Breaking

Post Top Ad

Your Ad Spot

martes, 2 de marzo de 2021

Cómo pasar de la terapia en persona a la terapia en línea durante el coronavirus


 

Conclusiones clave

  • La terapia en línea se ha vuelto más común durante la pandemia de coronavirus.
  • Existen pros y contras del tratamiento en línea, y algunas formas de terapia funcionan mejor por teléfono, correo electrónico o chat de video que otras.
  • Responder algunas preguntas clave puede ayudar a facilitar la transición a la terapia en línea.

Para ayudar a prevenir la propagación del coronavirus, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) recomiendan el distanciamiento social .  Esto significa que se anima a las personas a limitar el contacto social innecesario.

En respuesta, muchas personas están cambiando su forma de hacer negocios, incluidos los terapeutas. Reunirse con un terapeuta puede hacer que tanto usted como el terapeuta corran un mayor riesgo de contraer (y propagar) el virus. Además, cualquier otro miembro del personal o paciente con el que entre en contacto en la sala de espera también puede aumentar el riesgo de propagación del virus.

Para reducir el contacto en persona, algunos terapeutas están comenzando a ofrecer tratamientos en línea. Ya sea que se reúnan por video o por teléfono, las citas de terapia virtual no son lo mismo que reunirse cara a cara, por lo que es importante informarse sobre qué esperar y cómo puede afectar su tratamiento.

Tratamiento en persona o en línea

Existen grandes diferencias entre la terapia en línea y la terapia presencial. Y aunque el tratamiento en línea puede ser conveniente para algunas personas, especialmente durante la pandemia de coronavirus, tiene algunos inconvenientes potenciales.

Si ya está asistiendo a terapia, es posible que desee preguntarle a su terapeuta sobre las opciones de tratamiento virtual si le preocupa el distanciamiento social. Su terapeuta, por supuesto, también puede mencionarlo primero.

Pero antes de aceptar hacerlo, es importante considerar cómo puede cambiar su tratamiento si no se reúne personalmente.

Pregunte cómo le brindará el tratamiento su terapeuta. ¿Hablarás por teléfono? ¿Puedes comunicarte a través del chat de video? ¿Puedes enviar correos electrónicos o mensajes?

Tenga una conversación sobre cualquier inquietud que pueda tener. Discuta lo que hará si se encuentra con algún obstáculo al intentar realizar una terapia en línea. Puede encontrar problemas prácticos, como fallas técnicas, o puede descubrir que su progreso se ralentiza o que sus citas no parecen ser tan efectivas.

Tener una conversación franca sobre los obstáculos que puede encontrar y cómo puede abordar los problemas si surgen puede ser muy útil. Cuando tenga un plan establecido, se sentirá más seguro de su capacidad para aprovechar al máximo la terapia en línea.

Recuerde, siempre existe la posibilidad de que le guste más la terapia en línea o por teléfono que la terapia cara a cara.

Después de todo, pasará menos tiempo desplazándose a sus citas. Su terapeuta también puede ofrecerle horarios más flexibles. E incluso puede descubrir que es más fácil ser más comunicativo con la información cuando no está en la misma habitación que su terapeuta.

Lenguaje corporal

Otro factor a considerar si se van a reunir en línea es su lenguaje corporal. Durante el tratamiento cara a cara, usted y su terapeuta pueden leer el lenguaje corporal del otro.

Esto es mucho más difícil de hacer durante los chats de video y es imposible hacerlo si está hablando por teléfono. Es posible que le resulte difícil saber cómo está respondiendo su terapeuta si no puede ver su lenguaje corporal o sus gestos faciales.

Por otro lado, su terapeuta tampoco podrá leer su lenguaje corporal. Cuando dice que lo está haciendo "bien", ¿realmente quiere decir bien? Quizás tu lenguaje corporal dice algo diferente. Sin estar en la misma habitación, es más probable que su terapeuta pierda pistas visuales vitales sobre su estado emocional.

No todas las terapias funcionan bien en línea

Muchas formas de terapia de conversación pueden funcionar por teléfono, por correo electrónico o por video chat. Pero algunos tipos de tratamiento simplemente no están hechos para sesiones virtuales.

