Breaking

Post Top Ad

Your Ad Spot

martes, 30 de marzo de 2021

11 formas de enseñar la atención plena a los niños

 Aunque la atención plena no es nueva, está arraigada en la tradición budista, solo ganó popularidad en Occidente durante las últimas décadas. Más recientemente, los investigadores han descubierto los beneficios de enseñar la atención plena a los niños.


La atención plena se trata de tomar plena conciencia de lo que está sucediendo en el momento presente. Y en el mundo vertiginoso de hoy, es fácil perderse lo que sucede a tu alrededor.

Muchas personas siguen los movimientos de sus rutinas diarias sin ser plenamente conscientes de lo que sucede a su alrededor. Ya sea que estén distraídos con algo que sucedió ayer o que estén preocupados por algo que pueda suceder mañana, se están perdiendo lo que está sucediendo ahora. 

Al igual que los adultos, los niños se distraen fácilmente y, con bastante frecuencia, desconocen sus circunstancias. Ese hecho puede generar desafíos como dificultades para  controlar sus emociones  o problemas para controlar su comportamiento .

Las investigaciones muestran que las habilidades de atención plena benefician el cerebro de los niños y mejoran su comportamiento. Su capacidad de atención mejora. También disfrutan de una mejor salud mental y se vuelven más resistentes al estrés. 

Es por eso que algunas escuelas están adoptando programas de atención plena . Las escuelas que enseñan habilidades de atención plena informan menos problemas de disciplina y una mejor participación de los estudiantes.

Hay muchas formas de enseñar a los niños a ser más conscientes. Puede adaptar estos ejercicios para satisfacer las necesidades de los niños en edad preescolar a los adolescentes. Aquí hay 11 formas simples pero efectivas de enseñarle a su hijo habilidades de atención plena:

Finge caminar sobre hielo fino


Enséñele a su hijo a ser más consciente de su cuerpo y sus movimientos. Dígales que finjan que caminan sobre hielo fino y que tienen que moverse lenta y cuidadosamente por la habitación.

Puede crear más conciencia sobre sus movimientos fingiendo que es un locutor de radio. Diga cosas como: "Levanta la pierna derecha lenta y cuidadosamente y la vuelve a bajar".

Hay muchos otros juegos que puede inventar para animar a su hijo a moverse lenta y cuidadosamente. Por ejemplo, lance un globo al aire y dígales que el globo es un huevo frágil y que deben mantenerlo en el aire con cuidado sin romperlo.


Diario sobre actividades específicas

Pídale a su hijo que escriba sobre sus actividades diarias o invítelo a que le cuente sobre ellas para que usted pueda escribirlo. Elija una parte específica del día, como su rutina matutina o su tarde en la escuela, y pídales que recuerden lo que hicieron.

Las primeras veces que hacen este ejercicio, pueden ser vagas, como, "Tuve el recreo y luego tuvimos la clase de matemáticas". No los corrija ni busque más detalles. En su lugar, recuérdeles que lo volverá a hacer mañana.

Con la práctica, es muy probable que comiencen a recorrer su día con más detalles. Es posible que empiecen a decir cosas como: “Me sentí muy caliente cuando estaba corriendo por el patio de recreo. Así que me senté en el banco durante un minuto para recuperar el aliento ".

Este ejercicio ayuda a los niños a comenzar a prestar más atención al presente y evita que se tropiecen durante el día con una conciencia parcial de lo que están haciendo.

Huele las rosas

El aroma es una excelente manera de ayudar a los niños a ser más conscientes del aquí y ahora. Una forma fácil de activar su sentido del olfato es darles algo aromático, como una flor o una cáscara de naranja.

Invítelos a cerrar los ojos y concentrarse en lo que huelen. Dedique unos minutos a prestar atención al aroma. Luego, hágales algunas preguntas simples como, "¿Qué piensas de ese olor?"

¡Ayudar a los niños a ser más conscientes de su sentido del olfato puede recordarles que literalmente se detengan y huelan las rosas!

Contar respiraciones

Una forma sencilla de calmar la mente de su hijo es enseñarle a prestar atención a su respiración. Anímelos a que cierren los ojos y cuenten las respiraciones.

Dígales que piensen en "uno" cuando inhalan y "dos" cuando exhalan. Enséñeles a volver a contar cuando su mente divague.

