Breaking

Post Top Ad

Your Ad Spot

martes, 23 de febrero de 2021

Cómo los niños hacen y mantienen amigos


 Tener un mejor amigo, jugar con otros niños e ir a fiestas de cumpleaños son actividades de rutina para la mayoría de los niños. De hecho, la Academia Estadounidense de Pediatría afirma que "hacer amigos es una de las misiones más importantes de la niñez media, una habilidad social que perdurará durante toda la vida". 

Las amistades ayudan a los niños a desarrollarse emocional y moralmente. Los niños no solo aprenden a comunicarse con los demás, sino que las amistades saludables pueden ser fundamentales para ayudarlos a aprender a controlar sus emociones. Sin embargo, algunos niños luchan socialmente y tienen problemas para hacer y mantener amigos.

Si su hijo no parece tener amigos o nunca se le invita a jugar con otros niños, esto puede ser angustioso tanto para usted como para su hijo. Pero hay formas de ayudarlos a navegar en su mundo social y construir amistades de calidad.

Por qué las amistades son importantes

Hacer amigos es una parte vital del crecimiento y una parte importante del desarrollo social y emocional de un niño. Las amistades ayudan a los niños a desarrollar su autoestima y también proporcionan una barrera protectora contra el acoso .

Hay algunas investigaciones que indican que tener amistades de calidad puede ayudar a disuadir a los acosadores y, en los casos en que ocurre el acoso, puede facilitar que los niños lo enfrenten.  Del mismo modo, las amistades saludables también enseñan habilidades importantes para la vida, como aprender a colaborar con los demás.

Los niños con amistades sólidas aprenden a resolver conflictos y desarrollar competencias sociales.

Las amistades saludables también pueden empoderar a los niños. En estas situaciones, la presión de los compañeros se convierte en algo positivo, especialmente si se animan mutuamente a generar interés en cosas como el altruismo, el voluntariado y la justicia social.

Además, las amistades son importantes en casi todas las edades. Incluso los niños pequeños parecen jugar juntos y tener amigos, aunque el juego en grupo no suele evolucionar hasta los 3 años. Por lo tanto, nunca es demasiado temprano para ayudar a su hijo a desarrollar habilidades para hacer amistades.

Si no está seguro de si su hijo tiene amigos, hable con los maestros de su hijo para ver cómo interactúan con otros niños en la escuela. También debe preguntarle a su hijo sobre sus amistades para tener una mejor idea de qué tan bien están haciendo amigos.

Además, si se sienten cómodos con la cantidad de amigos que tienen, evite convertir el concepto de hacer amigos en un problema mayor de lo necesario.

Aunque la amistad es una parte importante de la vida, no todos los niños están dotados para hacer amigos, y eso está bien. Hacer y mantener amigos es una habilidad que se puede aprender. Con un poco de práctica y paciencia, su hijo pronto tendrá uno o dos amigos con quienes pasar tiempo.

Empiece por descubrir cómo se siente su hijo. Es posible que descubra que la incertidumbre que rodea al COVID-19 hace que su hijo se sienta solo y aislado. O quizás descubra que estar en casa es mucho más pacífico que lidiar con el estrés que trae la escuela.

Una vez que haya identificado cómo se siente su hijo, ya sea que esté contento o atascado, puede elaborar un plan para ayudarlo a desarrollar las habilidades sociales que necesita para construir amistades saludables. Aquí hay algunas otras cosas en las que puede trabajar.

Desarrollar habilidades de conversación

Desde turnarse para hablar hasta hacer preguntas sobre los demás, aprender a iniciar y mantener conversaciones con otros es una habilidad que su hijo puede necesitar perfeccionar.

Hasta que su hijo aprenda a seguir de forma natural las señales de los demás para iniciar una conversación, equípelo con preguntas que pueda hacer, como "¿Qué haces para divertirte?" o "¿Tienes mascotas?"

También puede utilizar programas de televisión como ilustraciones sobre cómo las personas tienen conversaciones. Señale cosas como el lenguaje corporal, el tono de voz y las pausas en la conversación, todas claves importantes al hablar con los demás.

Trabajar en habilidades sociales

Parte de ser un buen amigo es tener sólidas habilidades sociales y saber cómo mostrar interés en otra persona. Por esta razón, es posible que desee mejorar la capacidad de su hijo para sentir empatía por los demás.

Mostrar compasión e interés por otras personas de una manera saludable puede abrir la puerta a la amistad. Esta habilidad es especialmente importante durante una pandemia. Haga que su hijo identifique formas en las que puede mostrar compasión hacia otros niños de su edad.

