Breaking

Post Top Ad

Your Ad Spot

jueves, 18 de marzo de 2021

¿Qué es el delirio?


 El delirio, también conocido como estado de confusión agudo o síndrome cerebral orgánico agudo, es una condición médica que resulta de varias causas. Implica una confusión severa y cambios rápidos en la función cerebral, así como un grupo específico de síntomas que involucran una alteración en las habilidades mentales y cambios abruptos en el cerebro. Puede interferir con el sueño, la concentración y la atención y el funcionamiento cognitivo.

El delirio se diferencia de la demencia en que se desarrolla de forma relativamente abrupta y es potencialmente reversible con el tratamiento de la afección médica subyacente que lo está causando. El delirio puede ser un efecto secundario de ciertos medicamentos, afecciones médicas o tener otras causas, como abstinencia de alcohol o cirugía.

Síntomas

En general, el delirio implica fluctuaciones en los estados mentales, estados de confusión y problemas con las funciones cognitivas típicas.  Los síntomas típicos incluyen:

  • Habilidades sensoriales y percepcionales reducidas
  • Cambios bruscos de movimiento (hiperactividad o lentitud).
  • Cambios en el ciclo del sueño (dormir más, somnolencia)
  • Confusión sobre el paradero y la hora.
  • Falta de concentración (se distrae fácilmente)
  • Incapacidad para recordar recuerdos recientes.
  • Dificultad para hablar y organizar los pensamientos (divagaciones, discursos sin sentido)
  • Cambios de personalidad (cambios de humor, irritabilidad, ira, miedo, paranoia)
  • Incontinencia
  • Problemas para escribir o leer
  • Apatía
  • Gritando o gimiendo
  • Alucinaciones
  • Retiro

El delirio suele comenzar rápidamente, en un período de horas o días. En un entorno hospitalario, puede durar una semana o más y puede progresar a un coma o la muerte si no se trata adecuadamente.

Los síntomas generalmente fluctúan a lo largo del día, con algunos períodos sin síntomas. El delirio tiende a empeorar por la noche cuando el entorno no parece tan familiar.

Criterios de diagnóstico

El Manual diagnóstico y estadístico de trastornos mentales (DSM-5) enumera los siguientes cinco criterios para un diagnóstico de delirio:

  1. Hay una perturbación en la atención y la conciencia.
  2. La alteración se desarrolla durante un corto período de tiempo, generalmente en horas o días. Hay un cambio de la atención y la conciencia normales y este cambio fluctúa a lo largo del día.
  3. Además, hay una alteración en la cognición de otra manera, en términos de lenguaje, memoria, orientación (tiempo y espacio) o percepción.
  4. Las alteraciones no se explican mejor por un trastorno neurocognitivo preexistente, evolutivo o establecido El paciente tampoco puede estar en un estado de baja excitación (es decir, coma).
  5. Debe haber evidencia de que el delirio se debe al resultado fisiológico directo de una afección médica, intoxicación / abstinencia de sustancias, exposición a una toxina o como resultado de múltiples etiologías.

Delirio contra demencia

Si bien el delirio y la demencia pueden parecer difíciles de distinguir en la superficie, y el hecho de que una persona puede experimentar tanto delirio como demencia al mismo tiempo (el delirio ocurre a menudo en personas con demencia), existen diferencias clave:

El delirio no siempre es un signo de demencia

Tener delirio no significa que una persona esté viviendo con demencia. La demencia implica el deterioro progresivo de las habilidades de pensamiento y la memoria debido a la pérdida de células cerebrales y disfunción cerebral. La causa más común de demencia es la enfermedad de Alzheimer .

El delirio tiene un inicio rápido

El delirio aparece de forma abrupta en quienes lo están experimentando. La atención se deteriora mucho con el delirio, mientras que una persona con demencia temprana generalmente no tendrá un estado de alerta fluctuante. Además, la demencia es un estado bastante constante en general, mientras que el delirio tiende a fluctuar a lo largo del día.