El ejercicio no debería cambiar su respiración. En cambio, debería ayudarlos a ser más conscientes de su respiración y de cómo se sienten su cuerpo y sus pulmones cuando están atentos.

Enfriar la pizza

“Enfriar la pizza” es otro ejercicio de respiración que ayudará a su hijo a ser más consciente de sus sensaciones corporales. Dígale a su hijo que respire por la nariz como si estuviera oliendo un pedazo de pizza. Luego, dígales que soplen por la boca, como si estuvieran enfriando el trozo de pizza caliente.

Practique esto a menudo cuando su hijo esté tranquilo. Luego, cuando estén enojados o ansiosos , recuérdeles que se vuelvan más conscientes diciendo: "Refresque la pizza".

Hágase una prueba de sabor con los ojos vendados

Es fácil devorar la comida sin prestar atención al sabor. Haga que su hijo esté más en sintonía con sus papilas gustativas haciendo una prueba de sabor con los ojos vendados.

Véndele los ojos a tu hijo y dale un pequeño bocado de un alimento específico, como un plátano o una fresa. Dígales que muevan la comida en la boca durante un minuto y vea si pueden decirle qué es.

Saborea el sabor

Otra forma de involucrar el sentido del gusto de su hijo es animarlo a saborear el sabor. Dales un trozo de comida específico, como un caramelo o una pasas.

Anímelos a mirar el trozo de comida durante aproximadamente un minuto. Luego, pídales que se lo pongan en la boca, pero dígales que no lo mastiquen de inmediato.

En cambio, indíqueles que presten atención a cómo sabe y cómo se siente en la boca. Pueden experimentar texturas o sabores que nunca antes habían notado.

Dibujar un objeto cotidiano

Dele a su hijo un objeto común, como una hoja o una piedra. Anímelos a que lo sostengan en sus manos y dediquen un tiempo a mirarlo. Aunque probablemente vean objetos similares todo el tiempo, mirarlos más de cerca les puede dar una nueva perspectiva.

Luego, dígales que dibujen el objeto. Anímelos a que se tomen su tiempo e incluyan algunos detalles. Solo asegúrate de que sepan que no es un concurso de arte.

El punto es ayudar a los niños a prestar atención y concentrarse en una cosa a la vez.

Practique la relajación muscular progresiva

La relajación muscular progresiva consiste en aprender a prestar atención a los músculos de diferentes partes del cuerpo. El objetivo es aprender a relajar los músculos que pueden haberse tensado sin que el individuo se dé cuenta.

Dígale a su hijo que se acueste. Luego, dígales que aprieten y luego relajen grupos de músculos específicos uno a la vez, comenzando con los pies y luego con las pantorrillas. Continúa hasta que llegues a su cabeza.

Hay muchas escrituras diferentes que puede usar, dependiendo de la edad de su hijo. También hay tutoriales en línea o programas de audio que pueden ayudar a su hijo a seguir los pasos.

Escucha la campana

Para este ejercicio, use una campanilla o una campana real si tiene una. Si no lo hace, busque una aplicación en línea o un video que suene como una campana real. Elija uno donde el sonido reverbere durante al menos 10 segundos.

Dígale a su hijo que escuche la campana. Luego, dígales que cierren los ojos y vean si pueden oír mejor cuando están cerrados.

También puede decirles que se sienten en silencio y cuenten cuántas veces toca el timbre. En el transcurso de varios minutos, toque el timbre. Permita cantidades variables de silencio entre timbres.

Con la práctica, sus hijos se sentirán más cómodos con el silencio. Y pueden mejorar su enfoque y concentración .

Practica Yoga

El yoga es una excelente manera de aumentar la conciencia de su hijo sobre la conexión entre su mente y su cuerpo. Las posturas de yoga aptas para niños pueden ayudarlos a ser más conscientes.

Inscribe a tu hijo en una clase de yoga o busca videos de yoga para niños para practicar en casa. También pueden practicar yoga juntos e incorporarlo a su rutina diaria. Al igual que otras prácticas de atención plena, el yoga le enseñará a su hijo habilidades de afrontamiento .

Cuantos más niños puedan estar presentes en el momento, mejor se autorregularán.

Y es importante recordar que la atención plena debe ser una práctica continua. Tómese un tiempo todos los días para practicar las habilidades de atención plena con su hijo. Cuando lo conviertas en una prioridad en tu vida, tu hijo verá que es importante estar en sintonía con el presente.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Post Top Ad

Your Ad Spot

Páginas