde oscura, espárragos y brócoli. Puede obtener suplementos vitamínicos con folato en lugar de ácido fólico, pero es menos común y generalmente más costoso.

Además, el cuerpo de algunas personas no puede absorber adecuadamente B-9 en forma de ácido fólico. 11 Esto significa que pueden obtener la dosis correcta de ácido fólico a través de alimentos fortificados o suplementos, pero debido a que sus células no pueden utilizar la vitamina, todavía no obtienen lo que necesitan.

Aquellos con la mutación genética MTHFR (cambios en un gen que están relacionados con ciertas afecciones médicas) pueden experimentar esto. Las mujeres con la mutación genética MTHFR pueden tener un mayor riesgo de aborto espontáneo, algunas complicaciones del embarazo y tener un hijo con un defecto del tubo neural, riesgos que pueden estar relacionados con una mala absorción de ácido fólico / folato. 

Dicho esto, es importante discutir MTHFR en detalle con su médico. Existe mucha desinformación y no se considera que todas las personas que tienen una variación tengan una mutación o necesiten tratamiento.

Vitamina C

La vitamina C se encuentra mejor a través de frutas y verduras, especialmente frutas cítricas, bayas y pimientos. Esta vitamina ayuda a mantener el tejido conectivo sano y también es importante para la cicatrización de heridas y la función inmunológica adecuada.

La vitamina C también es un poderoso antioxidante. Estas propiedades antioxidantes juegan un papel importante en la fertilidad. Los antioxidantes reducen el impacto negativo de los radicales libres, reduciendo el daño celular en el cuerpo. A menudo combinada con vitamina E en estudios de investigación, se ha descubierto que la vitamina C mejora la salud de los espermatozoides y disminuye la fragmentación del ADN de los espermatozoides. 


Calcio

Probablemente ya sepa que el calcio es un mineral que necesitamos para una función ósea saludable, pero ¿sabía que también juega un papel en la salud del corazón, la función muscular, la transmisión nerviosa y el equilibrio hormonal?

Una investigación publicada en 2013 encontró que las mujeres que consumen más productos lácteos (que tienen un alto contenido de calcio y están fortificados con vitamina D) tenían niveles más altos de vitamina D en suero y tenían un menor riesgo de tener endometriosis y problemas ovulatorios. 13  Esto puede implicar que el calcio es un mineral importante para la fertilidad. Dicho esto, actualmente no hay una investigación específica sobre la suplementación con calcio y la fertilidad.


Coenzima Q10 (CoQ10)

La coenzima Q10, más comúnmente conocida como CoQ10, es un antioxidante que nuestras células necesitan para funcionar correctamente y para generar energía.

La CoQ10 puede ayudar a mejorar la función de los espermatozoides. Los hombres con niveles más altos de CoQ10 en su semen son más propensos a tener una mejor motilidad de los espermatozoides; sin embargo, un análisis de 2013 de estudios previos informó que la suplementación con CoQ10 en los hombres no se ha asociado con un aumento de nacidos vivos o tasas de embarazo. 

En mujeres, la investigación de fertilidad con CoQ10 se ha limitado a aplicaciones en mujeres sometidas a fertilización in vitro (FIV), pero los resultados han sido prometedores. Un estudio de 2017 encontró que un nivel más alto de CoQ10 (que se encuentra naturalmente en los folículos) se asoció con óvulos de mayor calidad y una mayor tasa de embarazo en pacientes de FIV. 

Dos estudios más de 2018 encontraron que tomar CoQ10 antes de un ciclo de FIV aumentó significativamente la cantidad y la calidad de los óvulos, lo que se relacionó con la fertilización de más óvulos y un mayor porcentaje de embriones sanos. 16 17  Sin embargo, se necesita más investigación para determinar si la suplementación con CoQ10 afecta positivamente la fertilidad femenina fuera del espacio de FIV.

Vitamina D

La vitamina D se encuentra en pocos alimentos y se obtiene principalmente a través de la exposición al sol. La vitamina D actúa junto con el calcio para ayudar a mantener huesos fuertes. Pero también es importante para el crecimiento celular, la función inmunológica y la regulación de la inflamación en el cuerpo.

Los niveles bajos de vitamina D están asociados con la infertilidad. Tanto los órganos reproductores femeninos como masculinos contienen receptores de vitamina D y enzimas metabolizadoras, lo que sugiere que la vitamina D puede ser vital para una fertilidad saludable.

Los niveles bajos de vitamina D están asociados con problemas de ovulación y un mayor riesgo de endometriosis. Las tasas de éxito de la FIV tienden a ser más altas en hombres y mujeres con niveles más altos de vitamina D. 18  Dicho todo esto, actualmente no hay evidencia de que la suplementación con vitamina D mejore la fertilidad.

Hierro

El hierro es un mineral que necesitamos para la creación y función saludables de las células sanguíneas. Los niveles bajos de hierro pueden provocar anemia, que, a su vez, puede provocar infertilidad. Si bien el hierro es un mineral que normalmente obtenemos del consumo de proteína animal, también puede obtenerlo de frijoles, lentejas, espinacas y cereales fortificados. 

Sin embargo, tenga en cuenta que el hierro puede causar estreñimiento. Tenga en cuenta la cantidad que está ingiriendo e implemente otras medidas de confort para contrarrestar sus efectos de estreñimiento.

Selenio

El selenio es un oligoelemento vital para la salud. Desempeña un papel en la función tiroidea adecuada, la síntesis de ADN, la protección contra el estrés oxidativo y la reproducción. Las nueces de Brasil contienen niveles muy altos de selenio; otras fuentes comunes incluyen atún, fletán, sardinas, jamón y camarones.

En las mujeres, tener una ingesta dietética inadecuada de alimentos ricos en selenio aumentaba el riesgo de un defecto de la fase lútea . Actualmente no hay estudios sobre la suplementación con selenio y la fertilidad femenina. Un pequeño estudio de 2017 de hombres con movilidad reducida de los espermatozoides descubrió que la suplementación con selenio aumentaba significativamente el recuento, la motilidad, la viabilidad y la morfología normal de los espermatozoides. 

Zinc

El zinc es un mineral esencial, responsable del correcto funcionamiento celular, inmunidad, cicatrización de heridas, síntesis de ADN y división celular. También es necesario para un crecimiento y desarrollo saludables, desde el embarazo hasta la edad adulta.

Se han realizado numerosos estudios sobre la fertilidad masculina y el zinc. El zinc es vital para la salud de las hormonas masculinas, así como para el desarrollo y la maduración normales de los espermatozoides. La deficiencia de zinc se asocia con recuentos bajos de espermatozoides e hipogonadismo . Los hombres con resultados deficientes en el análisis de semen tienden a tener niveles bajos de zinc tanto en el semen como en los análisis de suero sanguíneo. 

Si bien ciertas vitaminas y nutrientes son indudablemente necesarios para la fertilidad, siempre es una buena idea hablar con su proveedor para repasar sus necesidades individuales antes de comenzar a tomar suplementos.

Algunos suplementos no se mezclan con los medicamentos recetados y es posible sufrir una sobredosis de algunas vitaminas y minerales. Su médico puede ayudarlo a determinar si alguna deficiencia se puede mejorar tomando un suplemento o simplemente haciendo cambios en su dieta.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Post Top Ad

Your Ad Spot

Páginas