Breaking

Post Top Ad

Your Ad Spot

miércoles, 17 de febrero de 2021

Usar el optimismo aprendido en su vida


 El optimismo aprendido implica desarrollar la capacidad de ver el mundo desde un punto de vista positivo. A menudo se contrasta con la indefensión aprendida . Al desafiar el diálogo interno negativo y reemplazar los pensamientos pesimistas por otros más positivos, las personas pueden aprender a ser más optimistas.

Beneficios del optimismo

Hay una serie de beneficios de convertirse en una persona más optimista. Algunas de las muchas ventajas del optimismo que los investigadores han descubierto incluyen:

Mejores resultados de salud : un metanálisis de 83 estudios encontró que el optimismo desempeñaba un papel importante en los resultados de salud de las enfermedades cardiovasculares, el cáncer, el dolor, los síntomas físicos y la mortalidad. 

Mejor salud mental : los optimistas reportan niveles más altos de bienestar que los pesimistas. La investigación también sugiere que enseñar técnicas de optimismo aprendidas puede reducir significativamente la depresión.

Mayor motivación : volverse más optimista también puede ayudarlo a mantener la motivación al perseguir metas. Al tratar de perder peso, por ejemplo, los pesimistas pueden darse por vencidos porque creen que las dietas nunca funcionan. Los optimistas, por otro lado, es más probable que se centren en cambios positivos que pueden hacer y que los ayudarán a alcanzar sus metas.

Vida útil más larga : los estudios han demostrado que las personas optimistas tienden a vivir más que los pesimistas. 

Niveles de estrés más bajos : los optimistas no solo experimentan menos estrés, sino que también lo afrontan mejor. Tienden a ser más resistentes y recuperarse de los reveses más rápidamente. En lugar de sentirse abrumados y desanimados por los eventos negativos, se enfocan en hacer cambios positivos que mejorarán sus vidas. 

En un estudio, los niños con factores de riesgo de depresión fueron colocados en un programa de capacitación donde se les enseñaron habilidades relacionadas con el optimismo aprendido. 

Los resultados del estudio revelaron que los niños con los factores de riesgo eran mucho más propensos a mostrar síntomas de depresión moderada a severa en un seguimiento de dos años. Sin embargo, aquellos que habían recibido capacitación en optimismo aprendido y habilidades contra la depresión tenían la mitad de probabilidades de desarrollar tales síntomas de depresión.

Optimismo versus pesimismo

Los pesimistas tienden a creer que las cosas malas simplemente van a suceder, que tienen la culpa y que los resultados negativos serán permanentes. Los optimistas, por otro lado, esperan que les sucedan cosas buenas. Tienden a ver los reveses como eventos temporales provocados por las circunstancias. En lugar de rendirse o sentirse impotentes ante el fracaso, los optimistas lo ven como un desafío que se puede superar o solucionar.

Los optimistas y los pesimistas tienden a diferir en términos de estilo explicativo o en cómo explican los eventos que tienen lugar en sus vidas. Las diferencias clave en estos estilos explicativos tienden a centrarse en:

  • Permanencia : los optimistas tienden a ver los malos tiempos como temporales. Debido a esto, también tienden a recuperarse mejor después de fallas o reveses. Es más probable que los pesimistas vean los eventos negativos como permanentes e inmutables. Es por eso que a menudo es más probable que se rindan cuando las cosas se ponen difíciles.
  • Personalización : cuando las cosas van mal, los optimistas tienden a culpar a fuerzas o circunstancias externas. Los pesimistas, por otro lado, son más propensos a culparse a sí mismos por los desafortunados eventos en sus vidas. Al mismo tiempo, los optimistas tienden a ver los buenos eventos como resultado de sus propios esfuerzos, mientras que los pesimistas relacionan los buenos resultados con influencias externas.
  • Dominio : cuando los optimistas experimentan el fracaso en un área, no dejan que influya en sus creencias sobre sus habilidades en otras áreas. Sin embargo, los pesimistas consideran que los reveses son más generalizados. En otras palabras, si fallan en una cosa, creen que fallarán en todo.

