Breaking

Post Top Ad

Your Ad Spot

viernes, 26 de febrero de 2021

Los beneficios de la musicoterapia


 Si le gusta la música, probablemente ya sepa que puede afectar su estado de ánimo. Tal vez ponga su canción favorita para animarse para una reunión importante o escuche música relajante cuando se relaja en casa antes de acostarse.  

La investigación ha demostrado los beneficios de la musicoterapia para personas con depresión y ansiedad. Si bien la musicoterapia se usa a menudo para promover la salud mental y emocional, también puede mejorar la calidad de vida de las personas con problemas de salud física.  

¿Qué es la musicoterapia? 

Una sesión de musicoterapia puede incorporar diferentes elementos, como hacer música, escribir canciones o escuchar música. Los musicoterapeutas  están capacitados en más que música; su educación a menudo cubre una amplia gama de habilidades clínicas, incluida la comunicación, la neurociencia cognitiva, los trastornos psicológicos, así como las enfermedades crónicas y el manejo del dolor.  

Para practicar la musicoterapia, una persona debe realizar y aprobar un examen para obtener la certificación de la junta. Los profesionales acreditados figuran en el Registro Nacional de Musicoterapia .  

Cuando comience a trabajar con un musicoterapeuta, comenzará por identificar cuáles son sus objetivos. Por ejemplo, si tiene depresión y se siente "deprimido" la mayoría de los días, es posible que desee utilizar la música para mejorar su estado de ánimo de forma natural . También puede intentar aplicar la musicoterapia a otros síntomas de depresión como ansiedad, insomnio o dificultad para concentrarse.  

Después de discutir sus necesidades, los objetivos de un musicoterapeuta para su tratamiento pueden incluir: 

  • Mejorando tu estado de ánimo  
  • Mejorando su calidad de vida 
  • Fortaleciendo sus habilidades de afrontamiento 
  • Fomentar la expresión emocional 
  • Aliviar el estrés y los síntomas de ansiedad. 

Dependiendo de sus objetivos, una sesión típica de musicoterapia dura entre 30 minutos y una hora. Al igual que planearías sesiones con un psicoterapeuta, puedes elegir tener un horario fijo para la musicoterapia, digamos, una vez a la semana. O puede optar por trabajar con un musicoterapeuta de forma más informal "según sea necesario".  

La musicoterapia suele ser uno a uno, pero también puede optar por participar en sesiones grupales si están disponibles. Las sesiones con un musicoterapeuta tienen lugar dondequiera que practiquen, que puede ser un consultorio privado, una clínica o un centro de salud comunitario. Dondequiera que esté, la habitación en la que trabajen juntos será un ambiente tranquilo sin distracciones externas.  

Por ejemplo, algunos tipos de musicoterapia requieren mucho movimiento. Si tiene dolor físico o una enfermedad, es importante que pregunte a su musicoterapeuta sobre las técnicas que utiliza para asegurarse de que sean adecuadas para usted.  

Durante una sesión de musicoterapia, puede escuchar diferentes géneros de música , tocar un instrumento musical o incluso componer sus propias canciones.

Cómo la música te ayuda a sanar

Es posible que se le pida que sintonice sus emociones mientras realiza estas tareas o que permita que sus sentimientos dirijan sus acciones. Por ejemplo, si está enojado, puede tocar o cantar acordes fuertes, rápidos y disonantes.  

Además de utilizar la música para expresar sus sentimientos sin palabras, también puede explorar formas de cambiar cómo se siente con la música. Si expresa enojo o estrés, su musicoterapeuta podría responder haciéndole escuchar o crear música con tonos lentos, suaves y relajantes.  

Puede notar que cambiar a música tranquila lo hace sentir tranquilo, y hay una explicación científica. Varios estudios han demostrado que las lecturas de la frecuencia cardíaca y la presión arterial responden a los cambios de volumen y ritmo. 

Algunas investigaciones han sugerido que escuchar música también libera endorfinas, que pueden ayudar a las personas a controlar el dolor.  

Entre sesiones, su musicoterapeuta puede darle ejercicios más cortos para hacer en casa. Pueden recomendar el uso de aplicaciones en su teléfono inteligente para reproducir música, generar sonidos y realizar un seguimiento de su progreso.  

Musicoterapia versus terapia de sonido 

La música y la terapia de sonido tienen varias diferencias sutiles pero importantes. Cada tipo tiene sus propios objetivos, protocolos, herramientas y configuraciones. La musicoterapia también es una disciplina relativamente nueva en comparación con el concepto de sanación con sonido, que se basa en antiguas prácticas culturales tibetanas .  

