Breaking

Post Top Ad

Your Ad Spot

lunes, 1 de marzo de 2021

¿Qué es la ideación suicida?


 Estrictamente hablando, la ideación suicida significa querer quitarse la vida o pensar en el suicidio. Sin embargo, hay dos tipos de ideación suicida: pasiva y activa. La ideación suicida pasiva ocurre cuando deseas estar muerto o poder morir, pero en realidad no tienes planes de suicidarte.

La ideación suicida es uno de los síntomas tanto de la depresión mayor como de la depresión que se encuentra en el trastorno bipolar, pero también puede ocurrir en personas con otras enfermedades mentales o sin ninguna enfermedad mental.

Predominio

La prevalencia de por vida de la ideación suicida para la población mundial en general es de aproximadamente el 9% y aproximadamente el 2% en un período de 12 meses. 

Según la Encuesta Nacional sobre el Uso de Drogas y la Salud (NSDUH) de 2017 de la Administración de Servicios de Salud Mental y Abuso de Sustancias (SAMHSA), el 4,3% de los adultos estadounidenses de 18 años o más tenían pensamientos suicidas, con la mayor prevalencia entre los adultos de 18 a 25. 

Para las personas con trastornos de salud mental, la tasa es significativamente mayor. Las cifras exactas no están claras, pero dado que la ideación suicida es un síntoma de trastornos de salud mental como la depresión mayor y el trastorno bipolar, el problema existe en un porcentaje mucho mayor en estas poblaciones.

El suicidio está en aumento, la mitad de los estados de los Estados Unidos informaron un aumento de más del 30% desde 1999 y casi todos los demás informaron un aumento en las tasas desde entonces, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC). 

El suicidio es la décima causa principal de muerte en los Estados Unidos y la segunda causa principal de muerte entre las personas de 10 a 34 años. Las mujeres intentan suicidarse con más frecuencia que los hombres, pero los hombres tienen éxito entre tres y cuatro veces más que las mujeres. 

Las señales de advertencia de que usted o un ser querido está pensando o contemplando el suicidio incluyen:

  • Aislarte de tus seres queridos
  • Sentirse desesperado o atrapado
  • Hablar de muerte o suicidio
  • Regalar posesiones
  • Un aumento en el uso o abuso de sustancias
  • Aumento de los cambios de humor, la ira, la rabia y / o la irritabilidad.
  • Participar en conductas de riesgo, como consumir drogas o tener relaciones sexuales sin protección
  • Acceder a los medios para suicidarse, como medicamentos, drogas o un arma de fuego
  • Actuando como si estuvieras diciendo adiós a la gente
  • Sentirse extremadamente ansioso

Si cree que un ser querido está pensando o planeando suicidarse, pregunte. Es un mito que le darás a otra persona la idea de suicidarse. Preguntar demuestra que estás preocupado y que te preocupas por la persona.

Tenga en cuenta que la ideación suicida pasiva, desear poder morir mientras duerme o en un accidente en lugar de hacerlo por su propia mano, no es necesariamente menos grave que la ideación suicida activa.   Puede activarse rápidamente y ciertamente tiene una mezcla de componentes activos y pasivos.

Si su ser querido admite que está pensando en suicidarse, asegúrese de que esté a salvo.

Esté allí para ellos cuando lo necesiten. Si la situación es grave, es posible que deba involucrar al médico o profesional de la salud mental de su ser querido o quizás llamar a una línea directa de suicidio para  pedir consejo o ayuda . Continúe vigilándolos hasta que esté seguro de que están en un estado mental seguro nuevamente.

Causas

Muchos factores diferentes pueden contribuir a la ideación suicida. A menudo, estos pensamientos surgen cuando se siente desesperado y fuera de control en su vida y / o como si no tuviera sentido o propósito.

Estos sentimientos pueden deberse a circunstancias como problemas de relación, trauma, uso de sustancias, una crisis de algún tipo, presión en el trabajo, un problema de salud física o dificultades financieras. Tener algún trastorno de salud mental como depresión, trastorno bipolar, trastorno de estrés postraumático (TEPT) o ansiedad también puede contribuir. 

Existe una variedad de factores de riesgo para la ideación suicida y el suicidio, que incluyen

  • Haber intentado suicidarse en el pasado
  • Tener un trastorno de salud mental.
  • Sentirse desesperado, aislado y / o solo.
  • No estar casado
  • Ser gay, lesbiana, bisexual o transgénero
  • Habiendo servido en el ejército
  • Tener una enfermedad física crónica como cáncer, diabetes o una enfermedad terminal.
  • Tener dolor crónico
  • Tener una lesión cerebral traumática
  • Tener antecedentes familiares de suicidio.
  • Tener un trastorno por consumo de drogas o alcohol.
  • Haber experimentado abuso o trauma infantil
  • Viviendo en una zona rural
  • Tener acceso a armas de fuego

Si experimenta síntomas de depresión y tiene pensamientos suicidas, es probable que su médico le haga un examen médico y le pida que responda un cuestionario que puede incluir las siguientes preguntas:

  • ¿Tiene antecedentes de depresión o enfermedad mental?
  • ¿Cuánto tiempo ha tenido pensamientos suicidas?
  • ¿Ha creado un plan de suicidio?
  • ¿Está tomando algún medicamento y, de ser así, de qué tipo?
  • ¿Con qué frecuencia consume alcohol o drogas?