En realidad, existen tres tipos principales, así como el delirium tremens, que está relacionado con el alcoholismo.

Delirio hiperactivo

Este tipo de delirio tiende a implicar inquietud, agitación, cambios de humor rápidos o alucinaciones. Puede resultar en que un paciente se niegue a cooperar con un cuidador.

Delirio hipoactivo

Este tipo de delirio tiende a implicar actividad reducida, lentitud, somnolencia o apariencia de aturdimiento. Las personas con este tipo de delirio suelen dormir más y pueden omitir algunas comidas.

Delirio mixto

El tipo de delirio mixto implica síntomas de delirio tanto hiperactivo como hipoactivo. Una persona con este tipo de delirio puede alternar entre los dos estados diferentes de delirio hiperactivo y delirio hipoactivo.

Delirium tremens

El delirium tremens es una forma grave de delirio que resulta de la abstinencia del consumo de alcohol entre personas que han estado bebiendo grandes cantidades de alcohol durante un período prolongado.

Causas

El delirio suele ser el resultado de una enfermedad física subyacente que causa alteraciones de la señalización en el cerebro. El  delirio puede tener una sola causa o múltiples causas. A continuación se muestra una lista de algunas de las posibles causas específicas del delirio:

  • Privación de oxígeno (p. Ej., Debido al asma)
  • Toxinas en el cerebro (p. Ej., Exposición al monóxido de carbono, intoxicación por cianuro)
  • Abuso de alcohol o drogas (sobredosis, abstinencia)
  • Infecciones agudas (p. Ej., Infección del tracto urinario)
  • Falta grave de sueño o privación del sueño.
  • Anestesia general
  • Enfermedades inflamatorias
  • Medicamentos (una variedad de medicamentos pueden contribuir al delirio)
  • Desequilibrio metabólico o alteración electrolítica (p. Ej., Bajo contenido de sodio)
  • Fiebre
  • Desnutrición o deshidratación
  • Accidente cerebrovascular, ataque cardíaco o una lesión grave

Factores de riesgo

Existen varios factores de riesgo de delirio. A continuación, se muestra una lista de algunos de los factores de riesgo más comunes:

  • Estancias en el hospital, particularmente en la unidad de cuidados intensivos (UCI) o después de una cirugía, que involucran cambios frecuentes de habitación, múltiples procedimientos, ruidos fuertes o poca iluminación.
  • Viviendo en un hogar de ancianos
  • Ser un adulto mayor
  • La falta de sueño
  • Vivir con demencia o enfermedad de Parkinson
  • Episodios anteriores de delirio
  • Tener una discapacidad auditiva o visual.
  • Tener más de 65 años
  • Tener múltiples condiciones médicas.

Complicaciones

En general, cuando se abordan los problemas que causan el delirio, el período de recuperación será más corto. El grado de recuperación también depende del estado de salud general de la persona antes de desarrollar delirio. En otras palabras, el estado mental de una persona antes del delirio juega un papel. Aquellos que gozan de mejor salud antes de desarrollar delirio tendrán más probabilidades de recuperarse por completo en un período de tiempo más corto.

En aquellos con enfermedades graves, el delirio puede provocar las siguientes complicaciones:

  • Un deterioro general de la salud.
  • Mala recuperación de la cirugía
  • La necesidad de cuidados en una institución.
  • Pérdida de la capacidad para cuidarse a sí mismo.
  • Pérdida de la capacidad para interactuar con los demás.
  • Progresión al coma, estupor y mayor riesgo de muerte

Prevención del delirio en pacientes hospitalarios

La mejor forma de prevenir el delirio es conocer los factores de riesgo y mitigarlos mediante medidas proactivas como las siguientes:

  • Promueva el buen sueño reduciendo el ruido y las distracciones.
  • Ayude a los pacientes del hospital a mantenerse orientados al tiempo y al espacio
  • Evite los procedimientos médicos innecesarios
  • Evite el uso de sedantes.

