Breaking

Post Top Ad

Your Ad Spot

lunes, 22 de febrero de 2021

Efectos del conflicto y el estrés en las relaciones


 El conflicto de relaciones puede ser una fuente importante de estrés . Cuando el conflicto en su relación continúa, genera estrés que puede afectar negativamente la salud y el bienestar tanto de usted como de su pareja.  Aquí hay algunas formas en que los conflictos en una relación pueden afectarlo física y mentalmente, así como algunos consejos sobre cómo afrontarlos.

¿Qué es el conflicto de relaciones?

El conflicto de relación es un desacuerdo entre personas (por ejemplo, socios, amigos, hermanos o compañeros de trabajo). La raíz del conflicto puede ser algo así como una diferencia de opinión, experiencia, gusto, perspectiva, personalidad o creencias. 

El conflicto es generalmente lo suficientemente intenso como para interrumpir algún aspecto de la relación, como la comunicación, que es lo que lo diferencia de simplemente tener un punto de vista diferente. No solo las parejas románticas pueden experimentar conflictos en las relaciones, las familias también pueden estar en conflicto. 

Ya sea que se trate de un debate abierto durante la cena o un sentimiento subyacente de incomodidad que permanece tácito, los conflictos familiares pueden causar una cantidad significativa de estrés. Puede ser que no haya falta de amor entre los miembros, sino más bien falta de consuelo al lidiar con los conflictos.

Puede experimentar conflictos en cualquier tipo de relación que tenga, ya sea con su pareja, padre, hermano, hijo, amigo o incluso un compañero de trabajo.

Si bien puede ser difícil e incómodo, el conflicto en una relación no siempre es algo malo.   Cuando es saludable y productivo, el conflicto de relación presenta una oportunidad para que las personas aprendan cómo ven y experimentan los demás el mundo. También puede generar soluciones creativas a problemas y ayudar a las personas a crecer.

Sin embargo, cuando el conflicto no es productivo o saludable, puede ser perjudicial para todos los involucrados. Los conflictos sostenidos y sin resolver pueden crear tensión en el hogar o en el trabajo, pueden erosionar la fuerza y ​​la satisfacción de las relaciones e incluso hacer que las personas se sientan físicamente enfermas o con dolor.

Las investigaciones han demostrado que los conflictos en las relaciones pueden afectar negativamente su salud. Por ejemplo, los investigadores del Instituto sobre el Envejecimiento de la Universidad Estatal de Portland estudiaron a más de 650 adultos durante un período de dos años.

Los investigadores encontraron que los "intercambios sociales negativos estables" (en otras palabras, el conflicto repetitivo o prolongado) se asociaron significativamente con una peor salud autoevaluada, mayores limitaciones funcionales y un mayor número de condiciones de salud.   Estos hallazgos afectan a varios factores de salud, pero una conclusión clave parece ser que el estrés puede debilitar su sistema inmunológico.

La exposición al conflicto puede hacerlo más susceptible a enfermedades infecciosas como los resfriados y la gripe. Algunas personas también experimentan dolor crónico relacionado con el estrés, como dolores de cabeza y dolor de espalda o cuello. 

Condiciones asociadas con el estrés crónico

Si no se controlan sus niveles de estrés, puede aumentar el riesgo de desarrollar afecciones de salud física y mental influenciadas por el estrés, como:

  • Acné
  • Desórdenes de ansiedad
  • Burnout
  • Depresión
  • Diabetes
  • Problemas digestivos (como diarrea, estreñimiento, úlceras)
  • Perdida de cabello
  • Enfermedad del corazón
  • Hipertiroidismo
  • Insomnio
  • Obesidad
  • Disfunción sexual o cambios en la libido.
  • Enfermedad de los dientes y las encías

Conflicto y dolor físico

Esas canciones country sobre el dolor de un corazón roto en realidad podrían estar respaldadas por la ciencia. La miocardiopatía de Takotsubo (también conocida como miocardiopatía por estrés o "síndrome del corazón roto") se desencadena por un trauma emocional o estrés físico extremos y repentinos.

El "síndrome del corazón roto" generalmente causa un dolor severo en el pecho similar a la presión, similar a lo que alguien sentiría cuando sufriera un ataque cardíaco. 

