Breaking

Post Top Ad

Your Ad Spot

viernes, 19 de febrero de 2021

Cómo saber cuándo es el momento de ver a un terapeuta

Es posible que haya pensado en ver a un terapeuta en un momento u otro. Quizás se convenció de no hacerlo o se convenció de que si espera un poco más, el problema podría desaparecer.

O tal vez todavía se está preguntando si debería hablar con alguien, pero no está seguro de que sea una prioridad para usted en este momento.

A veces, saber cuándo acudir a un terapeuta puede resultar un poco complicado. Después de todo, todo el mundo tiene un mal día o atraviesa una mala racha de vez en cuando, pero ¿cómo saber si hablar con alguien podría ayudar?

La siguiente lista describe algunas de las razones por las que puede beneficiarse de hablar con un terapeuta. Por supuesto, estas no son las únicas razones para buscar un terapeuta, pero esta lista puede ayudarlo a tomar una decisión.

Manejo de su salud mental

Con todos los desafíos de la vida, es posible que tenga problemas para equilibrar su larga lista de responsabilidades. Es posible que esté estresado y tenga dificultades para manejar y procesar todos sus sentimientos. Y es posible que no esté tratando con ellos de la manera más efectiva: un terapeuta puede ayudarlo a navegar por sus sentimientos y brindarle herramientas para manejarlos.

Quiere ayuda para controlar el estrés

La vida es inherentemente estresante. No puedes deshacerte de todo el estrés de tu vida. De hecho, algo de estrés es bueno para ti.

Pero, si tiene problemas para controlar su estrés, es posible que desee hablar con alguien. Estar estresado puede llevar a una variedad de problemas, como estar irritable y de mal genio o volverse ineficiente y frenético.

Un terapeuta puede ayudarlo a aprender habilidades saludables para el manejo del estrés o puede ayudarlo a resolver problemas para que pueda eliminar algunos aspectos estresantes de su vida.

Tiene dificultades para regular sus emociones

Las emociones incómodas, como la ansiedad y la ira, a veces pueden ser difíciles de manejar. Y aunque es posible que haya manejado bien algunas emociones, puede haber una o dos que parezcan sacar lo mejor de usted con más frecuencia.

Un terapeuta puede ayudarlo a descubrir las técnicas específicas de manejo de la ira que le funcionan. O podrían ayudarlo a practicar estrategias de reducción de la ansiedad que lo ayudarán a sentirse mejor más rápido. No importa con qué emociones esté luchando, un terapeuta puede ayudarlo a desarrollar un plan para asegurarse de que sus emociones le sirvan bien.

Está buscando habilidades de afrontamiento poco saludables

Ya sea que coma en exceso porque está estresado o que esté bebiendo para relajarse, las habilidades de afrontamiento poco saludables introducirán nuevos problemas en su vida y serán contraproducentes a largo plazo.

Tenga en cuenta que casi cualquier habilidad de afrontamiento puede ser poco saludable. Ver televisión, jugar videojuegos o incluso leer libros puede resultar poco saludable si los usa para evitar resolver problemas.

Un terapeuta puede ayudarlo a encontrar habilidades de afrontamiento saludables que reducen la intensidad de las emociones incómodas, al mismo tiempo que lo ayudan a enfrentar los problemas de frente.

Mejora del yo y las relaciones

Estás luchando por alcanzar tus metas

Desde las metas de pérdida de peso hasta las metas financieras, hay muchas cosas que pueden interponerse entre usted y su éxito. Y si está luchando por superar los obstáculos en su camino, es posible que un terapeuta pueda ayudarlo.

Los profesionales de la salud mental pueden abordar una variedad de cuestiones, como problemas de motivación, perfeccionismo y autosabotaje, todo lo cual puede hacer que alcanzar una meta sea casi imposible.

Quieres mejorar tu (s) relación (es)

Hay muchas razones por las que podría tener dificultades para administrar sus relaciones. Los problemas de apego, la dificultad para ser asertivo y el miedo a la confrontación son solo algunos.

Un terapeuta puede ayudarlo a descubrir problemas que interfieren con las relaciones y ayudarlo con las habilidades y herramientas que necesita para formar y mantener conexiones más saludables. Su trabajo en conjunto puede incluir cualquier cosa, desde aprender a establecer límites más saludables hasta descubrir por qué a menudo sabotean sus relaciones.

Quieres aumentar tu autoconciencia

¿Alguna vez te has preguntado por qué haces las cosas que haces, como romper con una pareja que parece buena para ti o decir cosas inapropiadas cuando estás nervioso? Un terapeuta puede ayudarlo a descubrir las razones de sus comportamientos.

Un terapeuta también puede ayudarlo a aprender sobre los patrones de su vida, como sus patrones de pensamiento o sus patrones de relación. También puede descubrir las creencias autolimitantes que lo están frenando en la vida, como creer que no es lo suficientemente inteligente para tener éxito.