En lugar de hacer o escuchar música para abordar síntomas como el estrés y el dolor , la terapia de sonido se centra más en el uso de herramientas para lograr frecuencias de sonido específicas. Se utilizan tambores, flautas, campanillas, diapasones y sonidos naturales como el agua corriente para producir tonos, vibraciones y tonos que alcanzan una frecuencia específica.

Los dos tipos de terapia tienen algunas similitudes y las personas pueden beneficiarse de ambos, pero hay menos investigación sobre la efectividad de la sanación con sonido en comparación con la musicoterapia tradicional. 

También es importante tener en cuenta que quienes practican y ofrecen sanación con sonido no necesariamente tienen la misma educación, capacitación y acreditación que los musicoterapeutas. La formación y las certificaciones que existen para la terapia de sonido no están tan estandarizadas como las de los musicoterapeutas.  

Otra diferencia es dónde es más probable encontrar cada tipo. Si bien la curación con sonido es a menudo un componente de la medicina complementaria o alternativa, es más probable que un musicoterapeuta trabaje en un hospital, un centro de tratamiento de abuso de sustancias o tenga una práctica privada. 

Si no te consideras musical, está bien. No necesita ninguna habilidad musical o experiencia previa para beneficiarse de la musicoterapia. 

La musicoterapia puede ser altamente personalizada, por lo que es adecuada para personas de cualquier edad. Incluso los niños más pequeños pueden beneficiarse de la musicoterapia. De hecho, es probable que reconozca los fundamentos y técnicas en la mayoría de las aulas de preescolar.   

Los niños y adultos jóvenes que tienen discapacidades del desarrollo o del aprendizaje pueden usar la musicoterapia para fortalecer las habilidades motoras y aprender a comunicarse de manera más eficaz. 

Los adultos pueden encontrar útil la musicoterapia para todo, desde el simple manejo del estrés hasta el tratamiento de enfermedades mentales y físicas. Los adultos mayores pueden tener mucho que ganar con la musicoterapia en un entorno grupal donde puede satisfacer las necesidades sociales y promover el bienestar físico y mental.   

La investigación también ha demostrado que la música puede tener un efecto poderoso en personas con demencia y otros trastornos relacionados con la memoria . 

Qué dice la investigación 

Los usos y beneficios de la musicoterapia se han investigado durante décadas. Los hallazgos clave de los estudios clínicos han demostrado que la musicoterapia puede ser útil para las personas con depresión y ansiedad, trastornos del sueño e incluso cáncer. 

Depresión 

Una revisión sistémica publicada en 2017 encontró que los estudios han demostrado que la musicoterapia puede ser un componente eficaz del tratamiento de la depresión.  Según la investigación citada, el uso de la musicoterapia resultó más beneficioso para las personas con depresión cuando se combinó con los tratamientos habituales (como antidepresivos y psicoterapia).  

Un pequeño estudio publicado en el Journal of Affective Disorders en 2015 indicó que cuando se usa en combinación con otras formas de tratamiento, la musicoterapia puede ayudar a reducir los pensamientos obsesivos, la depresión y la ansiedad en personas con trastorno obsesivo compulsivo . 

En 2016, los investigadores llevaron a cabo un estudio de viabilidad que exploró cómo la musicoterapia podría combinarse con la terapia cognitivo-conductual para tratar la depresión.   Si bien se necesita más investigación, los resultados iniciales fueron prometedores.

El concepto de grupo de autoayuda, que los investigadores denominaron Musicoterapia basada en terapia cognitivo-conductual (CBT-Music), puede resultar una opción eficaz para tratar los síntomas de depresión de leves a moderados.

Muchas personas encuentran que la música, o incluso el ruido blanco, les ayuda a conciliar el sueño. Las  investigaciones han demostrado que la musicoterapia puede ser útil para personas con trastornos del sueño o insomnio como síntoma de depresión.   

En comparación con los tratamientos farmacéuticos y otros tratamientos comúnmente recetados para los trastornos del sueño, la música es menos invasiva, más asequible y algo que una persona puede hacer por sí misma para autocontrolarse.  

Se ha demostrado que técnicas específicas, como la terapia de relajación asistida por música, benefician a las personas con dificultades para dormir al crear un estado relajante "antes del sueño".  También se puede utilizar fuera del hogar: los estudios han demostrado que la música puede ser un tratamiento no farmacológico para el insomnio en pacientes hospitalizados.  

El manejo del dolor

La música se ha explorado como una estrategia potencial para el manejo del dolor agudo y crónico en todos los grupos de edad. Las investigaciones han demostrado que escuchar música cuando se recupera de una cirugía o una lesión, por ejemplo, puede ayudar tanto a niños como a adultos a sobrellevar el dolor físico. 