La investigación sobre la exclusión social ha revelado que el dolor de la soledad y el rechazo social es procesado por la misma zona del cerebro que procesa el dolor físico, por lo que puede doler físicamente ser rechazado por un ser querido.

El conflicto entre parejas o dentro de las familias también puede conducir a la afección. Cuando se expone repetidamente al estrés y al conflicto en una relación, puede desarrollar una mayor sensibilidad al dolor físico o incluso volverse insensible a él. 

El conflicto de pareja no es lo mismo que el abuso. Si su pareja es física o emocionalmente abusiva, ya sea en presencia de un conflicto o no, hay recursos a los que puede recurrir para obtener ayuda.

Comuníquese con la Línea Directa Nacional de Violencia Doméstica al 1-800-799-7233 para obtener asistencia confidencial de defensores capacitados. 

Para obtener más recursos de salud mental, consulte nuestra Base de datos de la línea de ayuda nacional .

Conflicto no reconocido

El conflicto es inevitable. Las relaciones en las que las personas "nunca pelean" no siempre son tan felices como parecen. Cuando la ira es reprimida o no reconocida por la pareja o los miembros de la familia, en realidad puede ser poco saludable.

Las investigaciones han descubierto que en las parejas en las que uno de los miembros reprime habitualmente la ira, ambos tienden a morir más jóvenes.   Por otro lado, reconocer y resolver de manera efectiva los conflictos puede ser un camino hacia un mayor entendimiento entre dos personas, acercándolas.

Saber que un conflicto no resuelto tiene riesgos puede hacerle pensar que necesita descargar su ira de cualquier forma (y en cualquier momento y con cualquier persona) que desee. Esa tampoco es necesariamente la forma más sana de abordar y resolver los conflictos. 

La forma en que aborda y resuelve los conflictos puede influir en la salud de todas sus relaciones, ya sea con su cónyuge, padre, amigo, compañero de trabajo o hijo.

Si bien el conflicto es parte de la vida y se relaciona con otras personas, no necesariamente tiene que poner en peligro sus relaciones. Si aprende a reconocer los conflictos y a resolverlos de una manera saludable, a menudo fortalecerá su relación.

La clave es aprender y perfeccionar continuamente sus habilidades de resolución de conflictos. Ser capaz de reconocer e identificar sus sentimientos y expresarlos con claridad, aprender a ser un oyente activo y practicar la comunicación asertiva son solo algunas de las habilidades que pueden ayudarlo a manejar los conflictos en las relaciones de una manera saludable.

Cuando surge un conflicto de relación entre usted y su pareja, hay algunos consejos específicos que pueden facilitarles la tarea de resolverlo juntos.

Utilice declaraciones en "I"

Si está en una discusión con su pareja, trate de resistir el impulso de deshacerse constantemente de los "ustedes". En lugar de decir: "¡Hiciste eso que odio!" (que podría tomarse como una acusación), asuma la responsabilidad de cómo se siente mientras identifica claramente cómo el comportamiento de su pareja lo influyó. 

Por ejemplo, podría decir: "Me siento frustrado porque dejaste tu plato sobre la mesa en lugar de ponerlo en el fregadero. Ya que te pedí que hicieras eso antes de sentarnos a comer, me hace sentir como si no estuvieras". No me escuchas o que no te preocupas por mis necesidades ".

Proporcionar detalles puede ayudar a su pareja a reconocer un comportamiento en el que está más que dispuesto a trabajar, pero que no conocía. También les da la oportunidad de defender o explicar un comportamiento si sienten que han sido malinterpretados.

Si bien las declaraciones en "yo" son útiles cuando se habla de cómo se siente acerca de una situación, cuando sea el momento de que usted y su pareja tomen medidas, cambie a un "nosotros" unificado. Decir "Tengo que resolver este problema" puede hacerte sentir abrumado y solo. Decir "Tienes que resolver este problema" podría hacer que parezca que no estás asumiendo la responsabilidad de tu parte y dejando todo el trabajo en manos de tu pareja.

Es más empoderador ver un conflicto desde la perspectiva de "tenemos que resolver este problema" en lugar del solitario "yo" o "tú".

Sea respetuoso y amable

Los conflictos en una relación no tienen por qué convertirse en peleas atroces. Puede tener un desacuerdo con su pareja sin gritar, insultar, desenterrar el pasado, menospreciarlo o minimizar sus necesidades.