Tal vez tenga algunos patrones de comunicación que le resulten desagradables. O tal vez tenga dificultades para transmitir sus intenciones de una manera útil.

Una opinión objetiva de un terapeuta puede ayudarlo a dar un paso atrás y revisar los tipos de patrones que siguen repitiéndose en su vida. Luego, pueden brindarle herramientas para ayudarlo a liberarse de las que no le sirven bien.

Estás atravesando una transición

Comenzar un nuevo trabajo, mudarse a una nueva ciudad, convertirse en padre o terminar una relación son solo algunos ejemplos de transiciones importantes en la vida que pueden crearle una gran cantidad de angustia.

Hablar con alguien puede brindarle el apoyo emocional, la orientación y los consejos que necesita para adaptarse a los cambios en su vida.

Quieres algo de apoyo para los padres

La crianza de los hijos es difícil. Y a veces puede dar miedo. Después de todo, ¿cómo saber si le está dando a su hijo demasiada responsabilidad o no le da suficiente apoyo?

Si está cuestionando sus habilidades como padre o si tiene alguna pregunta sobre si el comportamiento de su hijo es normal, podría ser adecuado hablar con un terapeuta.

Un profesional de la salud mental puede ayudarlo a tomar las mejores decisiones para usted y su hijo. Ya sea que eso signifique brindarle las herramientas que necesita para criar a un niño con TDAH o simplemente darle la seguridad de que está en el camino correcto.

Un poco de retroalimentación objetiva de otra parte puede ser fundamental para asegurar que está criando a un niño emocionalmente saludable que crecerá para convertirse en un adulto responsable.

Quiere ayuda para procesar un evento traumático

Los eventos traumáticos, como las experiencias cercanas a la muerte, no siempre causan que las personas se traumaticen. Las personas responden a los eventos traumáticos de manera diferente y, a veces, pueden procesarlos de una manera que no desarrollan TEPT .

Un terapeuta puede ayudarlo a lidiar con un evento traumático. Esto podría evitar que desarrolle PTSD o puede ayudarlo a encontrar más significado en su vida. Incluso puede ayudarlo a crecer a partir de su experiencia.

Tu estado de ánimo está afectando tu trabajo

Es normal sentirse deprimido o ansioso a veces. Pero si su estado de ánimo se interpone en su camino para ser eficaz y productivo en el trabajo, puede ser una señal de que es hora de hablar con alguien.

Un terapeuta puede ayudarlo a despegarse. Procesar sus emociones, practicar nuevas habilidades y cambiar su forma de pensar son solo algunas de las estrategias que un terapeuta podría usar para ayudarlo a mejorar su estado de ánimo, de modo que no interfiera en su ocupación o educación.

Su estado emocional está afectando su apetito o sueño

Puede haber ocasiones en las que no note que está estresado o que su estado de ánimo está "mal". Sin embargo, es posible que note un cambio importante en su apetito o en sus hábitos de sueño.

Algunas personas pierden el apetito cuando luchan emocionalmente. Otras personas comen más en un esfuerzo por controlar sus sentimientos.

Lo mismo puede decirse del sueño. Algunas personas experimentan noches de insomnio, mientras que otras duermen demasiado cuando lo están pasando mal.

Es posible que ni siquiera experimente un cambio en la cantidad de horas que duerme. Es posible que se sienta agotado todo el tiempo porque la calidad de su sueño está sufriendo.

Una vez que un médico puede descartar posibles causas médicas de su cambio en el sueño o el apetito, un terapeuta puede ayudarlo a determinar si existen causas emocionales.

La terapia incluso puede ser beneficiosa para las personas que experimentan insomnio crónico. La terapia cognitivo-conductual , por ejemplo, utiliza una variedad de estrategias para ayudar a las personas a entrenarse para dormir mejor. 

Encontrarte a ti mismo

Ha perdido interés en actividades que solía disfrutar

Ya sea que le guste la jardinería o le guste mucho visitar tiendas de antigüedades, perder el interés en actividades que normalmente le agradan es una señal de que algo puede estar “mal” en su vida.

Por supuesto, es normal que sus intereses vayan y vengan. Pero si pierde interés en casi todo lo que le gusta hacer, su desinterés puede ser una señal de algo más grande.

Tal vez te estés deprimiendo un poco. O tal vez esté desarrollando algo de ansiedad. Un terapeuta puede ayudarlo a descubrir por qué ha perdido interés en esas cosas, así como a ver cómo la falta de actividad divertida puede afectar su bienestar.

Juntos, pueden crear un plan para ayudarlos a sentirse mejor e incorporar actividades más placenteras en su vida diaria.

Tu vida social está sufriendo

A veces, la falta de vida social es síntoma de un problema mayor, como la ansiedad. En otras ocasiones, puede ser un problema en sí mismo.