La terapia con bandejas de arena y EMDR , por ejemplo, pueden ser difíciles de realizar de forma virtual. Por lo tanto, querrá hablar con su terapeuta sobre el tipo de tratamiento que está recibiendo y si seguirá funcionando en línea o por teléfono.

Conseguir un nuevo terapeuta

No todos los terapeutas están equipados para ofrecer citas virtuales. Algunos de ellos pueden sentirse incómodos al realizar la terapia telefónica. Es posible que otros no tengan los medios para proporcionar servicios de chat de video o correo electrónico seguros y confidenciales.

Si su terapeuta no puede brindarle un tratamiento virtual, puede decidir buscar tratamiento con un nuevo terapeuta. Puede ser útil hablar con su terapeuta en persona sobre esto.

Pregúntale a tu terapeuta si cree que eres un buen candidato para la terapia en línea. Las personas con enfermedades mentales graves o las personas con ideas suicidas, por ejemplo, no suelen ser buenos candidatos para la terapia en línea.

Su terapeuta puede ayudarlo a decidir si el tratamiento virtual es adecuado para usted. Discuta cualquier diagnóstico de salud mental o información pertinente que le gustaría compartir en la terapia en línea. Y revise cómo puede continuar progresando con un nuevo terapeuta mientras usa una nueva forma de tratamiento.

Investigue un poco para conocer las diferentes opciones de terapia en línea. Piense en el tipo de comunicación que podría querer utilizar: videollamadas, mensajes de texto o llamadas telefónicas. Explore los precios y las diversas opciones en línea para que pueda tomar una decisión informada sobre qué servicio en línea cree que se adaptará mejor a sus necesidades.

Preguntas que debe hacer antes del tratamiento

Antes de realizar la transición a la terapia en línea, es importante hacer preguntas sobre su tratamiento. A continuación, se incluyen algunas cuestiones que quizás desee abordar:

  1. ¿Cómo firmaré el papeleo? ¿Su terapeuta tiene una forma de que usted firme electrónicamente formularios, como planes de tratamiento o formularios de consentimiento?
  2. ¿Cómo se mantiene la confidencialidad de mi información? Cualquier servicio de chat de video o servicio de mensajería por correo electrónico que utilice debe cumplir con regulaciones específicas para garantizar que su información se mantenga segura y confidencial.
  3. ¿Mi seguro cubre esto? La mayoría de las compañías de seguros no cubren el tratamiento en línea. Por lo tanto, querrá preguntarle a su terapeuta si acepta un seguro. También puede comunicarse con su compañía de seguros para conocer sus opciones.
  4. ¿Cuanto costara? La terapia en línea generalmente cuesta menos que el tratamiento en persona. Pero si está haciendo la transición a la terapia en línea con un terapeuta que ha estado viendo, es posible que el precio no cambie necesariamente.
  5. ¿Qué tipo de tecnología necesito? Pregunte si necesitará descargar alguna aplicación o software. Además, averigüe si puede chatear con video desde dispositivos móviles o si necesitará una computadora.

Problemas relacionados con el coronavirus

Si se está reuniendo con un terapeuta en línea porque se está distanciando socialmente, es posible que tenga problemas relacionados con el coronavirus que abordar.

Aquí hay unos ejemplos:

  • ¿Cómo puedo controlar mi salud mental cuando he reducido mi contacto social?
  • ¿Qué puedo hacer con mi ansiedad en torno al coronavirus ?
  • Ahora que paso más tiempo en casa, ¿qué pasos debo seguir para mantenerme lo más saludable posible mentalmente?
  • ¿Existen ejercicios o estrategias específicos que pueda utilizar para desarrollar la fuerza mental?
  • ¿Cómo debo hablar con mis hijos sobre el coronavirus?
  • ¿Qué puedo hacer con mi estrés financiero durante este tiempo?

Lo que esto significa para ti

Ya sea que acepte la terapia en línea como una alternativa para las sesiones presenciales, o se sienta como una carga que interrumpirá su rutina habitual, es probable que las citas virtuales aumenten durante la pandemia de coronavirus.

Puede descubrir que la terapia en línea o las llamadas telefónicas funcionan mejor para usted y sus necesidades. Pero si descubre que todavía prefiere las citas en persona, no debe preocuparse. Una vez que los esfuerzos de distanciamiento social hayan disminuido, puede volver a las reuniones cara a cara.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Post Top Ad

Your Ad Spot

Páginas