Evaluaciones

A continuación, se muestran algunos de los exámenes físicos y las pruebas que se pueden realizar al realizar una evaluación del delirio:

  • Pruebas de química sanguínea.
  • Escaneos de cabeza ( CT , MRI )
  • Pruebas de drogas y alcohol.
  • Prueba de tiroides
  • Radiografía de pecho
  • Electroencefalograma (EEG)

Además, se realizaría una prueba de estado mental. Por ejemplo, el método de evaluación de la confusión implica observar si un paciente puede hablar, pensar y moverse con normalidad y si su comportamiento cambia a lo largo del día.

Tratamiento

El tratamiento depende de la causa del delirio. Si una persona aún no está hospitalizada, puede ser necesaria una hospitalización.

Es necesario suspender ciertos medicamentos (p. Ej., Depresores del sistema nervioso central, analgésicos, anticolinérgicos) y se debe suspender el uso de alcohol o drogas.

Por último, los dispositivos de asistencia básicos, como anteojos o audífonos, pueden ayudar a las personas con discapacidades.

Medicamentos para el delirio

Se pueden administrar medicamentos para controlar la causa subyacente del delirio.   A continuación se muestran algunos ejemplos.

  • Inhalador / respirador para asma grave
  • Antibióticos para infecciones bacterianas.
  • Antidepresivos para la depresión o la agitación.
  • Sedantes para la abstinencia de alcohol
  • Antipsicóticos de alta potencia para controlar la agitación.

    Recuperación

    La recuperación completa del delirio es posible según la causa subyacente y qué tan bien se trate. El paciente puede tardar varias semanas en recuperarse por completo del delirio.

    Cuando ver a un doctor

    ¿Cómo saber si un médico debe ver a su ser querido? ¿O qué haces si tu ser querido ya está en el hospital y te preocupa que pueda estar sufriendo delirio?

    Las personas mayores corren más riesgo

    Primero, reconozca que las personas mayores que soportan hospitalizaciones tienen mayor riesgo de delirio. Si su ser querido está en el hospital y muestra los signos y síntomas enumerados anteriormente, es importante no asumir que el personal del hospital o el personal médico han notado este cambio.

    Registre los cambios de comportamiento

    Deberá informar a los médicos sobre los cambios que está observando en el funcionamiento normal y cómo ve a alguien actuando de manera diferente. Puede ser útil llevar un registro de los eventos a medida que ocurren para que pueda explicar lo que está viendo y también cómo cambia con el tiempo. Un registro de sus observaciones permitirá al personal del hospital intervenir según sea necesario.

    Programar citas

    Si, por otro lado, tiene un ser querido o familiar que no está en el hospital y muestra signos de delirio, es importante ayudar a esa persona a visitar al médico para una evaluación o, si los síntomas son graves, es posible que necesite para llevarlos al departamento de emergencias para obtener ayuda inmediata.

    El delirio es una afección aguda tratable que es más común entre las personas mayores y las que han sido hospitalizadas. Lo mejor que puede hacer es familiarizarse con los signos y síntomas del delirio para saber qué buscar cuando visite a sus seres queridos que sean mayores o estén en el hospital.

    Si bien puede ser aterrador experimentar el delirio o presenciar a otra persona que lo experimenta, sepa que una recuperación completa es posible con el tratamiento adecuado. Por esta razón, es mejor que el delirio se detecte lo antes posible. Si nota los signos y síntomas en un ser querido, es mejor actuar rápidamente en lugar de dejar que la situación se extienda. Cuanto más tiempo experimente su ser querido los síntomas, más tiempo tardará en recuperarse por completo.

    No hay comentarios.:

    Publicar un comentario

    Post Top Ad

    Your Ad Spot

    Páginas