Mientras habla con su pareja, esté atento a cómo se siente mientras habla.  Si siente que se está poniendo tenso, su voz podría elevarse o su tono agresivo. Si siente o escucha estos cambios, deténgase y respire.

Decirle apodos a su pareja, gritarle cuando está hablando, amenazarla y usar un tono de voz burlón o sarcástico no es solo una falta de respeto, sino que también impedirá cualquier tipo de comunicación eficaz. 

También podría causar más problemas de relación además del que está tratando de resolver, sin mencionar que puede provocar sentimientos heridos que podrían hacer que sea menos probable que las preocupaciones se compartan abiertamente en el futuro.

Uno de los principios de ser un oyente activo es escuchar y escuchar verdaderamente lo que la otra persona está diciendo con la intención de entender, no solo para determinar cuándo es su turno para comenzar a hablar nuevamente. 

Si tiene un desacuerdo con su pareja, es importante que realmente se tome el tiempo para comprender no solo cómo se siente, sino por qué se siente de esa manera. Este enfoque muestra que está haciendo un esfuerzo no solo por ver las cosas desde su punto de vista, sino también por comprender de dónde vienen.

Ser un oyente activo también es valioso cuando intentan encontrar juntos una solución a un problema.

Si solo está pensando en lo que cree que funcionará sin tener en cuenta las sugerencias de su pareja, es posible que sienta que las está ignorando o invalidando. También podría obstaculizar una resolución productiva y eficiente del problema.

Considere el tiempo

Trate de evitar discutir desacuerdos o tratar de resolver un problema cuando usted y su pareja estén cansados, estresados ​​o no se sientan bien. Si desea aprovechar al máximo su conversación y llegar a una solución efectiva, ambos deben estar en el espacio físico y mental adecuado para hacer el trabajo.

Si empiezas a hablar sobre algo difícil con tu pareja y te encuentras demasiado enojado, abrumado o cansado para continuar, tómate un descanso.  Reanude la discusión cuando ambos hayan tenido la oportunidad de descansar y reagruparse.

Tener una conversación que requiera mucho trabajo emocional seguramente será mucho más difícil si usted y su pareja están distraídos por otras preocupaciones.

Por ejemplo, si usted y su pareja están tratando de resolver un desacuerdo que están teniendo sobre quién recogerá a su hijo de la práctica de fútbol, ​​pero se sienten atascados por preocupaciones relacionadas con el trabajo o preocupaciones financieras que ha querido traer. arriba, se distraerá del problema en cuestión que necesita toda su atención.

Aceptar no estar de acuerdo

El compromiso también puede ser una forma saludable de manejar el conflicto en una relación, siempre que no lo use para evitar el conflicto Es posible que descubra que existen ciertas diferencias entre usted y su pareja que definen claramente quiénes son ustedes como individuos. Por ejemplo, cuando se trata de una cuestión de gustos o preferencias, es posible que descubra que "estar de acuerdo en no estar de acuerdo" es la mejor solución y una que le permite celebrar sus diferencias.

La comunicación eficaz es quizás la habilidad más importante para abordar los conflictos y el estrés en una relación. Si está teniendo dificultades para desarrollar esta habilidad, o si el conflicto en su relación es extremo, la terapia de pareja puede ser útil. 

Usted y su pareja también podrían beneficiarse de la terapia individual. Un profesional de la salud mental (ya sea en línea o en persona) puede brindarle las herramientas que necesita para manejar los conflictos de manera efectiva.

Si su pareja o miembro de la familia con el que está en conflicto no desea seguir la terapia, ya sea solo o con usted, es posible que aún le resulte útil hacerlo por su cuenta. Una modalidad que muchas personas encuentran útil es la terapia cognitivo-conductual (TCC) .

CBT puede ayudarlo a descubrir qué hay detrás del conflicto en su relación, mejorar sus habilidades de resolución de conflictos y ofrecer estrategias para manejar los sentimientos negativos que pueden surgir cuando se siente estresado o herido.  Si está buscando un profesional de la salud mental con quien trabajar, pero no está seguro de por dónde empezar, pídale una remisión a su médico de atención primaria.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Post Top Ad

Your Ad Spot

Páginas