La investigación ha encontrado que los pesimistas tienden a ser una minoría. La mayoría de las personas (las estimaciones han oscilado entre el 60 y el 80 por ciento) tienden a ser optimistas en diversos grados.

Orígenes del optimismo

El optimismo aprendido es un concepto que surgió de la rama relativamente joven de la psicología conocida como psicología positiva . El optimismo aprendido fue introducido por el psicólogo Martin Seligman , considerado el padre del movimiento de psicología positiva.

Según Seligman, el proceso de aprender a ser optimista es una forma importante de ayudar a las personas a maximizar su salud mental y vivir una vida mejor.

El propio Seligman ha sugerido que su trabajo inicialmente se centró en el pesimismo. Como psicólogo clínico , tendía a buscar problemas y cómo solucionarlos. No fue hasta que un amigo señaló que su trabajo era verdaderamente optimista que realmente comenzó a enfocarse en cómo tomar lo que era bueno y hacerlo aún mejor.

Indefensión aprendida

El trabajo de Seligman al principio de su carrera se centró en lo que se conoce como indefensión aprendida, que implica darse por vencido cuando uno cree que nada de lo que haga marcará la diferencia.

Los estilos explicativos juegan un papel en esta indefensión aprendida. La forma en que las personas explican las cosas que les suceden, ya sea que las vean como causadas por fuerzas externas o internas, contribuye a que las personas experimenten esta impotencia o no.

Una nueva dirección en psicología

Como resultado de este cambio de paradigma, Seligman escribió un libro centrado en la psicología del optimismo aprendido. Su trabajo ayudó a inspirar el surgimiento de la psicología positiva. Seligman se convirtió en el presidente de la Asociación Estadounidense de Psicología, elegido por la mayor votación en la historia de la APA. Su tema del año se centró en el tema de la psicología positiva.

La psicología estaba solo a medias, creía. Donde había un cuerpo sólido de investigación y práctica sobre cómo tratar las enfermedades mentales, el trauma y el sufrimiento psicológico, el otro lado que se enfocaba en cómo ser feliz y cómo vivir una buena vida, estaba solo en su infancia. Creía que si las personas pudieran aprender a ser optimistas, podrían llevar una vida más saludable y feliz.

¿Puedes aprender el optimismo?

Si bien puede estar claro que el optimismo puede ser beneficioso, entonces se convierte en una cuestión de si las personas pueden aprender a adoptar una perspectiva más positiva. ¿Puede incluso la gente más pesimista ajustar su visión del mundo?

Naturaleza versus la crianza

Los investigadores sugieren que, además de ser parcialmente hereditario, los niveles de optimismo también están influenciados por las experiencias de la infancia, incluida la calidez de los padres y la estabilidad financiera. 

El trabajo de Seligman, sin embargo, sugiere que es posible aprender las habilidades que pueden ayudarlo a convertirse en una persona más optimista. Cualquiera puede aprender estas habilidades, sin importar cuán pesimistas sean, para empezar.

Momento óptimo para desarrollar el optimismo

La investigación de Seligman sugiere que puede ser beneficioso enseñar a los niños las habilidades de optimismo lo suficientemente tarde en la infancia para que los niños tengan las habilidades metacognitivas para pensar en sus propios pensamientos, pero antes del inicio de la pubertad. Enseñar tales habilidades durante este período crítico podría ser la clave para ayudar a los niños a protegerse de una serie de enfermedades psicológicas, incluida la depresión.

El modelo ABCDE

Seligman cree que cualquiera puede aprender a ser más optimista. Desarrolló una prueba de optimismo aprendido diseñada para ayudar a las personas a descubrir cuán optimistas son. Las personas que comienzan siendo más optimistas pueden mejorar aún más su propia salud emocional, mientras que aquellas que son más pesimistas pueden beneficiarse al reducir sus posibilidades de experimentar síntomas de depresión.

El enfoque de Seligman para aprender el optimismo se basa en las técnicas cognitivo-conductuales desarrolladas por Aaron Beck y la terapia racional emotiva conductual creada por Albert Ellis . Ambos enfoques se centran en identificar los pensamientos subyacentes que influyen en los comportamientos y luego desafiar activamente tales creencias.