Dolor posquirúrgico

Un estudio de 2015 publicado en la revista Complementary Therapies in Medicine encontró que cuando se combina con la atención hospitalaria postoperatoria estándar, la musicoterapia es una forma eficaz de reducir los niveles de dolor, ansiedad, frecuencia cardíaca y lecturas de presión arterial en pacientes que se estaban recuperando de una enfermedad torácica. cirugía. 

Las técnicas de distracción no farmacológicas son a menudo los métodos preferidos para tratar el dolor en los niños. Muchos estudios han indicado que la musicoterapia puede ser una herramienta valiosa dentro de este arsenal de tratamientos. De hecho, algunas investigaciones incluso han demostrado que la música puede afectar el comportamiento de los niños incluso si no son conscientes de ello. 

Un estudio escandinavo publicado en 2017 encontró que los niños y adolescentes que escuchaban música con auriculares durante procedimientos quirúrgicos menores mostraban menos conductas desadaptativas posquirúrgicas (que se puntúan mediante un cuestionario especial) durante hasta una semana después de la cirugía. dieciséis

Pruebas de trabajo de parto, parto y recién nacidos

La música también ha sido durante mucho tiempo una estrategia popular para el manejo del dolor durante el trabajo de parto y el parto. Una revisión de la literatura realizada en 2019 por Sydney Mohr en la Universidad de Lesley encontró que, aunque la investigación es limitada, el parto asistido por musicoterapia parece ser una opción positiva, accesible y no farmacológica para el manejo del dolor con beneficios para las madres en trabajo de parto y los recién nacidos. 

Los recién nacidos también pueden beneficiarse de la musicoterapia, especialmente durante las pruebas habituales que se realizan después del nacimiento. Un estudio encontró que cuando se agregó música al manejo estándar del dolor neonatal durante los análisis de sangre con punción en el talón, las expresiones faciales y los signos vitales de los bebés prematuros (considerados indicadores de dolor) eran notablemente diferentes. 

Los bebés prematuros que fueron expuestos a la música tenían ritmos cardíacos más bajos y diferentes expresiones faciales (que se cree que son indicativas de dolor). Estos cambios se controlaron durante la prueba y durante cinco minutos después de que se completó.

Los investigadores concluyeron que la música podría ser una valiosa adición al manejo del dolor en las unidades de cuidados intensivos neonatales, similar a cómo se puede usar con niños mayores y adultos.

Dolor crónico

En el nivel del dolor emocional, la musicoterapia puede ser parte de un plan a largo plazo para controlar el dolor crónico. La fuerte conexión de la música con el procesamiento de la memoria  significa que también puede ayudar a las personas a recuperar y concentrarse en recuerdos positivos de cuando no tenían síntomas angustiantes.   

Cáncer 

Hacer frente a un diagnóstico de cáncer y someterse a un tratamiento es una experiencia tanto emocional como física. De la misma manera que los pacientes con cáncer a menudo necesitan más de un tipo de tratamiento para abordar sus complejas necesidades médicas, también necesitan diferentes fuentes de apoyo para cuidar su bienestar emocional y espiritual.  

Se ha demostrado que la musicoterapia ayuda a reducir la ansiedad en los pacientes con cáncer que comienzan con tratamientos de radiación y puede ayudarlos a sobrellevar los efectos secundarios de la quimioterapia, como las náuseas.   

Los beneficios emocionales de la musicoterapia que experimentan las personas con depresión a menudo también se aplican a las personas con cáncer, muchas de las cuales pueden experimentar síntomas de depresión en algún momento después de recibir un diagnóstico, mientras están en tratamiento o incluso una vez que están en remisión.  

Otras condiciones

Los investigadores también están explorando el potencial de la musicoterapia para ayudar a personas de todas las edades con afecciones de salud física y mental, que incluyen:

  • Desórdenes del espectro autista
  • Trastornos del comportamiento
  • Enfermedad cardiovascular
  • Retrasos en el desarrollo y problemas de aprendizaje
  • Trastorno de estrés postraumático (PTSD)
  • Esquizofrenia
  • Trastornos del habla
  • Accidente cerebrovascular, lesión cerebral y trastornos neurológicos
  • Trastornos por uso de sustancias

Limitaciones 

Por sí sola, no se ha demostrado que la musicoterapia constituya un tratamiento adecuado para afecciones médicas, incluidos los trastornos de salud mental . Sin embargo, cuando se combina con medicamentos, psicoterapia y otras intervenciones, puede ser un componente valioso de un plan de tratamiento. 

Si desea explorar la musicoterapia, hable con su médico o terapeuta. Pueden conectarlo con los profesionales de su comunidad. También querrá verificar los beneficios de su seguro médico. Las sesiones de musicoterapia pueden estar cubiertas o reembolsables según su plan, pero es posible que necesite una derivación de su médico.  

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Post Top Ad

Your Ad Spot

Páginas