Hable con su hijo sobre cómo reconocer cuando alguien está pasando por un momento difícil y podría necesitar un poco de amabilidad adicional Por ejemplo, su hijo podría hacer galletas para un amigo cuya mascota está enferma o enviar una tarjeta a alguien que perdió a un ser querido. Tomarse el tiempo para demostrarle a alguien que te importa es una excelente manera de mostrar empatía y conocer a un posible nuevo amigo.

Busque oportunidades

Si su hijo no tiene amigos, es posible que simplemente no haya tenido suficientes oportunidades para hacerlos. Hacer que los niños participen en muchas actividades con niños de su edad que tienen intereses similares puede ser una excelente manera de encontrar amigos para su hijo.

En consecuencia, busque oportunidades para que su hijo participe en actividades fuera de la casa. Por supuesto, sea sensible al nivel de energía de su hijo, así como a su tipo de personalidad. No querrás programar demasiado a los niños introvertidos que necesitan tiempo a solas para recargarse.

Independientemente del tipo de actividades que disfrute su hijo, seguramente habrá algunas oportunidades para hacer amigos en el camino. Empiece por ayudar a los niños a identificar lo que les parece interesante o divertido.

Cuando los niños participan en grupos o actividades que son emocionantes o interesantes, esto reduce la presión para reunirse y hablar con otras personas.

No solo están haciendo algo que disfrutan, sino que están rodeados de otras personas que sienten lo mismo que ellos. Y, muchas veces, las conversaciones pueden ser sobre lo que están haciendo o experimentando. También debe alentar a sus hijos a buscar amistades con personas que son diferentes a ellos. Hay mucho que los niños pueden aprender de personas que no les agradan.

Si su hijo tiene dificultades para pensar en ideas sobre lo que le gusta y lo que no le gusta, puede ofrecer algunas sugerencias para ver si algo suena interesante. Estos son algunos ejemplos de lugares donde su hijo puede hacer amigos.

  • Deportes y clases para jóvenes que incluyen deportes de equipo como fútbol, ​​béisbol y voleibol
  • Deportes individuales como tenis, artes marciales , natación o un club de carreras.
  • Actividades no competitivas que incluyen lecciones de música y arte, una clase de robótica o un club de ajedrez
  • Hora de cuentos en su biblioteca o librería, así como en clubes de libros para niños o adolescentes
  • Otros clubes para niños, incluidas organizaciones de exploración , 4-H y grupos de jóvenes de la iglesia
  • El parque, la piscina, el patio de recreo, el parque de trampolines u otra área de juego general
  • Oportunidades de voluntariado como una despensa de alimentos local o un programa de limpieza de la comunidad donde trabajan junto con otros niños.

Si le preocupa que su hijo se estresará por conocer gente nueva, lleve un rompehielos, como un juguete, una mascota o bocadillos, para ayudar a atraer a otros niños hacia su hijo. Esto es especialmente útil si su hijo no es extrovertido por naturaleza.

Hacer amigos durante una pandemia

Ayudar a su hijo a encontrar y hacer amigos en medio de la pandemia de COVID-19 puede parecer abrumador, pero con un poco de creatividad, puede hacerlo realidad. Aquí hay algunas ideas sobre formas de hacer amigos.

  • Busquen un amigo por correspondencia y escriban cartas el uno al otro. Ya sea que el amigo por correspondencia sea un primo lejano, un conocido de la escuela o alguien de otro país, escribir cartas es una forma divertida de construir una amistad.
  • Cree lugares de reunión en línea con niños que sus hijos ya conocen. Los padres han organizado noches de cine, fiestas de pijamas virtuales, búsquedas del tesoro, clubes de lectura y más.
  • Unirse a grupos de estudio en línea para la escuela , especialmente si la escuela de su hijo está participando en la enseñanza virtual o una combinación de educación en línea y en persona escolarización .
  • Programe un tiempo juntos que cumpla con las pautas de su comunidad para el distanciamiento social. Anime a los niños mayores de dos años a usar una máscara para mayor protección y recuérdeles que deben mantener una distancia social.
  • Jueguen juegos en línea juntos. Ya sea que su hijo use una consola de juegos o organice un juego a través de una llamada de Zoom, jugar juntos en línea todavía les permite a los niños comunicarse, colaborar y resolver problemas.

Cuando hacer amigos es difícil

Si su hijo sigue teniendo dificultades para hacer amigos, intente observar lo que sucede cuando interactúa con otros niños. ¿Es su hijo demasiado mandón, pegajoso, agresivo, susceptible o simplemente demasiado tímido para entablar una amistad con él?

