Breaking

Post Top Ad

Your Ad Spot

viernes, 19 de marzo de 2021

Hablar con su pediatra sobre problemas de conducta


Los chequeos anuales suelen estar llenos de conversaciones sobre la salud física del niño. Algunos pediatras amplían la conversación para incluir preguntas sobre el estado de ánimo y el comportamiento. Pero no todos los médicos hacen esas preguntas.

Hablar con el médico de su hijo

El hecho de que un médico no le pregunte sobre el comportamiento de su hijo no significa que no deba mencionarlo. De hecho, los médicos ofrecen una gran cantidad de información sobre problemas de salud mental y de comportamiento.

También pueden proporcionar referencias a recursos comunitarios apropiados si su hijo podría beneficiarse de una evaluación con un especialista en desarrollo, un profesional de salud mental u otros proveedores de servicios. Si tiene inquietudes sobre el comportamiento de su hijo, es importante que informe al pediatra sobre sus inquietudes.

Un informe de 2015 publicado por la Encuesta Nacional de Salud Infantil del CS Mott Children's Hospital encontró que muchos padres no están planteando problemas emocionales y de comportamiento con el pediatra.

A continuación, se muestran algunos aspectos destacados de la encuesta basados ​​en las respuestas de 1300 padres de niños de entre 5 y 17 años:

  • El 51% de los padres le dirían al médico si las rabietas de su hijo eran peores que las de otros niños de la misma edad.
  • El 50% de los padres le dirían al médico si su hijo parecía más preocupado o ansioso de lo habitual.
  • El 37% de los padres le dirían al médico si su hijo tiene problemas para organizarse para hacer la tarea.
  • El 61% de los padres le dirían al médico si su hijo parecía extremadamente triste durante más de un mes.

Estas son las razones que dieron los padres para no discutir los problemas emocionales y de comportamiento con un médico:

  • El 45% de los padres dijeron que no creían que los problemas de conducta fueran problemas médicos, por lo que no veían ningún sentido en plantear los problemas al médico.
  • El 29% dijo que prefiere manejar los problemas de comportamiento o estado de ánimo de forma privada.
  • El 29% de los padres preferiría consultar con alguien que no sea un médico acerca de sus preocupaciones.
  • El 6% de los padres dijo que no había tiempo suficiente para discutir sus inquietudes durante las visitas al médico.
  • El 8% sintió que el médico no sabría qué hacer.

Por qué los padres deben hablar con el médico

En un año determinado, hasta el 20% de todos los niños experimentan un trastorno que afecta su comportamiento, aprendizaje o salud mental. Es importante discutir cualquier problema que vea con el médico de su hijo lo antes posible.

Explicar sus inquietudes y hacer preguntas sobre el desarrollo de su hijo puede brindarle al médico una idea de los riesgos potenciales y las señales de advertencia de problemas físicos o de comportamiento.

Los médicos necesitan saber lo que presencias fuera del consultorio del médico. No es probable que un examen relativamente rápido revele problemas como el TDAH o la depresión .

Si su hijo tiene un problema subyacente, como un posible TDAH o ansiedad, un médico puede recomendarle los servicios adecuados. Un niño puede beneficiarse de cualquier cosa, desde la terapia ocupacional hasta las pruebas psicológicas. Puede ser necesario realizar más evaluaciones y valoraciones para descartar problemas o para establecer un plan de tratamiento claro.

Cómo abordan los médicos los problemas de comportamiento

A veces, existe un vínculo claro entre los problemas de salud física y los problemas de comportamiento. Por ejemplo, un niño que hace berrinches antes de acostarse puede tener dificultades para dormir. De manera similar, un niño que experimenta dolores de estómago frecuentes puede en realidad estar experimentando ansiedad.

Si un pediatra cree que un niño tiene un problema de salud mental o un trastorno del comportamiento, a menudo se hace una derivación a otros proveedores de tratamiento. Dependiendo de las necesidades específicas de su hijo, se podría derivar a cualquier persona, desde un terapeuta ocupacional hasta un psicólogo.

Un médico puede eventualmente recetar medicamentos para el TDAH, pero es posible que solo esté dispuesto a hacerlo después de hablar con el terapeuta de un niño. O es posible que un médico quiera derivar a un niño a pruebas psicológicas antes de hacer recomendaciones sobre el trastorno del estado de ánimo de un niño. Los pediatras deben formar parte de un equipo de tratamiento integral que aborde la salud emocional o los trastornos del comportamiento.

Ya sea que le preocupe que su hijo todavía se muerda las uñas o que sus estrategias de disciplina no estén frenando la agresión de su hijo , programe una cita con el pediatra. Explique que le preocupa si el comportamiento de su hijo es normal .

Si bien es posible que se sienta tentado a adoptar un enfoque de "esperar y ver", la intervención temprana puede ser clave para abordar los problemas de conducta. Cuanto antes hable con el pediatra, antes podrá actuar.

Por supuesto, existe la posibilidad de que no necesite realizar ninguna acción. El pediatra de su hijo puede explicarle que su comportamiento no requiere ningún tipo de intervención. Si ese es el caso, al menos lo tranquilizará y al mismo tiempo pondrá sus inquietudes en el radar del pediatra para que pueda volver a hablar de ello en una cita futura.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Post Top Ad

Your Ad Spot

Páginas