El enfoque de Seligman se conoce como el modelo "ABCDE" de optimismo aprendido:

  • Adversidad : la situación que requiere una respuesta
  • Creencia : cómo interpretamos el evento
  • Consecuencia : la forma en que nos comportamos, respondemos o sentimos
  • Disputa : el esfuerzo que hacemos para argumentar o disputar la creencia.
  • Energización : el resultado que surge de intentar desafiar nuestras creencias.

Utilizar este modelo para aprender a ser más optimista. Aquí hay unos ejemplos.

Adversidad

Piense en algún tipo de adversidad que haya enfrentado recientemente. Puede ser algo relacionado con su salud, su familia, sus relaciones, su trabajo o cualquier otro tipo de desafío que pueda experimentar.

Por ejemplo, imagine que recientemente comenzó un nuevo plan de ejercicios, pero tiene problemas para seguirlo.

Creencia

Tome nota del tipo de pensamientos que pasan por su mente cuando piensa en esta adversidad. Sea tan honesto como pueda y no trate de endulzar o editar sus sentimientos.

En el ejemplo anterior, podría pensar cosas como "No soy bueno para seguir mi plan de entrenamiento", "Nunca podré alcanzar mis objetivos" o "Quizás no soy lo suficientemente fuerte para alcanzar mis objetivos". . "

Consecuencia

Considere qué tipo de consecuencias y comportamientos surgieron de las creencias que registró en el paso 2. ¿Estas creencias resultaron en acciones positivas o le impidieron alcanzar sus metas?

En nuestro ejemplo, es posible que se dé cuenta rápidamente de que las creencias negativas que expresó le dificultaron seguir con su plan de entrenamiento. Tal vez comenzaste a saltarte más entrenamientos o te esforzaste menos cuando ibas al gimnasio.

Disputa

Disputa tus creencias. Piense en sus creencias del paso 2 y busque ejemplos que demuestren que esas creencias están equivocadas. Busque un ejemplo que desafíe sus suposiciones.

Por ejemplo, puede considerar todas las veces que terminó con éxito su entrenamiento. O incluso otras veces en las que se ha fijado una meta, ha trabajado para alcanzarla y finalmente la ha alcanzado.

Energización

Considere cómo se siente ahora que ha desafiado sus creencias. ¿Cómo te hizo sentir disputar tus creencias anteriores?

Después de pensar en las ocasiones en las que ha trabajado duro para alcanzar su objetivo, es posible que se sienta con más energía y motivación. Ahora que ha visto que no es tan desesperado como creía anteriormente, puede estar más inspirado para seguir trabajando en sus metas.

Aprender el optimismo puede llevar tiempo

Recuerde, este es un proceso continuo que quizás deba repetir con frecuencia. Cuando se enfrente a un desafío, haga un esfuerzo por seguir estos pasos. Eventualmente, le resultará más fácil identificar creencias pesimistas y desafiar sus pensamientos negativos. Este proceso también puede eventualmente ayudarlo a reemplazar sus pensamientos negativos y abordar los desafíos con mayor optimismo.

Críticas y posibles trampas

Algunos críticos han argumentado que algunos programas de capacitación en optimismo aprendido tienen menos que ver con enseñar a las personas a ser más optimistas y más con reducir el pesimismo. Otros investigadores creen que los estilos explicativos en realidad pueden tener menos que ver con el optimismo de lo que se creía anteriormente.

Otra investigación también ha sugerido que el optimismo también podría tener un lado negativo. Las personas que son demasiado optimistas y quizás irrealistas pueden ser propensas al narcisismo.  Tener un sesgo de optimismo también puede llevar a las personas a asumir riesgos saludables y a participar en comportamientos riesgosos porque subestiman su propio nivel de peligro.

Si bien algunas investigaciones han señalado posibles peligros de ser demasiado optimista, la mayoría de los estudios han apoyado la idea de que existe una conexión positiva entre el optimismo y la salud en general. El optimismo, por ejemplo, es un predictor de una mejor salud física a medida que las personas envejecen.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Post Top Ad

Your Ad Spot

Páginas