Tratamiento

Si tiene pensamientos suicidas pero no hay crisis, su médico o terapeuta puede recomendar psicoterapia, medicamentos y cambios en el estilo de vida que pueden ayudar a reducir el riesgo de suicidio.

  • Psicoterapia , o terapia de conversación, durante la cual trabaja con un terapeuta para explorar por qué se siente suicida y cómo afrontarlo.
  • Terapia y educación familiar Involucrar a los seres queridos en el tratamiento puede ayudarlos a comprender mejor por lo que usted está pasando, conocer las señales de advertencia y mejorar la dinámica familiar.
  • Tratamiento del trastorno por consumo de sustancias, si también experimenta un aumento en el consumo de alcohol o drogas.
  • Cambios en el estilo de vida, incluido el manejo del estrés, la mejora de los hábitos de sueño, alimentación y ejercicio, la creación de una red de apoyo sólida y dedicar tiempo a pasatiempos e intereses.
  • Medicamentos para tratar cualquier depresión subyacente que cause su ideación suicida. Esto puede incluir antidepresivos, medicamentos antipsicóticos o ansiolíticos.

Si comienza a tener pensamientos suicidas después de tomar un antidepresivo, llame a su profesional de la salud mental de inmediato. Los antidepresivos se han relacionado con un aumento de los pensamientos suicidas .

Aquí hay algunas formas de ayudar a reducir los pensamientos suicidas y obtener la ayuda que necesita para volver a encarrilarse, ya sea que usted o un ser querido esté experimentando una ideación suicida:

Identificar desencadenantes

Busque factores desencadenantes o circunstancias que provoquen sentimientos de desesperación, como una muerte o una pérdida, el consumo de alcohol o el estrés de las relaciones. Elimina lo que puedas y habla con alguien, como un consejero o un amigo cercano, sobre los demás.

Recuerde que los sentimientos son temporales

Los sentimientos van y vienen y no son permanentes. Incluso cuando la vida parece desesperada, puede empezar a sentirse mejor con el tratamiento. Aprenderá a lidiar con el estrés de la vida, así como a obtener una nueva perspectiva. A veces, incluso simplemente tomar una siesta o acostarse cuando se siente especialmente deprimido puede restablecer su estado de ánimo, al menos lo suficiente como para detener los pensamientos suicidas.

Cuídate

Además de comer comidas saludables con regularidad y nunca saltarse las comidas, descanse y relájese lo suficiente para evitar el estrés y ayudar a su cuerpo a recuperarse de los días pasados. El ejercicio también es importante para aliviar el estrés y mejorar su bienestar emocional.

Construya una comunidad de apoyo

Tómate el tiempo para estar cerca de personas que tengan influencias positivas en tu vida y de aquellas que te hagan sentir bien contigo mismo. Además, no se olvide de retribuir a su comunidad, ya sea con dinero o con su tiempo. Ayudar a los demás y retribuir puede ser una excelente manera de salir de tu propia cabeza y encontrar un significado.

Activo

Así como los viejos hábitos tienen que morir para dejar de lado la ideación suicida, las nuevas ideas deben ocupar su lugar para mantenerse. Desarrolle sus intereses personales y profesionales. Encuentre cosas divertidas para hacer, actividades de voluntariado o trabajos que le den un sentido de propósito. Cuando haces cosas que te satisfacen, te sentirás mejor contigo mismo y es menos probable que vuelvan a sentir esos sentimientos de desesperación.

Relajarse

Encuentre formas personales de aliviar los niveles de estrés. Además de hacer ejercicio, puede meditar, utilizar estrategias sensoriales para relajarse, practicar ejercicios de respiración sencillos y desafiar los pensamientos autodestructivos para ayudarlo a superar los pensamientos suicidas.

Aunque puede ser difícil, los estudios muestran que si puede hablar con alguien con regularidad, especialmente en una situación cara a cara como con un amigo cercano o un consejero, es menos probable que intente suicidarse.

También puede hablar con su médico o ir directamente a la sala de emergencias si tiene pensamientos suicidas. Los médicos evaluarán su riesgo inmediato y pueden recomendarle la hospitalización si el riesgo es grave o derivarlo a un profesional de la salud mental para recibir tratamiento.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Post Top Ad

Your Ad Spot

Páginas