Breaking

Post Top Ad

Your Ad Spot

martes, 23 de febrero de 2021

Cómo ser un buen padre deportivo


 Ser un buen padre deportivo es como ser un buen padre escolar. Para asegurarse de que sus hijos aprovechen al máximo su participación, usted también debe participar. Estar involucrado, de una manera positiva, significa brindar aliento, apoyo y ayuda práctica.

Si puede, se ofrece como voluntario y respalda las decisiones y lecciones del entrenador y crea un entorno en el que su hijo puede tener éxito. Luego, da un paso atrás y deja que ellos hagan el trabajo duro. En resumen, eres un jugador de equipo, sin importar el deporte.

Mostrar apoyo

Su hijo no puede practicar un deporte sin su apoyo activo, eso significa financiero, logístico y emocional. Tener niños involucrados en deportes juveniles realmente puede afectar el horario de su familia junto con su billetera, por lo que esta situación es difícil.

No es necesario ocultarles la verdad, que esto a veces es difícil, especialmente si sus hijos tienen la edad suficiente para comprender las compensaciones involucradas. Pero también es importante asegurarle a su hijo que usted apoya sus esfuerzos y está orgulloso de ellos, incluso si no le gusta despertarse a las 5 am para llevarlo a practicar. 

Ser solidario no tiene por qué significar que veas todas las prácticas, ¡especialmente las de la mañana! Tampoco significa asistir a todos los juegos o reuniones.

Estar ahí para todo a menudo es imposible, especialmente si tienes más de un hijo. Saber que los cuida y los apoya es lo que realmente le importa a su hijo.

Tómese el tiempo para ver a su hijo competir siempre que pueda. Y recuerde, estar completamente presente también significa mantener su teléfono en su bolsillo o bolso.

Brindar un fuerte apoyo emocional puede incluso proteger a su hijo del agotamiento si se hace bien. De hecho, las investigaciones muestran que es más probable que los niños tengan una experiencia positiva cuando los padres participan en sus actividades deportivas. 

El objetivo es asegurarse de que su hijo sepa que lo ama pase lo que pase, no presionarlo para que actúe para complacerlo. Este concepto suena obvio pero no siempre es fácil de hacer.

Algunos niños necesitan que les expliques las cosas de verdad: "Estoy tan orgulloso de ti incluso cuando te enamoras. Me encanta verte jugar". Otros niños dan y reciben amor de otras formas. Sabrá qué funciona mejor para su hijo.

Manténgase informado y sea real

Cuando conozca el juego que le encanta a su hijo, podrá seguir la acción y brindar una ayuda más significativa. ¡Incluso podrías disfrutar más de tu tiempo en las gradas!

Lea sobre el deporte y hable con padres veteranos. Pueden ayudarlo con los conceptos básicos del juego, preguntas sobre equipos, opciones de entrenamiento y equipo, y más. También es importante conocer las reglas del equipo, la liga, el gimnasio, etc. Luego, asegúrese de que su hijo los siga. No hay casi nada peor que los padres que piensan que las reglas no se aplican a sus hijos.


Los buenos padres deportistas también son lúcidos sobre lo que sus hijos pueden hacer a través de los deportes.

No todos los deportistas juveniles pueden convertirse en profesionales, ganar una beca universitaria o ser los mejores del equipo. Ser positivo no tiene por qué significar ser poco realista. Las expectativas exageradas pueden ejercer una presión indebida sobre su hijo.

Sepa que todavía ganarán mucho con su participación. Incluso si no se llevan un trofeo a casa cada vez o si obtienen la mayor cantidad de puntos, aprenderán lecciones valiosas, a veces lecciones más importantes que ganar o ser el mejor que podría enseñarles.

Proporcionar comentarios útiles

Aumentarás la autoestima de tu hijo y lo ayudarás a dominar nuevas habilidades cuando puedas dar buenos consejos. La retroalimentación más productiva es tanto detallada como positiva. Pruebe declaraciones como:

  • "Realmente corriste tras la pelota hoy".
  • "Ese fue un gran pase para Will en el tercer cuarto".
  • "Me di cuenta de cómo realmente trataste de mantener las piernas rectas, tal como sugirió tu entrenador". 

Sin embargo, a veces es mejor no ofrecer estos comentarios inmediatamente después de un juego. No todos los jugadores disfrutan revisando su desempeño de inmediato, especialmente si estaban en el lado perdedor. Sin embargo, a menudo es útil para su atleta tener una caja de resonancia para que pueda discutir los eventos cuando esté listo. Esto podría significar hablar más tarde esa noche o en los próximos días.

Siga el ejemplo de su hijo. Escuchar entre líneas puede ayudarlo a identificar problemas con los que podría tratar de ayudar, como ansiedad , acoso o incluso una lesión no diagnosticada.

Cuando las cosas van mal, ya sea por mala suerte, una mala decisión o simplemente una mala jugada, su papel no es solo ayudar a su hijo a lidiar con la decepción, sino también aprender de ella.

La empatía, además de ayudar a su hijo a encontrar y hacer un cambio positivo, genera resiliencia. Y esa es una habilidad que su hijo puede usar dentro y fuera del campo de juego, durante muchos años.

Se un ejemplo a seguir

Sus atletas jóvenes necesitan mantener sus cuerpos en buena forma para desempeñarse bien y reducir el riesgo de lesiones. A través de palabras y hechos, puede ayudarlos a lograr estos objetivos. Sirva alimentos saludables a su familia y recuérdeles a sus hijos la importancia de una buena nutrición. Incluso puede proporcionar bocadillos saludables para el equipo.

Haga ejercicio con regularidad y hable sobre cómo lo hace sentir más fuerte y con más energía. Incluso pueden hacer ejercicio juntos, ayudarlos a practicar ejercicios o hacer que le enseñen algo de lo que han aprendido sobre los deportes que eligieron.

Las investigaciones indican que los patrones de ejercicio de los padres tienen un impacto significativo en sus hijos. De hecho, los padres físicamente activos tienden a tener hijos físicamente activos. 

También puede ser un modelo a seguir para otros padres. ¿Conoces a los locos padres deportivos de los que tanto escuchamos? Como buen padre deportivo, puede ayudar a promover el espíritu deportivo desde las líneas laterales y en las gradas.

Sea respetuoso con su hijo. Respete a sus compañeros de equipo, al entrenador, a los oponentes, a los árbitros y al juego en sí, incluidas sus reglas y tradiciones. Incluso puede ayudar a dirigir las conversaciones que podrían ayudarnos a arreglar los deportes juveniles y mejorarlos para nuestros hijos.

Ser un buen padre deportista requiere disciplina. Después de todo, los eventos deportivos evocan muchas emociones fuertes, y aprender a mantener la calma en medio de esas emociones no es una tarea fácil. Pero si mantiene su enfoque en ser un buen modelo a seguir y hacer lo mejor para su hijo y para el equipo, tendrá éxito.

Además, es más probable que su hijo tenga una experiencia positiva y enriquecedora al practicar deportes si usted se enfoca en ser un buen padre deportivo. Solo asegúrese de abstenerse de aplicar demasiada presión o establecer expectativas poco realistas, y tanto usted como su hijo encontrarán la experiencia gratificante y una gran oportunidad para crear recuerdos.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Post Top Ad

Your Ad Spot

Páginas