¿Su hijo parece molestar a los otros niños? Por más difícil que sea reconocer este hecho, puede ayudar a su hijo a identificar por qué alguien podría estar molesto y cómo probar diferentes formas de interactuar la próxima vez que estén juntos. Por supuesto, asegúrese de no avergonzar a su hijo o hacer que se sienta mal por lo que es. Simplemente explíquele que tal vez desee encontrar otras formas de conectarse con el amigo.

Una forma de lograrlo es interpretar una cita para jugar y pretender que es un amigo que ha venido a jugar con su hijo. Practicar cómo interactuar con diferentes amigos puede ser una forma útil de enseñarle a su hijo formas más apropiadas de actuar con otros niños. Sin embargo, tenga cuidado de no llevarlo demasiado lejos.

Usted no quiere que su hijo se convierta en un complaciente con la gente solo por tener amigos. Todavía necesitan ser auténticos sobre quiénes son.

Los niños que continúan teniendo problemas para hacer amigos podrían tener una condición médica que afecte sus relaciones sociales.  Estas afecciones médicas pueden incluir el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH), autismo , ansiedad y mutismo selectivo, que ocurre cuando los niños no hablan con personas ajenas a su familia inmediata.

Además de estas afecciones médicas, tener problemas con las amistades también puede ser un signo de depresión, una discapacidad de aprendizaje , estrés o incluso acoso. De hecho, no poder hacer ni mantener amigos puede ser una pista importante de que su hijo necesita la ayuda de un profesional médico.

Su pediatra, un psicólogo infantil o un consejero pueden ser buenos recursos de ayuda cuando su hijo sigue teniendo problemas para hacer amigos. Hablar sobre las amistades también es un buen tema para los controles anuales de niño sano de su hijo con su pediatra.

Sea realista acerca de sus expectativas para las amistades de su hijo. Si su hijo es tímido y callado, entonces ser feliz con solo uno o dos buenos amigos puede ser completamente normal para él. Es posible que no quieran o necesiten un grupo completo de amigos.

Mientras tanto, los niños con discapacidades pueden sentirse intimidados por otros niños o pueden sentirse incómodos al acercarse a ellos. Si este es el caso de su familia, ayude a su hijo a conocer gente nueva y a hacer amigos estableciendo pequeñas metas. Por ejemplo, pídales que saluden al menos a una persona nueva cada día. Muchas veces, este pequeño paso es suficiente para iniciar una conversación con otro alumno.

Los niños superdotados a menudo también tienen problemas para hacer amigos y pueden preferir estar cerca de adultos en lugar de niños de su misma edad. 4  Estas preferencias pueden ser una señal de que su hijo tiene problemas para hacer amigos.

Trabaje con su hijo para encontrar formas de conectarse con compañeros de ideas afines. Dependiendo de los intereses de su hijo, los clubes que giran en torno a los libros, las matemáticas, la ciencia y la robótica pueden ser buenas opciones.

Claramente, hacer amigos durante el año escolar 2020–2021 será un poco más desafiante con la pandemia que limita las actividades en persona. Pero el desarrollo social sigue siendo importante.

Trate de incorporar oportunidades para hacer amistades en su vida diaria si puede. Incluso enviar un mensaje de texto a un amigo para ver cómo está es de gran ayuda.

En general, los niños suelen tener amigos de la misma edad que ellos. Pero en algunas situaciones, los niños prefieren estar cerca de niños mayores o menores que ellos. Por ejemplo, los niños con TDAH a menudo terminan haciendo amigos con niños mucho más pequeños debido a sus intereses y niveles de energía.

Además, no presione a los niños tímidos para que hagan amigos ni los fuerce a participar en situaciones sociales si les causa demasiada ansiedad o si no están listos. Sea paciente y deje que la disposición y el nivel de interés de su hijo le sirvan de guía.

Las amistades de la infancia están llenas de altibajos y entresijos. Por lo tanto, si su hijo está atravesando una crisis de amistad, trate de no preocuparse demasiado. Recuerde, hacer amigos y ser un buen amigo son habilidades que deben aprenderse. Por lo tanto, concéntrese en ayudar a sus hijos a desarrollar y practicar sus habilidades de amistad. Eventualmente, todo encajará en su lugar.

Además, asegúrese de mantener abiertas las líneas de comunicación. Hablar sobre cómo ser un buen amigo es tan importante como aprender a hacer amigos. Este tipo de conversaciones ayudarán a sus hijos a aprender a identificar quién es un buen amigo y quién podría no tener sus mejores intereses en el corazón. Tener esta habilidad puede terminar ahorrándoles muchos dolores de cabeza al final.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Post Top Ad

Your Ad Spot

Páginas