Si bien no es necesario que su calendario social se desborde todos los fines de semana, un poco de contacto social puede ser poco saludable. Tus relaciones tienen un gran impacto en tu bienestar psicológico.

Por supuesto, no siempre es la cantidad de relaciones lo que importa. Es posible que tener docenas de conocidos no sea tan útil como tener dos amigos cercanos.

Pero es importante que tengas algunas personas con las que disfrutes pasar el tiempo. Si no es así, considere hablar con un terapeuta.

Un terapeuta puede ayudarlo a encontrar personas con las que pueda conectarse. También pueden enseñarle habilidades que mejoran su vida social o ayudarlo a descubrir por qué su vida social está sufriendo.

Quizás no te hayas rodeado de las personas adecuadas. Los estudios muestran que las personas con baja autoestima tienden a elegir amigos que los menosprecian, por ejemplo. Por eso, un terapeuta puede ayudarlo a descubrir cómo encontrar personas más saludables en su vida.

Quieres cambiar patrones de pensamiento inútiles

Todos experimentamos distorsiones cognitivas a veces. Estos son los pensamientos falsos que pueden ser difíciles de eliminar.

Quizás siempre creas en las predicciones catastróficas que haces. O quizás siempre dejas que tus dudas te convenzan de no hacer las cosas que quieres hacer.

O tal vez sus patrones de pensamiento poco saludables involucran la dura autocrítica que se da a sí mismo. En lugar de ser amable cuando comete un error, tal vez se insulta y se menosprecia.

Las conversaciones que tienes contigo mismo son importantes. Y la forma en que piensa afectará la forma en que se siente y cómo se desempeña.

Un profesional de la salud mental puede ayudarlo a desarrollar un diálogo interno más saludable. Y eso podría ser clave para vivir tu mejor vida.

No te sientes tan feliz como crees que podrías ser

Puede haber momentos en los que no necesariamente sienta que algo está “mal”, pero siente que no está tan feliz como podría serlo. Es posible que ni siquiera puedas precisar por qué podría ser eso.

Si se siente así, es posible que desee hablar con un terapeuta. Un terapeuta podría ayudarlo a identificar si algo falta en su vida o si existe una estrategia que podría ayudarlo a sentirse mejor.

A veces, solo se necesitan unos pocos ajustes para mejorar la calidad de vida. Es posible que descubra que un pequeño cambio en sus hábitos, mentalidad, estilo de vida o rutina diaria marca una gran diferencia en su nivel de felicidad.

Sospecha que tiene síntomas de una enfermedad mental

Existe una gran variedad de enfermedades mentales y los síntomas que las acompañan. Desde escuchar voces que nadie más escucha hasta experimentar momentos de pánico sin ningún motivo en particular, es probable que sepa cuándo algo no se siente normal para usted.

A veces, sin embargo, las personas no buscan ayuda porque les da vergüenza. Y, a menudo, las personas no comprenden sus síntomas o por qué no pueden cambiar su comportamiento.

Sin embargo, las enfermedades mentales son tratables. Y cuanto antes hable con alguien, antes podrá empezar a sentirse mejor.

Tenga en cuenta que usted está a cargo de su tratamiento. Tú decides de qué hablas en la terapia o si quieres tomar medicamentos. Pero aprender sobre su salud mental y las opciones de tratamiento que pueden ayudarlo puede ayudarlo a tomar decisiones sobre lo que es mejor para usted.

Encontrar un terapeuta

En los modelos de terapia más antiguos y tradicionales, esperaba hasta estar "enfermo" para recibir ayuda. De hecho, las compañías de seguros solo pagaron el tratamiento si ya padecía depresión, ansiedad o alguna otra enfermedad mental.

Ahora que más personas se están dando cuenta de la importancia de la salud mental y están más abiertas a discutirla, esta forma más antigua de ver la terapia está evolucionando.

Ahora, existen formas asequibles de ver a un terapeuta antes de experimentar un problema de salud mental (por ejemplo, programas de asistencia para empleados y terapia en línea ).

Hablar con un profesional de la salud mental desde el principio puede prevenir las enfermedades mentales antes de que comiencen, y también puede ayudarlo a pensar, sentirse y rendir al máximo.

Si decide hablar con alguien, puede comenzar hablando con su médico. Su médico puede ayudarlo a encontrar un terapeuta adecuado para usted.

Si no está seguro de si debe ver a un terapeuta, podría ser útil intentarlo. Hablar con alguien que no sea de su familia y amigos puede ayudarlo en más de un sentido.

Tenga en cuenta que hablar con un profesional de la salud mental no significa que le ocurra algo. Simplemente puede decidir que ver a un terapeuta es lo que le ayuda a convertirse en la mejor versión de sí mismo.

Y hablar con alguien no es un signo de debilidad. Después de todo, se necesita fuerza para admitir que no tienes todas las respuestas.

 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Post Top Ad

Your Ad Spot

Páginas